ElectrónicaHip-hopIndieLong drinksPopRock

Novedades discográficas junio 2015

posted by KeithModMoon 23 junio, 2015 0 comments
SOAK – Before we forgot how to dream

SOAK Before we forgot how to dream

Tras seguir sus pasos desde que su voz se asomara por primera vez desde el caparazón con apenas 15 años, la músico Bridie Monts-Watson ha ido ganando entidad dentro y fuera de los escenarios. Han pasado tres años hasta esta graduación que le llega con la publicación de su primer larga durada, Before we forgot how to dream. Tres temporadas en las que hemos sido testigos del proceso de crecimiento de una chica, pero también de la maduración de una cantante cuyos primeros pasos musicales han estado muy bien dirigidos.

Y así lo demuestra este trabajo donde despliega de nuevo ese folk irradiado por una melancolía lacerante, levantado mediante una estructura musical minimalista – a veces le basta con su guitarra acústica-, y expulsado hasta otro nivel mediante ese poderoso tesoro vocal que guarda en el interior de ese cuerpo “Tomboy”, de apariencia frágil. Una madurez inusitada que no solo se focaliza en lo musical, sino en unas letras íntimas, con las que descubre las angustias de una adolescente un tanto excepcional. Música evocadora, emocional, de un pelaje acariciante que se filtra con extrema delicadez y dulzura por el oído del oyente durante 41 minutos más que remarcables, indiferentes al ser o no rookie, al ser o no una chica de tan solo 18 años.

Tema clave: “B a noBody” 

marco 75

Girlpool – Before the World Was Big

Girlpool - Before the World Was Big

Girlpool lo configuran dos chicas que han emprendido un viaje de ida desde su soleada California hacia Philadelphia, donde andan instaladas. Harmony Tividad y Cleo Tucker, dos jóvenes alrededor de la veintena que descubren en su primer trabajo de larga durada un cancionero personal, donde vuelcan las angustias y los problemas propios de esa tierna edad donde el amor es moldeado aún con cierta inocencia, en la que los mensajes en el móvil, o la ilusión -o tristeza- de recibirlos,  bombean intensamente de sangre azucarada la aorta.

Una opera prima que sirve para situarlas en el mapa del punk lo-fi norteamericano. Con guitarra, bajo y voz tienen de sobra para entregar diez canciones breves, concisas, directas y despobladas prácticamente de producción y arreglos. Un estilo DIY que encuentra su mejor salida en caramelos como “Ideal World” o la canción que da nombre al álbum. Canciones breves pero rellenas de vitalidad, de cierta inocencia empática, de un discurso que seduce por su sinceridad, inmediatez, y la falta de ostentación.

Tema clave: “Before the World Was Big” 

7

Jamie XX – In colour

Disco del mes

Jamie XX - In Colour

El productor londinense Jamie Smith se ha convertido en santo y seña de la electrónica contemporánea. Ya sea cuando invierte su tiempo propulsando beats con The XX, o bien cuando se desmarca en solitario como Jamie XX, productor, remezclador y Dj electrizante. Tras aceptar por encargo la misión de remezclar alguna de las gemas del soulman Gill Scott-Heron en We’re New Here, edita cuatro años después su debut discográfico con temas 100% propios. Un In colour que lo sitúa directamente en la avanzadilla de los productores electrónicos.

Como las pistas que fue soltando previamente con singles que finalmente no se han incluido en el disco, – el tremendo “All Under One Roof Raving” – , como los que sí – un “Loud Places” destinado a ocupar lo más alto de las listas del año -, el productor londinense ya fue demostrando la mano de santo que tiene a la hora de juntar melodías adherentes, inspiradoras, con atmósferas marcadas por las formas elegantes, sensuales y sofisticadas. Lo que consigue a través del disco es transportar al oyente hacia los estados de ánimo extiásicos y reconfortantes de la pista de baile sin tener que pisarla, sudar, ni empaparse de sus olores, ni de amortiguar el beat grueso de garrafón. La suya es casi una recreación nostálgica de la música de baile, sin serlo. Aunque maneja ingredientes propios de la música de baile inglesa, se expande más allá mediante finas composiciones que abrazan otros estilos; hip-hop, ragga y soul en “I know there’s gonna be (Good Times)”, la neo-clásica “Rest is noise”, apoyado en todo momento en unas colaboraciones vocales que doblan la apuesta: Romy de The XX, Oliver Sim, Young Thug, Popcaan. El resultado es un agradable recorrido por los estados eufóricos de la música de baile más reciente sin necesidad de verse involucrados en su creación, todo queda en manos de este alquimista que con su fórmula mágica plancha uno de los discos más estimulantes de la electrónica del 2015.

Tema clave: “Loud Places” 

8

Vince Staples – Summertime ’06

Vince Staples - Summertime 06

La camada hiphopera sigue acogiendo a nuevos cachorros que llegan con hambre insaciable. La competencia en el mundillo es feroz, el rodillo sigue imparable su curso, y la renovación es constate, necesaria e impecable en la industria musical. Una de las últimas fieras en llegar responde al nombre de Vince Staples, quien ya llamara la atención hace cuatro años con un primer mixtape, y a quien ya reseguimos su pista el pasado año con la publicación de un prometedor primer EP, Hell Can Wait. Ahora con 22 años, el de California confirma las expectativas depositadas en él con este notable álbum debut, Summertime ’06.

Staples se encaja en la figura del gangsta rap con un discurso más calmado, conservador hasta cierto punto, no tan acentuado, pero al fin y al cabo, punzante y electrizante. Su lírica se preocupa en descubrir sus fechorías de niño malote, su ambición por amasar las máximas sumas de dinero, pero también tiene munición para asuntos de mayor trascendencia, como el racismo o la desigualdad. Unas rimas que se acolchan en unas bases densas, envolventes, atmosféricas, de percusiones contundentes y distorsión abundante. Una producción a cargo de figuras como Dj Dahi, Clams Casino y Christian Rich que lo acercan, con un acabado más simple, menos recargado y con un discurso conceptual menos complejo, a Kendrick Lamar. En definitiva, éste es un trabajo de confirmación de un chaval que está llamado a protagonizar grandes hazañas dentro de la selva del rap estadounidense.

Tema clave: “Señorita”

marco 75

Algiers – Algiers

Algiers - Algiers

Trío de Atlanta, Georgia con base de operaciones a medio camino entre Londres y Nueva York. Con este álbum homónimo dan el primer toque de atención en el concurrido panorama musical mediante un gospel rock retorcido, oscuro, endemoniado y visceral, que tan bien hubiera encajado en los títulos de crédito  de True Detective.

Algiers sería la banda sonora perfecta a la primera temporada de True Detective, el marco sonoro para describir la lucha entre el bien y el mal, la luz y la oscuridad. Elementos que parecen sobrevolar en la música de esta interesante llegada de Georgia. Escupitajos etílicos que apestan a bourbon y blasfemia salen a flote en los cortes de este preciado lote de dark gospel, rockabilly e incluso melodías sintéticas ochenteras. Una interpretación teatral, propia de un predicador jugando con cerillas encuentra su mejor dispositivo en los beats oscuros y dinámicos, las percusiones aceleradas y las guitarras que chillan y se retuercen en esta atmósfera de pecados luminosos, de inspiración surgida desde la oscuridad. Estimulante llegada, que mezcla ingredientes, a priori, no compatibles, pero que saca enormes réditos con ellos, a veces incluso consiguiendo una sustancia novedosa altamente encomiable: “Irony. Utility. Pretetxt.” . La música de Algiers recuerda a los alaridos resonantes y bíblicos de Daughn Gibson, o un Nick Cave algo más domado, pasados por la batidora de ritmo de Suicide.

Tema clave: “Irony. Utility. Pretext”

marco 75

A$AP Rocky – At.Long.Last.A$AP

A$AP Rocky - At Long Last ASAP

El rapero neoyorquino, a sus 26 tacos, busca hacerse, si no lo ha hecho ya, con el trono algo desatendido del hip-hop de la costa este. En su intento por proclamarse cabecilla de la zona llega un tercer esfuerzo que lo debería de acercar a conseguir ese objetivo. Un At.Long.Last.A$AP donde expande, madura y sofistica su sonido.

En su último trabajo, A$AP Rocky aplaca la furia y la rabia inherentes a su edad, condición social y etnia. Se aleja con éste del asfalto hirviendo de las calles de Harlem para acomodarse en el estudio donde da con un envoltorio más laborioso, más sofisticado y ambicioso. El rapero neoyorquino da un salto de calidad, ampliando sus miras estilísticas, rodeándose de colaboraciones, a priori, incompatibles, o como mínimo, sorprendentes – ahí está por ejemplo el fabuloso “Everyday” con Rod Stewart y Mark Ronson. En definitiva introduce su sonido en un proceso de kanyewestacion, pero no con Yeezus en la mirilla, sino apuntando hacia el College Dropout, hacia el sampler de soul clásico más goloso, como encaje idóneo para dar rienda suelta a sus rimas y dejar constancia de su voz. Un trabajo que parece presentarnos a un A$AP más asentado y centrado tras su orgía de sizzurp, sexo y dólares…. a fin de cuentas, preocupado en dar la salida más elegante y madura a su rugido musical.

Tema clave: “Everyday feat. Rod Stewart, Miguel y Mark Ronson”

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.