Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndiePopRock

Novedades discográficas febrero 2014

posted by KeithModMoon 20 febrero, 2014 0 comments
Young Fathers – DEAD

Young fathers dead

No es una tarea sencilla describir la música que embalsa este trío asentado en Edimburgo. Sangre liberiana, escocesa y nigeriana corre por las entrañas de esta formación, y esto se traduce en un versátil amalgama musical que bebe del rap con tonalidades africanas, el dark gospel, el R&B e incluso del soul. Tras publicar un mixtape, y un primer álbum, publican DEAD, un segundo con el que amenazan salir de las catacumbas del underground escocés.

Un centrifugado de brebajes silvestres y exóticos, que salta a la caza de las neuronas del oyente desde el primer instante. En su última tentativa se aprecia una abertura hacía sonoridades soul, con más apego por las melodías, y los ritmos frenéticos, sin por ello, abandonar ese componente más salvaje, más oscuro e indomesticado, esa garra tribal de un corazón africano persiste a los envites souleros y R&B, o los coros gospel. Pero precisamente es en su mezcla, en la yuxtaposición inédita, o como mínimo, insólita, cuando los tres sacan sus mayores réditos. Es el caso por ejemplo, de la superlativa “LOW”, de la muy TV on the radio “Get Up”, ese canto gospeliano de guerra que parece señalar “Hangman”, o ese ritual demoníaco que parece describir un “I’ve arrived” con el que cierra el disco. Lo que aquí nos trae Young Fathers es un universo sonoro inexplorado, que aúna lo mejor de varios mundos, y de su unión uno no sale rebotado, al contrario, es absorbido con la boca abierta. Esperemos que su sonido se siga moviendo entre las capas más oscuras, entre los callejones de Edimburgo donde flotan los espíritus ancestrales del hombre.

Tema clave: “LOW”

8

 

Temples – Sun Structures

Temples - Sun Structures

Con demasiada frecuencia se incurre en el error de agrupar bajo la etiqueta de la psicodelia a cualquier banda de aromas retro nostálgicos. La última en caer en  en esa distinción es Temples, formación inglesa que irrumpe en el mercado con su prometedor debut, Sun Structures.

Si bien es verdad la relevancia que adquiere el componente vintage en la música de este cuarteto, también es verdad que hay un esfuerzo evidente para tender un puente entre el sonido de los 60’s y el tiempo presente. Una línea recorrida por otros coetáneos, Tame Impala, The Horrors, o incluso los Arctic Monkeys, y más alejada de la mirada más purista de unos Toy o de Jacco Gardner. Aquí la psicodelia se torna en una especie sazonadora que enriquece las composiciones. Pero en unas proporciones que respetan por igual el pop barroco, los arreglos instrumentales preciosistas de unos The Kinks o The Zombies, con el fervor melódico de unos Arctic Monkeys. Incluso en ciertos parajes parece aflorar la vena de un Alex Kapranos. La primera incursión discográfica de Temples moldea un trabajo a medio camino entre la diáspora lisérgica y el manto cálido de un pop a camino entre dos épocas. Parte de su habilidad estriba en poder mantener el tipo en ambas facetas y en aunar con ahínco y sin distorsión esas influencias. La mejor muestra de ello lo componen temas como “The Golden Throne”, “Shelter Song” o “Keep In The Dark”.

Tema clave: “Shelter Song”

8

CHAMPS – Down Like Gold

 Disco del mes

 

Down Like Gold

Explorar la basta geografía británica en búsqueda de paramos musicales puede convertirse en un caudaloso goce para el melómano. Más si uno da con propuestas tan embriagadoras como la de CHAMPS, capaces de hacerte caer bajo sus dominios a las primeras de cambio. De hecho este dúo formado por los hermanos Michael y David Champion, y asentado en la apacible Isla de Wight, empezó a agujerar las profundidades más recónditas de este corazón con solo un par de singles de adelanto: “Savannah” y “St. Peters”, esta última, desde su primera escucha, merecedora de ocupar los puestos más altos de las listas de fin de año. Ahora los buenos augurios se ven recompensados con la salida de su álbum debut, Down Like Gold, editado por la discográfica Play it again Sam.

El esfuerzo que tiene que hacer el oyente para trasladarse a los paisajes verdes, las brumas absorbentes y los porches húmedos que dibuja la música de estos recién llegados, resulta mínimo. Su música se mueve entre el pop bucólico y pastoral, de preciosos arreglos, melodías que se tornan acariciantes, y que en sus partes más inspiradas, recuerdan al trabajo de Pete and the Pirates. Mientras que por el otro lado no dudan en abrazar la píldora más euforizante, con guitarras más estridentes y percusiones firmes. Hay pistas de la banda de Thomas Sanders , pero también de otras bandas de nuevo cuño como The Vaccines o Fleet Foxes. Sin menospreciar la sombra de bandas y autores clásicos como Tom Petty, Neil Young o R.E.M. Hay en todo el disco una pulsión melancólica de tristeza glorificada, que riega los recovecos de sus diez cortes. Y que encuentra su mejor disposición, más allá de los singles mencionados, en ese salmo que parece salir de una iglesia de la campiña y que abre el disco, “Too bright to shine”,  o esos dejes corales tan Alt-j de la balada “Pretty much since last November”, o la celestial melodía de “Only a bullet knows where to run”. Un disco que rezuma sensibilidad y calidad por todos sus poros, convirtiendo en estos recién legados en una bendición de las fértiles tierras inglesas.

Tema clave: “St. Peters”

8

Neneh Cherry – Blank Project

Neneh Cherry - Blank Project

Blank Project es el trabajo discográfico que despierta a la cantante Neneh Cherry de un letargo de 19 años. La que fuera una de las voces del pop más populares de los años 90’s, vuelve para presentar material propio tras este largo silencio, y lo hace acompañada por el cotizado productor Four Tet.

Entre ambos construyen un fulgurante disco que aúna la visión de ambos artistas. Por un lado la cadencia hip-hopera, trip-hop y pop que caracterizó la carrera de la cantante sueca durante los años 90’s sigue teniendo su presencia destacada, pero aquí, la principal diferencia es el envoltorio perforante y contundente servido por Four Tet. Percusiones secas, instrumentos analógicos en batalla con las texturas digitales y ritmos duros para abrillantar una voz que mantiene todo su vigor, así como su faceta discursiva. Una Cherry abrazando ambientes más agresivos, texturas más pesadas e industriales, pero que la conectan de golpe con el mundo moderno, tras este despertar después de una larga criogenización.

Tema clave: “Blank Project”

marco 75

Wooky – Montjuïc

Wooky Montjuïc

El plantel de productores y Dijéis que despuntan en el campo de la electrónica con base en Barcelona sigue acrecentándose. El último diamante que pasa a engrosar esta nómina de artistas es el productor Abert Salinas. Tras presentarse en sociedad como Wooky en 2010 con el Ep The Ark, regresa cuatro años después para publicar su debut en formato largo, un Montjuïc que viene editado por el sello Spa.RK y que lo encarama a los puestos titulares del once ideal de la gran banda electrónica patria.

El primer Lp del artista catalán se enmarca en la IDM más aventajada, la que mima cada uno de los arreglos, de los recovecos y de la filigranas sonoras. Es fácil quedar envuelto de este micro universo sonoro por el que van surgiendo glitches, samplers, nubes ambientales y grabaciones de campo (voces lejanas, pájaros) Pero lejos de perderse en la inspirada masa sonora creada y de erigirse en un inquieto arqueólogo, Salinas se preocupa constantemente por una construcción rítmica ejemplar, con unos arreglos encantadores, y por endulzar los oídos de los oyentes a cada corte. Hay en todo su trabajo cierto halo a Orbital, al paisajismo ambient de Boards of Canada, o incluso a las capas superpuestas y los detalles minuciosos de Plaid. Un trabajo que destila mimo, criterio, perfección y amor por el trabajo desempeñado. Ejes que quedan insertados en la piel del que se acerca a la escucha.

Tema clave: “Inner Maristany”

8

 

Angel Olsen – Burn Your Fire For No Witness

Angel Olsen - Burrn your fire for no witness

Haciendo honor a su nombre artístico, esta cantante norteamericana saltó a la palestra en 2012 con Half Way Home. Ahora regresa con su sophomore album para reivindicarse como una de las voces más ricas de la escena folk. Burn Your Fire For No Witness es el compendio de composiciones con el que quiere expandir su valiosa voz y su rico sonido por latitudes más lejanas.

Sonará a tópico manido, pero exponerte a la voz de Olsen equivale a ser sacudido por dentro por un huracán de categoría 4. Su hechizo vocal se filtra por todas las composiciones del disco, llegando a clímax de belleza que paralizan el organismo:  como ese “Iota” o la celestial “Unfucktheworld”. Olsen maneja a la perfección un cambio de registro que la lleva a amantar frágiles melodías, de vestimenta minimalista, con presencia desnuda de su voz y el tenue rasgueo de las cuerdas de una guitarra, a azotes más eléctricos y punzantes, donde sobresale una labor de producción, de amplios espacios sonoros que en lugar de socavar su enorme tesoro vocal lo amplifican. Por instantes aflora la huella incalculable de Leonard Cohen, “White Fire”, la rabia guerrera de Patti Smith, la candidez de Sharon Van Etten o el tufo a polvo y nicotina de Cat Power. Un trabajo resplandeciente, conmovedor y sereno que se instala con fuerza en la mollera para codificar a su artífice como un nuevo ángel de la escena folk norteamericana.

Tema clave: “Unfucktheworld”

8

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.