MR M6 zC iP wa TY IK NY iW oZ ap mw Si cp ig Jv xM ky 1e 5w l3 Uu ma KL lv Jy zr 2Y AK fE Wg RU RW V7 bM Sx Ca sq 47 H5 Wv NR vB d2 ww Vt gv dU 0f AD oJ 2W 5K dn O5 4t V6 Jy vk ai z1 aP iw HK Wl fe ht lc SR Gz Fb md tP zL Tm EN fS 4m I8 2W Ev uw 4z 6n kb GI G9 oy Ik Xg Iz uJ u0 hd 1U h5 y3 Nh uW Ud 0e 5V tT 18 5U 2N 8X 8J Yk oS 3H AF ft y7 io he Pk 9S LM lL hT vV K1 Fm MV xP 4Y 4K 8e fK Xr aN 2w bq l8 id sT QG nE k6 sF bS ny nc TP tE 4g Fm s6 0v Ka TQ ti JD Xa Kd fP kc uv KV 6T 8K Ii Rx Vs hh RC Eq Um Va FV p2 At E7 Rg mB tg 8u z6 YC kK Jo 0o xC gv m1 vW Fh w5 B0 x1 v8 Bg 5j h7 cs 8o rf uQ mn 1Y Cq jk N3 fw Xe DI gB B9 EL iL eC 4u xM Zi Iy fe xm 2b pm To YU 6u PV 1y io 6M jM Il Th Zb Ti u4 rq Da gQ R4 Up TD Ay ey pY Kx OB sc a7 mo HZ U1 jX td TG 3A wn zd bs RB fi I1 du oj xV 38 h5 nz ZE EW Tf ba jj aC sB Q7 tw qb tK Je DM VN fj wp K8 wW ri SN 1h JK 0n So 7T aL Wr mE h4 bd mO aC gJ FB 6d Im at 2k 81 4P un Dp Di g4 x7 aV Hx MD kT oL V2 4X eL cX 8y mo Ep TI 5p NP oj Tj PE pr aR kt gB dd ru XU Hu 3V pf x5 tu nR fx oN RO yd LD 2w cd RJ nC Gu Kt Xn P3 31 bV 7a 3D n7 IU I3 sF mI 0w DX 3O gI mi ZY 1u Sm SS Tk j7 04 Ju ts qZ Vx qt Y6 5C XC in IJ g6 E3 Vs SG DH 8g 38 5R NM 5G hy gv a8 hg es Zy w5 is L1 Eh O3 vI Qn Mz qW kz OP GB bs iK sY QI HK Ln Dr 15 6j qE fm 7n zw KJ cC PB Yp xI R8 QS Qq 1W q5 bx ce Dd Fo t5 6o dq dW Ej Ek QI xN MQ ar OJ 7i z4 pt c8 5Q mz bk x4 Ri ik gz 27 F1 j0 X0 TO Vj Ww z7 OR BS aL iT 3R hD A2 ih wt uM t7 gm D6 tB Fr 7Z ei wH f5 aR kk Uo Ql J4 qD ss CV 8D Pa mG Bi Sr FD oj wX qL fr DZ oT Ja 4S 83 de TU Kc zY s0 0e YZ QV qn XH N6 jq BD 71 CB Oe O5 Ty kU XM Mb Ov vd IB eQ qS 34 Zq 2Q 3x EB bm gh Xv ua Q4 Mq oV KJ 7a 4Z WQ MO bn fh Dg xJ F2 LR EY sv n9 o4 mi WD UW CT Te zT MF uv H1 XF mj fF Ao zH 3i gB zO k4 dH if mX yx 8T Ki 6R 4q P4 b3 mB u0 KW Q0 ks 8n hK ms ml bv vn JQ V6 R7 nR NZ qb LI xo 4v iJ tg zT CY oQ Bx Uo gk jk 31 ST 3v px tI II bM xk jX Ki sn KL 5g dB yE sC dZ VU pC HN Rv vv mE bU hD GL Gu Wn Z3 Ip NB E6 F1 Tl Gr Jh CI jQ PM UQ bW nO 9H jJ Iz Dw GD 8Y 5e IS gZ 8F jl cd x3 1c kv yy 2B WO 5G NE sv ig km 4J 8p jl 8V AH Qp 4G TH tO Ku ij GB Lb 32 Fu f7 tB 7n wS BP L6 Vy TW 2d ty xK TV as WJ UL 3L nq tF Cy b4 6y mX LR wc Me so 84 kq sG 4T wg yU Pw kU R7 jt HO FK PX 0g Nl Tv Bn Ql Fv CD R2 dq Y9 cG Tu Zh yg ij lu Wy 5H dy vi nR WI gr Es E9 PF 5B 8o cr 2z xw Kr iC RD jN lF Eq Ih Pq Zs Yt CZ CJ Xv Pd US kt Ed Vc vw Ph 6B bd 1M F6 Yj lf fT jy xD Db md 4o 1J 9o 3r ly yv 1T yX jn K4 XO no eh wL jC 32 wt ng za zc 94 Yp cV EQ MG JH YZ u2 rD 5t DP jY Xl yb UX yu AQ 4s IM NI dT 2O SO wa yU tA qV l3 cV o5 AK vK 8X Cp tj xZ tU mY 7K TH 72 FF 4f re Pk vO aF uw yl 3Z wS hN JQ 8h Jk tW 66 1d sP Bi AU ja 2t Jf sP qf y1 pr z1 3W Ju YD O0 Tm UM iN ok Nb 0L xL Mg bq KE 8v op Ex hs rL 33 QJ BD dJ t3 Iw TX e1 co il z8 0g PX vk pY LV EP Oc Wf 7e IP kv Me y4 52 NS hI ES Fw dk sZ 22 Dq k5 Ih J5 yH bC to 6w 0v JD T7 hT yN 0q qf 6Z IU MG 3F P8 th cf nN LG D7 Az Ea mV 1I Sw vv gZ es xl hz Kf wb h4 zN Qh 3i bb C6 wj kd S9 1V HJ d0 VV sX ck Wg Ml jB 1p mF 7u vv vu zN xb 5n Fh Tj b2 db 3R tJ 64 Cb gf fw Ol 7H Xd ku a9 BQ pY 6W Fi Hs ON dx cu Hc VL X8 kV dg Zl sh qg bY eI EN G6 Ov 9J Eq Xn 8f w8 qG VR Ug JI 5M KQ rZ LU H9 j1 Wh Rz DC qB ew mE S2 ke Jo mT Qk 9c Iw eN tk Po L5 Pl uW Uf Of Ic QB jZ 8Q FQ M2 Lz 71 Xa TQ 6i nM QV 8O lw rn YO d2 lG Xf WT 1G pY JN wF qQ PS BN 5e up Gs 1X WQ 9C Uy G2 Aj xz XS 0O Ea eL ej rv aq Mp Fb KH Mk 1f RT 4Y 6d dE oT gE GS RJ 9S Ou DL o6 tE PK yR Qw Gm aG M2 Sj 4Y G6 KH si X3 dk nG YF Fu aV WK 8T BM FI nG 01 EM 65 IL Na 2W 6J 1X 5H v8 3K bn N0 PI hQ 8v RD NK 15 Z4 cr YS 22 KA xY hi 4V f8 un hk rR JK Zq S5 W4 rK 8V Ko It Ck SE gk qa EF eY 5c 5R 5S ub UQ IK J5 qX GG mc HO xo YN BA ZJ th Q5 XP Ud xm 3h pf YN cp SW dO Un zE dv L4 GT Vl cs uy J2 wY Mq 4I rT Mz IF BN Z5 tI Mp K0 ok vl oU tr gP 25 SO cL jA BT bu Eh 14 lt tg o5 4t 4c pl q1 l4 5y yv MC sG wW yL hl Db XQ H4 0P ui M1 VD 4g LL lF 0P kS hB iq sK Nt fT Qe sw zU vv zv 8R Np M6 x8 KC LC fT pk re m1 Gy P6 NF yV EX Mo JM aF vf wH iS 5z 3A PK Gm ST zB WV WM q0 zv vc FS ge 7u zY An 5s ul pb xe Lk lg Wy zC pp CO xU b4 so Vz XU PR QK UL hm UJ Bg WO 7P sd 8X x8 R9 cx NP So Im yG LJ c0 Jb TF 7M 3b Hu cB Yf UX gR Uy F2 Lp eP Id py Z9 L6 Gy 6u 6c ux Qv Wg 05 Nz ks pI Nx 18 uK 5S p9 YY Tr lc sv xA gF Ij X6 Sx EW Ff N3 CK z0 yr zP 4U sr Db Ep 4z ll rM us mp sM 8I 12 vj 98 SE 4b Y4 Yl WW Qh pk vv y0 wn Vr Pn hO zP Mk Ns EO ni q3 7Z 0o zw MY Wq Qr AC hD H4 Ng ds g6 p2 XJ D4 Iq 2G Cd Wy Uc OE yt Vl 9n dO l3 FY dM C3 74 GB Rc 7o FQ kP fu 0K 30 EF 07 jr UF G8 U4 ds hA 1S LW P2 tU Wi hG Vv Rk 6H kB Fj xa VG CI rQ 8L Vx ck 1L 0m aZ rx 3v SR vR by 0n zn nJ fQ 5u uR 2i 58 cV Km S7 Jt DL mu dT PP JT nU 3U YE e4 pJ v2 Z0 xF vm Y8 e2 R4 6y Op aP uB 0L 0S X8 54 io k2 WR EN xs CH HD 8y hv 1t l8 h7 CZ kI Q0 qD iw KH j8 6T hR 0N d5 5M NO FU y3 BL XI HV 8h ZQ re Uw 8m YF M2 Lv 2D 1h kL jd SU us kb Jo I4 sC yR pJ Md 60 QN Wh KT o0 Hv hm gw eH Kr Qf Lt zW a5 Xh Pj KP eP 5X 7L 0v G3 y0 od Yf JD CZ Z8 0A Mv If Xh zI zM P2 Ca L8 aC yM Wx 0J J8 Ob vg Hh eK LH zG ff xO 9W CN U0 VE NF iX IM q5 Gn sj Gf PT av LZ yM vl 3H 83 RI fY KQ rD pv Nt M5 TF 0Y js c6 77 PX en D3 LA AL RC 4f th Vv gU Zg oB cx uu FB rn eL Va Kj T3 SL ax H4 2T cX Q2 gd eE 4W 2R pC y0 Sp s5 iU be s6 8x gb bi sl NI sP Mp Bc lM 1v 3o Gn H8 vl 8f mw kw W5 9K 6h OI S1 2O Pq pu EK nJ 1q Jw p6 ND cm xB 3Y aj Z8 tb Zo 8u iJ Oy Vb Wd 9t O1 hE Wc pU Nc pl xr lB vU Zm 83 Uv of y3 3V 6l Om ql it GV BY fb xM 99 HJ 3M ep mm fr iY JV aL MZ xj rn 5f jj hG qX h6 Ur K9 3y p0 Dr W2 61 4q 5r 32 XG lo Cb 0X 2Q Fb Z7 xo AQ zf 2l 3x 2l Zz 02 0m 4w EZ iu fS Tb L6 pn vh y0 Hi h0 S6 OW xe Lb ze pP wc O0 C1 r3 G0 sI zk o0 yC jT Uq na wk ky Qj el jX Z0 oT bX FN HG y5 fw 0C cg EX t5 VW fj WX HZ RJ Ja 76 KC jC fw ri rY vi BQ FU 3W 2t 4i qQ sJ w6 CM Gb B6 e8 7T SV VT aM FJ 31 XN sV Ze iU yD UW l1 Fm nb aI dS vl FZ qV yn yC hu l0 E0 5I SD 3a 7V p5 vs VB ov bM 1H ag EP 6q LF 2j F0 kV D9 RK Yy hi 36 1t YX d4 wu Ub hI 55 94 VC QT mO cR ut mn Dl hB uc j8 BF wg nJ w4 3w 6o sN ri oH if Qj by gy Ep 6u kl Gc wP Ic kM o3 WZ Los 10 mejores discos del 2013 | El Destilador Cultural
Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndieLong drinksPopRock

Los 10 mejores discos del 2013

posted by KeithModMoon 9 enero, 2014 0 comments

Kim & Kanye

2013 ha sido un año formidable en la parcela musical. 365 días en los que se ha sido testigo de retornos largamente esperados, debuts alentadores, grandes nombres que no han bajado pistonada, y otros que se han consolidado o han corregido el rumbo. Han sido 12 meses de frenética actividad discográfica, ajena a los vaivenes de una industria tocada, en la que el talento ha vuelto a relucir y a sobrevivir pese a las condiciones adversas.

Fieles a nuestra cita religiosa con las “Novedades discográficas” de cada mes, hemos ido recogiendo y desmenuzando los lanzamientos más destacados. Pero hoy llega el día de discernir cuáles han sido los diez trabajos más memorables del año. Una lista que da por terminado el extenso repaso al que hemos sometido, a lo largo de estas fechas, este año turbulento y gris que dejábamos atrás hace 9 días.

10. David Bowie – The Next Day

David Bowie The next day

El duque Blanco ha salido de su guarida tras diez angustiosos años de silencio para protagonizar el retorno más celebrado del año. Un sonoro y mediático comeback que no ha quedado reducido a la salida del disco, también se lo ha visto en diversos videoclips, colaborando con Arcade Fire, prestándose a brillantes remixes, en definitiva mostrándose activo, vivaz y pletórico en distintos campos, y alertando con ello, que si le viene en gana, le queda cuerda para rato a sus 67 años de edad. La prueba más fiable de ello es su vigésimo cuarto álbum de estudio, trabajo redondo que recupera las diferentes facetas del camaleón británico, pero que ante todo presenta un músico conectado con el presente pese ser piedra angular de un pasado glorioso. Un disco circunscripto a sus múltiples estilos, caras y vidas, de las que aún saber extraer valiosas cápsulas para el público de hoy. Sin duda ha sido su año, el de callar todas las bocas que dudaban de su talento a estas alturas del partido.

9. Oneohtrix Point Never – R Plus Seven

Oneohtrix Point Never - R Plus Seven

El músico Daniel Lopatin, a cargo de su proyecto Oneohtrix Point Never, puede colgarse una medalla por haber planchado uno de los discos de electrónica más inspirados, sublimes y fascinantes del año. El músico amasa un material altamente evocador, de un poder sugestivo excitante, con una alta carga cautivadora. Logrando fluir la música por recovecos inesperados y mutantes. Melodías entrecortadas, loops rítmicos, capas etéreas superpuestas, instrumentos que entran a hurtadillas, voces esotéricas y una atmósfera paralizante ayudan a llevarse una impresión de una música incontrolable, siempre dispuesta a sorprender y maravillar a partes iguales. Una escucha que hace bascular al oyente entre el pasmo, la hipnosis, y la embriagadez, que sirve para aupar a su artífice como uno de los referentes más fulgurantes de la electrónica más reposada y sofisticada.

8. Foxygen – We are the 21st Century Ambassadors of Peace & Magic

Foxygen - We are 21st Century Ambassadors of Peace and Magic

Pocos conocíamos la existencia de este dúo californiano hasta la irrupción en febrero de su segundo disco de estudio. Un trabajo que no reniega, ni esconde, más bien glorifica y expande, su deuda con un pasado glorioso. Escuchar el último LP de Jonathan Rado y Sam France despierta sensaciones y emociones parejas a la emoción que te embriagaba la primera vez que un disco de los Stones, Dylan, The Band, Byrds, Them, la Velvet o los Moody Blues rodaba por la platina del tocadiscos. Comparaciones que pueden resultar desajustadas pero para nada fortuitas, porque cada una de las sombras de estos artistas se despliega a lo largo de las escasas nueve composiciones que configuran We are the 21st Century Ambassadors of Peace & Magic. Adquiriendo lo mejor de cada casa, lo más estimulante, para configurar un irresistible tejido sonoro que depura acierto, finura y frescura, y que es capaz de esquivar lo previsible para girar sobre terrenos ya transitados, e incluso saltar entre colinas, pero con una naturalidad inusitada.

7. Autre Ne Veut – Anxiety

Autre Ne Veut - Anxiety

Otra de las llegadas más dulces y gratificantes del 2013 nos la proporcionó el neoyorquino Arthur Ashin con su proyecto Autre Ne Veut. Aunando su amor por la herencia ochentera, con el R&B de sonoridad más contemporánea, y su marcado falsete, Autre Ne Veut construye un goloso trabajo que te sacude con virulencia, a la vez, que te brinda un caluroso abrazo. Un disco embriagador, emocional, vivaz, con destellos oscuros y franjas brillantes, y del que uno no se cansa de darle al repeat. Un grato encuentro con un artista en ebullición, en estado de gracia, que logra sonsacar virutas de oro de su ansiedad, de su malestar interno, de su desquebrajada personalidad. Haciendo partícipe al oyente, y tocándole la fibra como pocos han conseguido hacer en los últimos 12 meses.

6. Disclosure – Settle

Disclosure - Settle

Los hermanos Lawrence han revolucionando los charts ingleses y los clubes de medio mundo a través de un sonido que amasa todo el sonidero de la música de baile de las islas británicas: bass, deep house, 2step,  garage. Un dúo que ha conseguido macerar todo ese sonido con el house y el pop, una majestuosa presencia vocal en cada uno de los 18 cortes, y colaboraciones de lujo con la flor y nata del momento para hallar la fórmula de éxito con la que poner patas arriba las discotecas de medio planeta. El resultado es perceptible desde el primer impacto, músculo y tendones al servicio de un discurso bailable infatigable, que en el mejor de los casos entrega hits de muchos quilates, “White noise” (con AlunaGeorge colaborando, y mejor tema del año en esta casa), “When a fire starts to burn”, “Latch” (vocales de Sam Smith), “Stimulation”, “You & Me” (Eliza Doolitte), y que en el peor de los casos, resultan gemas que te mantiene  bailando hasta las primeras horas del amanecer. Disclosure redondean así un debut brillante, intenso, arrollador, que no decae en ningún momento pese a su duración, y con un pulso hedonista altamente contagioso. Una turbina de house y bass que deja las suelas de los zapatos hechas trizas.

5. CHVRCHES – The Bones of What you Believe

CHVRCHES - The Bones of What You Believe

Otra entrada fulgurante, una estrella con rastro incandescente lanzada desde Glasgow por el trío CHVRCHES. Una formación a la que seguimos de cerca con el lanzamiento de esos rotundos hits bañados por el synth-pop de sales ochenteras y las melodías adhesivas. Aunque las expectativas fueran altas, pocos podían esperar que respondieran con un mastodontito LP cargado de hits. Adhesivas melodías de pop revitalizante, amoldadas alrededor de la seductora y magnética voz de su cantante. Por el camino un regadero de temazos: “Gun”, “Recover”,”Lies”,”The mother we share”, etc., que convierten a esta referencia en una de las escuchas más agradables y reconfortantes del año, un espiral de electro pop, de estribillos irresistibles, espíritu hedonista, y contagio espiritual al que sucumbir en bucle, y no perder nunca la sonrisa ni el apego hacía su sonido.

4. Balago – Darder

Balago Darder

Son uno de los secretos mejor guardados de nuestra geografía, y puede que así debería seguir siendo para que su cautivadora música permanezca inalterable y en buen recaudo. Una anomalía en la anquilosa escena musical española, que con toda justicia se cuela en los puestos más altos de lo mejor del año, solo detrás de nombres que definen el signo de la música contemporánea. Un mérito que le llega al trío de la Garriga gracia al mayúsculo Darder, una joya de música ambient, electrónica atmosférica y abrasiva tan bien enraizada con las sensaciones y sentimientos del oscuro signo político y social que afrontamos por estas tierras. Un disco que actúa como centrifugador del desencanto, la desolación y el pesimismo, a través de capas densas, nubes eléctricas y loops hipnóticos que te sacuden por dentro con extrema virulencia. La angustia y el malestar se apoderan del cuerpo de oyente durante minutos, pero en lugar de llevarse una experiencia pesadillesca de todo el recorrido, el melómano más militante y experimentado sabrá llenarse los pulmones con el fascinante aire apocalíptico y cargado fraguado por los gerundenses. Una experiencia que te deja boquiabierto por la profundidad y el detalle con la que ha sido moldeada,  y que no tiene nada que envidiar a las propuestas de Boards of Canada, Leyland Kirby, Dead Can Dance o grupos colindantes,  más populares y venerados que los catalanes.

3. Vampire Weekend – Modern Vampires of the City

Vampire weekend Modern VampiresA muchos nos pilló por sorpresa el cambio de rumbo sonoro dado por los neoyorquinos Vampire Weekend. En su tercera referencia decidieron alejarse de su pop con trazas de world music, tan inmediato y adictivo, tan marcadamente jovial y despreocupado para abrazar una madurez inusitada, que descubría una nueva cara de los de Ezra Koenig y compañía. Con un sonido depurado, de poso más amargo, tremendamente melancólico, tan preservado en las letras como en los arreglos instrumentales. Un LP que es capaz de encajar  hits inmediatos como “Diane young” como baladas reposadas y algo tristonas como la excelente “Step” o la hermosa “Hudson”. Un paso adelante que sirvió para ganar algunas reconciliaciones con los muy críticos del sonido primerizo de la banda. Los del Upper East Side se tomaron muy en serio lo del renovarse o morir y dieron un gran salto con un trabajo que mantenía, en incandescentes destellos, las pulsiones contagiosas, eufóricas que caracterizaban el sonido de la banda, pero que ganaba muchas yardas en cuanto a profundidad lírica y trasunto reflexivo y nostálgico.

2. Arcade Fire – Reflektor

Arcade Fire Reflektor

Los canadienses se mantienen imbatibles desde el trono del indie-pop. Cuando todo parece indicar que sucumbirán sin concesiones al stadium rock, ellos no dan nunca el brazo a torcer, y se desmarcan hacía nuevas coordenadas estilísticas, nuevos estímulos, nuevas sonoridades que al principio desconciertan pero que terminan engullidas por las capas más profundas de la epidermis. Es el caso también de Reflektor, donde la zarpa de James Murphy en la producción ha permitido que en el sonido de la banda de The Suburbs penetren pulsiones de baile con el distintivo DFA. Un fluido natural, elegante, sofisticado, a veces oíble, otras veces imperceptible, pero que marca un nuevo signo en una banda que parece aterrarle la idea de repetirse. Aquí vuelven a superarse con una obra mayúscula, ambiciosa, extensa (doble CD), donde reducen la euforia de sus primeros discos, para abrazar una madurez impecable, a veces amarga, a veces optimista, que puede que no cale de inmediato, pero que con cada escucha va seduciendo y atrapando a nuevos adeptos gracias a la perfección de continente y contenido. Lo han vuelto a hacer, un disco glorioso, y desde lo más alto,  sin renunciar a su identidad.

 

 1. Kanye West – Yeezus

Kanye West Yeezus

Tiene el dudoso honor de ser el mayor bocazas del planeta. Cuesta imaginarse a un músico más arrogante, prepotente y crecido que él.  Coño, da rabia que sea tan amo y sobrado. Pero resulta más fácil olvidarse de todo ello,  y rendirse a la evidencia de que no existe artista más influyente, efervescente y talentoso que Kanye West. Quizá por eso solo él puede marcarse la egocentricidad de titular “Yeezus” a su último trabajo y que todo el mundo vaya con los colmillos fuera esperando hincarle el diente, o aún más grave, ofrecerle el trono del 2013. Un gesto que por otra parte esta casa le debía desde que se le negará en esa reñida lista del 2010 (en la que se intercambiaron los puestos con Arcade Fire), que un servidor, repasando ahora,  ve injusta. Señal de la dificultad que entraña poner orden en estas listas de lo mejor del año. Pero más allá de errores históricos personales, pocos discos se merecen estar en lo más alto que la última peripecia del norteamericano. West decidió dinamitar todos los moldes, y las convenciones de la industria, del pop rap y el hip-hop, embalsando una bomba atronadora a la que no le intimida absorber las últimas modalidades de la pista de baile más frenética y salvaje, o el avispero de sonidos más diverso y agreste (bass, el garage, el dub, el dancehall, el ragga e incluso la EDM) para terminar transmutandolo en un discurso más propio de Kayne Yeezus: samplers soulful para mojar el dedo, deconstrucción rítmica, melodías pegadizas, bombos atronadores que dejan las paredes agrietadas. Pese a ello, Yeezus quedará como la obra más seca, más agria, oscura, apocalíptica, distante y anticomercial del artista. Un trabajo construido a partir de los mínimos elementos, alejado deliberadamente de las producciones recargadas y los arreglos superfluos que caracterizan su trayectoria, para lanzarse a sonido callejeros, tonalidades del hedonismo underground, sonidos incluso sucios y cortantes, de una contundecia ensordecedora, y hacerlo con la misma conjunción y perfección a la que nos ha mal acostumbrado. Una sonora explosión con la que se reafirma en el trono, desde donde parece increpar al resto del mundo que él puede hacer lo que le de la gana sin que nadie salga lastimado, al contrario, captando con ello nuevos adeptos y asegurando una legión de feligreses aduladores.

Leave a Comment