LiteraturaOtros temas

La vida de Ian Fleming, el creador de James Bond

posted by El Destilador Cultural 24 mayo, 2018 0 comments

Ian Fleming

Parece ser que pese a que Daniel Craig dijo que prefería quitarse la vida antes que repetir su papel como 007, ahora podría estar arrepintiéndose de sus palabras. Y es que el actor ha confirmado que interpretará a James Bond. Así, en el programa de televisión estadounidense The Late Show, Craig aclaraba a Stephen Colbert que simplemente “necesitaba un descanso” ya que el actor se encontraba realmente agotado. Por tanto, no hay nada que preocuparse, tenemos buenas noticias: Craig respondió finalmente “Si” a James Bond, personaje creado por Ian Fleming. Pero, ¿qué sabemos realmente de éste último?

La vida de Ian Fleming fue el sueño de cualquier biógrafo. Y es que su vida, pese a que fue relativamente corta, estuvo llena de hechos notables. De hecho algunos de ellos muy parecidos a los de su personaje, James Bond. Y es que el escritor que creó uno de los personajes más importantes de la literatura moderna creció en una familia adinerada y cultivada en Mayfair (Londres), en 1908 y a la corta edad de 9 años sufrió la pérdida de su padre tras la primera guerra mundial (1917). El autor del “agente secreto” vivió una vida dedicada a los excesos del alcohol, tabaco, la velocidad en la carretera y mujeres bellas. De hecho, se dice que era tan buen amante de éstas últimas como de la buena vida. Es por esta razón que, tras destacar en el deporte y tener dificultades en los estudios, su madre decidió enviarlo a la Academia Militar de Sandhurst con el objetivo de tratar de corregir el “mal camino” que Fleming había tomado. Sin embargo, esto no funcionó pues fue expulsado al año, tras una fuga nocturna con una mujer. Fleming, segundo de cuatro hermanos, pasó por diferentes profesiones, entre ellas: periodista para la agencia Reuters, bolsista en la City (Londres). Pero su vida cambió completamente cuando fue reclutado por el Servicio de Inteligencia de la Royal Navy. Fue entonces cuando sus servicios de espía lo hicieron viajar por medio mundo formando parte de operaciones secretar, participar con la CIA, descifrar el conocido código Enigma y muchas más aventuras que dieron como resultado la creación de su personaje James Bond.

Fleming y su primera novela: ‘Casino Royal’

Casino Royale

Fleming amaba la montaña, pasión que lo llevó a convertirse en aficionado al alpinismo, el esquí y otros deportes en la naturaleza. Todos estos ambientes que recreó en las historias del agente 007. Pero no sólo esos ambientes. Tras su boda con Geraldine Anne Rothermere (Condesa de Charteris) y su posterior luna de miel, en 1953 Fleming aprovechó para publicar “Casino Royal”, su primer libro protagonizado por el agente secreto 007 y que más adelante protagonizó David Niven en 1967 en una comedia y más adelante Daniel Craig, en 2006. Es en este libro en que se dejó ver otra de las pasiones del escritor, una por los juegos de azar, particularmente la ruleta. Tanto es la importancia que la ruleta tenía para Bond que incluso existe la llamada ‘Estrategia Bond’, de acuerdo con betway, esta técnica se basa en las probabilidades 50-50 (como por ejemplo pares o impares, altos o bajos, rojo o negro). Pero no es en “Casino Royal” donde se explica esta técnica sino en su libro de viajes titulado ‘Thrilling Cities’ donde publica ‘el secreto de bond’, descrito como ‘la única forma de jugar con 10$’.

Más publicaciones de Fleming

Fleming publicó un total de 12 novelas y dos historias cortas del agente secreto: Vive y Deja Morir (1954), Moonraker (1955), Los Diamantes Son Para Siempre (1956), Desde Rusia con Amor (1957), Dr. No (1958), Goldfinger (1959, Sólo Para Sus Ojos (1960), Operación Trueno (1961), El Espía Que Me Amó (1962), Al Servicio Secreto De Su Majestad (1963), Sólo Se Vive Dos Veces (1964), El Hombre De La Pistola De Oro (1965) y el libro de relatos Octopussy (1966). Aparte de los títulos de Bond, Fleming también publicó la novela surrealista Chitty Chitty Bang Bang, The Diamond Smugglers, un libro que investiga el tráfico internacional de diamantes, Thrilling Cities, una guía de viajes y Ian Fleming Introducing Jamaica.

Fleming terminó sus días pronunciando la frase “siento molestarlos” a los enfermeros del hospital donde murió de un ataque al corazón. Tenía sólo 56 años pero las grandes dosis de Martini, ginebra y vodka y los 70 cigarrillos al día que fumaba lo llevaron a la muerte en 1964. Tras esta vida, no es para menos que fuese Winston Churchill quien escribiera su obituario en The Times.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.