Crítica DiscoHip-hopIndiePopRock

Novedades discográficas abril 2018

posted by KeithModMoon 26 abril, 2018 0 comments
C. Tangana – Avida Dollars

C. Tangana Avida Dollars

El madrileño sigue gozando las mieles de su adquirido estrellato y de la lluvia de billetes asociado a este. En esa nueva condición de nuevo rico de fama desatada centra la lírica de su nuevo movimiento discográfico, esta mixtape de apenas 23 minutos en la que se vuelve a rodear de la flor y nata de los productores de la escena rap y trap nacional e internacional. Difícil resistirse a tanto talento agrupado sea cual sea la simpatía o la animadversión que genere  la arrogancia mercantilizada de Pucho.

Explotando su condición de jeque del rap español, Tangana se embarca aquí en un rabioso y veloz crucero por sus adquiridas manías, obsesiones y pulsaciones vitales, con esa habilidad peculiar de sortear el ridículo auspiciado por estrofas como “Llorando en la limo”. Un esquive que consigue gracias a notas lúcidas y honestas de alguien que trabaja con resolución sus letras y de cierta aura auto paródica que cultiva mediante su imagen y sus letras.  Siempre apoyado por un factor indiscutible, un patchwork diverso y contundente, abriendo espacio a la imprenta sonora de la crew de productores con los que se rodea: El leal Steve Lean para abrir la lata, su fiel escudero Alizz aportando alguna de las bases más preciadas del lote, y gente no tan afín, a priori, como el colombiano The Rudeboyz, quien aporta su fuerza en “Pussy Call”, o Lost Twin, quien aporta atmósferas incisivas, magnéticas y alucinógenas en la impecable “Cabernet Sauvignon”. De nuevo C. Tangana demostrando su autoridad en la cada vez más amplia gama del rap nacional. Se le puede tener tirria al personaje, pero es indudable sus valores y su atinada visión artística y comercial, lo demuestra de nuevo en un santiamén variado y burbujeante.

Tema clave: “Cabernet Sauvignon”

marco 75

 

Frankie Cosmos – Vessel

Frankie Cosmos Vessel

El pop de costuras suaves y sencillas y candor inocente de Frankie Cosmos regresó en el último suspiro del pasado mes con otro tratado desarmante de una emoción contenida en frascos de jovialidad contagiosa. Una nueva enseñanza a las clases dirigentes del pop de que la simplicidad y la honestidad revestida de alegría, mezcolanza y tristeza puede agujerear la epidermis con la misma efectividad.

Greta Kline se ha adjudicado con apenas dos álbumes, ambos de corto minutaje (pese a los 18 cortes incluidos en este último la duración no supera los 33 minutos, sintomático de lo breves e inmediatas que resultan sus píldoras), en una de las portavoces más fiables y estimadas del pop cándido. En esta ocasión reforzada por una instrumentación más presente, de adornos eléctricos y mayor seguridad y énfasis volcadas en sus tonos vocales y en esa lírica que se descubre más curtida, ligada a la ampliación de la paleta de sinsabores que acumula su artífice. Aunque de nuevo resuelve la papeleta con melocotonazos de difícil contestación. Temas como “Jesse” o “Caramelize” son la perenne prueba . Aunque, y como elemento diferenciador con su debut,  aquí perfila aristas impropias de esa dulzura que la caracteriza, la urgencia y rabia de “Being Alive” es la prueba palpable de una artista capaz de abrazar otras zonas sónicas con facilidad y no salir desmantelada…. al contrario.

Tema clave: “Jesse”

7

Unknown Mortal Orchestra – Sex & Food

Unknown Mortal Orchestra

Unknown Mortal Orchestra se han fraguado con tres álbumes una voz genuina y diferenciada dentro del revival de la neo-psicodélica que sacudió hace unos años los cimientos del indie mainstream y que tuvo (tiene) a Tame Impala a sus principales abanderados. Los neozelandeses rebuscaron en el baúl de la psicodelia de sus antepasados para construir un pasaje directo, renovador y constructivo a los afluentes musicales más contemporáneos; regando su criatura con señalados caldos del R&B,  funk,  soul digital o ribetes de electrónica esponjosa. En su cuarto trabajo, la banda liderada por Ruban Nielson, no modifica apenas sus coordenadas, pero siguen fieles a un discurso diferencial tanto en el espectro psicodélico en el que fueron incluidos como en el panorama musical contemporáneo.

Y se mantiene en sus trece musicales apostando por un funk-pop etéreo y vaporoso pese a que el tema de adelanto, el aguerrido “American Guilt”, insinuara una aproximación más roquera. Pese a ser uno de los mejores temas del lote, no representa los estímulos sonoros que riegan el conjunto de temas restantes. Hay pulso bailable a través de “Everyone acts crazy nowadays”, hay presencia del sonido más acorde a la identidad de la banda – edificada mediante sus tres anteriores álbumes – en “Not in love we’re just High”. También hay espacio para baladas aletargadas y deprimentes como “If You’re Going to Break Yourself”. Un disco sin nuevas adquisiciones, ni nuevos horizontes a explorar, tan solo los primeros trazos de estos, pero que posibilita el encuentro con alguno de los mejores momentos de esta banda que circula con estabilidad por las vías menos convencionales del pop degustativo.

Tema clave: “American Guilt”

7

Princess Nokia – A Girl Cried Red

Princess Nokia - A Girl Cried Red

Hace algo más de nueve meses este servidor tuvo la oportunidad de reunirse en Nueva York con Destiny Frasqueri (AKA Princess Nokia) para charlar sobre su esperado disco debut y cuestiones derivadas de este. Un encuentro en que señalé(Rockdelux 365) lo bien amueblada que tenía la cabeza esta artista,algo que, acompañado a su sobrado talento musical, invitaba a pensar en una permanencia larga en la escena rap como apunté en estos lares con la reseña de su esperado 1992. Sin embargo, en un cambio de rumbo inesperado y rotundo, la del Spanish Harlem parece querer dejar en evidencia la afirmación de este crítico mediante un desconcertante nuevo EP, donde le da por abrazar el indie-pop más caduco y antinatural  con respecto a su trayectoria perecedera. Esa portada desafiante podría dar una pista sobre sus intenciones, ¿una peineta a la industria… o un mayúsculo paso en falso?

Apenas seis meses separan el rotundo 1992 con la que Princess Nokia encetó (oficialmente) su carrera discográfica de este drástico giro que bien seguro pillará a su legión de fans a contrapié para dejarlos entre la incomprensión y la insatisfacción. Ni rastro de rimas cortantes, beats rompe caderas  ni verbos deslenguados, la nuyorriqueña opta por dar rienda suelta a su faceta nerdy y weirdo con un acercamiento al EMO, al alt-rock, al pop, al emo-rap e incluso al K-pop. Una mixtape que cubre sus filias musicales escolares y nuevas gamas de su personalidad multi dispersa e incontenible. 21 minutos donde caben temas amorfos de pop azucarado, melodías encajadas en alt-rock que rozan el bochorno, letras ridículas de desamor, y salvo alguna excepción (“Look Up Kid” o “At the top” ),  componen un significativo paso atrás en la carrera de esta músico. Tras tres escuchas, y después de que la nueva materia quede más aguerrida a la piel, aún no le queda claro a este servidor si esta ante una broma, una desorientación artística o en la enésima muestra de la actitud punk y desafiante de esta artista, quizá la suma de las tres.

Tema clave: ‘Look Up Kid’

5

 

The Shacks – Haze

Disco del mes

The Shacks Haze

Recién salidos del caparazón, este trío neoyorquino da sus primeros gateos discográficos con uno de los caramelos musicales más reconfortantes de lo que se lleva de temporada. A través de un compendio de pop psicodélico y sus afluentes más cercanos,  estos tres jóvenes arman un remanso de calma apaciguante bañada por luces regresivas de la década de esplendor de género en que incrustan un primer trabajo que suelda las buenas impresiones desatadas con un EP y un oportuno cover, cuya inclusión en un sport de una importante marca de smartphones les ayudó a abrirse camino en la jungla musical.

Ahora llegan con el convencimiento de ser una banda sólida y compensada, especialmente orgullosa de la voz superdotada de su líder, una que eleva cualquier composición con su mansa y sensual voz, un canto hipnótico correspondido por arreglos, instrumentos, reverberaciones, ritmos e inercias que imitan con precisión las referencias que adulan. Un amalgama en el que se filtran acordes del folk-psych californiano, el soul psicodélico, el dream-pop, e incluso sonoridades familiares de las costas francófonas o el folk y la psicodelia inglesa. Todo ello envuelto por una delicada y afectada producción que realza el gran activo de la formación: el magnetismo que desprende la delicada y hermosa voz de su líder. Temas como “Follow Me”, “Texas” o “Sand Song” evidencian sus parabienes musicales. Los nostálgicos a sonoridades pretéritas tiene aquí una formación con la que congratularse.

marco 75

Tema clave: “Follow Me”


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.