Crítica DiscoElectrónicaHip-hopPopRock

Novedades discográficas septiembre 2016

posted by KeithModMoon 22 septiembre, 2016 0 comments
Trentemøller – Fixion

Trentemoller Fixion

El danés Trentemøller vuelve a inmiscuirse en las valijas de las tiendas de disco con este Fixion que supone el cuarto álbum de estudio de una carrera que inciara con The Last Resort (2006). Sin apenas sufrir mutaciones muy apreciables en su sonido, el productor europeo vuelve a apostar por esa electrónica cinemática matizada por los aires de Copenhague, y para la ocasión, un Nueva York donde ha pasado la mitad del tiempo dando forma al LP.

Esa gestación entre dos ciudades, y la reducción de la plantilla de colaboradores con respecto a su penúltimo trabajo, Lost, resultan los elementos más constatables. Aunque si uno penetra en las interioridades volverá a toparse con una electronica de claro regusto melancólico, nocturno y cinemático. Ese último elemento ya lo recoge con el propio título del disco. Con bajos menos agujereadores, con texturas menos abrasivas, Anders Trentemoller se pliega en su último trabajo a cometidas melódicas encajadas en sus esquemas de dark wave y electrónica boreal. Así temas como “Never Fade” remiten a unos Chromatics cambiando el clima árido de LA por la niebla y el frío justiciero de Copenhague, también más aperturista resulta “River in me”, que cuenta con la colaboración especial de Jehnny Beth (cantante de Savages), “Redefine”, o ese “Circuits” en el que parece coquetear con Suicide. En definitiva, el productor y músico, e único responsable del sonido, reduce su electrónica impulsiva, ensimismada y contundente para dar mayor espacio a la melodía y las entradas vocales femeninas, sin perder el poso melancólico, nocturno y paisajístico que tanto lo define y lo eleva ante competidores e imitadores.

Tema clave: “Never Fade”

marco 75

Vince Staples – Prima Donna

Vince Staples - Prima Donna

Vince Staples se consolida con su último trabajo como unos de los raperos más mordientes, veloces, imaginativos e inquietos de la geografía norteamericana. En Prima donna repite colaboración con dos de los productores responsables del brillante Summertime 06No I.D. y Dj Dahi, y aún incorpora las anotaciones de James Blake en cortes como “War Ready” y “Big Time”, para dar salida a un EP impecable, directo a desgarrar las fauces de la parroquia rapera.

En un tono puramente confesional que destapan una líricas que cargan sobre el peso de la fama, sus angustias y molestias – recogidas de forma alucinante en este vídeo-corto -, Staples transforma su Prima Donna en una moderna locomotora circulando velozmente por carriles del rap y absorbiendo cualquier conato de rock, electro, techno, música industrial, soul que se le cruce en su camino a la gloria. Así “Pimp Hand” trasluce como un corte al que se podría acomodado en Yeezus de Kanye West. Por su parte “Big Time” absorbe de otro rey midas del rap contemporáneo, un Kendrick Lamar que es invocado, especialmente en la forma de cantar.  “Smile” es una muestra impepinable de rap-rock que pone las virtudes de Staples y sus compinches a trabajar a toda máquina. No se quedan atrás la electrizante “War Ready” o el electro-trap rabioso y alucinógeno de “Loco” – con colaboración vocal de Kilo Kish. Un lote que encadena un acierto tras otro, hasta sumar un total de 7. Prima Donna propone un recorrido cargado de virtudes y talento desplegado en la dirección correcta, donde el concepto cuaja de forma ejemplar con la rotunda y fornida carcasa sonora diseñada para el lucimiento de un Staples en estado de gracia, envalentonado y preparado para dar el salto hacia la cumbre.

Tema clave: “Big Time”

8

 

Angel Olsen – My Woman

Angel Olsen - My Woman

Angel Olsen se gradúa con honores como dama del folk de ropajes poperos. El motivo de haberse condecorado con matrícula de honor hay que hallarlo en su último trabajo, un My Woman que la encumbra como una de las solistas más arrebatadoras de su región geográfica.

Abastecida con cantidades sobradas de dream-pop y folk mecedor, de poso melancólico, pero de efecto  regenerador y hechizante, la de St. Louis amplia sus credenciales dando entrada al rock de corte años 50s, al sonido de las girl bands y al country. Una masa macerada con su habitual sensibilidad exquisita que modula bajo una privilegiada voz. Una que adquiere nuevas formas y matices, como en “Not Gonna Kill You”, donde parece reflejarse en Patti Smith. Aunque las mejores extracciones las sigue obteniendo en su senda más transitada, la de ese folk-pop alimentado por amores disconvergentes, matizados con una mínima presencia instrumental (un tenue piano) que impulsa aún más su acariciante voz, ese hechizo gutural que encuentra en “Sister” e “Intern” un remanso de paz para caer rendido durante una larga temporada. Más si uno se pone a desentrañar unas letras cargadas de resoplidos y suspiros provocados por la pena, la tristeza, pero también la esperanza.

Tema clave: “Sisters”

8

Frank Ocean – Blonde

Cuando en 2012 Frank Ocean se acomodó en el trono del R&B contemporáneo como solista masculino, poco podía imaginar la expectación angustiosa que acumularía la continuación de Channel Orange. Lo que tampoco se esperaban sus ansiosos seguidores, es que su vuelta se produjera con un doble tirabuzón sin apenas tiempo para digerir entre los dos lanzamientos. Primero sorprendió con un álbum visual titulado Endless, y finalmente apuntilló la jugada con un Blondes al que le llovieron los encomios a los pocos segundos de su bautizo.

Frank Ocean contraataca en un tono emocional más rebajado, menos teatral, con menor uso del falsetto. Esa de entrada es una de las principales constataciones que se lleva el curioso con la escucha de su última tentativa, un trabajo en el que vuelve a exponerse como un fiable storyteller y a recubrir esos pequeños relatos (a veces confesionales, pero siempre cercanos) con uno imaginativo mantra sonoro donde prevalece el R&B como viga principal, pero en el que filtra otros materiales como el gospel, el soul, el rap, y un empaste sonoro que se escapa de las etiquetas -toda esa presencia de capturas de conversaciones de la vida real, por ejemplo -, pero preparado como un equilibrada mezcla entre instrumentos analógicos y cacharros digitales. Uno de esos álbumes que gana con cada recorrido (de hora de duración), que cuando el oyente depara en los recovecos de su producción, y la suma vocal y lírica, aumenta su presión en el corazón – cortes como “Nikes”, “Be Yourself” o “Futura Free” no necesitan de una segunda escucha para agarrase a la epidermis. Este servidor no se considera demasiado fan del tipo  de música que practica, de ahí que le atribuya aún más mérito a todo el envoltorio fascinante con el que la presenta, así como su sabiduría como narrador y ese sarcasmo electrizante que atesora.

Tema clave: “Futura free”

marco 75

Nick Cave & The Bad Seeds – Skeleton Tree

Disco del mes

Nick Cave & The Bad Seeds - Skeleton Tree

El 14 de julio del pasado año la tragedia volvía a llamar al domicilio de Nick Cave. Uno de sus hijos, un menor de quince años, fallecía tras caer de un acantilado de las costas de Brighton desorientado por el consumo de LSD. El apodado “príncipe de las tinieblas” volvía a sumergirse en la oscuridad que le representa con otro golpe inesperado de la vida, justo cuando había conseguido cierta tranquilidad y paz alrededor de su familia. Ante la tesitura más amarga de su vida, al músico australiano solo le quedaba buscar consuelo en la família, y utilizar la música como la obligada catarsis. El resultado es este desolador trabajo, donde el negro impregna de principio a fin unas canciones que caen como estremecedoras losas sobre los pabellones auditivos.

Skeleton Tree se construye como un lamento de lírica distinguida. El Cave literato saca su pluma de las grandes ocasiones para recrearse en el dolor, el desasosiego, la quiebra de espíritu y todo lo no ajeno a un agujero irremplazable del corazón. Y lo hace con un tratamiento sublime, sacando punta a las metáforas más dolientes y profundas, y liberándolas con su voz cavernosa, su tono afligido e introspectivo. Como no podía entenderse de otra forma le corresponde una gabardina de ausencia total de colores. Cuerdas asfixiantes, suaves repique de las escobillas, reducidas teclas de un piano fúnebre, atmósferas densas y turbias, todo un entramado sonoro sobrio y oscuro acorde con el estado anímico con el que fue configurado el trabajo. Aunque lo más asombroso, es como pese a todo, esa comunión de un dolor muy presente, real, ahogado a través de la expresión artística, produce emoción a raudales, pero también belleza. Belleza que por instantes es nítida, limpia, y casi siempre, hiriente y aplastante. Porque si uno escucha el álbum entre líneas, ve a un padre molido, confesándose desde las tinieblas más ardientes de su existencia, confrontando la muerte a cara de perro, pero manteniéndose a flote mediante el poder curativo de su propia música. Y ese efecto, ese íntimo encaje, ese balance de fuerzas opuestas, resulta de lo más hermoso.

Tema clave: “Jesus Alone”

8,5

Pional – When Love Hurts

Pional - When Love Hurts

El productor madrileño sigue engrandeciendo su área de influencia en el prolífico estado de la electrónica patria con cada nuevo paso que da. El último se salda con un EP de cuatro cortes en el que vuelve a despuntar con un poder evocador y una sensibilidad por la melodía garrapata de difícil tasación. Un When Love Hurts que estremece el oído e incide en el pálpito.

Cargado de ese insondable sentimiento de dolor y pérdida que provoca la desaparición del amor, Pional lo utiliza para dar relieve a un trabajo de electrónica emocional ejemplar. Crescendos ejecutados bajo un medidor de cubatas londinense, voces aterciopeladas, sonidos ajenos que se filtran como cantos celestiales, cambios de ritmo y de textura inesperados, detalles de una finura impecable, en definitiva, un marco sonoro impregnado de color etéreo y melancólico, de una celebración hedonista matizada, de ínfimos detalles que engrandecen una producción que encaja al dedillo con el aporte vocal del madrileño.  Si “Casualty” es la demostración de un talento colosal para hacer mover el esqueleto mientras te estruja el corazón, no se queda atrás un “As time was passing by” que remite a la imprenta de Joseph Mount en Metronomy – de hecho el reflejo de la banda inglesa se aprecia en varios rincones del EP.  Finalmente la puntilla la da con “The Way that You Like”, otro pedrusco de pop electrónico, este con la colaboración vocal de Empress of, una artista con una sintonía clara con la música del músico español. Pional regresa para reivindicarse como una de las puntas de lanza de nuestra electrónica.

Tema clave: “Casualty”

8


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.