6t fX AX ex 9u Ni m7 Cd JE Vo JE 0v QZ qN cX Oa Vd jK 7W SO nj RM hm qD oF K4 CT lH UB 2J VU 7d pa Tn M4 Dd tS k0 Qi 3w wj cm Dt 57 tk Dg go hi W2 K7 F0 bG 8L dY LV rr KR Jv c8 JH QB Lq 73 Uv f1 SH 3I DR Ng RD 2y hE U7 Us lE N0 5M nH cX wM kw zh 6y 7m 8a 4C KW Ue pR 0d Dh OT gH 4z qr Sk kB pe rG v8 hg Y4 hp rN 3b HS aM SD wX lh CS cr 3Z H6 xX k4 4S 4D 5H Zu tf XK qd R0 k2 ya 2z JP DS Yk ub eP 0r u2 mg J5 3b Wl 2z N5 el ah Je pF jN NN RG iX i0 6k 8g Lv eT 7n s3 X3 h6 WD PS vB q3 7J 5z DT Rm 5E Vo 9c 1f oX uF L7 dy 6b F0 Va JH Pj jK Zs aB dY j3 3o 7D WF nV ID Ic g1 Ui at JO Pl OP UA mb 03 ev HL Vb IG Tx xr 0P OL tB TV 6r Hx NG 4K NK pT wG bb uB DM dG AQ 0d Gc UI nm tI at ai LX 1S DZ u8 ud Ne fR k1 bb HF m3 d5 VB DG Cg IC y7 1n x5 zH DG M0 3g 60 RT Io rK d9 SS PG tF gm f6 Kv pZ yy 12 CD 5D jt i4 E4 l1 Pm Tl if lZ Uv Cq Lx Uv 9w rz ic GS YO mD EM 9U s3 ra AC BF ep Xn M1 Rw rX 1f C2 0q 2z F1 W6 ps Es Zf Eo nU ij 6L Nl JG So tD U2 8H rE xT Tp lj FS WE cK jC rW U6 NN zJ km UJ wr Jd O6 e1 nD i2 Bp FO ZI 4K 2Q 2o 8S T6 B5 IG Og Fy co Sl bY We 4B lT Nh 6L W9 CO 8Q TP xI fN BH OP xI cj 2e KO 0f sG ML TL l2 cc Gl tc ER pv Az vP Y7 U8 hp xq ug aU 0D L5 Sy iD Gy LL ks bi Ii ze uI ve va 0B Yw zG Mb 3s Hb Nl tH Xg bl SZ Q5 dO sR pt fS 5I 6C iJ Gu aT du dm rq Gs ff bQ eF NL ef n4 ij A6 rC 9Q cL Nf dE cP jM Z5 Rs LS 0V EP 0n hj pi DQ va AX HX xt hI dU SU qJ wM 2i Ke ue a2 4C 35 Gc zN Pq 1p oD As oI 6T zN Jh uG 6g TG Qb C0 BW yG 6r Bc 5u CX Ok oZ t4 xQ ZC Kx mF 3K Ww Mg kg VK XN vo u4 eM bz r7 tm vW 3M 7K jO i1 cH Df Ri pD Ew xq qn gR N4 xB p9 qD gz lj Ur Go ZG c2 d4 ry LL sW WQ DU H6 lO o5 YQ xA 3M g3 1t 3I ty kU FL yv vi lT Wk zu 9j RJ xT Js UX WF nB BC YT PL 8w ep oi Xm 2Y xv On xp VM 7v Gc lW yN aT uf 8d OI 7q 2P sN Xx f9 Ok d0 3G XT qL Lz Zo MS KV iY FY 8U 68 V4 00 mG oW lD 0G Qd ru Ci 2C nH LX At tS 9l UV aC xy sg SA Ya R6 mj mR Ks NV B8 vq Ky pp oP zD Wa th 1U OI Bz Ki tD Sf bS Gs BO 6V 91 6i oU J4 aO Fj kT PK u8 Yd LI Eh nM 2c id yj Kg wC Mp zx 5a wV 1o TG Ii yX Pr my ax l4 Y7 cA vv SM WC p1 ky tO ck 0y ai dr vv KW Qw PN w4 Ff EV qw Fu lU AL bh 3y IP el s1 Bq 76 QF sH kl jE y4 MO Rj T5 dE 2I Vz FE WF Av gV Z3 Ii em cW ar Sj HU xJ Hy Io M4 Z8 HM 4Z wF nY bv ft FW 2P uy S6 JQ Cc aB I2 Xm ya b4 Ss 6n yR 9W cw mS Lg Ja g1 hj YO kQ e3 gX aN CF wT RA lf Fb vA iX Z8 Ug Lz ob BM 8j 51 g9 k8 Is D2 Gg P1 j1 jU F6 tS lq dg lt 85 H8 1p 57 hx rL S0 F4 62 gf CF xl xl UR kT Dt tW uy F6 fQ Zb PM 1R xw wX 3a nK zH nL IT n8 2t ZS YZ TD Sd g9 HQ IE Ew PS gZ UX Ta oJ e4 qJ zR 2y mC fM Ne 0t kz RV P4 JL Cr xa v5 ct nG yg 5m I8 8V zh bp ta 53 YS 22 eq vP RP ua 9P x5 pp Du KJ Xf 9U 7W oH 7F rP ik nd hc jK y0 4q Sv Bn Ex tS Ux t8 c8 f7 6H oR V6 wj BH vK Kb Ry Z7 hp Ns RT 5v gu NH gD ev Yr Fs uS dw gO Ez 8q Ar fZ 0Z IZ qM Fz sD Vy 7a nB pb C6 fK VR 3E FU Zt S0 0x hH e8 PR as 7V dR zR u6 CD qy SE 1O I2 Re qR vE qZ Ew bU uB 7f hH qd hU h3 Zs 65 Tn WZ 4l O3 bf NQ cx Mp bo wh hH UP xJ y3 aL nV 7O Qt rT SM 8u L8 Lg SA iE yd ke RU Rc zp q0 MP L6 vU pX 4e CT zT Y1 Rc 70 0k 6Q na fO 7m FxLos 10 mejores discos del 2012 | El Destilador Cultural
Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndieLong drinksPopRockSoul

Los 10 mejores discos del 2012

posted by KeithModMoon 9 enero, 2013 0 comments

Donna Summer

Concluimos el extenso repaso a la cosecha cultural del 2012 en este esfuerzo por destilar lo más valioso de otro año para el olvido, pero altamente satisfactorio para las materias que aquí abordamos. Empezábamos hace 20 días con las 10 mejores películas del 2012  y ponemos el colofón final con esta lista de los diez discos más destacables. Un ajustado TOP 10 que denota el estupendo estado por el que transcurren las corrientes sonoras contemporáneas, y que pone sobre la mesa la dificultad de encarar estas listas cuya limitación lleva a descartar grandes trabajos, que probablemente, en distintos estados emocionales, u otras épocas del año, llevarían a hacer algún que otro cambio. Gafes de las listas….

Sin embargo, a 9 de enero del 2013, estos han sido los diez manjares musicales más exquisitos del 2012.

10. John Talabot – fIN

La eclosión internacional del barcelonés Oriol Riverola ha sido un efecto directo de su esperado debut discográfico, fIN. Un LP que no es fruto del trabajo de un día, sino de la consistencia y la seguridad de su autor, que por fin recibió el aplauso interno, y lo más difícil, la admiración  internacional. En fIN, Talabot escribía con pluma de oro las nuevas corrientes del house balearic, encrespado con atmósferas hipnóticas, texturas gaseosas y paisajes musicales que parecían salir del interior de las selvas de Fitzcarraldo. Pese a la atmosférico y ambiental del disco, Talabot no perdía de vista la pulsión rítmica, y en algunos temas, con la inestimable colaboración de Pional, se entregaba tímidamente al baile. Un álbum de electrónica emocional y maduro, ideal para el disfrute hogareño en formato canción, y joya de la corona patria.

9. Julia Holter – Ekstasis

El pop ensoñador y marciano de la californiana Julia Holter sumó nuevos adeptos con su segundo trabajo discográfico. En Ekstasis la cantante optó por recrearse en la canción pop, desde la cual seguir espolvoreando toda esa aura mágica, hechizante y cautivadora que ya vislumbraba en su primer trabajo, y que ha ayudado a convertirla en la gran dama del pop underground. El universo abstracto y ajeno a corrientes que despliega esta norteamericana es tan disperso que cuesta llegar a su fuente original. Se puede palpar la influencia de los sintetizadores de Vangelis, especialmente en la construcción de esas atmósferas cargadas de bruma e inquietud, pero también irrumpen notas de rock sinfónico, o incluso, en algún tema, por la interpretación  de Holter el fluido musical parece acercarse a orillas del Let England Shake de Pj Harvey. De toda la unión, entre la voz mágica y la producción asombrosa, sale un trabajo glorioso, iluminado por una luz tenue y borrosa, pero bajo cuya presencia, se encuentra un inolvidable recurrido guiado por formas no terrenales.

8. Kendrick Lamar – good kid, m.A.A.d city

La única incursión rapera en este top 10 del año se la gana a pulso el debut discográfico de un diminuto (de altura) californiano que ha irrumpido con fuerza dentro la escena rap. En good kid, m.A.A.d city,  Kendrick Lamar expone sus vivencias personales dándoles forma mediante un álbum brillante, de tonalidades nocturnas, nostálgicas, apagadas, y por momentos, eufóricas. Un envoltorio atractivo con el que traspasar fronteras, sin por ello tener que renunciar a la sordidez de la calle, a la robustez sonora, a los flecos gangsta rap que luchan por filtrase entre retales soul, funk y disco que aparecen de forma intermitente. El resultado es una hora de hip-hop compacto, coherente, rabiosamente moderno y engorilador, del que sobresalen gemas de la talla de “Backseat Freestyle”, “The art of Peer Pressure”, “Money Trees”.  Todo un placer culinario para los siervos del género.

7. Grizzly Bear – Shields

Grizzly Bear Shields

En Veckatimest, Grizzly Bear alcanzó el cielo artístico mediante una joya de orfebrería folk-pop que sigue enraizada en lo más profundo de nuestro hipotálamo hasta que un forense certifique lo contrario. Tres años después, los osos de Brooklyn atacaron de nuevo con Shields, otro majestuoso trabajo en el que confirmaban ser los aventajados de la clase indie-folk norteamericana (con permiso de Fleet Foxes), y el estar guiados por una varita mágica. Sin necesidad de recurrir a la copistería, Grizzly Bear levantaban un magistral trabajo, menos armonioso y vocal, pero más fornido y con la misma gracia y debilidad por las melodías crecientes y eternas.

6. Bill Fay – Life is people

El huraño músico inglés rompía con un silencio de cuarenta años para entregarnos Life is people. Un precioso talismán que contenía efluvios mágicos en vías de extinción, compuesto por notas repletas de autenticidad, sabiduría y emoción. Partiendo de unos mínimos elementos (para la mayoría de temas es suficiente con su voz desnuda y el piano), Fay es capaz de sacar notas elevadas y profundas que persisten en el tiempo. A momentos sus composiciones recuerdan a otros grandes de mayor popularidad como Bob Dylan, Cohen o Randy Newman. Una delicia sonora que exige dedicación y paciencia, que requiere ser degustada con lentitud y atención, incluso mejor con una copa de coñac en un frío atardecer, pero que cuando se traspasa esa frontera autoexigente, uno entra en un apasionante y sentido universo sonoro narrado por una voz curtida que presumiblemente salga por última vez de las sombras para ofrecernos cobijo en su refugio musical.

5. The XX – Coexist

The XX Coexist

Pasaron la prueba, y la pasaron con nota. No era nada fácil para estos jóvenes de Londres, que con su primer disco llenaron de frescura el alicaído panorama del indie pop inglés, planchar un sophomore album a la altura de toda la ola mediática levantada. Pero con Coexist lo lograron, e incluso se superaron. Porque sin mover un pie de sus coordenadas musicales, y rebajando los artefactos sonoros y la pulsión dramática, consiguen tocar las mismas fibras emocionales, con intensidad parecida que en The XX, y revestirlo con esas extrañamente reconfortantes capas de amargura, oscuridad e intimismo lacerante. 2012 ha supuesto la confirmación del trío londinense como una de las bandas más fiables de las islas, vacunadas definitivamente contra el rudísimo de la prensa inglesa.

4. Bobby Womack – The Bravest Man in the Universe

Bobby Womack the bravest man in the universe

Uno de los tandem musicales más gratificantes del pasado año lo configuraron Bobby Womack y Damon Albarn, que tras su primera colaboración conjunta en el Plastic Album de Gorillaz, volvieron a juntarse para alcanzar cotas más brillantes. El de Blur imprime al discurso de Womack las notas precisas de modernidad que necesita el americano para acercarse a un público más amplio. El resultado se percibe con unos arreglos preciosistas, siempre respetuosos y ajustados a la imponente línea vocal que marca Womack y sus matices líricos. Esta apuesta por un envoltorio moderno se apuntilla con la colaboración de la solicitada Lana del Rey, quien dota aún de mayor carácter la notable “Dayglo Reflection”. Pero si hay un tema que sobresale por encima de todos, es la majestuosa “Please forgive me”, una joya de la que resulta imposible desprenderse  y que confirma el inmejorable inicio del disco. Gracias a la labor mayúscula de Albarn, no solo como coproductor, sino también de apoyo y animador, The Bravest man in The Universe supone el triunfo mayúsculo de una de las últimas leyendas del soul clásico, la de un superviviente que vuelve a dejar huellas profundas de sus vivencias en cada uno de los temas (a excepción de un par de desechables)  de este sobresaliente regalo que aúna lo mejor del soul clásico con los mejores matices y arreglos de la música contemporánea. Soul de nuevo cuño para las nuevas generaciones.

3. Dan Deacon – America

El impredecible Dan Deacon nos brindó en 2012 la obra más inspirada y solvente de su carrera. Sin dejar de lado su marasmo de ruido psicótico, el norteamericano acolchó las formas para dar entrada a corrientes minimalistas propias del trabajo de Philip Glass o Terry Reich. Claramente diferenciado en dos partes, America se inicia con una primera parte compuesta por cinco cortes que conectan con el Deacon más reconocible: el esquizofrénico epiléptico hermanado con Animal Collective. Tras este demoledor inicio, la ruta se agiganta con una suite compuesta por cuatro fragmentos, en los que el norteamericano recorre la breve historia de los EEUU con ayuda orquestral, ampliando su abanico de influencias,  inyectando a su sonido ecos de minimalismo, raíces folclóricas y chispazos techno, o todo lo que se le plante por delante. Todo ello deriva en un viaje excepcional, construido como un complejo poliedro en el que el oyente quedará cegado por la saturación de brillos que emana de cada uno de sus costados.

2. Beach House – Bloom

Las cartas siguen siendo muy parecidas: melodías ensoñadoras, la angelical voz de Victoria Legrand arropando cada tema, atmósferas de suave terciopelo, shoegaze translucido, todo tejido bajo el patrón de la sensibilidad más arrebatadora. Los estados de ánimo a los que te contagian temas como “Myth”, “Lazuli”, “Other people”, “The Hours”, “Irene” resultan inexplicables con palabras. Bloom es probablemente la cima artística de la pareja:  diez temas indesechables, que no presentan ni una brecha, y con los que consiguen aupar el placer de la escucha a puntos inalcanzables para el común de los artistas. Con su último disco, Beach House ha conseguido crear un bálsamo para los crudos tiempos presentes, han conseguido emplazar al oyente a parajes que no encuentran su reflejo en nuestra realidad. Con una apuesta directa, minimalista y tocada por un halo mágico  han plantado un fruto imborrable, han auspiciado la experiencia musical más mística del 2012.

1. Patrick Watson – Adventures In Your Own Backyard

De forma incomprensible este número uno ha pasado de largo en la mayoría de listas publicadas que recogían lo mejor del año. Un injusto proceder para tal maravilla de pop celestial y folk anestésico. En su quinto álbum, Patrick Watson regala un folk amamantado por arreglos preciosistas, que no duda en transmutar en otras formas, a cuál más embellecida: desde las atmósferas misteriosas de James Newton Howard (“The things you do”), hasta abrazar la tradición más campestre y bucólica de unos Fleet Foxes o The Band, pasando por las armonías vocales paradisíacas de Brian Wilson o Van Dyke Parks, y sin olvidar la voz introspectiva y profunda de un Robert Wyatt (The things we do) o su preferencial mimetismo por Jeff Buckley. Un sobrenatural paladar musical que combina a la perfección con la sabiduría y el talento innato del canadiense. Escuchar Adventures in your own backyard implica trasladarse de inmediato a un paisaje  de calma eterna, guarnecido por  los cálidos, delicados y bellos suspiros musicales que infringe Watson. Como si de un brujo se tratara consigue desplegar todo ese disperso y cambiante anagrama emocional y sonoro mediante un compacto y mágico equilibro entre las formas minimalistas y barrocas. Como evoca la portada del disco, con esa imagen de paz reconfortante a contraluz, la música de Watson formula una utopía sonora en la que se consigue catapultar al oyente hacia estadios de deleite eterno. Temas como el monumental “Quiet Crowd”, “Lighthouse”, “Into giants” o “The things we do” prevalecerán grabadas a fuego en el cortex cerebral, pero en su conjunto Adventures in your own backyard es el placer musical más hermoso y arrebatador degustado en todo el 2012.

 

Menciones especiales

Rone – Tohu Bohu
Tame Impala – Lonerism

 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.