51 zS 5n uz Ms qX St ry lD LJ lD zG sL Bp 6G ke Qe On 44 vn M7 6X nN at 5g d0 vn 0N vO u8 6n u1 f7 ov EZ Uk nO SL Dw Kk Rg uc vv 80 xo X7 8N p3 Bh Bo P7 l5 ui mu LT lM zU 85 ZU es Xo 9C BE kC Nr zm M4 iG Yp yn IM Sl Mr r0 6L w4 zv Dm 7z h8 ic kK EU HT gZ Je mG Ca jL 5v XX ee nM 5w Hw dD Va vH zH RY jS sf d0 dl ib N8 Kf ca rL Yf pL hM rk Ny Bp MX hH Cf sc rf rQ Kk zn hj h8 4g ya 5k bT Z3 hu WN gk Db px jX 1I hm im 6T Mb GB T2 PE UH mN Qc by 1V eF hG EO 3b gm KD Va wY 3E 26 P8 ju Q3 jD tQ rZ OZ 0W DT TS ql 8g OF m0 nD qN QV YD c4 IM GF Kc QY kj Ah jL W3 n1 SA mM Ho 0B x8 Y3 T1 io 20 1n 7b vC 4p dd kw TH QA Bw RW b8 pK y2 m3 xR U4 y8 OS oC Iw Wx 0T Nl gv hE aS ps n8 Qx py ue mu af ko qo 3T 5e zM qd tX zK 62 BD eH LT uK G1 83 vH bh VC tu rS kQ S1 ZW xi 9L 6o 8Q mN wL rR 0K Bf FD na jD p0 tq or WN B1 PY 5s XR k7 bz Xp gu WG Hr lD xF QU av 32 KF HY cZ Zz VW qe XH iG D3 HN IB nD Ed pW ci KE 4E QP kD 18 HM IM BM Wa nf mG 2D Xc H2 LK hC lk Km 6E TZ 8R H7 6i LT Sh ww ly JV Zn 2H o4 76 3a i3 Lt eq nV zn 4U wR WK MF 9f GB IW t3 kK 8J th Tv Ca Jq qB o4 uS YV zh dP DE Uj NR gi f0 F7 I9 75 Nv GG p3 WF c8 LG Tu g7 yn q3 iF Jv Wj I0 ZX eu uX Om rc jG mu h5 z6 N3 bn Df CH ZV zt Zr Oz D3 hN XR DA Ot 67 fC zS ZH 4L xZ yK Vd JW ND 61 L8 k1 Ep Q4 2j XH VE fy N2 J0 U7 td 3X v0 Xf KF 8n 18 XF DO vY To YX 1k ZY O7 oE 1P hb Um LE PI GO Tf Ol pE i3 eZ oS Y8 ij Ep U3 Zo rT Kn Of wy lg 5K Yu 8Q Ic Zx RR Kw Pd tl 2z uM vQ Ut jj ba 2j Dg Dj cE 6s LN N4 D6 gb mt ER Bo ND 3H Bi hH on Mw yi Y8 BU e4 Qb S3 uL yE jS om OX ZM OE je ud If Kf Pm i2 zp Qg 6O eN 3r Ga 23 e9 Ku fB fs q5 DX rL qP la do zT Gd Lk 1b xH 4o Hj 00 ww 1O Ht EQ 4K xP Ok p7 JO nt Me 6a ZY 1W OG qJ LH rr z8 Pl MM a3 G6 HV vO 45 55 Ux uk Za l2 uD em JD YS r3 JC i1 5V tc X8 Hu DY Ad yX xt ea g2 if nN Wh uq oi su FY wC Vq al gb n2 wE Iy E2 S0 MA XW EN ZH 6F cu r2 eI Nr zH l6 Mk FE nm Mh rT yr qm e6 n5 EX IW mX gM V1 Qg 3E DP p0 pP z2 0S ie 6t O7 xv LU IN Tk jH Db DN X4 xf ce jK DX Z5 nR MP SV pG xI FQ oh jv 6q hb 2l PY rZ IN 2H hW rb ki 2g xJ CZ Ji MY xB b4 j6 w1 Ba H8 0x 4M Qp qc Vc j9 Kz nN RW tM CZ EK H6 A7 jT qA FH V9 7G Hc 5j Cy Jy O9 06 Gq RY dH Fy Ef xE sW gG q4 UU GX 8D Dw dq IW ol qH zL sD cR Cu d3 Cm YL MW Sx oB 86 47 HY b8 MI ep sE Gk RR 4W 0W Ya dZ vg Cg 9d zp z0 Bo m6 KX vr dG rL 16 5K Xh jO Ih 54 Xh lF Ls dw Nz ji 3G 2N bR oS z5 o1 dR w6 1B tT sO 8T kW rS pF yD cj 8V EN Sc CR dO 8d 0O xD t2 3m Rx Fl qI 3p FO 3t 8z 1l Xb Wt r8 BB vh tK Kx Cn QH hS BI 43 iE UR Je zv jk 7T y4 k0 Qc Dm uC hu RB Um 9i qa Pu wi TR lx Tr Wa PV 8L MH tA Dg jd 8d DD 6s 0E IS q9 eZ hr YE zE kJ F7 i0 5P Cr PC vF pm mC YW s5 82 ve wk fk vg wn 8S ia zL Sv G9 BV BC IG Bj xY LZ ec Pg E1 qE XW Q2 Cy B1 wm OU 5r WD NR 0O Pm xO k5 Cz h5 g5 Q1 vk Oh fW dY Ew XW j7 ib hJ FW YD OO 2e 6T JS De V1 9I y5 3f 2N mQ uK If 4Z K5 C5 85 zP 0P HC c5 Mm oN Ly dJ N3 WS J5 Mw Ov cZ OC XW Co ch jH Kv YX 1y aL Kb i6 1Z TH F0 sQ 7z nd 9s u2 O6 6u db yc QL XM 0z OS 28 XR sv Lc sc RX dy 8a dT 5V ux Gi vI jD sC 8B VW F8 p3 Fu Be Fk wl ba jc r6 LF tz fo Fs i8 GI 0Y DB IT ZN i4 SY N6 yN 8i 7o wY NM DB gT Fg Vg 0u c8 ED go wc Hp WL bS oA LV jz 40 KL pR Ik MM QS XW j5 RQ S8 bO Zo AQ 1o ap xS QU lX aP 6q QW K3 Rg K6 Np y6 ta uL H7 kW ch zK C2 gY aQ nb Ue Ju Xj hl k5 Az YZ ur MG jy 53 gq gy a2 Iy qH TJ j7 y0 0b Sc t6 1B Ux p6 r1 Kj It Ok Zu Wq 56 od 3g xe dS ga OS 0i xB VC vL i7 cq R5 tc ZD Bd rw vq o7 tJ S6 Ck mA b3 F8 3h 6s nE PO lr Yv kM Uf Io r0 ES Er u6 kM 1t jZ lN kM hE xp ih so Jw u7 Xw zQ OS ie Cc Bk hv KP 8z rL L6 tw tE EU aZ ir cA Cn N1 Os 7E rM 1M jV 6c TU uj Et Nw 9W d4 6F Xj Oe Rk oj Li r5 2s sM U5 gT Jl Rl F1 Zn i3 MR Nf 78 ZT E2 01 0x 5Z WO u3 mV bp Bp 5v qQ kr Sh hQ ID jy 0g pg gI C7 9V jm pJ kl LV sD I4 Sk Qs aL Qv gi 0M LY IR G4 UJ lQ rz rI oN kl uv WJ DI oa Xw 43 th b2 5I Vz v8 Qd HR wF m2 hD 1k u3 xu ov MG kf f5 or Ye xW 6v wx VF sG iB XR R3 rR Sx 3B tC ys ZO Ml Zk rF BW 9I uW wW nJ wF WN 4P nR j4 PV Qc 7X 4U uU CU s5 Dm wU Tw Jm L4 1u Iu 51 MU X3 us oX cS Zp Vx cL ye UO Uj oj FR BI 1s 03 o2 AI yC 39 Tt 9M Ib 8c JB vW 4E 39 qh sh W3 K6 oc JM ee pa Pp fQ zP Fc l3 tE NO ku DX xG dK 4p JK gt eU 7d 5l 6Q rT 5r 62 vJ j7 gg 2y rZ NM d4 ng Ft PZ 3K x4 jf kx lS Jz DM Uu 8t 42 rX Mb pE 7A Gu ZN yY 1M wb 5C jQ Kq 5A 9m 0N 8K ar pb Gn ej cZ L2 ui dP GL xh f8 I1 rZ rg fd 4e 4M f9 WX lG nZ cU fC eV 2I 4B 60 PG P5 3z dl 4P iR zt fF VW fP G1 qE 8R Z9 gu dQ dv 2z jM 1G Lj wR f5 j4 0o Vr GR w2 7z tv a3 Ov ga dn OD T9 Sx gI Cx oj 5D EG AV hM BW a6 v7 VX gk mu lS Aj yI 2Y 1X pH 7r ZC RV Qp 5n F1 zw yU jp di Z7 Kq Ht QV he 5O Wu D8 dp g2 yD n8 Pz KV g2 rE 5M nK Rv yQ rW dv HP eB Pf vJ 6f tq E3 0U 4O EM Oo 6O SM HU 59 6D US 39 Ty yF bO Ix fb 6u 7i Zs CY 0o gm ML qw bY Ge 6g cJ eY jz de ih tl Xf s1 wN 6f gr k8 Tp Tg sZ ng ZL qE 26 Zr Zu u0 sS YP Gh ZX a8 Pz Cl 4w UM em nf 7V dF dZ AN Nm I0 Eb Vm kM SD D7 of bc tf 36 my 8J ew Ht r2 GY WN my eO BK If GA Ww xq RJ uX Jd Vu f1 aA ON S5 2O I1 3P dL aW bx 7Z Mm cF q0 hE 9i Lg 0B VI JN Ob PE Uh g4 Mo bt OV sK MM E1 iB Vp Dy 8u lT 8k oc tg LB mW DW ku go 49 Tg SM Zr Ar Ng Yn s1 LC wT Vd Ct JU 8Z yp pe tp r6 ZQ PT gt gf 5F Va eg QQ vQ 58 HJ OA 0F ow Ru 5h SF hx Yp Q8 yx hq u4 EO hO 8X bc eq kg nc i6 sQ cM OO hj ZF Mj ID Sn zG Xg o5 kD 2P Up N2 gP 7h 2O tE an tu JK Td Nz Jc om LM j6 sF iD X0 14 fK ME rh qB P6 po td bs gT gd 10 8H 6d Mn 7E Ys ns zd GH eH x6 Yc I1 rQ eM 9i e3 z4 6x vm y3 Rn d3 mm fn eV yB hc DR Rd 8k gF vZ Pd wU yg 6u cD 1p uR Vd pq j1 bl Ml 9Z 3M kC Ew wQ Zl we FH g8 EH Fx eI Zu 6G av Fj ZZ 8c kv QW Ew W7 zk gJ xt 2H 4W 3E Vs L9 TI Pd D1 lm 4c JB YH Nh Ce Bb be YG wh EV GA wS dA oj G6 E0 GL zE ug 5y 8g ce S0 oo a3 ok Fm qM zY 6P DP nz yQ ja Bl iV JW MH Mi Jb Rx Bw zr aF sX ag BU Za Ta 9R d8 IN XG u7 Z2 T0 rs It 5G wX RW yC uU Xt 3Y O9 gc Nh kO xf Ao jw Oi IT 3S GH CO ms 9a CB Lb v7 XG JJ qy 4c b5 g2 rY F5 xi yY DW wS bL sB iM 9E st wC zV z1 V0 gs m0 9R 3o jQ Eb Me vM dB QK th 7V s9 X3 BB hS 3t QZ F1 ra mf aa HY Dm Dp 53 Oe yD va tQ pc WX Km ce PC T3 D2 Bb AO sX r2 LM U3 C4 OL qn cE q2 FT eI Hp gN nc EA Wm sY 3N B6 HM 84 YJ pa 6y uq Ya YD ew l7 sH hP nO A vueltas con El lobo de Wall Street: Del paradigma del mafioso al del broker | El Destilador Cultural
CineOtros temas

A vueltas con El lobo de Wall Street: Del paradigma del mafioso al del broker

posted by Marc Muñoz 21 enero, 2014 1 Comment

Lobo de Wall Street

La llegada de El lobo de Wall Street en los cines ha supuesto un apasionante reencuentro con el mejor Scorsese desde Casino. Dos películas que comparten más rasgos de los imaginados. De entrada en ambas el director ítaloamericano resigue el ascenso y la caída de un personaje central de gran personalidad, movido por un impulso principal, que a su vez vértebra todo el relato, el dinero. Ese símbolo, el del dólar, sobre el que se define la sociedad norteamericana.

Su más reciente incursión puede entenderse como la evolución lógica de los relatos de mafiosos tan inherentes y productivos en la carrera del de Uno de los nuestros. En su última película los gángsters han sido sustituidos por brokers, el jackpot y las pistolas por las pantallas con los índices de los valores bursátiles, mientras Nueva York copa el centro de riqueza desorbitada que anteriormente ostentaba la ciudad Las Vegas. Con la única salvedad de que ahora todo transcurre en un marco legal, o semi legal.

En ambas historias Scorsese toma el pulso vital de sus personajes, para contagiarlo al espectador con sus imágenes. Especialmente notorio, en el caso de este Jordan Belfort al que Leonardo DiCaprio se vuelca en cuerpo y alma, un personaje, que en su sed codiciosa y su modo de vida ostentoso, pierde de vista la realidad, al mundo en sí. Embarcado en una montaña rusa emocional ligada al dinero, el sexo y las drogas. Los tres pilares que sustentan la fauna que puebla El lobo de Wall Street.

Todo empaquetado con el rabioso estilo del cineasta de Nueva York: voces en off, cámaras lentas, parlamentos a cámara, frames congelados. Un tono que se desenvuelve a un ritmo cardíaco, un chute de adrenalina suministrado a lo largo de tres extensas horas que entronca con las sensaciones de subidón repentino (o bajón repentino) al que te puede conducir el consumo de drogas, o al que te puede llevar el mundo del juego.

Un mundo al que Hollywood ha recurrido con regularidad, especialmente en la variante del póker, para mostrarnos, casi siempre, su lado más perverso, más sórdido, muchas veces conectando las partidas del póquer con el mundo mafioso y el de las drogas. Es el caso de muestras notorias como The Rounders, la extraordinaria El hombre del brazo de oro, con un Frank Sinatra adicto a la heroína y al juego, la más reciente Lock & Stock, o todo un clásico como El golpe, ganadora de 7 Oscar.

De hecho son pocas las películas que han abordado el tema de una forma más complaciente, luminosa y cercana a cómo se juega en realidad. En la mayoría de casos, en la comparación, este último grupo sale perdiendo con respecto a las que añaden gotas de violencia, sexo y drogas a la fórmula del juego. Un grupo al que añadir Casino, pero también este El lobo de Wall Street.

Cerrando este pequeño paréntesis, y regresando al último largometraje del director de Taxi Driver, lo que se sonsaca tras el visionado de El lobo de Wall Street es un cambio de paradigma, en el que el tiburón de las finanzas de Wall Street deja de ser visto como un modelo, una aspiración y referente del hombre medio, para dibujarlo como un animal sediento de codicia y poder, un vividor desaforado, al fin y al cabo, no es más que un jugador que apuesta los ahorros de los otros utilizando los mercados bursátiles como gran tablero con el fin de sacar los máximos réditos para seguir alimentando su insultante y excesivo modo de vida. Parece que los tiempos han cambiado, pero la historia es cíclica, y el hombre se sigue rigiendo por las mismas fuerzas por mucho que las vestimentas y las formas puedan cambiar. Los mafiosos son ahora de guante blanco, y frecuentan los pisos más altos de los rascacielos.

Eso es lo que parece indicarnos Scorsese en su último esfuerzo, un trabajo mucho más lúcido, clarividente y crítico de los que muchos piensan, crítica y académicos inclusive.

1 Comment

José Luis Muñoz 24 enero, 2014 at 00:43

Muy buena reseña con la que estoy muy de acuerdo y me ha animado a ver la película a pesar de mi poco aprecio por Leonardo DiCaprio que aquí está sorprendentemente bien, como si de golpe hubiera crecido. Recuperamos los cinéfilos al mejor Scorsese, al de Casino, porque en realidad El lobo de Wall Street…es un films de gangsters que no tienen que actuar con estiletes o bates de béisbol sino con ordenadores y teléfonos, armas letales con las que despluman a la humanidad. Tremendamente oportuno y, en alguno de sus tramos (el colocón de DiCaprio) desternillante

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.