Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndiePopRock

Novedades discográficas febrero 2019

posted by KeithModMoon 28 febrero, 2019 0 comments
Panda Bear – Buoys

Panda Bear Buoys

El más inquieto del colectivo animal retoma su carrera en solitario con un nuevo trabajo que lo acerca, y a la vez, lo aleja de ese sonido singular que lo caracteriza. Con Buoys renueva ilusiones mediante un giro de timón que lo acerca a sonoridades inesperadas, como la escena trap, y, especialmente el dub. Un sexto trabajo, de corto minutaje, que vuelve a revalorizar una de las voces más genuinas e inimitables del panorama weird-pop, y del pop sin acotaciones, de la escena contemporánea.

El nuevo esfuerzo de Noah Lennox parece conquistar nuevas parcelas, a priori, muy alejadas de su sonido troncal, pero sin perder ese color que lo convierte en una figura musical de entidad. Quizá logra mantener ese sello por vía de una voz que, pese al autotune, se mantiene distinguible, y aquí, más presente que nunca. Sin embargo, es la envoltura instrumental la que se esparce por nuevos territorios. El propio artista, en su entrevista con Guillermo Arenas en la Rockdelux de febrero, confesaba las complicidades con la arquitectura de sonido de gente como Mike Will Made o Metro Boomin. Aunque la principal y más llamativa seña del armazón sónico es un dub licuoso que parece reproducirse en todas las canciones del álbum. De forma muy evidente en la inicial “Dolphin”, pero también en “Crescendo”, “Master”, y “Token”, una pieza que podría formar parte perfectamente del catálogo de su banda madre, los Animal Collective.  El componente experimental y electrónico se reduce, casi hasta desaparecer, en “Inner Monologue”, una excepción de ese weird-folk de sus inicios. También destacan en el lote, la apreciable “Buoys” y “Cranked”. Un Lp que no resulta de adhesión inmediata, pero que debajo de sus pliegues y sus estructuras cíclicas y amorfas se esconden cuantiosos rayos de luz con capacidad evocadora y sugestiva.

Tema clave: “Token”

7

Methyl Ethel – Triage

Methyl Ethel triage

Methyl Ethel lo sustenta la masa gris de Jake Webb, un músico de Perth que para sus incursiones en las tablas del directo cuenta con cuatro músicos de apoyo. Habiendo pasado bastante desapercibido con sus anteriores trabajos (para la fauna melómana de estos lares, me refiero), el músico australiano prueba suerte con un cuatro trabajo que vuelve a posicionarlo directamente en ese vértice tan esponjoso donde el pop se aparea con repuntes de psicodelia.

Un pop que aligera su equipamiento de ornamentos, que rebusca en el armario de los ochenta y que preserva ese candor melancólico que caracteriza el sonido de este joven artista que compone y toca todos sus instrumentos a la hora de dar forma a sus creaciones sonoras. Las mismas que quedan condicionadas por un timbre vocal apegado al falsete y que generan ciertas dudas sobre su género. Aunque el mérito de todo el disco se encuentra en un remate pop sofisticado y brillante que acoraza los temas. Las melodías de “Real Tight”, “All the Elements” y “Ruiner” palpitan con luz propia. Ese sabor lisérgico de sus anteriores esfuerzos queda diluido en el nuevo lote, pero no pierde su sensibilidad y destreza para dar con estrofas centelleantes, de cierta cadencia alicaída y melancólica, ajustada a versos que tratan sobre la madurez y aquellas sensaciones que van quedando atrás en la línea temporal. Aunque en su interior, sigue prevaleciendo las estrofas y los ganchos pop, esos que le permiten a sus canciones quedar alojadas durante un tiempo considerable en el hipotálamo. “What About the 37º?” certifica ese impulso de difícil esquive para el oyente.

Tema clave: “What About the 37º?”

marco 75

Sleaford Mods – Eton Alive

Sleaford Mods Eton Alive

Lo dijo alto y claro Cesc Guimerà en el último “Disco bazar”: “Nos hacen falta más Jason Williamsons. Así, en general”.La irrupción y asentamiento de Sleaford Mods ha sido la claraboya de salvamento de la música saliente de la islas británicas. Si al demoledor altavoz del angst social inglés de los tiempos presentes se le añade como contexto el sismo del Brexit y sus inmediatas consecuencias, entonces la explosión resultante da algo tan tremebundo como Eton Alive, un nuevo LP cargado con los habituales embistes de rabia y desolación.

Sería difícil encontrar una banda – no ya en la escena actual, sino en la de la historia de la música – con el cargamento de bilis que almacenan en sus molares el dúo de Nottingham. Su aplastante post-punk escupido en ráfagas de rap-punk vuelve arder con motivo de la deriva populista de Europa y el callejón sin salida al que se ha abocado su país. Angustias y bajezas capturadas en la lírica de este LP con el que vuelven a morder a diestro y siniestro, a su vez, capturando como pocos los matices existenciales de la working class británica. Una carga ácida y acerada reforzada por el el torbellino sónico con las que la lanzan a sus oyentes. Las bases electrónicas simples de mínimas variaciones que diseña Andrew Fearn, y que tan idóneo cubículo representan para alojar  la carga vitriólica de su compañero de fátigas. Una fórmula demoledora de la que vuelven a sacar puntas de rabia y pesadumbre arrolladora en “O.B.C.T”, “Subtraction”, o la anfetamínica “Flipside”. La vis más cómica y sarcástica resurge con agudeza en “Kebab Spider” . Incluso sorprenden con derivas hacia lo melódico en “When You Come Up To Me” o “Firewall”. En definitiva otro trabajo cargado de mala leche y de una furia interna que potencia los mínimos y ajustados elementos musicales que componen el sonido de este incomparable dúo.

Tema clave:  “Flispide”

7

Cass McCombs – Tip of the Sphere

Disco del mes

Tip of the sphere Cass Mccombs

El esquivo y errante Cass McCombs regresa con un trabajo noble que lo confirma como uno de los cantautores más estimables del poblado continente americano. Y lo hace mediante un acercamiento enriquecido a ese perfil de músico entristecido pero rematado por una intensa calidez interna. Para su noveno álbum opta por ampliar las fronteras a las que ya se había acercado en carruajes folk, rock y americana. Una profundidad más caudalosa y una amplitud de miras estilística que le permite asimilar, sin descarrilar en el intento, la world music, brochazos de jazz, el rock aguerrido o el spoken word experimental.

Ese conglomerado absorbido por el tacto cálido y sensible del músico norteamericano transmuta en un embriagador viaje por espacios sonroso diversos y alejados. Así, por ejemplo, en “Absentee” se transfigura en Robert Wyatt bajo colchones jazzísticos, mientras que en “Real Life” parecen oírse ecos de Gene Clark en el horizonte. La incursión experimental alcanza su cenit en “American Canyon Sutra”, un spoken word bajo patrones electrónicos en loop donde arremete contra las políticas corporativas. Para cerrar, decide abrazar los sonidos más profundos y polvorientos de su país, un country y una americana con latigazos lisérgicos en la dilatada “Rounder”.  Un disco mayúsculo, que no entra de primeras, pero que a la segunda o a la tercera escucha, cuando la coherencia admirable entre parajes sonoros tan separados e inconexos adquiere forma compacta, es cuando alcanza su mayor esplendor.

Tema clave: “Sleeping Volcanoes”

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.