Crítica DiscoElectrónicaIndieLong drinksPopRock

Novedades discográficas septiembre 2012

posted by KeithModMoon 5 septiembre, 2012 0 comments
The XX – Coexist

The XX Coexist

Con su debut The XX causó un tremendo impacto sobre la escena indie. Su pop oscuro, de apariencia tránsfuga y arrastrada y espíritu intimo llenó de aire fresco los saturados pulmones del mundillo pop. Tres años después de esa sonada irrupción, y ya convertidos en trío, los de Londres regresan con su esperado sophomore, este Coexist donde siguen brillando sin desplazar un pie de sus coordenadas sonoras.

Un disco que mantiene la esencia del anterior. Brisas nocturnas que arrastran al oyente a estados somnolientos, de placer embriagador, y reverso alicaído. Y lo repiten con una puesta en escena minimalista, una masa sonora que se cuela de manera casi imperceptible por los tímpanos para anclarse con fuerza en el hipotálamo. Una receta que sigue insistiendo en la construcción de atmósferas vaporosas en las que perderse más que en la melodía a la que abrazarse. Puede que algunos echen en falta esa carga de emotividad al que te lanzaba su primer disco, pero si uno va buceando al ritmo que ellos marcan, lo más seguro es que quede tocado y mareado por las sutilezas que impregnan el recorrido y por la mágica unión vocal entre Romy y Olivier. Han vuelto a plasmar la banda sonora de nuestros tiempos con un resultado sobrecogedor que nada tiene que envidiar de su aclamado debut.

Tema clave: “Missing”

8,5

 

Animal Collective – Centipede HZ

En 2009 el fenómeno Animal Collective explotó en la cara de una gran masa de oyentes que apenas habían oído una mera palabra sobre ellos. La culpa la tuvo su magistral Merriweather Post Pavillion, un álbum que recogía su marea de loops y sintes centrifugados para enlatarla en esquemas cercanos a la canción pop. Un trabajo que los empujó hasta copar portadas de revistas y coronarse en las posiciones más altas de las listas de lo mejor del año según varios medios especializados. Todo esto les sirvió para obtener un estatus privilegiado dentro de la escena indie. Tres años después, tras mucho girar, un Ep (Fall be Kind, 2009)  y alguna incursión en solitario por parte de sus componentes (el Tomboy de Panda Bear, por ejemplo), los de Baltimore regresan con la esperada continuación de su cumbre sonora.

En Centipede HZ la banda norteamericana ha llevado a un nuevo nivel su inimitable weird-folk. Lejos de acomodarse, Noah Lennox y compañía han exprimido a tope su sonido experimental a base de loops, ritmos sincopados, samplers indescifrables, voces marcianas, y melodías imposibles. La fragancia pop que parecía siluetear ciertos parajes de su anterior álbum, ha sido borrada con el brebaje de psicodelia, math-rock y freak folk que parece agitar el rumbo de su nuevo trabajo. Eso se traduce directamente en la ausencia de un tema de melodías infecciosas al que se agarre el cerebelo. Tan solo el ritmo alocado, agresivo, punzante y motivador de “Today’s Supernatural” podría cumplir con dicha función. Algo que constata que la búsqueda de la armonía cuadrada, la conjunción de las melodías marcianas a través de mecanismos sintéticos, no se encuentra entre las prioridades de un disco que navega por aguas turbulentas, llenas de alocados remolinos e incontrolables cambios de corrientes. Centipede HZ presenta a unos Animal Collective más crípticos, sesudos, caóticos y sucios, menos Brian Wilson, más Syd Barret, con lo que su último trabajo probablemente decepcionará a quiénes esperasen otro Merriweather Post Pavillion, cuando en realidad significa un paso lógico para una banda incomparable, cuya intención nunca ha sido estancarse, sino la de remar siempre hacía otra dirección.

Tema clave: “Today’s Supernatural”

 marco 75

Dan Deacon – America

Disco del mes

Al norteamericano Dan Deacon no resulta fácil seguirle la pista. Incluso cuando uno va sobre sus pasos, es posible que sus quiebros musicales le dejen en paños menores. Ahora regresa con nuevo trabajo, el inmaculado America, donde sin dejar de pisar el acelerador, parece haber acolchado las formas para facilitar la digestión.

Y digo lo de parece porque su marasmo de ruido alocado sigue siendo un componente vital en su sonido: inyecciones electrónicas indescifrables, percusiones infinitas y galopantes, chasquidos mareantes, ritmos cíclicos y clímax estruendosos. Pero esta vez introduce una pequeña brecha de la que afloran esporas de textura suave y pelaje sinfónico, con las que logra transmutar parajes de pop contrapuestos a la selva caótica que les rodea. Claramente diferenciado en dos partes, America se inicia con una primera parte compuesta por cinco cortes que conectan con el Deacon más reconocible, el esquizofrénico epiléptico hermanado con Animal Collective. Tras el broche de oro de este inicio, la ruta se agiganta con una suite compuesta por cuatro fragmentos, en los que el norteamericano recorre la breve historia de los EEUU ampliando su abanico de influencias, inyectando a su sonido ecos de minimalismo, raíces folclóricas y chispazos techno, o todo lo que se le plante por delante. Todo ello deriva en un viaje excepcional, construido como un complejo poliedro en el que el oyente quedará cegado por el brío que emana de cada uno de sus costados.

Tema clave: “USA I: Is a monster”

 8,5

Two Door Cinema Club – Beacon

La propagación de la música de estos norirlandeses ha sido imparable desde que asomarán la patita en 2010 con Tourist History. Melodías pandémicas, varios hits anclados en las pistas de baile, y una legión de fans impulsada por sus vitaminadas píldoras. Han pasado dos años, y sus acólitos esperaban con ansias nuevo material sobre el que lanzarse. La espera ha llegado a su fin con esta reválida titulada Beacon, en la que Two Door Cinema Club no modifican demasiadas comillas, pero a cambio dispensan otro disfrutable caramelo musical.

Es pronto para saber con exactitud si este disco relevará  con garantías las  emociones levantadas con su debut, pero de lo que no cabe duda es de que la banda ha puesto en la  Termomix las mismas proporciones de frescura, energía, optimismo  y hedonismo. Se reproducen aquí también los riffs endiablados, las percusiones extenuantes, los estribillos contagiosos, las melodías efectivas y los temas rompe pistas.  El ritmo del disco se resiente un poco hacía el último tercio, y no hay una gema bailable  tan clara como ocurría en su predecesor con “I can talk” o “What you know” (quizás “Sleep alone”), pero contiene suficiente mercancía de pop bailable como para seguir dibujando una sonrisa entre los fieles de la banda.

Tema clave:  “Sleep alone”

7

Cat Power – Sun

Empezaba a ser exasperante que una de las voces femeninas más emotivas y arrebatadoras de las que puede alardear el país de Starbucks siguiera enclaustrada. Por suerte Matador pone freno a este desagravio lanzando el pasado martes 4 de septiembre Sun, el disco de retorno de la cantante Chan Marshall, conocida internacionalmente con el nombre de Cat Power.

Seis años han tenido que transcurrir desde el fabuloso The greatest para disfrutar del esperado comeback de la cantante norteamericana. Entre medio dificultades, retrasos y líos amorosos. Ahora por fin da a luz a su nueva criatura manteniendo prácticamente intacta su sensibilidad hacía los cortes íntimos, los dulces lamentos y sus acariciantes voces de seda fina. En su nuevo LP Chan Marshall se ha multiplicado como multiinstrumentista guisando su sonido para su propio deleite vocal, con la inestimable ayuda del productor francés Philippe Zdar, quien espolvorea con apuntes sintéticos la calidez reconfortante que transpira la música de esta artista.  Puede que en Sun no haya un diamante en bruto que llevarse a la tumba (“Cherokee” y “Ruin” podrían merecerse esa distinción), pero sí una colección de candidatas con las que acercarse a ella en la mejor compañía.

Tema clave: “Ruin”

7

Yeasayer – Fragrant World

La banda brooklyniata presenta por estas fechas su tercer largo de estudio, Fragrant World. Regresan con un compendio de ese pop de henchiduras experimentales y psicodélicas que les labró un hueco en la poblada escena neoyorquina.

Y prácticamente mantienen inalterable su fórmula de synth-pop huidizo, percusiones tribalistas, ritmos pegadizos, synthes afreakados, voces marcianas y parajes tan frenéticos como alocados. Una fórmula que ya dio sus más y sus menos (más lo primero) en All hour cymbals y Odd Blood, y que regresa  para dejar un buen regadero de hits brillantes, heterogéneos, de difícil acceso en una primera escucha, pero de esos que van acoplándose con gusto a los tímpanos. Es el caso por ejemplo del “Fingers never bleed” con el que se abre el álbum,  “Longevity” o “Reagan’s Skeleton”.

 Tema clave: “Fingers never bleed”

marco 75

Ariel Pink’s Haunted Graffiti – Mature Themes

Mature Themes es el nuevo trabajo de Ariel Pink’s Haunted Graffiti. Banda lo-fi asentada en Los Angeles que consiguió cierta popularidad tras publicar Before Today, un disco que contenía algunas de las mejores gemas de pop hipnagónico de la cosecha del 2010.

Ahora justo publican este Mature Themes, un excepcional Lp en el que siguen escarbando en las influencias sesenteras y setenteras para llevarlas a un plano contemporáneo, fundiendolas en acertadas dosis de psicodelia, lo-fi y alguna pincelada de dream-pop. El resultado son 50 minutos de sonido inspirador, acogedor, sorprendente, extraño y despreocupado, que no vacila en intricnarse en parajes de psicodelia rebuscada, con brotes picóticos que parecen firmados por Frank Zappa (de quien también hereda el humor gamberro en sus letras) o Captain Beeefheart, como en zambullirse en parajes más plácidos, guiandose por melodías inmediatas y adictivas: “Only in my dreams”, “Kinky Assassin”, “Farewell American Primitive” o ese magnífico cover de Donnie & Joe Emerson, “Baby”.

Tema clave: “Symphony of the Nymph”

 8

Bob Dylan – Tempest

El de Duluth celebra su mitad de siglo en el mundo de la música lanzando, este próximo día 10 de septiembre, su 35 álbum de estudio. Tempest contiene diez cortes auto producidos por el propio Dylan que se encauzan en la línea que ha ido resiguiendo en sus últimos lanzamientos discográficos.

El bardo de Minnesota regresa otra vez absorto por los sonidos de raíces americanas y su baúl de música tradicional. El blues con gotas de country-rock y swing es el marcapasos rítmico sobre el que Dylan vierte su contenido emocional. Enderezado a través de su identificable voz, que aquí adquiere mayor gravedad y profundidad, con un tono áspero, reconfortante, y en ocasiones, incluso íntimo, cuando se vuelca en propuestas de canción de autor, más en la línea de un Leonard Cohen. Los diez temas de este disco, de discurrir sosegado y repetitivo, dejan relucir una exquisita compenetración entre su voz curtida y la parte instrumental, dejando momentos brillantes como los 14 minutos que componen “Tempest”, inspirada por el Titanic, su personal homenaje a John Lennon, “Roll on John”, la cálida “Soon after midnight” o la más jazzy “Duquesne Whistle”. Tempest significa la permanencia de Bob Dylan en la liga de las leyendas, la de esos artistas que han marcado la historia de la música popular, y que lejos de tirar la toalla, siguen ofreciendo muestras del innegable talento musical y vocal que atesoran, sin miramientos externos ni otras consideraciones.

Tema clave: “Roll on John”

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.