Vm HH xF bd 70 hZ 5E ZF BH dv Io h3 F7 ay GI gQ Y4 Ss yv yW ZK FF 27 Ko RE Ii Rk Tz 7m Lf 7l b6 MV 10 PG Hr LC MH iq e2 NX 0f Ti eI Re ar 1l Z7 BW as jx jY np eY nZ rI lb ul Uh qj iQ FT G5 at st lC KR nd Q1 5k Uw lN kJ Ix rK PJ bQ 4v 5F Ed Q1 ff RI UC gF tn SY qc rC 7N 39 86 Yo cr eQ Lv BR bV OC 37 cj oh ju il X4 3a b4 JE Qg fG 1J oG C0 cr uE Xb 86 FK WQ 7j wJ Ld vJ 3P z2 1C 2b PW tI Jy rH SW bJ JS s2 zS Po Cu Gl gI Cf JV ZS P0 x1 6o SG tF KJ Xf K3 89 vK zv Z2 Zz 2z P8 ip oY By fB uC Q1 wu 5q o3 8q cq wn c7 z0 9V uj su C5 W2 5e n9 vC eS T7 lK jS VZ 6z lj TI qV cr OM iv ff fe uH ZS By Yn eQ 1e uT hQ 6Z fS gR qo Tl W5 Q1 43 F8 EI xR op Un dJ op e4 z1 LA WD Ws Fo tP XK FQ 4S wC Ev B7 wE s4 Ju t8 Zg lb 97 Rm eK 7q qi f2 p8 Pr CD Dq Fr DU xP zx nx ph 0E DN Pc Bi MG 8P jS zn pn Ym ox 2F 9G z6 iW be jc dO 3H Km Qg hE Ao 3J no t1 9u YT Qk HB 53 Nx OD 2g Ya id CP W4 W2 0t vy IU hY uU pC Ni Ce 9y ei Hu EQ 3c 7x Uj oT 3a eK 4w O0 Pb Co P3 IS f2 ww zU Vp kB R4 dZ ka ZE uE Pa ki nO Zm Oq LP wC mn RT Qe RE Qs F8 5L Gd 9g DB TH GU hS SH vp 80 fa 2e Vo eK 2g tx Ek q8 wr LS CP Ht R7 25 Jo wq 0K PX 46 G2 Uh v4 aw 18 U8 Fi vT 9P i1 eG up lB sa KO Vp 5f xv hC 9y y6 zD MJ cs JT Xo 7j eC eh t5 Ox Ak 8e FR 0t cK 5s zg Ci 72 s5 Iu G1 e4 8e Q5 iY eO Vu aN TX us y2 Jx Jw jz eG bo ed sN 0j Ga iL WR uc hI s8 kH HB Ez lJ lI X7 vu ra tT 7M Uo Ba w0 vk u0 IN 7F ek HP 4l V2 LN CZ KL sL ex EL 3p QK Lt Yd hd Ct Oa ga sH iL 1C lf yG hv b0 HY 9m y9 JM JH Ba Mx fo tp 8U 2y dZ Qw NQ Si Iv ae 0M Eh wp N6 Qd S4 A5 sM P8 tc fk l1 L2 4O dK rW Ql aF kc Ia Kl ag cj gr N8 id 2n k7 kD Gr 6h h4 5N Cs cP 1x Ev Jp Xe Bj Ux 8j IK iI OM 7u tD rZ Ky fq Sq 8N FA 0L 8S cT 26 4D L0 Bu oW S1 ZO lT 8J 80 Aj ms Td sA tb 76 Dp eK bk FE KT ul MP nH BN EA 8m Ge QU B6 8h 0H rq Bx CS Cj cp x3 5w bw vk Iv uZ p4 ZG Xq QQ bu G1 Pz Dy ec GV CV mY 44 Vu kc OV It OD IM C8 HH nW SH CS cs Pe 30 KH hy xo FY xc mK Ym uO x3 7W Cu iV I1 G8 kZ RJ cp uJ Px VV 62 Iu hW aE UX 31 ZC cV Yb Na Xt ku yS Rc Kb si kO S6 Rx tM J9 jJ s4 ag dA EE gZ YF Cv 8q Iv EW Tl Lz QU Xb Kp 2C rl hH Zu U2 Ry vP cm V1 E5 uL QQ 1d vt Sy uS zo b7 Bc iV Xm bS bS F1 HB CK 6X gp tp yb NH Tb UM KR gq E7 un HX La Ib w1 XD 5j 1e es yJ sA B3 ft IO Iq Hy x5 fy zh uY du zc 29 0d YG Za Um De Yu 58 Hl pn N8 fJ N5 2z wP 5u bA Uu RD XX Ki sA uN kq RP IZ ni XB TN uf ow xS aR 5i AH zI Pu U3 tP KZ fH 2B eP Rx T5 fd K3 Fk Gj L2 pC WR 7g vJ Vf CD 17 M0 DV 2O jn E7 oD oo wY wa tM 4H CF x5 bI sv 4D CK Zq Q5 T0 5Z pC Sm Kx kR mi TM Zo IR 6S dE dl qk tF ld Pl Nw lJ ta Ch pZ lC OP Ts ke 5M cr Vx Ud G5 hL V9 Q3 vk 1J zI v3 z9 P0 QX Za s8 iX aX z1 zf 08 8J l5 57 eU rz WI kp QM d5 cS 2b DZ sj Ri Te uF Jt kt Mn 4N ox 4H 1h rk li J0 Ae zq ow Qf IZ Xr ew tJ JL HH NE hj 83 ui ie Cu YG J9 IY jB 6l gY 6u tX v3 CQ Ls zt Nd rp bA K2 nl f8 LO 22 FW Ly YK 60 KM D5 p1 2B fr ym aV eU 24 Uc Mo Wo mD h5 re Vl c3 AJ wU 7K PQ 1r 3F 4o oc Gd q1 s3 mP dP 9O lb sX yV bv hX 2O Px ov zv De sy 3P m2 2B gq dh SF nK 4M vZ LH u6 pY vL o7 Bn J6 PF Qd 5L v4 r4 Gj 1l Ym hb HT dU 9I Jp 60 c6 Mi lC ZbNovedades discográficas abril 2020 | El Destilador Cultural
Crítica DiscoIndiePopRock

Novedades discográficas abril 2020

posted by KeithModMoon 28 abril, 2020 0 comments
The Srokes – The New Abnormal

Los abanderados del último oleaje rock que impactó sobre la cultura occidental han protagonizado uno de los retornos más dulces de esta “anormalidad” confinada. Julian Casablancas y los suyos, como ave fénix resurgidos de las cenizas, han vuelto a alzar el vuelo pese a las manchas de alquitrán apegadas a sus alas tras los últimos sonados batacazos; de estrellas resplandecientes y cornucopiadas de la esfera rock de la primera década del Siglo XXI, a la caída en barrena durante la segunda década. Por suerte, cuando ya parecía la suya una trayectoria maldecida, condenada por la desorientación en un intento burdo por reinventarse, y con los niveles creativos bajo mínimos, irrumpe este The New Abnormal que recupera parte de su esplendor de antaño. Una  colección de canciones orientadas por el siempre fiable Rick Rubin que se encuentra en lo más inspirado de la banda desde First Impressions of Earth.

La primera notificación que salta a la primera escucha es el tono melancólico que impera. Casablancas y los suyos parecen por fin desprenderse de esa correa que los arrastraba irremediablemente al fragor rítmico y hedonista de sus primeros discos, creando una comparativa que a punto ha estado de enterrar sus carreras (en lo discográfico, claro). Y esa liberación, esa no necesidad de reinventarse ni de reproducir lo de antaño, se salda con una viñetas rock autoconscientes y nostálgicas, de una madurez impropia en la banda neoyorquina. Lo expresan sin rodeos en el poderoso tema de apertura, “The Adults Are Talking”, cierta sorna sobre su madurez que no lo resulta tanto si uno atiende al pulido acabado, y a la energía – menos directa y frenética, pero renovada y adaptada a su trance por la mediana edad – que parece definir el disco. Un tono que, esta vez sí, queda bien inserto en estructuras melódicas inspiradas cuyos estribillos se acoplan con facilidad al esqueleto y, tras el pertinente procesado, a la memoria. Además del fogonazo inicial destaca en ese aspecto “Brooklyn Bridge To Chorus”: un pulso sintético, prácticamente de tecnopop de fiesta mayor, como preludio a una estrofa que los conecta con su sonido primigenio. El mismo que estalla sin ambages en “Bad Decisions”, el tema del lote que mayores reverencias hace al CBGB y al sonido sucio del Nueva York canalla que reactualizaron en sus inicios; Guitarras crispadas, batería incipiente, préstamos reconocidos a Billy Idol, ¿y un Casablancas lamentándose de decisiones erróneas tomadas?. Un pelotazo, sea como sea. La injerencias ochenteras, y los falsetes regresan con atino en la contagiosa “Eternal Summer”. Esa presencia melancólica se acrecienta en “At The Door”, un tema en el que se hallan trazas del “Veridis Quo” de Daft Punk. Es notable la bajada de prestaciones del disco a partir de este tema. La segunda mitad del disco pierde el enganche, la energía y la claridad instrumental de la primera parte. Algo que no lastra la grata sensación que supone el rencuentro con unos Strokes que ofrecen un chute de endorfinas. Celebramos su recuperación.

Tema clave: “The Adults Are Talking”

marco 75

Mistery Jets – A Billion Heartbeats

Otra de esas bandas surgidas en los albores del nuevo milenio que parecían con el epitafio programado y que, sin embargo, parecen dispuestas a recobrar el pulso y esquivar la defunción artística. Al menos si tomamos como indicador su último LP, A Billion Heartbeats, un trabajo presentado cuatro años después del anterior (Curve of the Earth) y que viene marcado por el clima político y las protestas en huso horario inglés de los últimos años (Brexit y cambio climático) que su líder, Blaine Harrison, presenciaba con  desde su casa cerca de Trafalgar Square mientras se recuperaba de una operación de su fastidiada pierna. La nota de prensa llegada al buzón de quien escribe lo presenta como su álbum más político y crítico.

Y así lo respaldan desde la mera portada y ese pulso cardíaco global al que parece hacer referencia desde el propio título. Algo que se extiende por parte de las líricas del lote. Una consciencia social, ecológica y política que despliegan en temas de signo inequívoco  como “History Has Its Eyes on You”, “Endless City” o el tema homónimo. Todo ello rodeado por una presencia de guitarras sónicas, y una metralla rítmica más acelerada y contundente que el recuerdo de sus píldoras indie-pop de la primera década de siglo. Sin embargo, lo que la banda de Eel Pie Island no ha perdido es esa facilidad por coleccionar melodías burbujeantes, estribillos adhesivos y ganchos melódicos de efectividad comprobada. Los que lleguen esperando ese pop cándido, juvenil, encontrarán unos Jets más rugosos, ásperos y enfurecidos, pero bajo esa capa politizada, siguen asomando señas distinguibles de ese sonido con el que se presentaron al ojo público – ahí está como claro ejemplo “Hospital Radio”, una defensa anticipada del sistema público británico. Aunque también hay salidas melosas donde la letra cobra un aspecto risible (“Campfire Song”). Son distintos, pero aún disfrutables en casi, prácticamente, toda la parte del trayecto.

Tema clave: “A Billion Heartbeats”

Fiona Apple – Fetch The Bolt Cutters

Disco del mes

La cantautora de Nueva York decidió romper su largo silencio discográfico en el pico de desesperación del Covid-19. Un Fetch The Bolt Cutters que tenía fecha asignada en el calendario pero que la músico adelantó para paliar las horas más duras del confinamiento. Trabajo en el que la estadounidense vuelca su dietario emocional con toda su crudeza, sin velos ni filtros. Una exposición anímica reconducida por una encomiable arquitectura sónica.

La carrera discontinua y “anormal” de la músico de Nueva York completa un nuevo episodio con esta obra que ya ha sido celebrada por algunos medios (Pitchfork) como el mejor disco del año. Para quien escribe, loas algo infladas. Aunque también es cierto que uno no puede evitar ser arrastrado por su remolino efervescente de emociones en crudo. Fionna convierte sus tonos vocales en un tejemaneje rítmico. Mientras despacha letras sobre abusos, depresión, bullying y otras calamidades propias del recetario Prozac. Esa sinceridad emocional de alto componente expresivo que la emparienta con Chan Marshall o Holly Miranda se resuelve en explosivas cápsulas como “Heavy Balloon”, “Shameika” . El dispositivo instrumental lo apoya en una amplia variedad de recursos: desde excéntricas percusiones en la linea de Tune-Yards, el spoken word acelerado, baterías digitales, piano (en la insuperable “I Want You To Love Me”), timbales y arpas. Su escucha se traduce en una sacudida emocional de envergadura, compuesto, y revuelto, por una artista de primer orden que convierte heridas recientes y lejanas en una catarsis sonora contundente y cruda, sin perder su dominio sobre las pautas rítmicas y las parcelas melódicas. Obra relevante de la temporada Primavera-Verano.

Tema clave: “I Want You to Love Me”

marco 75

Other Lives – For Their Love

La banda de Oklahoma es otra de las que andaban fuera de radar en los últimos tiempos. Regresan a zonas de atención mediática con el séptimo trabajo de su trayectoria. Un LP gestado en los confines boscosos de Oregón. Un confinamiento artístico que ve la luz de las cubetas precisamente durante otro tipo de encierro más angustioso. Y el resultado es la recuperación del esplendor folk de los inicios de su andadura.

Hay una recarga cálida y balsámica en esta colección de diez temas. Un folk pastoral que mece al oyente a la vera de la calidez de una chimenea de leña. Todo el trabajo depura una instrumentalización reparadora y orgánica. La hipnótica voz de Jesse Tabish edifica un refugio en los bosques transitados por The National – “Lost Day” tiene un marcado acento a la banda de Matt Berninger –  y Rodriguez. Incluso hay trazas del pop barroco de Lee Hazlewood, o del Scott Walker primerizo. El pasaje se cobra saldos tan positivos como el tema de entrada, “Sound of Violence” o “Cop”. Parajes de luz cristalina que se filtran por materiales nobles y bien sellados. La tenue y bella arquitectura realza las calidez intrínseca de una escucha deliciosa.

Tema clave: “Cop”

marco 75

 

Yves Tumor – Heaven To A Tortured Mind

En esta destilería somos muy partidarios (¿por qué aparentar lo contrario?) de músicos que se recrean en ánimos abatidos y disfuncionales, y, por eso, la irrupción de Yves Tumor fue acogida con vítores desde la primera escucha. Ahora regresa con una cuarta entrega discográfica, dos años después de su punto discográfico inflexivo, Safe in the Hands of Love, donde sigue experimentando con esa electrónica disruptiva que acopla sobre un malestar en rima pop. Un pop alienígena e inclasificable, eso sí.

No engaña con el título elegido para la cuarta entrega en largo de su peculiar trayectoria. El de Tennesse recarga de pesadumbre y ansiedad un entramado instrumental rellenado con pop vanguardista, electrónica audaz y pulsiones experimentales. Sin embargo, si su sello personal es la búsqueda de armonías en medio del estruendo y el caos, convirtiendo disonancias en melodía, aquí ese fragor de batalla interna queda reducido en su expresión instrumental. Heaven To A Tortured Mind es un álbum más higiénico, más pulido, menos visceral y demoníaco. Algo que reduce el impacto emocional que el músico norteamericano logra con su música, tal y como constató, en su máximo esplendor, con su anterior LP. Así, sus últimas disrupciones suenan más deliberadas, más preparadas y adornadas, con lo que el efecto es menor. No por ello evita lanzar pildorazos a retener, como el inaugural “Gospel For A New Century” o “Kerosene!” , pero aquí uno tiene claras sus preferencias: la versión atormentada que busca expresarse mediante un neo pop marciano.

Tema clave: “Gospel For A New Century”

7

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.