Crítica DiscoElectrónicaIndiePopRock

Novedades discográficas agosto 2014

posted by KeithModMoon 19 agosto, 2014 0 comments
FKA Twigs – LP1

Disco del mes

FKA Twigs LP1

Si el mes pasado me rendía al debut de Jungle, una de las bandas sensación que más hemos seguido a lo largo del año, este mes tenemos que volver a pisar tierras londinenses para plegarnos a la otra gran sensación del año, la cantante FKA Twigs. Tras caer rendidos a su poderoso magnetismo desde que afloraron por la red los primeros temas sustraídos de sus dos primeros Ep’s (EP1 y EP2) la cantante ha ido ganando músculo mediático hasta la coronación final con este primer larga durada que la consolida como una de las voces más arrebatadoras e interesantes de la plana R&B actual.

Producida por la propia artista inglesa, LP1 recoge a lo largo de 10 temas todos los elementos sonoros que han mantenido en alerta a las publicaciones musicales a lo largo de los últimos meses. Diez temas de nueva factura que inciden en ese R&B sedoso, de revestimiento oscuro,  magnetismo mágico con el que nos encandiló al primer contacto. Su formula permanece prácticamente invariable respecto a sus primeras referencias: una producción plsucuamperfecta, que absorbe cadencias de la bass music, del jungle y especialmente del trip-hop, sus beats robustos, sus silencios, sus ritmos sesgados, todo dispuesto como un colchón idóneo para reposar la penetrante, delicada y acariciante voz de su intérprete. Una formula que se demuestra en todo su esplendor en temas de tan prolongado sabor como “Two weeks”, “Video girl” o “Lights On”. Con LP1 no estamos solo ante un poderoso debut, es también un sonoro golpe sobre la mesa de una artista con una personalidad única, especial y genuina, que parece tener claro como enfocar su carrera y sonido, mientras airea con frescura el género del R&B, aportando arreglos modernos en sus bases y fascinantes notas de pop alienígena.

Tema clave: “Two Weeks”

8

Spoon – They Want My Soul

Spoon - They want my soul

Los norteamericanos Spoon difícilmente entrarán en ningún Top of mind de bandas de música. Una situación, sin embargo, injusta si tenemos en cuenta el puñado de buenos álbumes publicados hasta la fecha y su fiabilidad sobre los escenarios. Un estatus, que a priori, no va  a cambiar con su último trabajo They want my soul, una nueva muestra de la solidez de esta infravalorada banda.

Tras un hiato de cuatro años, el que separa este último LP de Transference (2010), la banda de Britt Daniel regresa con diez temas tocados por el espíritu Spoon: armonías apreciables, estribillos pegadizos, la característica voz de Daniel como mástil, en definitiva un sonido indiepop muy laminero, ejecutado con brillantez y eficacia, que para la ocasión ha contado con la supervisión y el asesoramiento del curtido productor Dave Fridmann (The Shins, Animal Collective), quien le imprime al conjunto esa capa de barniz que distingue el producto bien acabado. Los resultados más espléndidos relucen en temas como “Do you”, “Inside Out ” o They want my soul” que contienen esa fugacidad tan Spoon, esa melodía tan reconfortante, a la vez que presenta originales y jugosos arreglos en la producción. Temas que aciertan de primera, no como otros del álbum que requieren de su tiempo en forma de escuchas repetidas para mostrar todo su poderío. No parece que They want my soul vaya a cambiar la popularidad del grupo, pero una vez más, no será por los méritos que hacen para que así fuera.

Tema clave: “Inside out”

marco 75

Benjamin Booker – Benjamin Booker

Benjamin Booker - Benjamin Booker

A sus 22 años, el cantante y guitarrista originario de Tampa (Florida) Benjamin Brooker ha vivido el año más frenético de su vida. En apenas un año ha actuado en Lollapalooza, se ha dejado ver en el show de Letterman, ha sido el telonero de Jack White en su último tour, y ha firmado su primer contrato discográfico con un sello. Ahora redondea su meteórico ascenso con este prometedor debut discográfico encuadrado en el garage de raíces soul y blueseras.

Este es un disco encuadrado en la mejor tradición del garage-rock norteamericano. Brooker se empapa de los sabores genuinos del blues, el soul y el garage, se contagia del espíritu musical del Nueva Orleans donde reside,  y canaliza todo ello, a través de una fuerza motora propia de un joven en tan tierna e inmortal edad,  en un sonido vitaminado, intenso y demoledor. Un tema como el irresistible “Violent Shiver”, con la que el disco te da la primera sacudida a la primera ocasión, es la mejor muestra de esta fuerza centrífuga inagotable, capaz de mover placas tectónicas a su paso, y de contagiarte con el espíritu jovial e intrépido de su principal artífice. Percusiones furiosas, guitarras estridentes, riffs garajeros, la atinada producción de Andrija Tokic (quien ha trabajado con artistas afines como los Alabama Shakes o Hurray for the Riff Raff), la voz raspada del propio Brooker combinada con sus alaridos salvajes son los principales reclamos con los que Brooker llama a las puertas de la órbita rock norteamericana. Sonado debut de un cachorro talentoso y furioso al que se tendrá que atar muy de corto.

Tema clave: “Violent Shiver” 

marco 75

Bear In Heaven – Time Is Over One Day Old

Bear in heaven - Time is over one day old

Sin causar demasiado alboroto, lo que les ha permitido permanecer inalterables en la escena independiente, la banda de Brooklyn cumple 10 años en activo con la publicación de Time is over one day old. Un cuarto trabajo que potencia ese condimento evocador al que recurre un sonido fraguado desde la combinación de guitarras lánguidas y una electrónica de mínimas pulsaciones.

Un trabajo de carácter introspectivo que parece reseguir el skyline y los estados de ánimo a los que te aboca la ciudad que les da cobijo. En ese sentido, el hit del LP, un “Time Between”, que dibuja un fascinante tour por el nightlife de Nueva York es una clara muestra de ese alto componente evocador que contiene su música. Si en “Time Between” el efecto es más contagioso y eufórico, no le queda atrás un “Autumm” con percusiones arrolladoras, coros mortecinos, ritmo  galopante y esos arreglos psicodélicos. Sin embargo en “If I were to lie” introducen un groove muy en la línea de la casa DFA, un encubrimiento electrónico que le sienta de maravilla a esta composición de tempo medio. Y en “They Dream” se atreven a medir sus fuerzas de pop de matices electrónicos con el ambient espacial y la R&B más nocturna y sofisticada. El resultado es más que admirable. Sorprenden de nuevo con la capa psicodélica y añeja que recubre “The Sun and the moon and The Stars”. Rock relentecido, electrónica minimalista, voces sedosas, melodías efectivas, aproximaciones ambient se entrecruzan en la mayor parte de cortes que componen su lote. Es un álbum al que hay que adentrarse con los sentidos bien dispuestos, la mente liberada y al que hay que dejar reposar para celebrar en su máxima intensidad. Cuando se consigue ello, uno descubrirá que los neoyorquinos han conseguido sacar la máxima expresividad emocional con la mínima expresión instrumental y vocal, y eso es un mérito al alcance de unos pocos.

Tema clave: “Time between”

marco 75

The Crazy World of Arthur Brown – Zim Zam Zim

Arthur Brown Zim Zam Zim

Arthur Brown siempre ha sido un espécimen inclasificable dentro la fauna psicodélica surgida a finales de los 60’s en Inglaterra. Extravagante, majareta, de conexiones espirituales, imprevisible, de carrera errática, y un verdadero pirómano sobre el escenario. Cualquiera que haya asistido a un concierto suyo o que lo haya visto de cerca tendrá en su cabeza la imagen de un lunático pasado de ácido. Nadie duda de sus experimentos con las drogas, pero a sus 72 años, probablemente sea una etapa que haya dejado atrás. Ahora, tras casi diez años de silencio, regresa dispuesto a seguir prendiendo la mecha con un nuevo trabajo discográfico, Zim Zam Zim (Bronzerat Records).

En él el inglés preserva su sonido marciano, su componente teatral, sus afecciones exageradas y descontroladas. Y regresa a él en su papel de criatura del infierno, pero sin las mismas reservas de azufre, ni la fogosidad de antaño. Sin embargo Brown consigue mantener prácticamente intacto su grave tono vocal, afectado y teatral. Ahora el aditivo psicodélico se ha reducido, y se permite condimentar este viaje astronómico y espiritual con trazos de blues y jazz. Hay una notoria presencia de instrumentos de viento, de guitarra acústica, de sonidos de origen inclasificable, de samplers sonsacados de la naturaleza. Un popurrí de sonidos que parece el fiel reflejo de la mente de su autor, especialmente en temas como “Muscle of love”. También los saltos de estilo y tono, en “Jungle Fever”, por ejemplo, mimetiza en Tom Waits en una estructura instrumental de blues clásico o “Ligth your Light”, que pasa por una balada que podría haber compuesto Warren Zevon, subrayan la esquizofrenia musical que padece su máximo artífice. Aunque no siempre el resultado es el deseado, hay ciertas partes irregulares que echan en falta la presencia de un producto más hábil dando mayor cohesión al conjunto, o presentando arreglos más acordes al sonido anelado. Zim Zam Zim no llega al nivel del fabuloso debut discográfico de Arthur Brown, The Crazy World of Arthur Brown. Porque de hecho es un trabajo que no busca estarlo, que no está tan preocupado por mirar al glorioso pasado. Brown hace esfuerzos para adaptar su inconexo, extraño y alucinado mundo a los nuevos tiempos, a dejarse llevar por nuevas corrientes, y sorprendentemente, el resultado es más que óptimo en varias de las paradas de este disco. Y todo ello sin perder la personalidad que lo hace inimitable.

Tema clave: “Want to love”

7

Woman’s Hour – Conversations

Woman's Hour - Conversation

Otros recién llegados en el mes de agosto es esta banda de cuatro componentes formada en Londres. De ellos supimos por primera vez cuando la BBC lo puso en su radar de bandas a seguir en este 2014. Ahora nos llega su primer esfuerzo en largo con este Conversation editado por Secretly Canadian, y en la que la formación sigue adherida a ese pop preciosista, de formas suaves y lánguidas con el que se dieron a conocer meses atrás.

Su música se apoya en la suave y acariciante voz de su cantante Fiona Burguess, que como varios solistas y bandas de la actualidad, parece absorber el aliento de Sade. De sus cuerdas vocales sale un oleaje emocional al que los otros tres miembros del grupo acoplan reposadas líneas de teclados, bajo y guitarra, creando un harmonioso y temperado sonido con el que endulzan la corteza del oyente. Lo suyo es un pop de impulsos tímidos, equilibrados, y contenidos, con coqueteos al R&B, y en el que sobresale la dulce voz de su cantante. Entre el lote brillan con luz propia temas que ya habían salido a la superficie, es el caso de la gema “The Darkest hour”, “Her Ghost” o “In Stillness We Remain” . La música de Woman’s hour encuentra puntos de conexión con el sonido de otras bandas inglesas ubicadas en la misma órbita, como es el caso, de Still Corners, Daughter o incluso algún rasgo de The XX. Por el momento han sabido desmarcarse con rasgos de personalidad propia para fortuna del oyente, veremos cómo evolucionan en los trabajos que seguirán.

Tema clave: “The Darkest Hour”

7

The Raveonettes – Pe’ahi

The Raveonettes - Pe'ahi

El dúo danés The Raveonettes regresan dos años después de “Observator”, con este nuevo trabajado discográfico bautizado como Pe’ahi. En él dan rienda suelta a un apreciado combinado de dream pop, sonidos psicodélicos y noise pop, ofreciendo un sonido que mezcla con naturalidad, y ofreciendo un resultado depurado, las constantes vitales de la banda nórdica en sus inicios con el cambio de orientación tomado a partir del principio de esta década.

Dos facetas, la de la garra noise, con alaridos de guitarras estridentes, y la más sintética y atmosférica, apoyada en sintetizadores y preocupada por embalsar beats y ritmos para las hermosas melodías, que conjugan a la perfección a lo largo de todo el lote. A resultas además de crear un estado de ánimo, el melancólico, que rezuma entre las composiciones, y termina por encandilar al oyente más dispuesto. Sobresalen en estos escasos 36 minutos de travesía placentera, kármica, y nostálgica, temas como el glorioso “Killer in the street”, donde el ánimo bascula entre el temperamento noise y cierta nocturnidad,  la rabia descontrolada de unos My Bloody Valentine capturada en “Sisters” , o la melodía pop adictiva bañada en capas de distorsión de “A hell below”, un último remojón de melancolía y nocturnidad que llega con “When night is almost done” o “Summer ends”, donde se vuelven a repetir esas capas de distorsión tan al gusto de unos Crystal Castles. De hecho resulta complicado buscar un tema desechable en un disco que presenta una de las mejores versiones del dúo nórdico.

Tema clave: “Killer in the street”

8


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.