Crítica DiscoHip-hopIndiePopRock

Novedades discográficas enero de 2017

posted by KeithModMoon 26 enero, 2017 0 comments
Talisco – Capitol Vision

Talisco capitol vision

El francés Jerome Amandi impulsa su conquista hacia mayores audiencias con un segundo trabajo que es en sí un reflejo de su inmersión en tierras californianas. Un trabajo fraguado durante su estancia de tres años en un Los Ángeles que adquirió carácter de campamento base para impulsar un pop electrónico de melodías infecciosas que se acoplan al esqueleto y no se desenganchan hasta entrar en la pista de baile. Con la ayuda del afamado ingeniero de sonido Jaycen Joshua, el artista francés ha conseguido redondear un sonido más pletórico.

11 temas de ese pop juvenil de riffs despreocupados cubiertos por una capa de sintetizadores pegadizos forman la columna vertebral del sonido de Capitol Vision. Un disco que emulsiona el pop vitamínico de Passion Pit (“Shadows”), el folk electrónico de unos Crystal Fighters, o incluso el brebaje que preparan Edward Sharpe and the Magnetic Fields (Stay (Before the pictures fades)”. Una fórmula simplificada, de efecto inmediato, pero ejecutada sin estridencias, con un enfoque claro y plenamente efectivo como evidencia el bamboleo de cuerpo y cabeza durante la escucha de temas tan irresistibles como “Thousand Suns”, “Monsters and Black Stones” o “Shadows”.

Tema clave: “Thousand Suns”

7

Loyle Carner – Yesterday’s Gone

Loyle Carner Yesterday's gone

Tras encumbrarlo en esta destilería como una de las voces más prometedoras del curso musical entrante, también señalamos la celeridad con el que los melómanos podrían ponderar su potencial. Veinte días después del arranque del año Loyle Carner se desvirga en el formato largo con este trabajo que señala el advenimiento de un talento genuino en el panorama del UK rap. Un joven de 22 años que en el primer intento destapa una madurez instrumental inusitada, apoyada por letras diametralmente opuestas a los malos hábitos que reflejan las del rap dominante.

Este chaval del sur de Londres menos castigado entra en el circuito internacional con fuerza, la que le llega impulsada por moverse entre corrientes sofisticadas y elegantes que recuperan un savoir faire muy poco de nuestros días. Injerencias jazz, del rap noventero anti-gangsta, y un gospel, que por momentos (muy contados, pero ahí está “Isle of Arran” como vela visible), lo acercan al Kanye West de los primeros andares. Aunque a Carner ya se le ve una actitud, tanto en lo personal con la imagen que proyecta, como en lo instrumental, mucho más humilde y serena. La que respira una narrativa comprometida, arraigada a la familia y allegados. Aunque lo más notorio y encomiable es su prontitud y criterio para dar con un molde instrumental, que varía, con aproximaciones dispares a otros géneros, pero que encuentra siempre un ajuste muy ceñido.

Tema clave: “Isle of Arran”

7

The XX – I See You

the xx i see you

También ha resultado madrugador uno de los lanzamientos más esperados de la nueva temporada musical. Días atrás se desveló el perseguido tercer trabajo de una de las bandas insignia y consolidadas que quedan del segundo oleaje indie del siglo presente. Proyecto en el que Romy, Oliver y Jamie siguen abriendo en canal sus interioridades emocionales para dejarlas abrigar con sonoridades cada vez más expansivas (la orquestación en ciertos cortes, por ejemplo) que amplían su radio de acción sin perder esa identidad que marcaron en los libros del indie con el primer fogonazo lanzado en 2009 (XX). Un trabajo que por condimentos y envoltorios instrumentales absorbe su lugar de producción (Marfa, Texas,) pero que por tono, líricas y ánimo sigue remitiendo a calles encharcadas, repisas húmedas, corazones rotos apoyado en cristales vaporosos y una nocturnidad de solitud hogareña.

El nuevo trabajo del trío de londinense se beneficia de las inquietudes extra-banda de Jamie XX. Su ascenso meteórico en la escena electrónica internacional queda cada vez más dispuesto en la base instrumental que utilizan las dos voces para descargar su alientos sentimentales y existenciales mientras el alquimista sonoro de la banda dispara los ritmos con metralla house y dance. Un juego de contrastes entre ritmo eufóricos y tonos alicaídos que ha sido una constante desde el segundo trabajo y que aquí vuelven a reproducirse bajo una pauta perceptible y disfrutable. Ahí están por ejemplo “I dare You, el single “On Hold”, o la monumental pieza de arranque “Dangerous”. Aunque la huella del productor es cada vez más reseguible, ésta siempre está controlada, supeditada al latido conjunto de los tres componentes. Consiguiendo un refinado y preciosos equilibrio de fuerzas que da esa pasta compacta y sólida que los siguen distinguiendo entre sus coetáneos. No es este un  disco de inspiración ni alivio inmediato. Es un caldo que hay que dejar reposar para que su composición se aclare, el color se atempere, y el sabor crezca tras varias vueltas por el paladar. Siguiendo estas indicaciones, resulta un disco para recurrir sin moderación en los días más crudos del invierno y más allá.

Tema clave: “A Violent Noise”

marco 75

 

Rufus T. Firefly – Magnolia

Rufus t. firefly -magnolia

Se tiende a vanagloriar el producto extranjero por encima de lo normal, menospreciando lo que se tiene a tiro de piedra. Una práctica humana largamente extendida y arrastrada (en esta misma sección ocurre con asiduidad). Sin embargo, muchas veces el producto autóctono tiene poco que envidiar al foráneo. La última prueba nos llega desde Aranjuez, con una banda que tras diez años de trayectoria parece haber dado con la tecla exacta para extender su estela musical y abrillantar todo el  territorio español a su paso. Con unas marcas sonoras distinguibles, este trío aúna un poderoso pulso instrumental con unas letras vividas que se escapan de la pauta generalista para abrazar simbologías y metáforas, que sin ser reveladoras, sí que denotan un esfuerzo lírico por encima de la media.

El quinto disco de los madrileños es un muy estimable esfuerzo de un rock musculoso, fortalecido a través de riffs contundentes, pinceladas lisérgicas, y detalles en la producción que expanden un rock de hormigón que en lugar del impacto directo, penetra capas más profundas gracias a la armonía vocal de unas letras trenzadas por la inspiración y por el intrusismo estomacal de las melodías. Bajo una paleta referencial muy identificable: con la brújula señalando el Currents de Tame Impala, pero también con reflejos de Radiohead (“Cisne Negro”), Fujiya & Miyagi y el krautrock de enfoque moderno, y dentro de nuestras fronteras Vetusta Morla, el cuarteto español logra dar con una masa sonora de alto empaque, pulida en todos sus flecos, y de efecto inmediato. En lo lírico se amparan, ya desde el propio título del disco, es una cinefilia que se antoja importante. Desde títulos de películas hasta personajes o adaptaciones sui generis, aunque el sustrato literario va más allá del cine, y combina los territorios íntimos reproducidos a gran escala o territorios alejados del centro gravitacional de la tierra, más propios de Yes, otra banda que podría ser una de las referencias presentes. Todo el conjunto trasluce como un modélico ejemplo de rock alternativo alimetando por corriente subterráneas sinfónicas, progresivas y lisérgicas que dotan de aire un sujeto de alta capacidad pulmonar, pocas veces avistado en el panorama español.

Tema clave: “Río Wolf”

marco 75

London O’Connor – O∆

Disco del mes

London O'Connor

 

Este joven músico decidió alejarse de su zona de confort en su natal Southern California para cargar la mochila de experiencia en la hostil Nueva York en una temporada de sofás mugrientos y suelos helados que de algún poco cristalizó en este primera estampa discográfica. Un trabajo autoeditado y lanzado por Soundcloud que a mitades del próximo mes encontrará salida física y de plataformas de streaming. Esfuerzo que descubre a un nuevo talento singular, que a través de un pop que aspira influencias intergenéricas, aporta una bocanada de aire fresco en tiempos de crisis.

Este disco funciona como un testimonio sonoro de evocación visual de esa experiencia dura pero vitalmente enriquecedora en el Nueva York de hoy en día. Con una rica producción propia, y en un modo confesional, London O’Connor descubre su talento musical en lo que parece un conference call entre Blood Orange como la voz principal, la electrónica melancólica de LCD Soundsystem (“Steal”), Porches aportando la pátina emocional,  y Young Fathers la rabia percusiva (ahí está “Oatmeal” que parece robada al combo escocés). O’Connor deja impreso sus personalidades y sus contradicciones en un amalgama de tonos y colores dispares. Ese manifiesto de odio y frustración camuflado en pop efervescete que es “Guts”, la carta de amor entristecida de “Love Song”, o el lamento épico de “Survive”. Desde el calor íntimo, desde la exposición extrovertida, bajo ritmos acelerados o adormecidos, con una pegada minimalista o grandilocuente, rapeando o arrastrando las sílabas, London O’Connor sabe como saltarse cualquier barrera de contención a la hora de penetrar  y establecerse en los oídos del respetable.

Tema clave: “Oatmeal”

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.