ElectrónicaHip-hopIndieLong drinksPopRock

Novedades discográficas noviembre 2012

posted by KeithModMoon 12 noviembre, 2012 0 comments
Bat for lashes – The Haunted Man

Bat for lashes the haunted man

La enigmática voz de Natasha Khan es de esas que copan miradas y derriten tímpanos a su paso. Ahora regresa al frente de su reconocido proyecto Bat for Lashes para presentar su tercer disco de estudio, The Haunted Man. Un larga durada en el que vuelve a poner el acento sobre ese pop gaseoso de decoración fastuosa y efectos hechizantes.

Algo que consigue arrancar de primeras con la majestuosa “All your gold”, esa primera sonda de aires calmados y poso reconfortante con la que la cantante inglesa nos introduce en el palpitante mundo onírico y paisajístico levantado para la ocasión. Con “Laura” no solo se asoma a lo más alto del disco, sino que enfila tantas cotas que es posible que le valga para permanecer como uno de los cortes del 2012. En el último tramo, el LP,  sufre una ligera caída de inspiración con unas cuantas canciones encadenadas bajo un patrón muy fijo. Algo que consigue reconducir con la bella y misteriosa canción que cierra el álbum, “Deep Sea River”. The Haunted Man sirve para posicionar a la londinense en las primeras posiciones  de esas divas pop de ambiente enrarecido, look enigmático y voz fascinante.

Tema Clave: “Laura”

7

JJ Doom – Key to the kuffs

JJ Doom es el lazo de unión entre el rapero gladiador MF DOOM y el productor Jneiro Jarel. De esta coalición nace Key to the kuffs, un disco de rap abstracto, poliédrico y que resultaría difícil de encajar en la actual escena predominante del rap arena o el pop rap. Un trabajo que adorna su presentación con colaboraciones testimoniales, pero lujosas, como las de Damon Albarn, Beth Gibbons o Khujo Goodie.

Sin llegar al extremo apocalíptico del reciente disco de Death Grips, el trabajo de JJ Doom se destapa gélido, desesperanzador, oscuro y retorcido. Jariel sirve una trama de sonido disperso, polipolar, repleto de samplers y diabluras (en un estilo muy cercano a Madvillain o Edan) que invitan a MF DOOM a descargar sus crudas rimas callejeras sobre un futuro (presente) distópico.  La comunión entre los dos artífices resulta ejemplar, y el resultado es una masa sonora sólida, con vocales contundentes que aportan esa sensación de golpeo intestinal desde las cloacas. Un disco que crece con las colaboraciones de pedigrí, como la del líder de Blur en “Bite the Thong”,  la desconcertante presencia de Beth Gibbons en “GMO”, o el coqueteo dub de Boston Fielder  en “Bout the shoes”.

Tema Clave: “Retarded Fren”

marco 75

Neil Young & Crazy Horses – Psychedelic Pill

Tras reaparecer pocos meses atrás en compañía de sus caballos locos con la publicación de Americana, Neil Young vuelve a colgarse la guitarra para sacar este doble LP titulado Psychedelic Pill. Un mastodóntico trabajo de casi 90 minutos en el que el norteamericano y su banda más preciada vuelcan dosis robustas de rock ruidoso, desenvolviéndose por él a modo jam y sin importarles el alargado formato en el que presentan algunas de sus principales composiciones.

Al veterano músico no le tiembla el pulso por estirar casi hasta el infinito sus enmarañadas canciones de rock corpulento, y con ciertas aproximaciones psicodélicas. Tal y como decide hacer con la eterna “Driftin’ back”, 27 minutos con los que dar la bienvenida. A la que seguirán otros esparcidos momento de inspiración instrumental con “Ramada Inn” y “Walk like a giant”, las dos de 16 minutos de duración. Contrapuestas a piezas de distancia corta mucho más digeribles: “Twisted Road”, “Psychedelic Pill” o incluso “She’s always dancing”. Sin embargo todas ellas, tanto las del primer volumen como las del segundo, parecen bañadas por cierta nostalgia añorada de la década de los 60′ y los 70’s, y a la música practicada entonces. Psychedelic Pill es un álbum desafiante con el oyente, raro, atrevido y silvestre, que requiere de esfuerzo, y mucho tiempo, pero del que afloran instantáneas genuinas de su principal valedor.

Tema clave: “She’s always dancing”

7

Hola a todo el mundo – Ultraviolet Catastrophe

Este sexteto madrileño llevan practicando desde hace unos años un peculiar folk de ascendencia anglosajona que los ha situado en una de las bandas con mayor proyección dentro de la escena indie de la capital. Tras alumbrar un primer disco autoeditado, HATEM prayer team, regresan con un nuevo trabajo, el LP Ultraviolet Catastrophe.

En éste recogen algunas de las señas que les han labrado una posición distintiva dentro del nutrido panorama indie patrio. Mostrando gran apego por instrumentos impropios de las bandas pop (violín, banjo, acordeón), y mediante percusiones furiosas y contundentes, consiguen macerar un sonido que bebe de distintos referentes pero que mantiene en todo momento un pulso ferviente y contagioso. Así en temas como “They won’t let me grow”, con fuerte presencia de sintetizadores, se les puede emparentar con los también nacionales de proyección internacional, Delorean. Pero en realidad su sonido traza más paralelismos con bandas de folk de oulsión electrónica al estilo Crystal Fighters, o incluso, se pueden apreciar ecos lejanos del folk balcánico de Beirut o el norteamericano de Fleet Foxes.

Tema clave: “Your reason a place in the north”

7

Crystal Castles – (III)

Siguiendo con la progresión numérica establecida desde su debut discográfico, con su consiguiente aumento de popularidad, el dúo canadiense de electropop Crystal Castles edita (III), su tercer álbum de estudio. En esta tercera entrega, Alice Glass y Ethan Kath, modifican pocas comas a su esquema de synthes ruidosos, capas abrasivas y alaridos salvajes con los que moldear ese particular sonido opresivo de regusto agridulce.

Un nuevo trabajo que parece transitar entre dos polos. Por un lado se masca un fragor apocalíptico, desesperanzador, amargo y triste, que escenifican con las reveladoras (ya solo por los títulos) “Plague”, “Affection” o “Wrath of God”, y luego hay otra ristra de canciones que parecen tocadas por una pulsión más hedonista de cara a la pista de baile. De este grupo destacan cortes como “Sad Eyes” o “Telepath”. El nuevo disco de Crystal Castles propone una línea continuista, sirviéndose de un mismo esquema que les proporciona legión de fans, y unos haters, a quien seguirán sacando de sus casillas.

Tema clave: “Affection”

marco 75

Kendrick Lamar – good kid, m.A.A.d city

Disco del mes

Good kid, m.A.A.d city supone el esplendoroso debut del rapper Kendrick Lamar. Un atrevido trabajo en el que el MC californiano relata las vicisitudes morales, y las dificultades, del que nace en el ghetto y se expone a su vicioso círculo.  A través de sus líricas, y grabaciones reales de experiencias suyas con las que secciona los cortes de inicio, Kendrick Lamar va dibujando el esqueleto conceptual de su opera prima.

Un esqueleto articulado con una sonoridad rabiosamente contemporánea, con un complemento mainstream que lo puede emparentar de lejos con las produciones de Kanye West, pero a la vez, manteniendo ciertos rasgos de la tradición West Coast. Rodeado de varios productores y de invitados ilustres: Dr. Dre, Drake, Jay Rock, MC Eight, se va dando forma a un álbum brillante de tonalidades nocturnas, nostálgicas, apagadas, y en momentos puntuales, eufóricas. Un envoltorio atractivo para traspasar fronteras, sin tener por ello que renunciar a la sordidez de la calle, a la robustez sonora, a los flecos gangsta rap que luchan por filtrase, o a los retales soul, funk y disco que aparecen de forma intermitente. El resultado es una hora de hip-hop de orfebrería, moderno y engorilador, del que sobresalen gemas de la talla de “Backseat Freestyle”, “The art of Peer Pressure”, “Money Trees”.  Todo un placer culinario para los siervos del género.

Tema clave: “Backseat Freestyle”

8

Egyptian Hip-Hop – Good don’t sleep

A Egyptian Hip-Hop les empezamos a seguir la pista en noviembre del 2010, al hilo del lanzamiento de su Ep Some reptiles developed wings en el que sobresalía la gema “Rad Pitt”. Desde entonces un silencio sepulcral ha acompañado a la banda mancuniana. Una inactividad que rompen ahora con Good don’t sleep, trabajo de complicada asimilación, cocinado con parsimonia, y con pocos números para prolongar ese hype inicial al que fueron sometidos por parte de algunos medios ingleses.

El sonido promulgado aquí por Egyptian Hip-hop es dispar y de difícil clasificación Por un lado parecen nutrirse del shoegaze y el math-rock, pero a la vez absorben cierto espíritu de la escena indie más agria del Manchester de los 80’s, y aún se permiten ciertas tendencias progresivas y psicodélicas, y ese aire ambiental que parece envolver las distintas partes. Un guiso heterodoxo que deja muestras desconcertantes como es la cósmica y  sinfónica “Strange vale”, alguna concesión al synth-pop para todos los públicos (“SYH”),  y que se muestra deudor de recetas pretéritas, de difícil encaje en el Zeitgeist musical. Egyptian hip-hop han querido huir de forma tan abrupta del hype y del cuño nueva sensación del indie que les impusieron a su salida, que han fabricado un trabajo sesudo, desconcertante, y en algunos temas, de minutaje farragoso.

Tema clave: “SYH”

 

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.