Crítica DiscoHip-hopRockSoul

Novedades discográficas diciembre 2011

posted by KeithModMoon 8 diciembre, 2011 0 comments

The Roots – Undun

Disco del mes

La banda norteamericana The Roots se ganó con su penúltimo disco (How I Got Over) un puesto privilegiado en la lista de esta casa creada para recoger los mejores trabajos publicados en el 2010. Apenas un año después, regresa con un nuevo título bajo el brazo bautizado con el nombre de Undun. Para construir esta nueva entrega han partido de una inusual inspiración, la vida ficticia de Redford Stephens, un pandillero neoyorquino arrastrado hacía un desenlace trágico por culpa del tráfico de drogas.

Con su treceavo álbum de estudio, la crew de Philadelphia demuestra un apetito voraz para superarse a sí misma. Con Undun vuelven a planchar un trabajo admirable, digno de volver a filtrarse en las listas de lo mejor del año, y lo logra salpicando los oídos con fuego cruzado a base de neo-soul elegante, aroma funky old skool, y hip-hop con garra, de regusto maduro y sofisticado.  Todo bien regado por una producción exquisita y por unos acompañamientos vocales que desenredarán matas de pelo. El resultado es un trabajo mayúsculo e inspirador, que hará enloquecer las neuronas de los gourmets de la música negra mediante un ajuste de influencias, elementos, y ritmos asombroso. The Roots siguen a lo suyo andando por una senda imparable, y con Undun nos hacen despedir el año a lo grande.

Tema Clave: “The OtherSide”

8,5

Nneka – Soul is heavy

La nigeriana afincada en Alemania Nneka ya tiene en la calle la continuación del aplaudido Concret Jungle. La cantante sigue lanzando sus proclamas políticas desde las mismas coordenadas sonoras que en anteriores trabajos. En Soul is heavy se sigue respirando afro-beat, reggae, hip-hop, y R&B, pero el efecto no es igual de alentador que en el LP que lo precede.

El discurso de Nneka pierde aquí algo de intensidad, parece como que la joven talento nigeriana haya optado por acomodarse a su fórmula. Pese a las lustrosas colaboraciones (Ms. Dynamite y Black Thought de The roots en dos de los mejores cortes de todo el álbum), Soul is heavy sufre durante el trayecto la repetición, algunos arreglos caducos, y cierta desgana. Alcanza los mejores puertos cuando abraza los sonidos tribales y autóctonos africanos, y los peores cuando Nneka intenta aproximarse a una Tracy Champan de ropaje R&B, en modo meloso y espiritual (“J”). No es un mal disco, pero sí una decepción viniendo de este precioso diamante africano.

Tema Clave: “God knows why”

6

Drake – Take Care

Tras las buenas maneras apuntadas en su debut Thank Me Later, el canadiense Drake regresa con su segundo trabajo de estudio. En Take Care el cantante aparta su ego, la mirada reflexiva a su éxito repentino para destapar un corazón lloroso, para mostrarnos su aspecto más desolado. Y lo lleva a cabo rodeado por invitados de lujo: Jaime XX en tareas de producción, Andre 300, The Weeknd, Rihanna, Nicki Minaj, Lil Wayne, Rick Ross.

Quizás el aspecto más atrevido y llamativo de este LP es ver cómo la polaridad que desempeña Drake como MC y cantante R&B no acaba por destrozar los cabezales de los tocadiscos. La escucha de su voz seductora con intervalos de rimas punzantes cuaja en general de forma bastante satisfactoria hasta llegar al tramo final, donde el sonido queda atrapado en una sustancia empalagosa. Pese a que el disco es una declaración sentimental eminentemente urban y R&B, hay lugar para destellos de chicha bass, de hip-hop mainstream, de neo-soul delicado, y eso aporta profundidad y frescura a los 18 cortes del álbum. Se percibe con notoriedad, y buen ajuste, en temas como “Take Care”, con producción de Jaime XX y Rihanna poniendo la voz, y con samplers del malogrado Gill Scott-Heron. Take Care no es un trabajo brillante, pero sí que supone una declaración de principios de su artífice para reivindicarse dentro del soft hip-hop como un músico válido que no se debe arrugar ni ante los compañeros de reparto que lo vean como un moñarron, ni ante la lluvia de dólares que le caigan por las ventas masivas de este trabajo.

Tema Clave: “Headlines”

Tom Waits – Bad as me

Sietes eternos años han tenido que pasar para que la voz tabernera más castigada y profunda, los bronquios ahogados en litros de ron, coñac y whisky, volvieran a escupir notas. Bad as Me es el lanzamiento que vuelve a poner sobre la palestra uno de los cantantes más genuinos y auténticos de la superficie terrestre. Este largo intervalo entre Real gone (2004) y el disco que aquí nos ocupa han servido para dar forma a un disco contundente, sólido, sin apenas estridencias palpables, y que demuestran una vez más la singularidad incorrupta de este artista inimitable.

En este álbum volvemos a encontrar un Waits que oscila con comodidad entre la balada para el amanecer post etílico y el desmadre salvaje en plena faena tabernaria. No hay un patrón claro que sirva de espina dorsal en el disco, es simplemente admirar la capacidad esponjosa de su artista para absorber toda la gama de referencias: jazz, gospel, blues, cabaret, y enderezarlas en unas composiciones asombrosas y únicas. Que en el caso de “Chicago” sirven para ponerte en situación con un azote contundente, que en “Talking at the same time” absorben gotas dylanianas, que en “Get lost” se mueven por terrenos inundados del Nueva Orleans que vive por el jazz, que en “Bad as Me” coge tintes incendiarios y diabólicos, y que en “Hell Broke Luce” disponen el ejercicio de una danza macabra. En definitiva el de la voz casacada e inconfundible vuelve a demostrar que es tan excelente como músico que como cantante y letrista, si bien aquí también cede parcela a colaboradores de lujo como las de Keith Richards, Marc Ribot o David Hidago, planchando un disco que supone un acontecimiento sonoro para todos los apasionados del sonido con olor a barrena. Tom Waits sigue a lo suyo, atemporal por la vida.

Tema Clave: “Bad as me”

8

Roots Manuva – 4everevolution

Rodney Smith lleva años paseando por las calles del sur de Londres con el pseudónimo de Roots Manuva y lanzando sus molotov cargados de dancehall, hip-hop, raices de dub y ragga, y consignas críticas de carácter socio-político. El artista londinense saca ahora el disco 4everevolution vestido con un ropaje algo distinto al que nos tenía acostumbrados.

Y es que Smith con este disco parece haber tomado la Northern line en el sur con dirección norte para dejar atrás la orilla sur del Thamesis. Su sonido se ha desprendido de la oscuridad mal oliente del underground londinense, del asfalto carcomido de Brixton para adentrarse en espacios más iluminados y accesibles, aptos para un abanico de público más amplio. No es que haya un reset de sus raíces y sonido, no es que se haya arrugado ante el status quo (son 39 años a sus espaldas como para ablandar su postura, de hecho sigue sacando sus afilados cuchillos para rendir cuentas con el gobierno y los problemas sociales), pero el añadido de capas de producción limpias, los coqueteos con el dubstep de radio formula, el grime, el disco u otros sonidos más propios de una discoteca de Picadilly Circus que de un mugrienta warehouse del sur de Londres, provocan que el impacto neuronal que produce su discurso se haya suavizado. Rodney no renuncia a él mismo, mantiene su voluptuosa e imponente voz, y el espíritu combativo sigue con él, pero se acerca a otros rapper british como Dizzee Rascal o Mike Skinner, quienes han cosechado el éxito que a él siempre se le ha denegado. Quizás 4everevolution sirva para cambiar eso…méritos para lograrlo hace tiempo que los hizo.

Tema Clave: Skid Valley

7

Boots Electric – Honkey Kong

“It’s easier without complexity”. Lo proclama solo arrancar el álbum con la contagiosa “Complexity”, a partir de ese momento ya estaremos listos para calzarnos un suéter hortera que ponga DIY, una cinta en la cabeza de color amarillo chillón, una chupa de cuero grasienta, unos zapatos de tacón posh, un bigote gayer, y salir a correr sin complejos por las calles de cualquier gran ciudad. Esto es más o menos la propuesta de Jesse “The Devil” Huges bajo el alias de Boots Electric, y Honkey Kong es su eléctrico debut.

La coctelera vitaminada que sirve este músico resulta de lo más variopinta. Hay en ella mucha marca del sello DFA dirigido por James Murphy, pero también asoman con valentía a lo largo de los diez intensos cortes gotas del electro pop mas desenfrenado, Glam ochentero, la ELO renegada del rock sinfónico de finales de los 70’s, y otras energías renovadoras para el espíritu y el cuerpo. Mucho beat desengrasante de caderas y sintes seductores para este ocioso primer LP. Es un disco algo hortera, algo descabellado e irreverente, pero tan atractivo para soltar melena y mover el culo, que no podía pasar por alto en la última lista del año si queremos despedir una mierda de año con estímulos revitalizantes.

Tema Clave: Complexity

7


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.