CrónicaPopRock

Rufus T. Firefly – La 2 de Apolo (Barcelona, jueves 11 de abril de 2019)

posted by KeithModMoon 16 abril, 2019 0 comments

Rufus t. firefly

La primera estampa que asaltaba al asistente cuando el pasado jueves se adentraba en las interioridades de la Sala 2 de Apolo resultaba significativa del progreso y el alcance adquirido por Rufus T. Firefly en un corto período de tiempo. De banda de culto de la neopsicodelia a un grupo que deja la susodicha sala en un recinto pequeño. Un notable crecimiento, en apenas dos años (aunque ya acumulaban diez años de reducido impacto), que, incluso, predispone a augurar empresa mayores en poco tiempo para una banda que durante su próxima visita a Barcelona podría escalar hacia la sala de arriba o verse en slots preciados de festivales venideros.

Algo posibilitado por un enfoque digerible de ese calor lisérgico que baña su música. Ese componente psicodélico que, para entendernos, se acerca más al sonido de Tame Impala, u otros exponentes de la neopsicodelia, que al sonido más aguerrido y denso de Syd Barret o Kevin Ayers.  Una aceptación menos de nicho, y más adaptada para una audiencia mayor, que les permite conectar con un público más amplio y heterodoxo.

En su visita a Barcelona se presentaron en una formación de cinco, con ese núcleo duro que forman Víctor Cabezuelo (guitarra, teclados y voz) y Julia Martín-Maestro (dotada batería).y con esa motivación extra de quedó registrada ante un público bastante entregado a la causa. Su concierto se desarrolló en una pistonada alta, y con esos sarpullidos psicodélicos (ese remarcado sonido a órgano Hammond que rodea sus composiciones) distinguiendo un compuesto de rock guitarrero que es capaz de transitar hacia dentro de sus fronteras, con ecos a Vetusta Morla (especialmente por la voz y alguna melodía) o también por fronteras exteriores, el citado grupo de Kevin Parker, pero también los riffs altisonantes de Death From Above o el órgano multicalórico y adhesivo de M83. Un mejunje reconducido con criterio y cohesión.

El show tuvo en los dos discos sacados en los dos últimos años, los que han relanzado a la banda de Aranjuez en la escena rock española (especialmente con Magnolia, 2017), su principal despensa. Aunque fue cuando se centraron en las virutas de este, alrededor del segundo tramo, cuando el show creció en aprecio. Envalentonados por el grato feedback, no dudaron en lanzarse a esa versión del clásico de los Beatles “Lucy in The Sky with Diamonds” ya incluido en su último LP. Aunque fue  “Rio Wolf” el que concluiría un concierto algo excedido en aspavientos, pero estable y digno en cuanto a conexión con el público, parapetados en unas canciones que muestran su resistencia cuando son expuestas al calor del directo, por una formación que contiene unos resortes de calidad y criterio listos para ser acogidos por mayores audiencias.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.