Otros temas

Lo mejor de ir es volver – Albert Espinosa

posted by El Destilador Cultural 1 octubre, 2019 0 comments

libro

Albert Espinosa es un escritor y guionista español autor de nueve libros: El mundo amarillo (2008), Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo (2010), Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven (2011), Brújulas que buscan sonrisas perdidas (2013), El mundo azul. Ama tu caos (2015), Los secretos que jamás te contaron: Para vivir en este mundo y ser feliz cada día (2016), Lo que te diré cuando te vuelva a ver (2017), Finales que merecen una historia: Lo que perdimos en el fuego renacerá en las cenizas (2018), y su nueva novela, Lo mejor de ir es volver (2019).

Con Lo mejor de ir es volver, Albert vuelve a regalarnos una conmovedora historia que, desde el año 2071, relata la vida de una mujer centenaria nacida el día de Sant Jordi en la Barcelona del 1971, y que tendrá que elegir, como bien nos anuncia su contraportada, entre castigar a aquellos que la lastimaron o perdonar y aceptar su destino: “Hay un día en la vida en que debes decidir si deseas tener la razón o la tranquilidad.”

Una novela con un toque futurista, y es que uno de los temas presentes en la novela es el de la rauda evolución tecnológica en la que vivimos que, aunque sea presentada de una manera mucho más avanzada, no se aleja mucho de lo que será la realidad. Pues desde que empezaran a crearse las máquinas, tanto las que sustituyeron la mano de obra humana como cualquiera que se utiliza hoy en día en construcción, las que facilitaron el transporte como lo fue el tren o el automóvil o incluso las máquinas que servían como entretenimiento como lo son las de azar, la tecnología no ha parado de crecer, y el autor no ha perdido la oportunidad de plasmarlo en su novela. El escritor catalán también nos ofrece una cara cruda pero real de la sociedad, donde se expresa el egoísmo, la falta de empatía y el rencor. Una cara que compensa esos aspectos negativos que poseemos los seres humanos con la capacidad que tenemos de aprender de nuestros errores y de perdonar. 

Una maravillosa historia contada desde dos perspectivas, dos personajes que relatan los sucesos desde su persona y que enriquecen aquello que nos cuentan de una forma sincronizada. Además, con esta inmersión hacia cómo la tecnología ha llegado a formar parte de nuestro día a día, el autor utiliza, desde la voz de uno de los personajes creados por esta, la necesidad de los humanos por sentirse superiores a los demás. El ser humano es por su naturaleza imperfecto. Y de la imperfección nacen los errores. De ahí que la novela nos hable de la capacidad de poder no solo aprender de ellos sino de poder aceptar los errores del resto. Ir a tu pasado, aceptarlo y volver a seguir tu camino. Lo mejor de errar es aprender.

Como dijo el propio autor en su ya anunciada como última entrevista: “’Lo mejor de ir es volver’ habla de que has de amar tu pasado y has de amar todo lo triste y bonito que te pasa a parte iguales.” Pues como dice esta frase del libro: “la vida son tirones, para obtener algo que te gusta has de aceptar un tirón contrario que no deseas.”

Lo mejor de ir es volver te hace cuestionarte a ti mismo en una situación específica, pero de origen universal, te hace ver distintos puntos de vista. De algún modo, este tipo de literatura y el estilo único de su autor te hace crecer. La forma en la que el escritor cuenta la historia te hace empatizar de forma inevitable con los protagonistas y situaciones. Y si lo relees, volverás a encontrar algo nuevo en sus palabras. Y es que un buen libro es aquel que por muchas veces que leas siempre te sorprende. Habrá algo nuevo en cada una de las páginas que contiene. Porque el contenido siempre será el mismo, pero lo que este signifique para ti cambiará con el tiempo. El lector, según la etapa en la que lo lea, verá cosas que antes había pasado por alto, porque todavía no las había vivido, porque todavía no sabía que podía ir más allá. Siempre se puede ir más allá. Y ahí está el secreto. En encontrar algo nuevo en lo estático. Ahí está nuestro poder oculto. El poder de crear y reinventar. El poder de ver las cosas desde todas las perspectivas posibles. Lo nuevo o aquello único y especial, solo termina de serlo cuando dejas de tener la capacidad para buscar nuevos porqués que sigan dándote la razón por la que algún día los elegiste.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.