CrónicaElectrónicaIndiePopRock

Top momentazos Primavera Sound 12

posted by KeithModMoon 7 junio, 2012 0 comments

The Cure PS12

Soy consciente, lo es mi mollera, lo son articulaciones y órganos que desconocía que fuesen parte de mí, que este repaso a los intensos días del Primavera Sound llega algo tarde a la palestra. No exagero si afirmo que no fue hasta ayer que el fluido sanguíneo volvió a bombardear de líquido la azotea, y como  podréis imaginar, éstas no son condiciones para escribir ningún texto por muy digno y relevante que haya resultado el festival.

Hoy por fin, armado con algo de fuerzas, y dado que muchos ya habréis leído crónicas muchos mejores de las que nunca sería capaz de escribir, he decidido acercarme a la experiencia musical de una manera sintética y simple, con  en estas pocas líneas que recogen, a modo de recopilación, los momentos que más sangre hicieron hervir en los dañados conductos sanguíneos de servidor. He aquí los momentazos del Primavera Sound 2012.

The Rapture – “How Deep is Your Love”

Brincar más alto que los masais en época de emparejamiento es algo a lo que solo puede aspirar una banda curtida como The Rapture, que no contentos con arrojar toda su gasolina en forma de hits, se guardaron para el final un “How Deep is your love” que desató la locura y la histeria en los que abarrotábamos el escenario San Miguel.

Kindness – Bailoteos Houdini

Que ese chico serio, de salidas que te dejan descolocado, con larga melena e indumentaria chillona, al que acabas de entrevistar se desenvuelva como el puto Michael Jackson encima del escenario resulta ya bastante chocante. Pero nada incomparable al momentazo de buscar la pista de sus asombrosos bailoteos encima del escenario, para darte cuenta que el tipo lleva un rato, con el micro a cuestas, bailando y cantando entre el público, justo detrás de tu colega. Grande Adam.

M83 – “Midnight City”

Ni las distancias, ni el murmureo siempre presente alrededor, ni la frialdad del escenario Mini impidieron el éxtasis colectivo al que nos llevaron Anthony Gonzalez y los suyos cuando interpretaron la joya de la corona: “Midnight City”.

Confundir el trailer de promo de la película Resident Evil con un puesto de donación de sangre

#Truestory

Nick Garrie – J.B. Stanislas en el Auditori

Sin duda la peor noticia de este año ha sido no tener asegurado el escenario del Auditori para la próxima edición. En el agradable y acogedor espacio del Fórum este servidor ha vivido algunas de sus experiencias musicales más sublimes (y no, no estuve en el concierto de Tom Waits). La velada que pocos mantuvimos con el brujo de la canción británica fue durante muchos instantes mágica. El veterano y ninguneado artista nos regaló de principio a fin, estrofa por estrofa, esa joya de culto del pop barroco de finales de los 60’s que responde al nombre de The Nightmare of J.B. Stanislas. Un caramelo de lujo que destapó mucha gratitud mutua entre artista y su banda por una parte,  y el público por otra.

Other Lives – Sus brisas  de folk embellecido suavizaron el calor tortuoso

Otro concierto que enmarcaría de principio a fin pese a la abrasiva calda que nos cegaba las retinas y nos quemaba la cabellera fue el de Other Lives, formación de Oklahoma que factura un folk barroco de crescendos épicos que poco tiene que envidiar a Fleet Foxes, The National o Arcade Fire. Palabra.

La cara de tonto que le quedaba a uno la primera vez que avistaba en la lejanía el escenario Mini

(aka Sants- Montjuic, Mordor, muerte anal, hola estoy aquí, al lado del Hotel Vela)

 

The Cure – Comprobar que Robert Smith es un personaje real

Ver el escalofriante aspecto de Robert Smith encima de un escenario es siempre una experiencia inolvidable. Pero más allá de su caracterización entre Eduardo Manostijeras y Joker, a Smith se le vio muy puesto en su colosal concierto de 2 horas y 40 minutos. Una lástima que se ofuscará en su vertiente más depresiva (no de fondo, sino de forma) durante la mayor parte de la segunda parte, porque en la primera hizo vibrar a fans y no fans con esos himnos sin fecha de caducidad a la vista.

Disfrutar del restaurante y las birras a 1€ en el Press Lounge

Tenía que soltarlo

Marianne Faithfull –  Photographers are not welcome here

Presenciar cómo la imponente Marianne Faithfull se deshace de los fotógrafos en su show, y no solo eso, sino que se regocija de su acción delante de su público, mientras disfruta de un placentero  té.

John Talabot Live – El embrujo de Barcelona

Asistir a cómo John Talabot se marca un señor show debut con la ayuda inestimable de Pional, y deja hipnotizados a propios y extraños con su personal visión de la electrónica emocional.

Sales de baño

No haber tenido que sacar tu recortable y tu ballesta antizombies al toparte con un infectado de las sales de baño es toda una suerte, especialmente en un ambiente tan caldeado por las nubes químicas.

Franz Ferdinand –  Los alaridos hooligan

Franz Ferdinand cada vez gozan de menor prestigio, pero éste debería quedar intacto tras shows como el del jueves. No podemos decir lo mismo los que nos sumergimos en su tormenta eléctrica de hits y nos dejamos llevar por nuestro espíritu hooligan brincando y apuntillando cada temazo lanzado por Kapranos y los suyos.

Dj Coco – El cierre

Las tradiciones son las tradiciones. Y el cierre festivo de Dj Coco es igual de ineludible que la comida familiar en Navidad. Esta vez no estuvo pletórico pero el hedonismo latente puso mucho a su favor, y el ATP volvió a quedar pequeño para los vampiros que resistíamos  los primeros haces de luz diurna.

Beach House – La casa en la playa

La casa de la playa que regenta Victoria Legrand y Alex Scally siempre es uno de los refugios más placenteros y reconfortantes al que pueda uno acudir. Incluso si la deciden ubicar en un escenario tan poco propicio como el Mini. Pero dejarte acariciar con las suaves y bellas melodías de Bloom fue demasiado para los sentidos. Eternam pace.

Ver cómo las peores pesadillas de Agatha Ruiz de la Prada pueden convivir en el plano real en armonía y sin sobresaltos

Los looks de la fauna del PS son objeto de estudio y seguimiento. De este año destacaría muy a favor los shorts con algo de glúteo a la vista, el look ravero teñido a lo Grimes, y en ellos la barbuca hipster-homeless a lo doble o nada.

La salida infinita del recinto del Forum

Divagar sin rumbo, pajareando a cada encuentro mínimamente reconocible, solo con la determinación de no querer dar por concluida esta fiesta musical y tener que afrontar de nuevo una espera de 365 días

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.