Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndieJazzPopRock

Novedades discográficas mayo 2014

posted by KeithModMoon 15 mayo, 2014 0 comments
Lykke Li – I never learn

Disco del mes

Lykke Li I Never Learn

La deseada continuación del Wounded Ryhms que aupó a la cantante sueca en lo más alto de los charts y de las filias de la fauna indie, toma cuerpo en I never learn. Un tercer disco de estudio que mantiene las pulsaciones vitales del anterior y que sirve para confirmar a Lykke Li como una de las artistas pop más distinguidas de su generación.

Han pasado tres años de ese estallido mediático expuesto en portadas, bandas sonoras y remixes, pero la artista sueca afincada en Londres sigue preservando su afecto por ese pop cándido de estallidos melancólicos, destellos intimistas y letras que versan sobre el amor y sus castigos. Y lo que es más importante, sigue rugiendo ese volcán interno, salpicando al oyente con su lava emocional, arrastrándolo hasta su territorio para deleitarlo con sus encantos musicales. Se presenta en este disco una Lykke Li más dolida, más afectada, que navega por los claroscuros paralizando al oyente. Pese a la escasa duración, (lo único recriminable a esta obra) la artista nórdica sonsaca balas de largo alcance, es el caso de la superlativa “Gunshot” o ese “No rest for the wicked” elegido como single. Su único tropiezo es esa balada empapada por el azúcar que es “Never Gonna love again” – que podría haber formado parte de la BSO de alguna película romántica del Hollywood de los 80’s -, su única concesión a las radiofórmulas. Puede que el ánimo de Lykke Li ande decaído, pero la oscuridad de su corazón se torna en luminosidad irresistible cuando le llega al oyente filtrado por un mecanismo sonoro impoluto y una producción impecable.

Tema clave: “Gunshot”

8

Chromeo – White Women

Chromeo - White Women

Dave 1 y P-Thugg llevan más de 10 años soltando sus caramelos de electro-funk libidinosos y húmedos, sonando como la banda más sexy y hortera fascinoide. Un papel diferencial dentro de pop electrónico que sin embargo, y cuesta de entender, aún no ha sido asimilado del todo por el gran público. Ahora contraatacan de nuevo con su identificable sonido y su irresistible boogie con White Women, un trabajo que dejara a todos sus seguidores con esa sonrisa delatadora.

Las piezas básicas de su sonido siguen inalterables. White Women las recoge, y por momentos las potencia. El electro funk del dúo canadiense se destapa reluciente de nuevo mediante estribillos infecciosos, amor incondicional hacia los 80’s, y un hedonismo que late en cada fleco de sus composiciones. El efecto resulta altamente adictivo en temas de la talla de “Sexy Socialite”, “Over your shoulder”, “Jealous (I ain’t with it)” o ese “Old 45’s” que podría haber encajado en alguna película de Tony Scoot de los 80’s,  o la bizarra, kraftwerkiana y noventera “Frequent Flyer”. Mientras que en el lado inverso, en el de los resultados no tan congruentes, se pasan de acelerada kitsch en la empalagosa “Ezra Interlude”, con falsete del propio Ezra Koeng. Unas colaboraciones que funcionan mucho mejor en “Come Alive” con Toro y Moi, o “Lost on the way home” con Solange. En total 12 pildorazos contagiosos que le alegran ( y arreglan) a uno la jornada, (o el mes) con los que entregarse sin control a la pista de baile. Reivindicándose así como los sustitutos naturales de Prince, ya va siendo hora que se les valore en su justa medida.

Tema clave: “Sexy Socialite”

marco 75

The Horrors – Luminous

The Horrors - Luminous

Cuando irrumpieron por primera vez en los escenarios embutidos con sus vestimentas góticas ajustadas a esos cuerpos escuálidos y una predilección por la psicodelia de los 60’s pasada por el tamiz de la electrónica muchos los encuadramos en la corriente de la neopsicodelia, la cual sigue gozando de buena salud a día de hoy. Sin embargo, The Horrors no se han mantenido en esta senda, y a lo largo de cuatro trabajos han ido ampliando la paleta sonora, abrazando otros estilos, hasta llegar a este cuarto disco, un Luminous que los confirma como una de las bandas más firmes, sorprendentes y con futuro del denso panorama británico.

Parecen lejos, aunque no lo son, esos días en que Francis Bawdan y los suyos se ofuscaban en sacarle el polvo a su colección de vinilos sixtie para darle una capa de barniz punk, con tonalidades oscuras y de degustación sesuda. Desde Primary Colours que el cuarteto decidió abrazar el shoegaze, darle una pincelada de kraut a su sonido y experimentar con la electrónica. Hasta llegar a su cuarto disco de estudio, en donde expanden más su sonoridad, abriéndose incluso al ambient y al synth pop cósmico. Porque este disco no desmiente a su título, y proporciona grandes encuentros de himnos creados para la degustación en espacios abiertos, en festivales orientados al hedonismo. El componente electrónico, con la tarea de los sintetizadores, se ha vuelto en un elemento primordial en la música de la banda, hasta el punto de que escuchar a The Horrors en 2014 puede remitir a los inicios de The Klaxons, con esos estallidos de júbilo, esas estrofas adictivas, y esa luz radiante, de líneas más pop. Todo ello sin perder la esencia que ha definido a la banda, y que seguirá haciéndolo en una formación en constante movimiento.

Tema clave: “I see you”

marco 75

Damon Albarn – Everyday Robots

Damon Albarn - Everyday Robots

Tras repartir esfuerzos y toneladas de talento por diversos proyectos y diversas colaboraciones para otros artistas, uno de los talentos más inmaculados nacido en el circo del brit-pop, afronta su primer álbum de estudio en clave pop como solista (recordemos que en 2012 editó la opera experimental Dr. Dee). Y para llevar a cabo su primera criatura pop en solitario, tras más de 20 años de carrera musical, ha decidido juntarse con Richard Russell, el capo del sello XL Recording, y co-productor, junto con Albarn, del radiante comeback artístico de Bobby Womack, The Bravest man in the universe.

De hecho el esqueleto de ese álbum marca el corpus sonoro de Everyday Robots. Samplers vocales, arreglos instrumentales marcados por piano y violines, texturas digitales sesgadas, ritmos arrastrados que parecen extraídos del trabajo de Womack, especialmente notorio en el “Everyday Robots” que abre el lote. Todo un molde elegante, sofisticado, de inspiración y motivación soul, que marca el esqueleto de este enmarcable álbum. Sin embargo, aquí no se juega con la portentosa voz del soulman norteamericano, y se opta por la melancolía anestésica que imprime Albarn con su interpretación vocal, y con una parte lírica preocupada en denunciar el alineamiento y el aislamiento del hombre moderno ante un universo saturado por la tecnología. Erigiéndose más en un Robert Wyatt pasado por el matiz contemporáneo que en la sombra del legendario soulman. El resultado es estremecedor en cortes como “The Selfish Giant”, “Hostiles”, “You & Me” o “Everyday Robots”, un nivel imposible de mantener en el resto de recorrido. En resumidas cuentas Everyday Robots se destapa como la obra acorde a una de las figuras más prominentes del mundo del pop, y uno de los productores más solicitados del panorama contemporáneo, aunque se pueda echar en falta algo de chispa creativa.

Tema clave: “The Selfish Giant”

8

Leon Russell – Life Journey

Leon Russell - Life Journey

El veterano músico norteamericano Leon Russell parece empecinado en no caer en el ostracismo y terminar sucumbiendo desde él al inevitable destino. Y para evitar ese triste desenlace, que mejor que amarrarse a su gran pasión, la música. Tras brindársele una nueva oportunidad artística con el álbum conjunto con Elton John, The union (2010), Russell saca estos días un nuevo trabajo discográfico con el que seguir acrecentando una carrera artística de más de 50 años.

En Life Journey, el músico norteamericano, despliega todas sus afinidades sonoras a través de un exquisito recorrido por algunos de los standars de la canción norteamericana del siglo XX. Un compendio musical que atañe sus estilos preferidos, desde el blues, el gospel, el jazz, el rock o las baladas. Y para ello toma prestadas temas de Robert Johnson (“Come on in my kitchen”), Paul Anka (“I really miss you”), Billy Joel (New York State of Mind) o el “Georgia on my mind” que popularizó Ray Charles. Y los devuelve transformados en su propio estilo, con su habilidad frente al piano y una cálida y penetrante voz, que lo distingue, probablemente junto a Dr. John y Tom Waits, como uno de las voces graves del panorama yanqui más imborrables y caudalosas.  Además, Russell, decide proporcionar al lote algunos cortes de cosecha propia, demostrando también su paladar para la composición y su habilidad como compositor como es “Down to Dixieland”, que parece compuesto por Dr. John en un lapso del rodaje de Treme. Grandes dosis de elegancia, exquisitez y un hacer en vías de extinción de unas de las voces más privilegiadas en vida.

Tema clave: “Come on in my kitchen”

7

Chrome Sparks – Goddess

Chrome Sparks - Goddess

Jeremy Melvin es un joven productor afincado en Brooklyn que factura su música a través del alias Chrome Sparks. Goddess supone su nuevo EP bajo el sello Future Classic. Y en éste vuelve a incidir en la IDM más expansiva, en una electrónica gustativa y elegante.

De hecho este nuevo trabajo recuerda al magnífico Swim de Caribou o el Tohu Bohu de Rone. por la manera en que teje las texturas digitales que van arropando a las inspiradas melodías, y por la manera en que el sonido se expande progresivamente, creando a su paso, hermosos y fascinantes chorros sonoros de melodías entrecruzadas. Ritmos fragmentados, evocaciones al synth wave, paisajes etéreos y luminosos, y crescendos de sintetizador se dan de la mano en tal harmonía, creando cortes que sobresalen por su imaginativa, su profundidad sonora, y por el atino en que se saca la fórmula instrumental. Un trabajo que pone en alza el talento de este músico norteamericano, al que esperamos obtener más virutas como los 6 temas aquí planteados.

Tema clave: “Goddess”

marco 75

The Roots – …and then you shot your cousin

The Roots - And then you shoot your cousin

La veterana formación estadounidense parece obstinada desde hace unos años a que la proclamen, por derecho propio, como la mejor banda hip-hopera no militante del momento, y si siguen por esta senda inmaculada, puede que hasta de la historia. Questlove y los suyos vuelven a facturar un rap delicioso, heterodoxo, alejado de clichés y modas pasajeras, conscientemente distante y contrapuesto al zeitgeist que marca la arena a la que pertenecen, y de la que parecen querer desmarcarse unos pasos más en cada nuevo trabajo. Si Undun ya fue un logro de oro en la carrera de los de Filadelfia y uno de los mejores álbumes de la cosecha del 2011, …and then you shot your cousin” es otro trofeo a sumar a la laureada vitrina de la banda.

Alejados del rap más ortodoxo, de las malas calles, las bitches, la hierba,  el gangsta rap, y todos los clichés que maltratan la escena hip hop made in USA, The Roots parece haber obtenido un estado de gracia superior, en el que todo lo que intentan les sale bien, o casi todo. Aquí se lanzan sin protección por los acantilados del jazz, el  soul, los interludios experimentales e incluso planea la sombra del sonido Bristol. Y logran filtrar todo ese sonidero sobre unas capas de hip-hop melódico, en el que apenas se percibe la huella histórica del grupo, especialmente cuando introducen samplers o se dejan acompañar de alguna colaboración vocal. Lo más asombroso es la aparente facilidad, la elegancia, y el atino con que el cruce genérico resulta, dejando por el camino talismanes que degustaremos hasta las últimas consecuencias. Es el caso del corte de estructura regular y sencilla, y acordes mínimos (piano y escobilla de batería), que alumbra la poderosísima, efectiva y duradera “Tomorrow”. O la infecciosa “When the people cheer”, con unas bases sobrias y juguetonas que se combinan bajo un rapeo más ortodoxo en la línea de un Kanye West, o de Santigold cuando entra la parte femenina. O el impagable “Never”, donde rezuma a partes iguales la sombra de Nina Simone que la de Lauyrn Hill al frente de los Fugees.  Otro álbum delicioso de los de Filadelfia, que hay que apreciarlo en toda su amplitud con varias escuchas, que los sitúa en un pedestal privilegiado, no solo dentro del estilo al que se los inscribe, sino en general, como parte del cosmos musical norteamericano.

Tema clave: “When the people cheer”

8
Eels – The Cautionary Tales of Mark Oliver Everett

Eels - The Cautionary Tales of Mark Oliver Everett

A estas alturas a pocos va a sorprender Mark Oliver Everett. Tampoco es que lo pretenda. No es algo que le deba preocupar al reputado músico y cantautor, ha pasado la etapa de demostrar su valía, y dudo que nadie le recrimine mientras siga brindando trabajos del tamaño de este The Cautionary Tales of Mark Oliver Everett, ideado como unas memorias musicadas. Un disco que utiliza como una especie de confesionario. Como una continuación de la novela autobiográfica “Cosas que los nietos deberían saber”.

Porque no solo con la parte lírica, también con los arreglos, se respira el ánimo abatido que caracteriza a Everett. Hay mucho lamento y arrepentimiento brotando en las composiciones de su undécimo trabajo. En el que el norteamericano vuelve a hacer de la desnudez emocional su mejor arma de apego con el oyente. Lleva tiempo practicándolo, pero aquí, al ser algo tan próximo, y personal, y conociendo su tormentosa vida, el efecto resulta demoledor, donde el envoltorio musical adopta la forma precisa para abrazar un fondo de tono alicaído y desalentador. Para dotar musicalmente este confesionario musical de sus secretos más profundos, para hacer realidad su propio consultorio desde el que escudriñar su intrincada mente, a Eels le bastan unos pocos pero efectivos arreglos, un aspecto acústico y minimalista que congenia a la perfección con el carácter que destila el disco. Las mejores balas y de más largo recorrido se resuelven como temas dolidos y dolorosos como la devastadoramente triste “Lockdown Hurricane”, “Dead Reckoning” o “Parallels”. Puede haber cierta sensación de déjà vu en todo el disco, pero cuando el resultado es tan brillante y fascinante, y el poso tan alargado, a quien le importa que Mark Everett no busque reinventarse.

Tema clve: “Lockdown Hurricane”

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.