Publicidad

La publicidad basura

posted by Marc Muñoz 1 septiembre, 2009 15 Comments
I don’t wanna be trash

Sabemos que existe la publicidad desleal, la subliminal, la engañosa, la que atenta contra la dignidad de las personas, todas ellas consideradas ilícitas por ley y por Autocontrol; un órgano de autorregulación publicitaria, cuyo anuncio se puede ver estos días por televisión. No obstante, en este grupo de publicidad al margen de  la ley (para simplificar el asunto) habría que proponer un nuevo tipo de publicidad que ha hecho verdaderos estragos en los infelices que hemos pasado las vacaciones en nuestras casas, donde la televisión sigue ocupando un lugar preferente. Me refiero a la publicidad basura, un tipo de publicidad que se podría definir por su alta dosis en grasas que causa una pesada, y en ocasiones, traumática, digestión.

La crisis mundial ha hecho daño en todos los campos, no se ha salvado ni Dios de la quiebra financiera, y eso, como reflejo de la realidad, ha quedado representado en una publicidad más lo-fi, con una producción mucho más austera que se ajusta a unos presupuestos más económicos. El despilfarro publicitario también se ha visto cortado de raíz, pero al contrario de lo que pensaba, no se ha percibido un afloramiento de ideas creativas que intenten suplir la falta de recursos con ingenio.

Es evidente que una producción costosa, si está bien hecha, llegará a los ojos del teleespectador, y con suerte, perdurará un tiempo en él. En este verano, sólo ha habido un caso así, un éxito casi sin precedentes, como ha sido la campaña de Damm “Mediterránemente“, con efectos activos en la propia isla de Formentera (A.K.A  a las 12 de la noche tienen que abandonar la isla, en vertical cabemos algunos, pero en horizontal, por mucho que algunos se lo monten para evitarlo, no cabemos todos). Pero en líneas generales los spots de este año han sido mediocres, para ser benevolentes, pero la imagen que yo me llevaré será la de unos cuantas piezas aberrantes, de mal gusto, de calidad insufrible, y sin ningún tipo de excusa de target de por medio, tal como pasa con anuncios de Fairy y otros productos de la limpieza. 

Es curioso como un sector como el de los seguros, haya sido capaz de ofrecer tantas muestras de publicidad basura. Empezaremos por uno de esos, que a la que un servidor percibía el mínimo atisbo de que lo iba a presenciar, apagaba la tele para devolver hasta la bilis en el lavabo más cercano. Y no, no me refiero a ese que están pensando (ese es del sector banca, y ya hablaré de él más adelante), sino del conjunto de spots de Direct Seguros. Para mayor regocijo de sus responsables, se han podido llegar a ver hasta tres spots diferentes (o al menos eso creo. Por favor díganme que es así, que sólo son tres los jinetes del Apocalipsis), con protagonistas diferentes, pero con un mismo denominador común: la nula gracia. En todos ellos aparecen personajes en su coche cantando uno de esos jingles que son capaces de taladrar los tímpanos de un controlador aéreo de pista. Yo tan sólo me centraré en uno de ellos (hablar de ellos también produce cierto malestar en el cuerpo). La perla de la corona es uno en el que aparecen tres chicas repipis: una pija con gafas de pasta, una rubia, y otra que por suerte ya he borrado de mi memória (una señal positiva, a ver si poco a poco lo borro todo de mi mente). Todas ellas van en un descapotable cantando una aberrante canción con un supuesto mensaje, y que no me atrevo a descifrar aquí, y terminan por ponerse a la altura de un descapotable lleno de tíos pijos/buenorros, a los que no sólo ignoran, sino que desprecian con la actitud más deplorable que uno recuerda haber visto en televisión (“no que sóis muy feos”) y las risas más terrorífcas del panorma actual. Seguiría escribiendo sobre esta campaña, pero se me hace cuesta arriba. Si tienen estomago mejor vean el spot por ustedes mismos.

 

Mejor pasemos a otro ilustre de la corona, Línea directa. Los anuncio de Línea Directa nunca se han caracterizado por los leones logrados en el  Festival de Cannes, pero es difícil recordar alguna campaña que llegue a la altura de la de esta temporada. También compuesta por diferentes spots, estos se han caracterizado por un decorado kitsch, con mucho rojo de por medio, y un par de personajes que han sufrido algún tipo de percance en el coche, mientras de fondo se oye  una voz en off (quién tenga ese tipo de tono de voz  y esa cadencia en el habla, que sepa que hay modos de acortar la vida) que enumera las ventajas de contratar una póliza con la citada compañía. Impagable, se nota la mano de Frank Budgen.

Otro de las campañas con más forofismo por Internet ha sido la de ING Direct. Nunca he sido muy defensor del estilo de este banco online, ni de sus campañas, de hecho ya demostraron mal gusto al contratar a Matías Prat como representante de la marca. Pero la campaña de este verano creo que se vuelve a llevar la palma. Los diferentes spots consistían en hombres y mujeres, de profesiones liberales, cercanos a la treintena (en su gran mayoría), y argumentando las ventajas de ser cliente de ING Direct, para terminar su discurso con el copy más destroza paciencias de la temporada: el odioso “Ya lo sabía”.

Con este nivel de calidad, un anuncio que prometía hacer daño en nuestros cerebelos, como era el anuncio de La Casera, resulta hasta gratificante toparse con él, al menos su aspecto kitsch está tan buscado y es tan exagerado que es como ver una película de Jess Franco, de tan cutre te acaba gustando. Encima lo glorifica el detalle de haber usado un pequeño fragmento del tema principal de la banda sonora de Ed Wood (obra de Howard Shore); oportunismo, casualidad o pequeña homenaje referencial al maestro de lo cutre, el señor Ed Wood.

Por favor Autocontrol, si de verdad trabajan por una buena publicidad,  honesta, leal, veraz y legal, por favor luchen contra esta lacra de la publicidad basura, que daña seriamente un mundo, el publicitario, con muchos detractores y prejuicios de por sí.

Para los deseosos que aún queraís ensuciar más vuestras tullidas mentes, tan dañadas por los programas basura, os dejó aquí una selección de spots que entran perfectamente en la categoría de publicidad basura.

  1. Los siguientes spots son de una calidad infumable y pueden causar daños irreparable.
  2. Antes de disponer a su visión cerciórese de que padezca alguna enfermedad, porque de no ser así, puede ser que generé alguna durante su visionado.
  3. Si padece frecuentemente vómitos, jaquecas, mareos o náuseas, les recomendamos que no siga con el visionado.
  4. Antes de darle al play consulte con su farmacéutico o médico de cabecera.
  • Miguelañez (terrorífico, uno de los peores bodrios que puede haber llegado al prime time de una generalista)

  • Allain Afellou (un referente en este tipo de publicidad que aquí nos ocupa)

  • Balumba (¿Y qué me dicen de éste?)

Por favor, que vuelva ya la Champions, y con ellas los anuncios de Nike y de Heineken.


15 Comments

Sr. Limón 2 septiembre, 2009 at 12:03

Creo, sinceramente, que nada ha despertado más en mí un instinto asesino que la campaña del “Ya lo sabía” de ING. Odio a los listillos! Si fuera hacker inundaría su web de mensajes protesta! Pero soy demasiado vago y malo para este tipo de acciones, así que me limitaré a criticar!

El de Balumba.es. en cambio, para mí entra en esos de “es tan malo que me gusta”. No sé, Perico, un bichín, es tan malo… que me gusta!

Reply
Marc Muñoz 3 septiembre, 2009 at 12:19

Mucho dolorrr… Y los que me he dejado en el camino. Sigo creyendo que el de Direct Seguros (A.K.A No, que sois muy feos) supera todos mis límites. ¿Por qué serán tan infumables todos los anuncios de seguros de coche patrios?

Reply
pilar 7 septiembre, 2009 at 12:56

A mi el de linea directa me gusta de la xungo que es, pero me gusta y es mas me hace gracia. creo que se creo con unos tripis y el resultado es excelente.
te has dejado ya que estamos en seguros el erizo askeroso que anuncia no sé que seguro, porque los anuncios de seguros tienen mascotas tan horribles como balumba? a y por favor, donde el perro con turticulis? porque creo que es mi preferido. este si que tengo que canviar de canal porque no me entra en la cabeza que alguien haya hecho un anuncia con un perro de plástico que mueve la cabeza y habla. miedito

Reply
Marc Muñoz 7 septiembre, 2009 at 13:11

A mi me saca de mis casillas. No sé a cuál te refieres con el del “perro con turticulis”. ¿Qué marca es?. Sí, el del erizo merece estar ahí. Dentro de poco tendré que actualizar la entrada, porque el de Don Simon con estilo retro ochentero también merece un puesto de honor. Aún no sé si pretendían recuperar el espíritu de la época, o directamente han reaprovechado un anuncio antiguo.

Reply
Spot Polo: Viva la gomina y las chupas de cuero | El Destilador Cultural 25 septiembre, 2009 at 20:22

[…] único bueno de dejar el verano atrás, es que, poco a poco,  los impactos insufribles de los anuncios de seguros disminuyen. Como con la temporada de moda, en otoño llegan las nuevas campañas de las marcas más […]

Reply
Batería de spots enmarcables | El Destilador Cultural 23 octubre, 2009 at 00:09

[…] de la crisis institucional que tuvimos durante el pasado verano con la avalancha de publicidad basura, parece ser que la publicidad televisiva y su unidad, el spot, se van recuperando. Al menos por lo […]

Reply
“Si eres legal, eres legal” elegido peor spot del año | El Destilador Cultural 16 marzo, 2010 at 08:02

[…] hubiera encontrado mucho más justo, que dicha distinción, hubiera caído en algunos de los temibles spots que nos acosaron en el mes negro de verano, sí, ese período en el que los becarios parecieron […]

Reply
Paula 16 junio, 2010 at 13:02

Sobre los zumos Don Simon decir que: ¿Dónde están los naranjos de Granini? referidas a Granini son denigratorias al considerar que inciden en el descrédito innecesario del competidor.

Reply
Elisa 7 julio, 2010 at 12:09

Cierto Don Simon utiliza el engaño y la publicidad engañosa.

Reply
Clara 29 julio, 2010 at 10:58

Paula yo también pienso que es denigratoria ese tipo de publicidad.

Reply
Alonso Seco 6 agosto, 2010 at 11:04

La organización Asaja-Huelva ha denunciado la publicidad “engañosa” de la marca Don Simón, del Grupo García Carrión, que en un anuncio que actualmente se emite en televisión “sugiere que sus zumos envasados tienen más propiedades nutritivas que las naranjas frescas”.

Reply
Micaela 10 agosto, 2010 at 08:58

Ya era hora que alguien pusiera freno a la publicidad engañosa de Don Simon

Reply
Miguel 16 septiembre, 2010 at 09:07

Hay que reconocerles a los de Don Simon ese punto transgresor que hace que sus anuncios no pasen desapercibidos, y tal es el caso que siempre están en Autocontrol llamados al orden.

Reply
Lurdes Cargo 14 octubre, 2010 at 11:10

Cuando engaño y burla están como términos habituales en una empresa como Don Simon, como consumidor nos queda negarle el pan y la sal a esa empresa.

Reply
Publicidad ilícita » Confusoydifuso.com 29 diciembre, 2013 at 12:02

[…] La publicidad basura […]

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.