Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndiePopRock

Novedades discográficas abril 2017

posted by KeithModMoon 27 abril, 2017 0 comments
Kendrick Lamar – DAMN.

Kendrick Lamar DAMN

La autoridad de Kendrick Lamar sobre el resto de músicos contemporáneos cobra mayor distancia a cada nuevo disco, paso, gesto, suspiro… Lo demuestra estos días con un álbum adherido en bucle a los pabellones auditivos de medio planeta. El de Compton sigue desmarcándose como el artista más definitorio de los tiempos presentes con una sonoridad que rezuma modernidad a la vez que recoge lo amplio de la tradición de la música negra. Un depurado continente de nuevo al servicio de una afilada pluma hablando de nuestro tiempo, de la raza negra, y de su Yo (aunque sería más adecuado hablar de anti Yo) que lo acerca cada vez más a ser considerado el Bob Dylan del S. XXI.

Tras capturar el angst del Black Lives Matter y la comunidad afroamericana en el excepcional To Pimp a Butterfly, Lamar sigue indagado en su papel de vocal de toda una generación. DAMN. es un tratado de las fricciones del mundo moderno, a la vez, que una autopsia a su mundo interno. Una exploración sobre la negritud, el rap, la espiritualidad y el papel del propio Lamar. Una confesión en canal sobre las contradicciones, miedos y deseos de un rapero en la cúspide del éxito que mantiene siempre en la mesita de noche sus humildes raíces, a su vez,  una fotografía de las contradicciones del espíritu humano: pecado y virtud, lujuria y recato, arrogancia y humildad, maldad y amor…se dan la mano a lo largo del disco.  Si el artista californiano sigue distinguiéndose como un narrador superlativo, sútil y siempre dispuesto a una segunda o tercera escucha para el encaje de piezas, en lo instrumental no se escapa de la excelencia. Reduciendo la presencia de géneros en la batidora, Lamar sigue poseído por la mejor tradición de la música negra pretérita para allanar el camino hacia el futuro. Su depurado y refinado sonido sigue bebiendo de las mejores fuentes, el soul de etiquetaje clásico (BLOOD.), el pop hipnagógico de un Ariel Pink Graffiti  (la excepcional PRIDE.) el soul-jazz ( el tramo final de “XXX”, el corte con colaboración no estridente de U2), el R&B coqueteando con el trap de un Drake en la menor “Love” o el rock-rap contundente de “Humble” ponen de manifiesto ese estilizado hilar entre géneros, samples y tonos de distinta procedencia.  Un lote sin apenas altibajos, de impulso demoledor y sensible, expositivo y críptico, despojado de artificio o rellenado por este…contradicciones propias de un genio en estado de gracia escribiendo la banda sonora de un país, de un tiempo, con la que involuntariamente sigue edificando la historia musical de nuestro tiempo. Sentados ante el nuevo pope.

Tema clave: “PRIDE.”

8,5

Future Islands – The Far Field

Future Islands

A principios de mes Samuel Herring y los suyos regresaron con un nuevo trabajo cuyo recuerdo parece ya difuso. ¿Ha tocado techo la banda de Baltimore?, ¿han dejado atrás su momento de gloria y el boom que acaudalaron con este? Preguntas que muerden el cerebro con la escucha de un disco que sin llegar a las cotas melódicas del anterior, presenta un recorrido notable, sin sobresaltos, pero continuo con respecto a una carrera con cinco álbumes de estudio ejemplares.

El ADN de la banda norteamericana sigue inalterable en su synth-pop de marcaje melancólico propulsado por los vaivenes tonales y los exabruptos emocionales de su frontman,  la principal marca de agua del combo. Puede que la diferencia principal de este The Far Field con su exitoso y perseguido Singles sea la rebaja de un punto, o dos, de esa pegada eufórica tan arrebatadora y contagiosa, especialmente en sus frenéticos directos. Algo perceptible también en la ausencia de esos singles de estructura creciente y adhesivos hasta la médula. Un requerimiento que solo cumplen “Ran”, “Day Glow Fire” y la brillante “Ancient Water” y cuyo intento en “Shadows”, con la colaboración especial de Debbie Harry, queda más en desconcertante intento que en otra cosa. Puede que el conjunto no suene tan brillante ni inspirado como en cometidas anteriores, pero la banda sigue cimentando un baluarte melancólico en el que permanecer aislado y encerrado mientras fogonazos del pasado (en la mayor parte lamentos) cruzan la mente.

Tema clave: “Ran”

7

Arca – Arca

Disco del mes

Arca - Arca

Después de repartir su talento como productor para artistas de la talla de FKA Twigs, Björk o Kanye West, el venezolano residente en Londres Alejandro Ghersi extendió su personal imaginario musical como Arca a través de Xen y Mutant. Y no ha sido hasta hace pocas semanas, que esa nueva gema ha terminado de cristalizar como una de las autoridades más irrefutables dentro de la vanguardia electrónica, el pop y géneros mutantes por los que este joven músico levita sin dificultad. Esa culminación llega con un álbum homónimo que lo certifica como uno de los músicos más prominentes del actual panorama, un visionario de los tiempos que llegarán, y un talismán receptor de adjetivos superlativos y cara desencajadas.

Editado por el siempre fiable sello XL, el simple bautizo homónimo predispone a pensar que el músico ha encontrado su voz más genuina. Una transformación que no es ninguna novedad en la carrera de un músico siempre rabioso con respecto a ocupar un lugar preferencial en la vanguardia musical, dispuesto a dinamitar cualquier atisbo de normalidad para hallar una nueva fuerza de origen indescifrable pero encanto inmediato. Otra de las constantes de su música, y presente en este trabajo, es el contraste de sus tonalidades: lo natural con lo artificial, lo humano contra la máquina, la belleza chocando con la oscuridad, en definitiva, una lucha de equilibrios entre fuerzas oscuras y lumínicas de resultado extático. Y eso pese a que el nuevo trabajo se distingue por una premeditada rebaja de elementos instrumentales accesorios, el barroquismo del autor disminuye en pos de una voz humana mucho más activa y acaparadora: Ghersi vuelca sus marcianas capas instrumentales para potenciar la generosa voz, y dar así más profundidad emocional al conjunto. El resultado es embriagador, fascinante y perplejo en todas las llanuras exploradas. La electrónica experimental, el noise y los drones cruzándose con estructuras pop, el cante, el flamenco, y a fin de cuentas influencias más cercanas al artista, como es la tonada – un canto propio de las zonas rurales de Venezuela. La mezcla resultante es tan alucinante y conmovedora como extraña y desconcertante, la música de Arca siempre ha tenido ese poder de abstracción terrenal, su escucha evoca paramos inexplorados en lo musical, y sentimientos humanos de una visceralidad aplastante que provocan erosiones visibles desde la distancia. Ahí están la fabulosa “Piel”, Anoche”  o dos de las cimas sonoras de este 2017, “Reverie” y “Desafío”. De nuevo, escribo estas líneas con la vena hiperbólica controlada, sin aditivos extramusicales, agitada solo por el nivel que provoca el sonido de un músico avanzado a su tiempo, escribiendo los compases del futuro y allanando nuevos terrenos sin conquistar, sin descifrar completamente, pero de efecto Stendhaliano.

Tema clave: “Desafío”

8,5

Ray Davies – Americana

Ray Davies - Americana

Uno de los mejores letrista de la corona británica, y el que fuera líder de los seminales The Kinks, regresa en solitario siete años después de su último esfuerzo discográfico. Americana es un trabajo que gravita sobre su relación con el país de las barras y estrellas, que a su vez, supone una adaptación de un libro que escribió en 2013 sobre su vínculo con esa extensa y contradictoria tierra. Acompañado por The Jayhawks, el de Londres saca el polvo a su libreta para componer quince cortes ligados con la tierra del dólar.

La vena lírica vuelve a bombear inspiración hacia la azotea de Ray Davies. Algo que queda reflejado en estos temas de su nuevo LP que bucean en el landscape norteamericano para sacar lo que se acerca a un álbum conceptual. A veces explorando temas recogidos en el libro, pero con mayor profundidad, otras apoyándose en los arquetipos: imágenes de cowboys, largas carreteras, películas y salones de baile desfilan por el cancionero. En la parte musical consigue un inesperado equilibrio entre reminiscencias a su banda embrionaria, y ciertos elementos de la música tradicional  de la tierra que retrata (blues, country, bluegrass) se filtran en el entramado instrumental condimentado con la energía que puede proporcionarle una banda más joven y adaptada al terreno como The Jayhawks. En definitiva la sabiduría musical del londinense empapada por los inputs de un viaje por Nashville, New Orleans, LA y otras capitales musicales de América.  No estamos ante una colección de diamantes que sumar a la corona reluciente de The Kinks, pero sí que reconforta reencontrarse con el latir lírico de su líder, en un escenario alejado de su Inglaterra natal, y con un envoltorio que refuerza la propuesta.

Tema clave: “Americana”

7


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.