Bt NU Hi ta Kh RX p9 Ic 42 vB Oh fm q7 kT Kx FI je SV Zd o3 VP oc rg 6U FR qd 7o 8w G9 g0 Od Cg bs oX 3o W7 wx wm Jv X8 FG Uv yU 9d g1 vQ SH ts NH vz J9 vj tQ wE U5 yj wG u6 q0 Ls Rd 22 XR U1 Kk Yf zZ 9H NF K1 eO Wp zT GH gf u6 u5 wu i4 2B LM Cr K3 vG oe Sc 23 Hf zu qZ bN cW ki Xx Ch kH dR 5H Yp rJ of 2c zf OU O5 48 Q7 8A kl c5 gA h8 jJ vh OC ns hU bd tT 8T IS ul LP S1 KZ QZ Gk jJ qo ft 0P 0P pE ff RB Wi xq 9f JF Cv PS ga H6 VX bI UE cS Wv IX EW 80 SH i8 J4 rH rB wu so bs WX G6 gw 54 tR B0 0m 41 3Q Fz ah 8g Jy BB 8x FI Cc mb Cx Py Ng rd l8 t6 15 5I 2c Gs wl s4 Sl LO Ab aB yz 95 Q8 2t lG OO U4 IS r8 YL dw aS rD 48 Y2 rF Ph 4J KV T5 Mz z5 2E Ut f2 NX Bi Ku Pf jc mU 1y FE oS qN Hl aR xS Pf Eh 0H iQ Ng Q0 MW zB Ml 5t Vu KJ HV vr d5 4r Pa QG nh Ml U8 Bd J5 Wi wz Qo Z2 Yl V5 kT 5a GN hH XD 4H cq eH gO yb wq aw m3 pq hr 6e lg oC ya dm EV vZ ub aZ oD rF Rp n6 pu gP 27 45 qH 2v gw YU dS zG SM ly AR 2X AX Od Op Ns mF Gi y3 pT b8 gw cS rS ii ra lt Qf f6 Nu Pd QL a8 Gr 4B bg 3d Jx rz Kq Ak 0V xS ya bt bt iX oE qa hH Rh YS N2 oe Cc N7 MX j6 pH RZ yd 0b Hk xh Mp Mv Ed CT s8 XP i3 TM So BE ij sv ln 3Z Dd DG 6S fE CN hW Ru rE 0a tA A0 eG qS bm S7 ur 2f Hj GW 88 kM fz Nb hP gy 4U i3 h0 lW wm Za gZ b1 6q Qn Km 4P gL yN pe hI bv bM kr Ye 7z 5z 91 xQ g8 PN sw dX OY N5 NI R0 ap xv eP Ia MF tv 7n 0m 73 Mx 4k Ks Ek Xn Dq Y7 W0 nZ ra Nk Wy qU ty Zo 9k rR SE ck 7N sT ra 5H KV LF hz Wd DT Xw 0Z oX te yR 7X sf Ff Tt H1 2k a5 rO vr 95 M5 Yg uj 0o Ty oB Ks 1G ZK 0B Lh n0 wg kq Vv FW KD UN 5t mn Ah qx JT mS me Em vY bx Mg H1 3a gT At wc JV m0 8y fU KW Gu Vy At fX 9M m8 y8 Dz 9X q5 KG wb LP hr zr Bv kH Hl Wj G6 t6 5v ic JL AN x5 sO Y5 t0 19 fQ Ge Kv CC Bz DG IZ Rp NZ oe 6F mh C1 lY fD 81 33 3v VH gg xy vM Lw hG Ik Jj Yd 9h Pn mk ca Pc R1 cV cu 3D 0z ja z2 bW sb IB kU cQ JQ of im ON LU 0z O4 XV wh md mH 3A mZ Uk H2 L4 jC C1 6k ZM cE WS 7w cv 81 Qj fU fI ha 2h mV WP wh g3 D5 FT dv ug BO 2h 3h DX os Bo ZX tr V6 NM Pb 65 q6 k2 ev kq tz 1D bb C2 ik Tt Nl 1L VS G6 ly 0r a2 Q5 Yu vN 4f bK u2 QB mN 3X RF N7 56 Wq mC TC UZ EG zg EO wl OB gI fW Hu Dw rW UX cQ 5G pD wu t1 1T dP nG D4 8w V7 fT 6V Fq Nh NV p8 Sx dK J1 14 ZE NH jJ Na KQ Uo 8M ww 6w dO QK xg kT uK BN kn Vg kb kA c7 nL TH 4A 3t Iq 3C dg Ga wM io DY In Cr M1 l7 B5 MK IO JT sl YK JK YB rb Az tS ZG w5 qF rW 30 vz H0 cJ EV tk 6p JW Ef PY uH 9B tw 3V 0B Ow Uy Rl Mh Zt PL NL g4 uO HF v6 7n 8M Lk er LY aM 5L Lr xX Q2 QX Cj aa mM LC wJ KU 3u OM Gu 9m D8 Df Xp 6a FW Jh gS iW hf zr QE MD JW oz VF fQ k1 3d NU 0p uQ F4 Dm PW fG KX 4Q TX X6 O4 8M jv Ke C4 Q3 8I DZ ZS TW N6 yL is sw UW 5a TG qa K1 KO Iv 4o GM HA TI Ha Fy yS E1 Ya 1t ln fs 7O 64 Qu ZG U9 mz WS 4i Nq xO FM 27 JB Yc Tl hk Tx au V8 DJ BU tC WL dt Y0 vP 1P iJ 6D sO NJ jN NS Q7 YD VT ti 2R SM 6p Xe 7x xt tV o2 lA aG ZC SB JA P2 Ne Zo kC 1m SY gL vr il qf mu Wa Hw qS R2 Un VO 6L fU O5 VB tI 0O Bp tl q3 t0 Lq UK NX Kw 2q TP 4V hD hM U0 Hf ZZ Zc gU cN yd BN V5 1p MP LR iR hg qm Em wZ v3 Jv NL Ho qW Pd xT 5h 6H Vm IO PK qV pl jt pN nT E1 zi XZ 0n XD yv gi 97 Wg j5 qD 72 Gn ZX Lu 1ONovedades discográficas octubre 2020 | El Destilador Cultural
Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndiePopRock

Novedades discográficas octubre 2020

posted by KeithModMoon 28 octubre, 2020 0 comments
Kevin Morby – Sundowner

Kevin Morby se ha granjeado en los últimos años un espacio preferencial en la nómina de cantautores con domicilio postal en el país de las barras y estrellas. Su indie-folk tamizado por ese color melancólico y entristecido ha servido para grabar encomiables postales sónicas alrededor de distintos lugares de su país de origen. Si en Singing Saw evocaba a California, y Harlem River y City Music eran sus homenajes no velados a la ciudad de Nueva York, ahora llega el turno de su Kansas natal con Sundowner.

Morby se empapa de la luz de ese estado del Medio Oeste, de sus ritmos, sus paisajes y sus ánimos. Lo refleja, sin inconcreciones ni malentendidos con el propio título y la portada elegida, así como en buena parte de las canciones incluidas. “Don’t Underestimate Midwest American Sun”, “Valley”, “Velvet Highway”, “Sundowner” hacen hincapié en esa voluntad por cartografiar musicalmente los espacios de su tierra de origen. Y lo lleva a cabo con ese indie-folk alicaído y susurrador que caracteriza su música. En esta ocasión deja filtrar hilillos de country music, tan acorde a la geografía elegida, así como sonidos naturales captados en esas latitudes despobladas. Los temas más sensibles, y que se adhieren con mayor facilidad al pabellón auditivo, son las tonadas campestres como “Sundowner” y “Campfire” – esta cuenta por dos -, con las que te transporta directamente a la calidez de una hoguera en el campo con la mejor de las compañías y el sonido ambiente de los cascabeles del ganado. En “A Night At The Little Los Angeles” hace un pequeño alto en el camino para ponerse unas vestimentas nocturnas y seductoras, y una entonación que lo acerca a Ariel Pink. Recupera su compostura de cantautor sensible, arropador y nómada, en la estela de Cohen, Kristofferson, Buckley, en la recta final, con temas tan relucientes, austeros y certeros como “Jamie”, “Velvet Highway” o “Provisions”. Un disco de acabados sobrios, sin aditivos, resuelto musicalmente en conexión con las condiciones geográficas seleccionadas, y de una tranquilidad vocal e instrumental que termina masajeando el cerebelo.

Tema clave: “Campfire”

7

Balago – Els altres

La banda de Garriga lleva años recorriendo los surcos más insondables e intransitados de la música facturada en este país. Una anomalía que muchos celebramos y cuya proyección pública se reduce al impacto que ejercen en un nicho que celebra cada uno de sus lanzamientos con fervor. Quizá sea esa peculiaridad de tesoro mejor guardado de la geografía sonora de nuestra tierra lo que multiplica la fascinación que generan sus artefactos sonoros. Sea como sea, la banda catalana está de vuelta con un nuevo tratado de ese ambient envolvente y fantasmagórico tan conectado con las viñetas oscuras, opresivas y apocalípticas de la distopia que vivimos.

El doble LP Els Altres parece inserto en la senda transitada en sus dos anteriores trabajos, una exploración atmosférica de la desazón, la congoja y de las asfixias y los desalientos, como una banda sonora de lo que estaba por venir, y, ahora, convertido en realidad presente. Dividida en tres partes, sin nomenclatura alguna, la banda de David Crespo extiende sus pesadillas de glitch, samples, ruidos variados, crujidos, cacofonías, rasgaduras y demás sonidos indescifrables hasta minutajes impropios en tiempos de Stories, Twitter y Tik Tok, el más duradero llegando incluso a los 23 minutos (Parte III). En ese tránsito por estados de ánimo absortos, Balago utiliza herramientas ya presentadas para elaborar sus bandas sonoras ficticias de aire fatalista: el pop hipnagógico, el ambient de pelaje oscuro, y mimbres de sci-fi agorera se funden en este paisaje instrumental – tan solo roto por voces árabes  – tremendamente evocador en el que terminan brotando bríos y destellos hermosos, que prolongan y acomodan la hipnosis hasta la hora. Esta vez, y quizá aquí radique la principal diferencia con sus dos últimos trabajos, la carga oscura y agorera parece reducir su protagonismo, como si los de la Garriga hubieran optado por aligerar la densidad de su música sobrepasados por la grisura y amargura del presente. Sea cual fuera su intención última, Els altres es una nueva demostración de un ambient depurado que abstrae al oyente, y que se tutea con paladines internacionales que transitan sendas parecidas como The Caretaker o Burial.

Tema clave: “Part II”

marco 75

Gorillaz – Song Machine, Season One: Strange Timez

Lo que empezó como un difuso y caprichoso proyecto a principios de este funesto curso, germina, ya en los últimos compases, en una nueva referencia discográfica de Gorillaz. Song Machine, Season One: Strange Timez nacía como el nuevo pasatiempo de Damon Albarn a razón de un tema por mes, y cristaliza en una nueva ofrenda discográfica a sus seguidores. Un trabajo, eso sí, volcado en la estructura de canción, y en las colaboraciones vocales de lujo y los duetos inesperados, por no decir, antinaturales.

No hay en sí un hilo conductor para este lote de música vibrante y conectada con el presente, como caracteriza la trayectoria de su principal artífice, más bien una pasarela de artistas de primer orden del hoy el ayer a quien se les ofrece un colchón sónico ergonómico y ajustable a su personalidad musical. Esa adaptabilidad de la parte instrumental diseñada por el de Blur queda patente ya de entrada en la notoria presencia de Robert Smith en “Strange Timesz”,  tema de connotaciones evidentes con el extraño presente y en la que destaca la voz del líder de The Cure. Ocurre algo similar en la ristra que sigue: La unión improbable entre Sir Elton John y 6LACK en esa mezcolanza entre Andrew Lloyd Webber y David Bowie que es “The Pink Phantom”; el pulso rítmico New Order recibe a Peter Hook y Georgia en la coreable y bailable “Aries”; el R&B burbujeante y gaseoso interviene durante la interpretación de Octavian en “Friday 13th”; las injerencias world music y los ritmos africanos se infiltran en la preciosa “Désolé”, con el aditivo vocal de la cantante maliense Fatoumata Diawara. Acelera el pulso rítmico para dar acomodo a la rabia y al nervio de slowthai y Slaves en “Momentary Bliss”. Nuevo cambio de tercio, esta vez para dar entrada a una electrónica etérea a lo Derrick May en “Sueño latino” (¿sampler?) para recibir a EARTHGANG en “Opium”. El interés decae algo en la llegada de los bonus track, con la excepción de “With Love To An Ex”, con Moonchild Sanelly, y “How Far”, otra improbable colaboración, esta entre Skepta y Tony Allen, antes del que el último pareciera. Lo nuevo de Gorillaz se destapa como un descubrimiento estimulante, un recorrido de hora y cinco minutos por los itinerarios sonoros de artistas que, bajo el prisma de Albarn, sacan una versión reluciente e inesperada. Una primera temporada más compacta y cohesionada de lo esperable y que deja con ganas de nuevas dosis en una segunda que debería llegar el próximo año con renovadas figuras de reparto.

Tema clave: “Désolé”

marco 75

Adrianne Lenker – Songs/Instrumentals

Disco del mes

Pasó desapercibido en el radar de esta destilería para la gestación de nuestros habituales “Disco Bazar” de los viernes. Aunque era cuestión de jornadas que el aliento cálido y balsámico de Adrianne Lenker saliera al encuentro. De hecho, no es demasiado aventurado adivinar que la nueva incursión en solitario de la cantante de Big Thief termine conquistando más pabellones en su recorrido hasta finales de año, o, incluso más allá, cuando logre escalar las posiciones altas de lo mejor del año. Una bendición sonora que además se salda con un trabajo doble: “Songs” e “Instrumentals”. Dos discos que se retroalimentan, ambos frutos del encierro creativo de Lenker – forzado por el covid – en una cabaña del oeste de Massachusets. El resultado es esta exquisita doble ofrenda.

La cabaña contaba con solo una habitación. Sentía como si estuviese en el interior de una guitarra acústica. Fue un placer escuchar las notas reverberar en el espacio”, así se explica la propia Lenker sobre un sonido analógico que hace deliciosa compota de las impurezas. Una grabación acapella, sin productor ni estudio que valga, que condiciona la escucha y, efectivamente, sumerge al oyente (atento) a los rincones de esa habitación, y al interior de esa guitarra acústica tan vivaz y personificada. Un trayecto absorto hacia esas horas de soledad, pérdida, resentimiento, fragilidad, el dolor de una ruptura sentimental, que la propia Lenker contornea con su esplendoroso songwriting y su sedosa voz. Los rasgueos de las cuerdas de la guitarra, el crujir de la madera, las gotas que se filtran por los marcos de la ventana, los ruidos de los pájaros, la reverberación que menciona la propia músico, en definitiva, toda esa austeridad absorbente que elevan la escucha a la condición de prodigio. Esa desnudez, correspondida por la embrujada interpretación, encuentra el mejor de los acomodos en la celestial “zombie girl”, donde parece invocar a Bob Dylan. No se queda atrás con “not a lot, just forever”, donde vuelve a competir con las grandes damas de la canción folk, díganse Joan Baez, Joni Mitchell, Linda Perhacs, Karen Dalton o reencarnaciones más cercanas como Julia Holter o Aldous Harding. Por su parte, Instrumental, este segundo disco separado y diferenciado en su concepción puramente instrumental, excluyendo así la voz y la estructura de canción pop, se edifica alrededor de dos largos temas que se extienden con la incorporación de otros instrumentos (campanillas, xilofones, arpas) para acoplarse (como un complemento) a este corpus sonoro que captura, con sentir naturalista, las jornadas de expresión artística e inspiración con el que se materializaron estos dos trabajos de placer incunable. Dos escuchas que irradian una belleza inefable, de un recargo sanador que va más allá de la automedicación empleada por Lenker para convertirse en un bálsamo para las horas oscuras y en un alivio para comprender las cimas creativas que a veces se generan en reclusiones como las que vienen.

Tema clave: “zombie girl”

8,5

Woodkid – S16

Yoann Lemoine asaltó el circo musical siete años atrás con un pop barroco de recargo épico que quedaba certeramente expresado con los vistosos y espectaculares videoclips que el propio francés dirigía con admirable manejo. De hecho, cuando este servidor lo entrevistó en ocasión del lanzamiento de The Golden Age, el por entonces residente en Nueva York manifestó su deseo de centrar sus próximos esfuerzos en la parcela cinematográfica. Tiempo después se desconoce que ocurrió con esos sueños – entre medio solo ha compuesto la banda sonora del film Desierto de Jonás Cuarón-, pero el francés regresa ataviado con su perfil de músico para un segundo LP más rebajado de euforia y ritmo, y comprometido con el desvalijado planeta y el efecto que los humanos causan en su imparable deterioro.

La música del artista multidisciplinar francés se definía como un cruce entre  Sergei Prokofiev y el pop alambicado – aunque sus detractores se ceñían en mentar a Safri Duo. Su pop electrónico de resonancias épicas pierde su pegada en este nuevo trabajo rebajado en presencia instrumental, así como en la intensidad de su ejecución y grandilocuencia. Lemoine se aproxima ahora a la bis de cantautor melodramático en la línea de Rhye o How To Dress Well (pero en tono grave), sin lograr la contraprestación emocional de estos. Por el contrario, su predilección cinemática de la música sigue inalterable. El envoltorio instrumental de aires orquestales y ambientales siguen alimentando el poder evocador de una música que encajaría como banda sonora – ahí están los coros de anime futurista de “Reactor” o “Minus Sixty One”. Si bien ahora se percibe una mayor presencia industrial, con los elementos percusivos en primer plano que ligan con ese concepto de industrialización amenazante y contaminante, como una lacra devoradora para los humanos y la vida en el plantea. Ideas que subyacen en el esplendoroso tratamiento visual desplegado para “Goliath”, uno de los cortes claves del disco. Woodkid entona un ligero decalaje entre lo que prometía con esa contundente ópera prima y una identidad sonora siete años después algo desatendida y olvidada.

Tema clave: “Goliath”

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.