CrónicaRock

Moon Duo – Baby’s All Right (Brooklyn, 12 de septiembre del 2015)

posted by KeithModMoon 15 septiembre, 2015 0 comments

Moon Duo

De todas las bandas inscritas en la nueva corriente de la neo-psicodelia se podría levantar uno de esos muros de separación tan en boga estos días que separara las que han adaptado su propuesta a audiencias más amplias y las que se han mantenido fieles al sonido intrínsecamente lisérgico. Una clasificación, que simplificando, tiene a los exponentes británicos y algunos aussie en el primer grupo, y a los norteamericanos en el segundo.

A este último pertenece la banda de San Francisco Moon Duo, que junto a bandas compatriotas como Woods o Wooden Shjips, siguen perpetrando un sonido fiel a su devoción ciega a la psicodelia más enmarañada y ajena al molde de canción. Si en el magnífico concierto de Woods en Rough Trade combinaron con maestría la jam lisérgica con cortes que introducían la melodía y el estribillo, el de Moon Duo el pasado sábado se quedó más perpetrado en lo primero.

Ripley Johnson y Sanae Yamada, con el fichaje del batería John Jeffrey, salieron a escena, bajo un bochorno irrespirable, para despedazar Shadow of the sun, su tercer disco de estudio. Loops, guitarras distorsionadas, reverbs que con el calor agonizante se levantaron en una nube densa de sonidos aguerridos y alucinógenos.

Escenas de vasos de agua rellenados con regularidad, algunos de estos volcados expresamente sobre cabezas y camisetas empapadas por el sudor, hielos deslizándose por la piel, toallas humedecidas colgadas alrededor del cuello, se repitieron en esta caldera en que se convirtió el Baby’s tras fallarles el aire acondicionado en el peor momento. Bajo esas circunstancias resultó difícil no solo conectar con la propuesta equilibrada y seria lanzada por el dúo, sino atender y apreciar en las condiciones óptimas.

La prueba más viva de que el calor humano estaba muy por encima de lo permitido, fue cuando la banda dejó el escenario sin rebasar la hora de concierto y sin opción de bis, para alivio de muchos, el bochorno estaba tumbando a todos los presentes, especialmente a unos músicos que no redujeron su empeño bajo la caldeada atmósfera.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.