CrónicaSoul

Leon Bridges – Festival Jardins de Pedralbes (Barcelona, 11 de julio de 2018)

posted by KeithModMoon 13 julio, 2018 0 comments
Leon Bridges Festival Pedralbes

Foto: Calvera-Garcia-Paramès

El pasado miércoles Barcelona vivió una de las jornadas más intensas y angustiosas que recuerden los habituales al circuito de directos. Una sensación inevitable de FOMO con la coincidencia en el calendario de los shows de Beyoncé & Jay-Z, Eels, Japandroids, Queens of the Stone Age y The Waterboys (Sant Cugat). Sin embargo, los pasos de esta destilería terminarían dentro del idílico marco del Festival Jardins de Pedralbes que incrementó el desborde de oferta disponiendo una plaza para Leon Bridges.

El cantante de Texas, y promesa negra desde su debut en 2015 con el alabado “Comin Home”, aterrizó junto a su banda en la zona alta de Barcelona para defender su último trabajo hasta la fecha, el disco Good Things. La empatía vocal y la instrumentalización empezaron al ralentí, tanto su frontman como los músicos que lo acompañaron se mostraron algo (des)aclimatados, extremadamente estáticos. Sin embargo, poco a poco el calor infiltrado en el soul elegante y seductor del norteamericano fue avivando el ambiente encima y alrededor del escenario.

Su soul intimista fue ganando pulcritud y pureza pasado el ecuador del concierto, ganando acólitos por el camino. Aunque fue la interpretación de “River”, ese tema que se coló hasta en el hilo musical de la serie Big Little Lies, el que penetró en los corazones de los asistentes. Una balada del cantante, con el único acompañamiento de una voz femenina dando la réplica y un órgano, fueron suficientes para invocar cierta magia en un show que, hasta la fecha, se había mostrado algo desangelado (incluso con sus temas más irrebatibles, “Comin Home”). Un pico emocional que fue reprendido por una aceleración en la pulsión bailable (dejada en acta con el propio cantante invitando al público a levantarse de los asientos para mover el esqueleto) que coincidió cuando encarriló su propuesta hacia el funk y el R&B de su último trabajo discográfico (todo el bis), más en sintonía con Pharrell Williams que con los dioses del soul o el gospel .

Un registro cómodo y pertinente de cara a satisfacer la demanda general en el formato directo en grandes espacios, pero servidor y otros presentes, nos decantamos por cuando acorta distancias con Sam Cooke y Otis Redding, cuando le da por prorrogar la llama de soul íntimo y sensible que estos referentes encendieron tiempo atrás.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.