Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndieLong drinksPopRock

Novedades discográficas mayo 2016

posted by KeithModMoon 26 mayo, 2016 0 comments
ANOHNI – Hopelessness

Disco del mes

ANONHI

El artista londinense antes conocido por Antony Hegarty es desde hace unos meses la artista ANOHNI. Pese al cambio de nombre (y sexo) en el registro civil, ANOHNI no ha mudado la tonalidad que caracteriza su piel artística. Así lo corrobora en Hopelessness, donde presenta la misma voz afectada sobre una manta electrónica , aunque la principal novedad, es el abultado y crítico mensaje político, ambiental y social que adhiere a sus letras. Un nuevo trabajo que lo sitúa abanderando la canción protesta bajo moldes de canción pop, arrastrandola hasta cotas de genialidad.

Desde la pulla contra la guerra de drones en su abertura, “Drone Bomb Me”, la epístola que expresa la decepción con el presidente saliente,”Obama”, la indiferencia ante el cambio climático de “4 Degrees”, la pena de muerte,”Execution”, o la vigilancia de los gobiernos, “Watch Me”. Así se podría seguir desmenuzando todos los temas del disco para darse cuenta de cada uno de ellos contiene una crítica cargada de ira, desesperación, rabia, miedo, hacia los grandes problemas actuales de la humanidad, y en concreto, los de su tierra de adopción, la primera potencia norteamericana. Sin embargo todo quedaría en agua de borrajas sin el decoro cegador con el que los productores Hudson Mohawke y Oneohtrix Point Never (dos de los más solicitados del momento) proporcionan un sólido colchón de electrónica para que ANOHNI se impulse con su voz y con su renovado discurso político. De la mezcla brotan algunos de los instantes más arrebatadores de la temporada (“Watch Me”, “Crisis”), una emoción vivida que ANOHNI transmuta según el significado de la canción dejando al oyente en un estado de abstracción absoluta, y hasta un pelín tocado por las experiencias descritas en sus letras ( la de “Drone bomb me”, por ejemplo). Aires poderosos y renovadores para alguien que parecen haber dado con su lugar en el mundo, tanto en su faceta personal, como la traslación de esta en su universo musical.

Tema clave: “Crisis”

8,5

 

Skepta – Konnichiwa

Skepta - Konnichiwa

El renacimiento del grime en los últimos meses ha tenido en Skepta el alerón en el que todos sus compañeros de fechorías se han agarrado. Incluso alejado de las corrientes subterráneas ha flirteado con el rap mainstream de Kanye West o Drake. Aunque Skepta no es un recién llegado, pero parece que con su cuarto álbum de estudio, Konnichiwa, por fin recibe una atención acorde a su valía como artista, y especialmente como el más aventajado retratista de las zonas sin adoquines de la capital británica.

La música que contiene su último LP es altamente inflamable. El motor de reacción del grime expulsa con fuerza las rimas dispersas que escupe el MC alrededor de sus hábitats, su gente, como abanderado de ese angst incendiario de los marginados de la reina Isabel. Una base discursiva bañada en las turbulencias sonoras más oscuras de la capital inglesa, bajos guturales y pesados que agrietan el hormigón londinense para enseñar la mugre de sus cloacas. Ese papel de abanderado le permite rodearse de su crew, e incluso atraer nombres consagrados fuera del grime, Pharrell Williams en “Numbers”, o de la escena que reina, Wiley, Jme, BBK. Aunque los 3.000 los sube en solitario y sin oxígeno de ayuda. La destroza armaduras “Shutdown” que ya se coló entre los mejores cortes del 2015, y su más reciente single, la apasionadora “man”. Pese a distracciones genéricas con la intención de ampliar su radio de acción, Skepta se consolida en lo alto del grime londinense y lo hace con un sonido abrasivo, con la banda sonora de esta Europa despedaza y sumida en una crisis cíclica, pero también como la voz de los olvidados, la estirpe de desarraigados marcados por haber nacido en los arrabales. Otro tipo de orgullo de clase que amenaza con demoler el establishment, y más de un tímpano en su camino a la eclosión.

Tema clave:  “Shutdown”

8

LUH – Spiritual Songs for Lovers to sing

LUH - Spiritual Songs For Lovers to Sing

LUH nace de las cenizas de los malogrados Wu LYF para establecerse como el nuevo proyecto del ex-líder de los ingleses, un Ellery Roberts que une fuerzas con su compañera sentimental Ebony Hoorn. Juntos modelan un folk de cabalgadas épicas, bajos atronadores y texturas abrasivas. Spiritual Songs for Lovers to Sing es su bautismo de fuego.

El calor enfurecido que envolvía en llamas su anterior proyecto se apacigua en esta primera entrega en nuevo hospedaje por el efecto del roce con una alma femenina que actúa como extintor de las llamas. Aunque las aristas presentan algo de ese lado salvaje que tan bien transmite la voz de Roberts. Hay arreglos, teclados e instrumentos de viento que suavizan la pegada. Mientras que diferentes empleos de estos elementos, los golpes de percusión estridentes, los teclados progresivos y otros recursos,  potencian ese halo épico que caracteriza todo el lote. Aunque de nuevo, los mejores frutos se recogen cuando todo se desata, el discurso coge tonos incendiarios, y la instrumentación resulta explosiva. Son las excelentes “$ORO”, “Lament”, “Unites” o “Beneath the Concrete”. Hay incluso anomalías que parecen extraídas de la escena indie de los noventa, “Los Under Heaven”. Aunque de nuevo es su faceta ardiente, la que utiliza el fuego como elemento purificador para alcanzar cotas espirituales, la que conquista de su propuesta.

Tema clave: “Beneath the concrete”

marco 75

 

Car Seat Headrest – Teens of Denial

Car Seat Headrest Teens of Denial

Detrás de la mejor noticia para la comunidad indie del 2016 se esconde Will Toledo, un imberbe de Virginia miembro del clero de los autodidactas recluidos en la soledad de sus habitaciones. Tras matar las horas de hastío inherentes a la (mala)fortuna de haber nacido en una pequeña localidad de Virginia, Toledo se lanza a grabar canciones que va subiendo en su bandcamp. Ante la creciente masa de seguidores sigue grabando y publicando hasta un total de once álbumes. No fue hasta el año pasado que el sello Matador se interesa por su música y decide publicar su primer trabajo discográfico como recopilatorio de los mejores temas autoproducidos por este, pero con un lavado de cara para la edición discográfica. Ahora con 24 años lanza el que es su primer álbum de estudio propiamente, y probablemente a estas horas prepara su viaje a Barcelona para actuar la próxima semana en el Primavera Sound.

Lo primero que llama la atención en la propuesta musical de este músico es el innato talento para desnudar sus emociones, y las de su generación, con una lírica lúcida, inusual en un joven metido en sus sumideros vitales. Una carga lírica que envuelve con su facilidad por la melodía rastreable. Un andamiaje compuesto por lonas sin manchas de revivalismo, aunque la estructura base presente el número de serie del indie-pop de los noventa y la escena DIY de Seattle. Ecos de Pixies, del sello K Records incluso de Stephin Merritt, Modest Mouse, Eels, Clap Your Hands Say Yeah o The Strokes se perciben en la lejanía, y en primer término, de algunos de los radiantes cortes de un talento firme que solo era cuestión de tiempo que el mundo se adueñara de su música. Ya con su segundo debut demuestra con creces un talento tan preciado como esa juventud que atesora y lo nutre de energía para lanzarse sin arnés al circo musical. Palabras mayores son temas como “Fill in the Blank”, “Drunk Drivers/Killer Whales” o “Vincent”. Aunque el disco acusa el exceso de equipaje en su minutaje final, Teens of Denial es la celebración oficial de un talento destinado a salir de su dormitorio de Virginia para compartir su talento con el resto del mundo.

Tema clave: “Drunk Drivers/Killer Whales”

marco 75

 

Frankie Cosmos – Next Thing

Frankie Cosmos - Next Thing

Incluida en nuestra lista de promesas del curso presente, Greta Kline pone el pie en el concurrido panorama musical decidida a ser mucho más que la hija del actor Kevin Kline. Next Thing, su segundo disco como Frankie Cosmos, es la prueba fehaciente del talento y el tesoro vocal que posee esta jovencísima chica.

Un disco planteado como un suspiro de jovialidad y éxtasis cándido. La delicada voz de Kline al servicio de un entramado musical que aúna el pop de los noventa, con el twee pop y el modus y la actitud DIY. Canciones elaborados como apuntes de un diario personal imaginario, de matiz emotivo, cálido y tierno, como la banda sonora perfecta de The Diary of a Teenage girl, o la respuesta vecina a las Girlpool. Cortes que no sobrepasan, en casi ninguna excepción, los dos minutos de duración, suficiente para quedarse adheridos a la piel. Hay algo insondable en la fragilidad, en la manera de revelar sus sentimientos, y de dar con una aura inocente, cálida y acariciante, que seduce al oyente sin remedio. La prueba irrefutable un “On the lips” que te transporta en un revuelo a la juventud más dulce, a la etapa de los constantes cosquilleos de la vida, como este disco, que los recupera durante 28 minutos.

Tema clave: “On the lips”

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.