ElectrónicaHip-hopIndieLong drinksPopRock

Las 50 mejores canciones del 2014 (Parte II)

posted by KeithModMoon 31 diciembre, 2014 0 comments

Joe Cocker

La caminata llega a su fin. En escasas horas despediremos este 2014 para dar entrada a un nuevo curso repleto de incógnitas, tanto en lo musical como en lo personal. Pero no se nos ocurría nada mejor para despedir el año que echar la vista atrás para recopilar las cúspides sonoras de estos últimos meses, esos temas ligados a las etapas emocionales que conlleva cada curso anual. A nivel personal doce meses vibrantes, emocionantes y repletos de curvas ya inolvidables. De ahí el apego emocional que conlleva elaborar una lista de los mejores temas del año, a la que van asociadas tantas vivencias y emociones. Pero dejando eso en un segundo plano, es momento de abordar las que aquí se consideran las 25 mejores canciones del 2014. Disfrutad de la primera a la última, y recordad que también lo podéis hacer en la playlist elaborada en Spotify (aunque con dos bajas sensibles por tema de derechos), así como revisar, si no lo habéis hecho, el anterior post con la lista del 50 al 26. Gozad, compartid y tened la mejor entrada de año posible. Hasta el próximo.

Ir a Las 50 mejores canciones del 2014 (Parte I)

 

Escuchar las 50 mejores canciones del 2014 en Spotify (50 + extras)

Escuchar las 50 mejores canciones del 2014 en Spotify (Parte I, del 50 al 26)

Escuchar las 50 mejores canciones del 2014 en Spotify (Parte II, del 25 al 1)

 

25. Viet Cong – “Continental Shelf”

24. Drake – “0 to 100”

23. Angel Olsen – “Unfucktheworld”

22. SOHN – “Lessons”

21. Run the Jewels – “Blockbuster Night Part 1”

20. Caribou – “Julia Brightly”

19. Young Fathers – “Low”

18. Death from Above 1979 – “Trainwreck 1979”

17. Anna Calvi – “Strange Weather (feat. David Byrne)”

16. Aphex Twin – “minipops 67 [120.2][source Field Mix]”

15. Sharon Van Etten – “Afraid of nothing”

14. Benjamin Booker – “Violent Shiver”

 13. QT – “Hey Qt”

12. Lâpsley – “Station”

11. Ariel Pink – “Dayzed Inn Daydreams”

http://youtu.be/4GRiTbrK0kk

10. Róisín Murphy – “Ancora Acora Ancora”

El único cover de esta lista lo protagoniza Róisín Murphy reinterpretando un clásico de la canción italiana de los años 60’s, “Ancora ancora” de Mina. La ex-cantante de Moloko no solo preserva el calor romántico de la versión original sino que le aporta un plus de elegancia y sensualidad mediante una producción exquisita, dejando una huella alargada cuando vuelca sobre ésta su formidable interpretación vocal.  Desde que viera la luz pública, se ha convertido en el objeto de deseo de Wong Kar Wai y Xavier Dolan.

9. ILoveMAKONNEN – “Tuesday (feat. Drake)”

No es que destaque por su “plot line” – un tipo que sale los martes porque durante el fin de semana no tiene tiempo, al ocupado acumulando dólares), ni tampoco es que sobresalga por lo laborioso de su envoltorio, pero hay algo en el tema de este joven rapero que ha irrumpido como un meteorito fulgurante en el circuito rap que se engancha a la corteza cerebral para no soltarse. Puede que sea el simple estribillo, lo accesible que resulta su letra, la opción de poder cantarla incluso los catetos del inglés, o quizá la clave resida en esa atmósfera enrarecida que respira el tema, el de una monotonía despreocupada y anestesiada a base de dólares, chicas, alcohol y drogas.

8. Paolo Nuttini – “Iron Sky” (Hudson Mohawke Remix)

Entró en erupción a finales de agosto con la misma intensidad que el volcán Eyjafjallajökull hace cuatro años.  En ésta Paolo Nutini se contagiaba del espíritu de Nina Simone y de los grandes del soul para volcar sus lamentos sobre el estado del  mundo entre los surcos de su composición. Si el recorrido no estuviera suficientemente minado con explosiones de emoción controladas, se le acudió ajustar su lamento con un speech icónico de Charles Chaplin en El gran dictador, consiguiendo con ello uno de los clímax musicales/hablados más efectivos y apasionantes del año, una descarga de sentimiento acoplada a una masa sonora de carácter épico. Y por si fuera poco, el remix de Hudson Mohawke, le añadía esos bajos atronadores marca de la casa que potenciaban el golpeo emocional arremetido por el músico escocés.

7. Sylvan Esso – “Coffee”

Prácticamente en las antípodas del concepto musical del tema del piso de arriba, pero con el mismo efecto devastador, llegaba esta joya de un dúo norteamericano debutante. Con los mínimos elementos a su alcance (maracas, teclados, xilofón, y poco más) armaban el corte más hermoso de la temporada. Una oda encubierta al costumbrismo, que con su simpleza instrumental, su acariciante componente vocal, y una de las estrofas más efectivas, sencillas y arrebatadoras en tiempo, llenaban de H positivo el riego sanguíneo para convertir al oyente en un adepto a la ternura y el amor en mayúsculas.

6. Jungle – “Busy Earnin””

Otro dúo, este londinense, nos regaló uno de los caramelos más adhesivos de los últimos doce meses. Un “Busy Earnin'” que sirvió como carta de presentación para que los medios se fijarán en ellos, su música, su halo misterioso, sus vídeos y su pintas ochenteras. Una píldora que no necesita de presentaciones para penetrar en lo más profundo del cerebro, robar el stock de endorfinas y repartirlo a diestro y siniestro por la pista de baile al grito de “danzad, danzad, malditos”. Todo ello lo consiguieron mezclando con excepcional tacto y buen gusto notas redondas de funk, disco y electro, o sea, teclados que marcan la pauta, líneas de bajo que proporcionan placer inmediato en la entrepierna, y vozarrones de hombre negro que en realidad son de hombre blanco, el que expulsan J y T para seducirte, arrastrarte hacia la pista de baile, y hacerte el amor en el centro de ésta.

5.  War on drugs – “Red eyes”

Otro de los temas soñados del año lo modularon los norteamericanos War on Drugs, Un “Red Eyes” que pese al largo recorrido desde su irrupción en marzo sigue emanando todo el vigor, la energía desbordante y la vitalidad contagiosa de la primera escucha. Un tema en el que planea la sombra del Boss de los inicios, de The Band, de Fleet Foxes, el sabor a folk-rock añejo, el de olor a roble, Bourbon y barbas pobladas. Un fascinante cabalgamiento sonoro que aglutina los mejores frutos de la americana para terminar explotando en un fogoso clímax, al que como oyente no te queda más remedio que abocarte y dejarte contagiar por el impulso que marca el rock mayúsculo.

4. SIA – “Chandelier”

La canción insignia del fabuloso último disco de SIA caía en el grave peligro de perder levitación por desgaste, el producido por la reproducción insana a lo largo de todo un verano. Sin embargo, como canción pop pluscuamperfecta que es, no solo aguanta el reto, sino que se mantiene coronando listas como requiere a uno de los hitos musicales del año. Uno de esos cortes que nos remitirán al 2014 por los años de los años. El grito desgarrado que daba entrada a una de las estrofas más perfectas y adictivas de la temporada no era solo un complejo vitamínico de primer nivel, era una sacudida emocional, una regeneración de ánimo para espíritus suicidas y humores alicaídos hasta cotas inconcebibles. Que deje un comentario más abajo, quien a lo largo de los últimos meses, no haya saltado a bailar poseído por el efecto de “Chandelier”.

3. Future Islands – “Season (Waiting on you)”

Aunque si hay un tema que nos recuerde al añorado verano ese es el de Future Islands. Samuel Herring y los suyos se instalaban en la gran liga en buena parte gracias a esta incontestable pieza en la que volvían a dar rienda suelta a su encomiable balance entre la melancolía y el arrebato eufórico. El mismo que reprodujeron en el show de Letterman para marcar uno de los momentazos musicales del año. Pero el tema en sí llegaba mucho más alto, ahí donde solo vuelan las aves especiales. No creo que la banda de Baltimore buscara abrazar audiencias más amplias, pero esa conjunción mágica de unos sintetizadores celestiales de herencia new wave (deliciosos en su breve apertura), el componente melodramático que acompaña el sonido de la banda, y la característica voz de Herring formaron una simbiosis que hasta la fecha no había marcado registros tan altos de alegría, gozo, y entrega desmedida. Muchas emociones y recuerdos ligados a este gran corte.

2. FKA Twigs – “Two Weeks”

En tiempo récord la inglesa FKA Twigs se ha convertido en la pieza más codiciada del R&B.  En un año, cuando empezábamos a seguirle el rastro, ha dejado de ser una proyección del futuro para ser el presente del género a nivel internacional. Una distinción ganada a pulso por el inmenso talento que atesora, y por su buen ojo para rodearse con la crème de la crème. Así lo atestigua la poderosa “Two Weeks”, la perla más resplandeciente de su mayúsculo debut discográfico. La cadencia sexy, enigmática y perturbadora que la inglesa imprime mediante sus cuerdas vocales encontraba aquí el colchón sonoro perfecto, con una producción de Emily Haine tallada en rubíes, dejando para los anales de la música una de las entradas de percusión más virulentas y viscerales,  que hacía retumbar (literalmente) la caja torácica, y que funcionaba a su vez, como el contrapunto perfecto de la sedosa voz de FKA Twigs. Toda una ambivalencia extraña, que acompaña a la artista, y que quedaba recluida en el núcleo central de los uno de los pelotazos de este 2014.

1. Caribou – “Can’t do without you”

Irrumpió por primera vez, y con corto aviso, hace seis meses en el concierto que ofreció el canadiense en el Sónar en una refrescante noche del verano barcelonés. Desde entonces “Can’t do without you” se ha convertido en una inseparable compañera de viaje. No exagero si al menos una vez por mes mis células han pedido su dosis de este tremendo temazo. Una escueta línea vocal que da nombre al título, loops que conducen al éxtasis en circular, un clímax engorilador, creciente y amagando con un estallido apoteósico que nunca llega,  todo adornado con la habitual privilegiada ingeniería sónica de Dan Snaith, para dar a luz a un fruto de sabor imperecedero. Un tema incontestable, impoluto, e incombustible. Todo un himno del verano del (des)amor del 2014 y de los que estén por llegar.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.