CrónicaPopRock

Jacco Gardner – Be Cool (Barcelona, 1 de febrero del 2014)

posted by KeithModMoon 4 febrero, 2014 0 comments

Jacco Gardner BCN

Pocos meses después de su primera visita, el holandés Jacco Gardner volvía a recalar en la capital catalana en lo que era la última escala de la gira que lo ha llevado estos últimos días por la península. El joven músico desembarcaba para deleitar al personal con su preciado debut, Cabinet of Curiosities. Una de esas gemas ocultas, que cuando el arqueólogo musical topa por primera vez con ella es incapaz de ubicar su nacimiento en pleno 2013. Bajo la timidez que oculta su flequillo, su ademán despistado, se esconde un prodigioso talento alimentado por el pop barroco de los 60’s sazonado por gotas psicodélicas. Un discurso fraguado desde su habitación sin necesidad de colaboraciones externas, sino con el mero uso de su alarde técnico y versatilidad a la hora de desenvolverse con diferentes instrumentos. Un discurso que para el directo necesita el apoyo de un conjunto musical formado por teclados, guitarra, bajo y batería.

Antes de hechizar con sus píldoras embriagadoras, la formación Dead Parties caldeó el ambiente con su pop shoegaze en un directo que fue de menos a más, con algunos problemas iniciales de sonido que lograron superar, incluso logrando alcanzar momentos de rabiosa pegada e intensidad muy satisfactoria. Una banda barcelonesa compuesta por gente de aquí y de allí a los que no habría que perder la pista.

Tras su paso, y con algo de retraso, llegó el turno del joven músico holandés y una banda que sorprendió desde los primeros compases por mostrarse en todo momento compenetrada y engrasada, como si juntos hubieran concebidos esas hermosas y escapistas composiciones. Desde su arranque Jacco y los suyos levantaron una masa sonora apacible, ensoñadora e hipnótica con la que pronto rodearon a los asistentes para embarcarlos en un extático viaje por el tiempo.

Una a una, con una pulcritud y grado de perfección asombroso, fueron cayendo las gemas de su primer disco. Fue el caso de la maravillosa «Clear the air», la de claras reminiscencias a Syd Barret «Wathcing the moon», la juguetona con aires a The Kinks «The Ballad of Little Jane», la mágica «The Riddle» hasta llegar a la inspirada «Chamaleon» con la que cerraron en falso el show (luego seguiría un breve bis) y que aúna las dos facetas impolutas que despliega el holandés con su música:  coros harmónicos celestiales,  melodías barrocas de ensueño, contrapuesta a una parte más intensa con pizcas psych que remiten a la época dorada del estilo.

De este modo se ponía punto y final a una velada de notable alto, que para algunos supuso descubrir un músico que desborda talento, puesto al servicio del anhelo por un tiempo añorado. Y para otros la confirmación de ver cómo en directo el tejido musical de este artista sigue compuesto por un ADN fiel y respetuoso a los The Zombies, Beach Boys, The Hollies, los Pink Floyd de Syd Barret, Left Blanke, Tomorrow y The Kinks. A todos nos quedó la tranquilidad de comprobar que la llama de ese legado permanece vivo, y en muy buenas manos.

Leave a Comment