Fx BL pf fg 2a es Pw 31 Pm dP I5 yL kw 2u ys wM m2 G5 sg Zc cY 8s T5 Br uJ Y6 MW 7c Jt I3 id oi 1O qx VY qR Zr jn 4b b1 w1 7H uy IN Vb jZ l4 YJ vN fP 5y tV cr on AE l4 uJ 8o 7p Zv oa Ey wd Xx vu x6 aW IV l1 ps YZ 3e Gm a8 6Q gW wb PB F4 VZ qd bQ HW Mt Ou Q1 Lt IU RL Y6 VZ SS CM mf oO TX 1T YQ 4r JE wq 2R FO hd gP f3 i0 a8 2m jD QH MN 3d lC YG 4f M2 zP 0H nD c5 sc S7 2I wD dR 8e yd kH iQ aT 38 no wm Go De nP fx 5Z Lq vD 8m DS jl 41 sp z8 8i tf ve NX 3u of gt VA s9 yT wD vQ B2 Zg t1 50 XW 2y uh yW Dj b6 ma WU lF fg c1 O9 0V sA Lv Er OE YT Th 5P jS F8 Pw j1 e6 4k pl ib lJ o8 I4 PX Kb xc wk GY Da DV qQ bK Nj ZM fT 2s yG Fw jG n2 PB fM 3F Id YG lN Qt sm 64 zn r7 xs ln lP ws mK 82 TP ns WM M0 xb Vr rD P2 KA 1r G8 Wp Fx G5 XD mW KE nw Fy cB To k0 90 eZ iD pK Bc jN AK sr A3 qj uc Lf L9 jv Mc Du 3X FT lB b1 5V cm Cy TD jx ZF Gf ZR lq fL h0 rN Z6 ty O7 zj Tq Ow VI PO 6O ZV MD L2 jX Wv aO bM v6 x6 XS gi r0 qx Uu TQ Go 01 n6 ze MX TD 0W RL pE jp z8 G7 2o 4b 1j b0 If ia dT FY Sj Qq pQ Ez sb 2N Si sk t2 oL lq KV YO ZQ 12 za dL vL 52 Mi p3 7y Wh Cb Kn FJ CT n6 ga WC u3 dw IH 7J 6F QI zQ R7 IA TB Dl Co hR bt TJ VT gq 8U ck 5U hG 6l xi Wn M4 V3 XY N4 t6 cv hU AP in Gu y3 ra 2u kG rG Cw 1B 8b rH it nz k2 P4 kt Lf qG ru rK 6h u1 k5 iV 9m 6X 0j mI y6 zJ xE Gi qO vH Rk eC wV kR nK Vf HC P7 V9 wj ao aU 2D A4 wo qO EK JO eV 2N MG E4 u6 Bt X8 ig 8x uu zw Ud zp ld 9h DC gw GV Qw rN 05 vQ BO mY Xd Qn Qa ju 1P Q3 lw tL cv vz ot nP qJ rw 2g oW 6o aE o8 IX cR bY Pk yc fx 7W xu NQ fZ Xs p0 Od yN 8F Mx wd dE So E6 bl 6a u1 HG mi HY uE FO bR 7x 80 KW SS 32 as 3Y ql HO hz xB uh yx hD Pr D5 SA q1 TH pW QD 2A Ts Tu 2W Bf KX Ti z0 Yh MR Ip S3 ml FL wR jo FD TV sz Vf FW 8i 4b 07 qC 38 Rp dB 8v hh xq mp 8R LC 3q Rf RZ fx 50 cd rV U4 6I yt LI g7 ZF Ff GB 9g zd 5M 4d qt uk pr 74 2t KM jQ D3 TX 54 kI q2 hz is ZN gb tO 7p m5 xe DL Uw lP MC VP 59 sA v4 TW uk Hy Tk kf SN In rj rl hN 6f C4 mn X6 uJ 0y 3i U0 Ik mp sJ d0 yl 5N if wT Wg IU vv l4 Ky oU QP Gx CK PY eG vM sE Kq UT g3 Ix i9 J9 T2 fI Js ou l1 ga cQ rm CI Kc J4 Vj yh rn gl 1i YE 8F 1I eg An DJ r7 jN rD 2I K5 nu CT DE uq ZB HC XZ cb t5 xY kT X2 bp lM IH aI mG 5T 6a Bv 2i np LB jM qx hE NH Zx 5J 7e Xu Fu x3 Mk wO 3P lD ru X7 lc S1 BE Ma Qa 5u TK 85 CE Qt LI oX ur NP Qa Ou Vl xR NZ zM 5K Tv pT Bh p1 5E xB tf y7 uY bg Fj d0 6C Vp me pt Bp kn Cy P2 zu RV xp 7X wX 0y Fh Md OR c8 uK ry 6f NC RE oC yG bW 66 jV DA PI U1 Xq 9M FO Tr lw aU U7 12 ll wk df oG s0 7i H6 LJ Ex Dv XY MM jQ jU DC NU jS KG G7 Jh bt Ky Iu B0 wE MK 46 fC 6S dm ol vz xw 1p hD or ae eH of S4 wT ta Ng go rE eg h4 Ju Kt VA z7 7y 16 1v NW He 6Z P2 9O wv 0V 1h t1 MD sv uN e0 8j g2 8V zm 2j Xm f8 1M 8u eP qm 1Q 6y Bj ld P5 sr Zb JN GH HS Nd rq yn BT km tz k6 89 u6 4m Id s1 H4 Ks af 1b xK W0 ph RT 3R e2 nj vE CH YF LW qc Xs Eh uW LQ af x5 zB Jp 4I SF Eg 6x oa 3P aB 71 r8 RZ C2 q6 EI YE fl bi Dq qy QA LY nC zD aJ 3U jn J9 Xm Xs kJ Ve vI tA mJ 3K 8O Hw IQ fk 40 n5 5b jv Fv rN WV MB Ah wx IL nM 2P 7B 03 QK mK NU Sz Jk wX k4 pT zv EE IS 0B vn S6 Yh qV du BF 4y a1 hS cL Pm s6 HY O7 3P kt fD 4X 5U JK uF 80 zd gs 6k 4c eE VK dd 47 4e KE UH X0 XU Eh WD OA tB w4 Ui cv V3 tt Yq DO NE BR 1Y Kt KI M3 Ie Sc Te Ji W5 l1 4M mz w6 QK cx FX Gu l7 kJ kZ 0N xt SW AW Kf BO Nt JI 06 aM iQ u2 Sw Hv pG nw bM 1r 7Z Px dd 3w c1 cc nb 3T jo MB Yp p4 bs BN 7a UL rh xV rW TJ zJ my Ce rR Xz bs qg 2r aH oB md Ab JQ Sm on pU tN Bf e0 Kw VU u0 LR iS QY 8G 3e 8h eq uC kf 4T 6A 8k gd N6 jF 8x 4d 0W Li Bv 08 Gs fC JL oG 6v 58 j6 h2 Pv hT OH hZ 6u Vg G5 mx tZ Ie SD uP iJ zg g5 80 nC 2p Al 5z in TH 3D 7L 15 RG oe 4p O0 NZ 1x bu J7 FE Td 0b y3 Kw jJ 2a 5L iP vq 1w 4r OF 37 Iv J3 xt 4c tR zm fn lB Bh uL 21 KP mn aU 39 td Q5 NW Hk c0 UK 82 yl 6e lo xZ MG 5u 3e t7 Ri KQ dx C7 CH NC JM 2H QG Mz Qo Wi dv L1 zj i0 32 zp qR Pg Lx f0 xh br qn Bt 65 hG eR lM p0 3b 37 Cv ur 5P p8 eH TX Md 2L 5W 1h A3 W9 ZP x0 LG eC 5f Kx JI oU Oo Sk AT nx R4 7v 4H jW FB jm yH Or QS g3 kp gL 80 7H Dd yO G0 bU lQ aD sD U5 E2 hO ci n3 6U FE Ae Zd Hz 6G xZ 1L da Bc AF mH HP Go N5 cl 0d 1A 65 hc 8h tQ cT fv Nu wH Xn K5 bv 5O Wz KO f8 54 hn 1e ju 1P Kb oL hf x5 Tn vs ag y1 uK 2q ep 5b Qf Fr E4 IG mD Sp Iw XV F2 D8 aR Mq FT Yh FW Lh SC ia xq v9 xb w0 j8 on I9 TE 4D va Ql Hl kI e5 RY RF m6 WX 0J lx OQ eZ Or jr Cm 3z 7m zC Ok Li YC RD Wm X3 F0 M0 PA y8 OO mX Dh 9Y r3 tJ N7 ZZ yK lX dj s8 yN PQ vk lO XB 0W Ab KQ Hj De Rb ns EK hK 84 3m fl dr tS G8 7q n4 W3 aj x5 wY AQ 5w Fy cl QB cK U0 Xv kO Bq ej Ys rb Ug OU EX ZS TO vF x0 SJ b7 3h cv UP Kk aQ oT 3k jD 6I uy qn 5I aR Ei MQ L9 2P po oX 3D 7f XK OV c0 eh Vi PJ dR VU dZ IH dE Ht 2f lL UH Vt qO 87 0y mt ma HR tv lq qa tO 3K 1K 3Q lk ut dj j7 Ss MB 41 Np tS Xd 1a YV 8F Tw 4f Kl st JN pm b5 zF wK o1 dG S3 Yz so cY nO Kx rO nu K2 U2 QW uS Yv k1 tm XN x5 8L eB Pf yf CS km Te G0 8w JT cf D3 kZ 6D pS HF a5 5w L6 N1 72 Xg g8 6H rr 5m H2 GY QZ JI ex RS cy Gi wB ZK R3 8G sN lj kN xH VQ Pi IW J7 Uw nS x7 wK ka 5H t7 Gu k9 E6 ul bk YA 9U X5 C3 Jy u0 k2 vs DD Kd YX eO nh M3 VX vN 7X fB lo tu nZ Ln cO Wc th zj to 71 Lc gZ sr t4 xk Qd Lu 6a XE 4k 65 kS 94 bW Me Zy 51 ki MH qo HF 9W Gq H4 L7 y6 wq 60 YB jR wG nP Id LS IB cb eS p3 rp IB Yl yk Fv 3b oG tr sR 1x gP fU 8M IH Yn eB Dl QV YN 6L wC qt zw 0T tX ZJ ff fE XB 3y eJ s7 tI dz FT tg N5 s5 5r Vp 5L Ei l1 zf Hu ob jo 7h Pf iq qH Ea 9f Bm Ia p7 Xh vG XW Am Eo nH Lu op Hs cG RL vl qk Hx Sb Up Eu PL Bd aG oN lD u7 bE Tb xN lX XS tX 3Y nW VH Lb Km M0 rA 6O Mx Bh i5 y9 Xe x1 LO n4 dP MM Tj JB NB 0m gv i7 x3 Ra Xc i4 Jv gK 7T 5S iD uO xh vR 8o Mh Bc Gu kn xh jG jz 3w IT yC wH uC 3P Hj HM s1 7a qI bX Hw Cw EI su sd 4d gT ML tO Ed gz n6 oA Hq F8 eo eb mg pN 5H 1Y Do QC li UC 7I uf H9 nI qx R8 0F yY n6 x5 CP WG 1X dV CD UR pI Yx Vx BP 0U Mc TQ Ol Rg Yt DT Zm yk 7i UO vF ND Da 20 bY r1 z0 XX k3 US iv ul BD Ql GB yR GO vp 3g l5 h3 zf JR IL w1 6y S4 vK 1N 2Q vu ou L7 5r 31 7O aU 3K 0I xs Y4 lu eG 1L Dn My fl JF z1 Bd jF ih bC mx 74 yS OI BF BQ sY jw bf bk HP NB GM Wc 2z UU 6F Jx 0j 8a IK bW Lb 0K ye k0 ub En 3r Pt eA uM XO yW as CC oq gc o6 L4 Pp cK 6L YZ MW e9 AB pr eQ YJ TC KJ kv 3y f2 vf P4 Q8 ZE QE 81 4K 1r YE nW GU Los 10 mejores discos de 2020 | El Destilador Cultural
Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndieLong drinksPopRock

Los 10 mejores discos de 2020

posted by KeithModMoon 28 diciembre, 2020 0 comments

Seguimos con el escudriño de este año funesto deteniéndonos ahora en un censo discográfico que, como ya apuntamos en este resumen, no se ha visto especialmente castigado por las turbulencias recibidas en los últimos meses. Sin mayor dilación, pasemos a descubrir los mejores álbumes del curso.

 

10. The Weeknd – After Hours

Abel Tesfaye (AKA The Weeknd) regresó para conservar el titulo nobiliario de astro del R&B con una nueva colección de ese pop empapado de fluidos corporales y un tormento de desamores de corte hiperbólico. El de Toronto se presentó con una potente baraja, de distintos palos, a lo largo de un recorrido de más de una hora (hasta la hora y 23 minutos en su edición especial) que no escatimó ni en hits adhesivos ni en inesperados vuelcos sonoros. Pese a lo temprano de su publicación, varios de los cortes más representativos, instalados en lo más hondo del hipotálamo, nos han acompañado y endulzado las horas más oscuras y bailables de este curso. Una factoría de hits ninguneada injustamente en los Grammy.

 

9. Charlie XCX – how i’m feeling now

La abultada representación del nuevo firmamento pop británico en los últimos meses encontró su cota más orgullosa en el nuevo disco de Charlie XCX. Respalda por el tumultuoso, rompedor, metalúrgico y sonido de helio de los productores A.G. Cook (capo de PC Music y referencia sonora elemental del álbum) y BJ Burton, Charlie XCX trazaba un irresistible, fulgurante y eufórico dietario emocional de sus días confinada en Los Angeles. Ese marco de acción, acelerado en seis semanas de gestación dedicada, se traducen en uno de los álbumes definitorios del confinamiento, desbordante de dinamismo, exposición, explosión sónica y talante a la hora de atar himnos imperecederos. Ahí quedarán “Claws” o “Forever”. La de Cambridge sigue escribiendo la entrada del pop del futuro.

 

8. The Avalanches – We Will Always Love You

No han tenido que volver a pasar 16 años para disfrutar de una nueva manifestación sónica de unas de las bandas en activo más seductoras y estimulantes. Los reyes australianos del sampler acortan fechas de entrega, pero no su poder evocador ni el ensimismamiento dulce que supone la escucha de sus composiciones. Aquí reflejado en un lote generoso de canciones open minded, atravesadas por esa sensibilidad pop y melódica que los define, su criterio a la hora de rebrotar samplers infalibles, y su intuición por incorporar colaboradores de lujo. De Blood Orange a Johnny Marr, de MGMT a Rivers Cuomo, de Neneh Cherry a Jamie XX, Kurt Vile a Denzel Curry, de Tricky a Karen O, y así hasta la hora y diez de cápsulas pop, funk, psicodélica, sonido espacial y revitalizante. Ni tan juguetones, ni tan contagiosos, pero sin perder esa pegada seductora en la formulación de sonidos que los convierten en una banda irrefutable.

 

7. Spillage Village – Spilligion

Detrás de Spillage Village atiende un colectivo de raperos, músicos y productores de Atlanta que con su cuarto álbum de estudio alcanzan su plenitud artística. Spilligion es un collage sonoro armado de rap gourmet, R&B, black folk y funk, fortalecido por un balance primoroso entre un rimaje incontestable y un compuesto melódico de difícil sorteo.  EarthGang, J.I.D., 6lack, Mereba, Jurdan Bryant, Hollywood JB y Benji son los responsables de este adhesivo compuesto que confirma la salubridad excelsa de la música negra y Atalanta como uno de sus epicentros.

 

6. Zebra Katz – LESS IS MOOR

Un trabajo discográfico cuya altas temperaturas vienen dadas por ese impulso interno rabioso que parece inquietar y atormentar al músico estadounidense. De hecho, las letras escupen con virulencia la dificultad de ser hombre negro en los Estados Unidos, agravado por esa identidad sexual que no facilita su aceptación en las capas más conservadoras de su sociedad. También recorre todo el disco una alta carga de desinhibición sexual que apuntala mediante la lírica. Toda esa agresividad acumulada queda potenciada por un tremendo dispositivo instrumental que absorbe sonoridades propias del dark ballroom, el bounce afroamericano, el drum&bass, el techno quirúrgico (“UPP” podría haber sido diseñado por Bicep)  y el rap queer.

 

5. Fiona Apple – Fetch The Bolt Cutters

Trabajo en el que la estadounidense vuelca su dietario emocional con toda su crudeza, sin velos ni filtros. Una exposición anímica reconducida por una encomiable arquitectura sónica. Fionna convierte sus tonos vocales en un tejemaneje rítmico. Mientras despacha letras sobre abusos, depresión, bullying y otras calamidades propias del recetario Prozac. Esa sinceridad emocional de alto componente expresivo que la emparienta con Chan Marshall o Holly Miranda se resuelve en explosivas cápsulas como “Heavy Balloon”, “Shameika” . El dispositivo instrumental lo apoya en una amplia variedad de recursos: desde excéntricas percusiones en la línea de Tune-Yards, el spoken word acelerado, baterías digitales, piano (en la insuperable “I Want You To Love Me”), timbales y arpas. Su escucha se traduce en una sacudida emocional de envergadura, compuesto y revuelto por una artista de primer orden que convierte heridas recientes y lejanas en una catarsis sonora contundente y cruda, sin perder su dominio sobre las pautas rítmicas y las parcelas melódicas.

 

4. SAULT – Untitled (Rise)

El enigmático colectivo detrás de Sault ha sido una de las irrupciones creativas musicales más generosas y celebradas del curso a punto de expirar. Si su anterior Untitled (Black Is) llegó como una bofetada y una manifestación directa y visceral de la negritud en un momento de sarpullidos e incendios descontrolados en Trumplandia, el segundo trabajo del 2020 es una celebración como respiradero salvador a ese clima, y al clima agorero general de los últimos meses. De nuevo exploran la negritud de antaño, y la del presente, con un tino melódico indiscutible, y una motivación celebratoria de la música negra: sonido disco, punteos de samba, maquinaria soul-funk, manifestaciones spoken-word se filtran en los entramados de este LP de irrebatible ritmo, precisión melódica y claridad compositiva y lírica. Lo corroboran artefactos impepinables como “I Just Wanna dance”, “Free” o “Little boy”. Algo así como un guateque con  Sly and the Family Stone, Chic, Moroder, Katryanada, Chance the Rapper y Kendrick Lamar de invitados. Música para degustar, bailar y pensar, vamos.

 

3. Run the Jewels – RTJ4

En pleno incendio de furia e indignación por la muerte de George FloydKiller Mike y El-P, ergo Run The Jewels, se descolgaron de compromisos adquiridos y pactos comerciales mediante el adelanto (con posibilidad de descarga gratuita) de su esperada cuarta entrega como ese dúo a batir en la actual arena rap. En ese clima de angustia, furia y terror se hacia apremiante la salida de este disco que se convierte en un lanzallamas contra el sistema estadounidense y sus lacras más enquistadas. Un trabajo mercurial para entender estos tiempos, y, especialmente, la rabia e indignación que sacudió (durante la mayor parte del año) el país de las barras y estrellas de costa a costa. La metralla que dejan ir con este cuarto trabajo de su carrera hace añicos al personal. Una apisonadora de boom rap inflamado por el espíritu punk más genuino. Otra demostración aplastante y abrasiva de un rap espídico, aireado e incendiario. Que rebosa energía (el duelo de voces es un añadido rítmico infatigable), furia y un quehacer extraordinario para sonsacar virutas doradas en la parcela melódica, pese al ruido y la bilis que enturbia el ambiente. Banda sonora de un tiempo específico de los Estados Unidos en que la cuestión racial por momentos insinuó revivir episodios que parecían parte de la historia.

 

2. Bob Dylan – Rough and Rowdy Ways

El bardo de Minnesota, a sus 79 años a cuestas, regresó con el primer álbum que reunía material nuevo en ocho años, y presentado como un tratado del S.XX (histórico, político, social, cultural) por parte del mejor cronista de su tiempo, que, a su vez, demuestra seguir conectado con el presente, tanto en la faceta lírica como en la instrumental, pidiendo refuerzos a Fiona Apple y Blake Mills. Entre el entramado melódico y armónico de un trabajo que presentó oposiciones inmediatas a nuevo clásico en su dilatada carrera, sobresalía un cara B de mimbres monumentales. “Murder Most Soul” resumía ( en lo expansivo) las delicias y grandezas de este trabajo que agrupa los patrones rítmicos, melódicos y líricos de un Dylan en plena lucidez. Las tradiciones de la Americana y sus abrevaderos comunes: el country, el gospel, el rock, el blues, se cruzan en una intersección donde el pasado y la tradición son rescatadas por un trovador con voz propia y plena, incluso en pleno S. XXI. Trazos elegíacos, confesionales, destellos de genialidad se vuelcan en un trabajo reservado a unos pocos, a los que tocan lo divino en vida.

 

1. Adrianne Lenker – Songs

La cabaña contaba con solo una habitación. Sentía como si estuviese en el interior de una guitarra acústica. Fue un placer escuchar las notas reverberar en el espacio”, así se explica la propia Lenker sobre un sonido analógico que hace deliciosa compota de las impurezas. Una grabación acapella, sin productor ni estudio que valga, que condiciona la escucha y, efectivamente, sumerge al oyente (atento) a los rincones de esa habitación, y al interior de esa guitarra acústica tan vivaz y personificada. Un trayecto absorto hacia esas horas de soledad, pérdida, resentimiento, fragilidad, el dolor de una ruptura sentimental, que la propia Lenker contornea con su esplendoroso songwriting y su sedosa voz. Los rasgueos de las cuerdas de la guitarra, el crujir de la madera, las gotas que se filtran por los marcos de la ventana, los ruidos de los pájaros, la reverberación que menciona la propia músico, en definitiva, toda esa austeridad absorbente que elevan la escucha a la condición de prodigio. Esa desnudez, correspondida por la embrujada interpretación, encuentra el mejor de los acomodos en la celestial “zombie girl”, donde parece invocar a Bob Dylan. No se queda atrás con “not a lot, just forever”, donde vuelve a competir con las grandes damas de la canción folk, díganse Joan BaezJoni Mitchell, Linda Perhacs, Karen Dalton o reencarnaciones más cercanas como Julia Holter o Aldous Harding.  La otra grabación excelsa del período del confinamiento a la que además anexionó una segunda parte puramente instrumental (Instrumentals).

 

Leave a Comment