Series

Breaking Bad: Impresiones 5×16 “Felina”

posted by Omar Little 30 septiembre, 2013 34 Comments

Breaking Bad Finale Felina

“All bad things must come to an end, all good things too”

Llego el día, llego la hora. Momento crudo que pasará a los anales de nuestra fragmentada memoria, y que guardaremos hasta que el cáncer o cualquier otra enfermedad degenerativa nos deje. En mi caso, ha sido especial, ha sido bonito. Sant Cugat del Vallès, 06:30 del 30 de septiembre. Empezar en la más absoluta oscuridad, despertar del sueño con el amanecer. Un lugar, una hora, una fecha, un momento de un finale para la historia (no solo la personal, también la televisiva), como lo fue esa noche en New York, de un 24 de mayo del 2010 con la despedida definitiva de Lost. A diferencia del antecedente, Breaking Bad no supeditaba su entrada al olimpo según cómo se desenvolviera en el último tramo, sino que ya tenía asegurado el ticket, en mi opinión desde hace temporadas, y su última apuesta no era un all in como en el caso de Lindelof y Cuse.

Con los ojos aún vidriosos, los mismos con los que se despide la serie, pasemos a desglosar (por última vez) el último capítulo de Breaking Bad.

Si no sientes ninguna estima por tu vida sigue leyendo a partir de aquí sobre el final de Breaking Bad.

No por previsible ha resulta fantástico. Creo que así sintetizaría este “Felina” con el que se ha puesto el cerrojo final a la brillante serie de la AMC.

Ya en anteriores entregas, y gracias a vuestras pesquisas y conjeturas recogidas en los comentarios de estas entradas, avanzamos lo que ha terminado por suceder. Eva dio de lleno en la diana cuando apostó a que la ricina sería para Lydia y una de sus infusiones. Como tampoco parecía haber ninguna duda de que la crew aria sería borrada de la faz de la tierra con la metraca Scarface. Ni de que Jesse tendría sus chances para vengarse del hijoputa de Todd.

Pero no todo ha sido reafirmar teorías. De entrada el capítulo arranca con un Walt con los leucocitos bajo mínimos entrando a robar un coche, y una vez más, para la salud de los espectadores, con la fortuna de su parte, cuando tras pasar desapercibido para una patrulla en su búsqueda, da con las llaves del coche en el parasol, con las que arranca y de inmediato suena el primer tema musical para la historia, el nuevo superventas en las gasolineras desde Tijuana a Alburquerque (creerme Sony)

http://youtu.be/kIHRgisdbeY

 

Tras dejar la helada New Hampshire, el sujeto principal de la serie se acerca a Alburquerque. Algo que se aprecia por el clima, y antes de cumplir con su vendetta, descubre el paradero exacto de la residencia de los Schwartzes, donde tiene lugar el momento más desconcertante del episodio.

Walt irrumpe en la pedazo residencia de éstos, mientras la pareja anda dispersa y ajena a lo ocurrido hablando sobre cosas mundanas. Finalmente, la mujer descubre a Walt mirando un retrato en su comedor, y estalla lo que se conoce como una tensión sostenida, algo que domina a la perfección Michael Haneke, y que por suerte, de la MPAA, no termina del mismo modo que el enfant terrible austríaco ideó para Funny Games. De hecho, las intenciones de Walter, para sorpresa de todos, especialmente los acojonados inquilinos, son loables. Solo desea que entreguen todo el dinero que le queda a su hijo, una vez éste haya cumplido los 18, o sea en pocos meses. Y que lo hagan haciéndolo pasar como un acto benéfico para las victimas de la metanfetamina. Sin embargo, la desconfianza es mutua, y Walt no puedo estar seguro que la pareja cumpla con su palabra, así que tiene listo un plan H, un plan a lo Heisenberg, que arranca con un chasquido de dedos que activa de inmediato dos puntos infrarrojos apuntando a los corazones de cada uno de los Schwartze. A quien les cuenta que de no cumplir con su palabra, dos francotiradores de elite terminarán con su vida, durante un momento u otro de sus vidas, vaya un sinvivir de cagarse.

Poco después, cuando Walt se aleja de la casa, vemos que en realidad los dos francotiradores no son más que los dos colegas colgados de Jesse, Badger y Skinny Pete, quienes en realidad apuntaban a la pareja con el mismo láser que cada fin de semana apunta a CR7. Otra jugadita narrativa, que por un momento me ha hecho pensar en aliados de Walt para la guerra inminente contra los arios, cosa que no ha sido, solo los ha utilizado para esa jugada maestra y para recoger información sobre la circulación de la meta azul.

Una vez Walt llega a su antigua ciudad, revivimos algunos de los fragmentos vistos en Flash-forward: la parada en el Dennys, su incursión en el otrora hogar para recoger la ricina, donde han tenido un instante de recuerdo para la enorme figura de Hank, caído en combate.

Luego hemos asistido a un encuentro inesperado entre Lydia y Todd que estaban teniendo su reunión mensual ¿o semanal? en esa cafetería (y eso que una de las primeras lecciones para convertirse en un narcotraficante a escala mundial es no repetir con frecuencia los lugares de encuentro), cuando de forma abrupta se sienta Walt entre ellos para pedirles volver a entrar en el negocio de la meta, con el principal argumento de que ha descubierto una nueva formula mucho más potente y efectiva que lo dejará flipados. Evidentemente, Lydia no acepta la propuesta, y le encarga a Todd que lo elimine, que en el estado en que se encuentra hasta le hará un favor. Lo que ella aún no sabe, es que en el azúcar que se acaba de poner en sus famosas infusiones, en realidad había ricina puesta por Walt. Y aquí hago un alto….  resulta bastante increíble que Walt supiera con exactitud el sobre de azúcar que Lydia se pondría. Sabemos que el personaje es metódico y obsesivo, ¿pero realmente Walt era capaz de acordarse de cuál de los sobres de azúcar utilizaba? No sé, me ha resultado difícil de creer.

Poco importa cuando poco después ha tenido lugar la secuencia más reveladora, y el giro dramático más terrible y sorprendente de todo el final. Walt entra en una casa de protección oficial, la nueva morada de Skyler y los dos hijos. Quien tras recibir una llamada de Marie (al final se ha confirmado el papel secundario de ellas) alertando de la presencia de Walt por los alrededores, le otorga a Walt cinco minutos. Una conversación de una intensidad dramática acojonante, no solo por las reacciones de los dos actorazos, ni por lo dramático de ver los ojos llorosos de un padre acariciando a su bebé, sino por las duras declaraciones que Walt ofrece cuando Skyler le corta y le dice que ni se te ocurra decir que lo hiciste por la familia, y entonces va y éste batea un….”no, en realidad lo hice por mí, porque me gustaba, era bueno en eso, me sentía vivo”. Tachan…. equiliquá. Había sospechas firmes de que lo que movía a Walt a meterse en todo ese berenjenal del cristal era su orgullo, su enfermiza obsesión de querer demostrar ser el amo en algo, pero en realidad el motivo principal era ese, y necio de mí por no haberlo visto antes. Todo era para sentirse vivo cuando el cáncer estaba llevándolo justo hacía el otro lado. Un clic en mi cerebro, que al cabo de pocos segundos, se ha convertido en lágrimas saladas, cuando desde la lejanía, tras no tener ni rastro del más mínimo afecto en la despedida de Skyler, Walt mira a través de una ventana la llegada de Walt Jr., a quien observa con gran dolor, por no poder despedirse ni curar la enorme herida que sus actos han causado en él.

Desterrado de la familia, y con una enorme herida emocional, Walt se encamina a su salida, la venganza. De ahí que irrumpa con su coche en la guarida de la crew aria. Como era de esperar, éstos no lo esperan con los brazos abiertos, de hecho el líder manda ejecutarlo a las primeras de cambio, pero Walt logra sacar su astucia y picarlo con una salida verbal, que pone además a Jesse en el escenario, el idóneo para Walt. Tras simular una pelea con Jesse y lanzarlo al suelo, aprieta  el mando de las llaves del coche para abrir el maletero, donde lleva incorporado la metraca que despedaza a toda la gang aria. Bueno toda no, los guionistas se guardan dos últimas cartas. Un Todd que sale ileso y en lugar de hacerse con una pistola se va a ver las vistas (come on Vince), pero que para bien, ha servido para presenciar finalmente el ansiado ajusticiamiento por parte de un Jesse colérico, traspasando por segunda vez en su vida, el umbral moral que tan bien ha velado a lo largo de la serie. Por su parte, a Heisenberg le tiembla menos el pulso cuando decide ejecutar de un balazo al malherido tío ario, sin importarle una mierda ya, el paradero del dinero que le robaron con el que el nazi estaba intentando salvar su pellejo.

Tras no dejar ni una rata aria en vida, llega otro de los momentos más esperados y obligados de la season finale. El face off entre Walt y Jesse discurre casi en silencio. De hecho esperaba más reproches, insultos, lapos, lamentaciones y perdones. Simplemente Walt le entrega la pistola a Jesse para que termine con su vida, y este tras apuntarlo un rato, y verse incapaz de apretar el gatillo, le espeta un: “lo tendrás que hacer tu mismo”.

Ya fuera del living room de los arios, Jesse monta en un coche no sin antes echarle una mirada con los ojos llorosos a Walt (eso es una buddy serie, lo demás son chingadas), mientras Walt le informa a Lydia por teléfono los siguientes pasos sobre su inminente muerte por envenenamiento. Mientras un Jesse enloquecido se va a lo Niki Lauda del lugar, un Walt malherido se pasa por el laboratorio de meta, acaricia con amor sus cacharros mientras las sirenas de la policía se entremezclan con otro de esos temas musicales imborrables, que desde de hoy van a poner de moda a Badfinger, una banda de los 70’s, que no está mal recuperar. El último plano, como el de esa serie a la que hacía referencia en el primer párrafo, es la de un Walt muerto en el suelo, mientras la cámara asciende, alejándose de esa cara que dibuja una media sonrisa.

Un final que desprende un aire a película de acción de los 80s (tendrá que ver ese tema de Badfinger) en el que el héroe se redime a través de la violencia y la venganza, y que pese a terminar muerto, y solo, se despide con la sensación de haber hecho los deberes.

Agridulce final, sin duda. Con un plano final de oro. Si bien es verdad que para ser la grand finale se esperaban algunos cartuchos extras, alguna carta inesperada, algún giro destroza mandíbulas, o alguna secuencia de agitada tensión o explosiva carga dramática. Por ejemplo, resultó mucho más épico y memorable la trampa que le preparan y que termina con la vida de Gus al final de la cuarta temporada, ese duelo no presencial instalado de por vida en nuestros cerebros y corazones. Creo que me ha faltado una secuencia así.

Pero si alguna serie se le perdona que el final no haya sido tan magistral como algunos nos ilusionábamos que fuera, esa es Breaking Bad, que se ha mantenido constante en repartir dosis de felicidad entre sus devotos seguidores, capítulo tras capítulo, temporada tras temporada, hasta hoy, que ya no hay vuela atrás.

Desde hoy The Wire, Los Soprano o Twin Peaks ya pueden dar la bienvenida a Breaking Bad. Hasta siempre.

 

 

 Reflexiones post partido

 

– No llega a Deus Ex Machina, de hecho, los guionistas de Breaking Bad nunca han sido de sacarse un conejo de la chistera, pero el plan que urde Walt para terminar con la gang aria, resulta, como mínimo, un poco patillero. ¿Cómo puede saber Walt el sitio exacto en que lo van a recibir?, ¿no es mucha casualidad que toda la crew esté allí reunida?, y ya no hablo del tipo que está fuera, que está en el mismo ángulo de disparo que la ametralladora. Al fin y al cabo son detalles sin mucha importancia, pero quizás si que ponen de relieve la decepción que provoca el plan de Walt, desde mi humilde opinión creo que no está a la altura del personaje ni de la serie. O bien se sacaba una jugada a lo Kasparov, o bien entraba a lo Scarface, ese intermedio no me convence.

– Ok, tenemos spin off de Saul, pero… ¿y el de Jesse? ¿tardará mucho en llegar o qué? Lo digo porque su última imagen enloquecido conduciendo a toda leche da para darle mucho al tarro y preguntarse… ¿y ahora qué será del pobre chico? (O puede que ya esté en camino el spin off, ¿no?, ¿otro guiño de Vince Gilligan?)

– La llamada final de Lydia no tendría que haber sucedido. Es una reiteración, y un insulto a la inteligencia media de los espectadores. Era evidente que se tomaba la infusión con la ricina, ¿por qué entonces volver al tema y expresarlo de forma explícita? En serio, no liga con las sutilezas y la ensalada de matices que nos ha proporcionada esta ficción desde el minuto 0.

– Lo que no sobraba, y para nada, es ese magnífico plano, no a nivel estético, que es más bien feucho, sino a nivel simbólico, de Walt y Skyler en la cocina separados por una columna.

– Como magistral ha resultado la secuencia final, de un Walt encontrando consuelo en los cacharros utilizados para cocinar el cristal azul, instantes antes de caer muerto y darle una patada a los huevos a Lindelof y Cuse, tal y como parece estar sucediendo en Twitter (echad un ojo a la cuenta de @damonlindelol, saca humo.  Al menos el tío demuestra humor y autocrítica)

– ¿Alguién se ha preguntado qué será de Brock? Pandillero mínimo, ¿no?

– Y sin duda la gran pregunta: ¿Y ahora qué? ¿qué será de nuestras vidas?


34 Comments

Sebastián 30 septiembre, 2013 at 10:24

Muy buena review, coincido en que fue un final predecible pero sin dejar de estar a la altura de esta descomunal serie.

Creo que vale aclarar algo sobre la escena de la cafetería: Todos sabíamos (y Walt también) que en las reuniones Lydia siempre endulzaba su té sólo con stevia y no con azúcar común, por lo tanto sólo bastaba con colocar el ricino allí para que la ejecutiva tuviese su merecido. Fue otro de los infinitos detalles que los guionistas supieron desarrollar para este desenlace. Quisiera ser más analítico pero aún estoy con las emociones muy elevadas después de este final, saludos desde Argentina.

Reply
Omar Little 30 septiembre, 2013 at 12:43

Pues probablemente tengas razón Sebastián, sabiendo lo rigurosos que son los guionistas con esos detalles, lo que yo no lo recordaba. Igualmente pienso que acertar la mesa de Lydia tiene su qué

Reply
Nicolás 30 septiembre, 2013 at 13:50

Acertar la mesa de Lydia no era tan difícil sabiendo que siempre se sentaba en la misma mesa. Todas las veces que la vimos en esa cafetería se sentó en el mismo lugar.

Reply
Gabriela 30 septiembre, 2013 at 15:41

Coincido en todo. El final no tuvo la explosión que yo esperaba (qué tal la referencia al Unabomber- ¡cuidado con los profes!), pero sí el Scarface que era más lógico. Una mente así de analítica y detallista, sí podría haber ideado eso. Recuerden que los americanos son del “do it yourself”, así que saben algo de mecánica, carpintería, etc. Lo que no entiendo es la referencia de la caja de madera de Jesse, ¿la perfección mediante la meta más pura de la historia?. Yo, que vivo en el norte de México, Monterrey para ser más exactos, no me explico cómo puedo estar contenta con que Heisenberg se haya salido con la suya. Pero es que al final, creo que el que apareció fue Walter White. Y la Skyler… hombre un abrazo por los buenos tiempos hubiera sido lo mínimo, la seguiremos odiando. La música buenísima, también.

Reply
savio 30 septiembre, 2013 at 16:11

Todo un esfuerzo Omar.

De acuerdo con Sebastián respecto a la Stevia. Ya en anteriores capítulos te hacen ver que endulza con Stevia (nos podríamos haber dado cuenta de que la mención de un detalle tan intrascendente traería cola, seguro que ayudó a la tesis de Eva)
Todo lo que hace Sylvia en la cafetería nos habla de su neuroticismo y manías. Siempre la misma mesa, siempre ese tipo de té y endulzado de esa manera… así nos quitamos las dudas sobre como les encuentra allí, y cómo le da la ricina. Si te das cuenta hay muchos sobres de azúcar y solo uno de stevia. Antes incluso de pedir el té coloca los azucarillos simetricamente y se queda con la Stevia en la mano…

Veo que todo lo que tengo pensado escribir es para justificar a los guionistas.. no es que aquí nos haga falta, pero os aporto argumentos anti- escépticos que quieran sacar a BB del segundo puesto de las mejores series de siempre (tras The Wire, aro).

El semi Deus Ex machina se púede explicar como se explican tantas citas cinematográficas. Siempre dicen: nos vemos esta tarde y se van, no acuerdan ni hora ni lugar.. desde que hay móvil me ayuda pensar que se han llamado y punto, para concretar. Así no me enfado con los guionistas. Los personajes tampoco interrumpem una reunion para ir al baño, ni hablan mucho del partido del día anterior antes e entrar en materia.. debe ser cuestión de tiempos

No me enrollo, en este caso (y según estaba escribiendo me he puesto la escena otra vez) está claro, o lo veo claro. Lydia muestra interés por el negocio propuesto, luego le echa de la mesa y cuando Todd dice que él no lo ve, ella insinúa que no, que se lo van a cargar: “don´t make walk you through this” [..] have you seen him, you woul´d be doing him a favour.
Por lo que o bien van a hablar o bien saben cuál es el punto de encuentro..
Otra cosa es la batalla final… me ha gustado la ieda de la metralleta, pero quizá debería habérsele complicado un poco.. tener que pelear algo mas..
Lo de Todd en la ventana.. un poco pillado por los pelos, pero quizá él no piense que ha sido cosa de Walter, como estaba dentro…

Parafraseándote Omar: You Come At the King,You Best Not Miss. El rey: Vince (lo digo por tu come on Vive..jeje)

saludos y enhorabuena por tus post. Búsquemos otra buena serie, siempre está bien contrastar opiniones

Reply
savio 30 septiembre, 2013 at 16:14

Por tu “come on vince”, quería decir. ciaoo

Reply
lagunas 30 septiembre, 2013 at 16:38

La llamada de Lydia es necesaria no para comprenderlo nosotros sino Jesse. Es una llamada perfecta que pone el punto y final de la serie con nosotros y entre los personajes.

Reply
Oliver Queen 30 septiembre, 2013 at 16:49

Lo de cómo saber donde le van a recibir: se lo dice según abren las verjas, y coloca el coche de manera que el maletero apunta al edificio. De hecho le dice que aparque en X sitio y el da toda la vuelta para dejar el coche ahí.

¿Cómo sabía que iba a estar todo el mundo? Porque le piden que traigan a Jesse, y lo lógico es que si eran 8 y 6 ya estaban con él, los otros dos vayan a ver el espectáculo.

Reply
savio 30 septiembre, 2013 at 17:07

come on Omar, solo quería salvarle un poco el culo a Vince… hay cosas cogidas por los pelos, está claro.

A mi no me ha decepcionado tanto el capítulo, pero un poco sí. Supongo que después de ozymandias tenemos el listón muy alto.

Por seguir discutiendo, el lugar dónde de aparcar es otra cosa, pero sabe el recinto. Es verdad que si las paredes son de cemento se acabó el plan.. pero suponiendo que es en una casa de madera su idea sería colocar el coche de la merjor forma posible.
Es demasiado fácil, es cierto… Aún así a lo mejor no contaba con que estuvieran todos, si no que se cargaba a los que pudiera con la metralleta y luego ya vería. Aún así, la suerte le acompaña en el capítulo, como se ve con las llaves del coche al que va a hacer un puente. Bebe ser el karma, para compensar que es el día en el que va a morir.

me encanta que sus planes salgan bien (como Anibal, os imaginais discutiendo de la viabilidad de un final de episodio del Equipo A?)

Reply
Omar Little 30 septiembre, 2013 at 17:11

Señor@s celebro el nivel de todos los comentarios, así da gusto escribir.

Un inciso sobre lo que he escrito. No pretendo ser el típico quisquilloso que se ofusca en detalles para intentar desmontar el capítulo. Sería un asshole de cuidado. Mi única intención era mostrarme algo crítico y analítico, en un tono desenfadado, sobre la que para mí ha sido la niña de mis ojos durante seis años. Porque al igual que hay gente que lo trollea todo por sistema, hay otros que lo defiende todo al precio que sea. Dicho esto, también aprovecho para dejar claro, que a nivel de emociones, el capítulo fluye a la perfección, funciona. Pero como capítulo final, y más habiendo demostrado su superioridad durante tanto tiempo, esperaba algo más potente, algo que me volará la cabeza por última vez, y la mayor decepción ha sido esa batalla final, sin apenas oposición. Evidentemente no va a cambiar la perspectiva respeto a la valoración que siento a la serie, pero insisto, en que un giro destroza pómulos hubiera sido más gratificante. Parte de la culpable en esa sensación, fue adelantarse a los hechos con nuestras teorías, lo reconozco

Y entrando más al detalle, toda la razón con lo de Lydia, me callo. En todo caso, me choca que Lydia, que lo tiene todo bajo control, se siga reuniendo en el mismo bar, ya no por las sospechas que pueda levantar para la DEA, sino por si algún conocido le puede asociar alguna aventura con Todd. Pero repito, insignificante.

@savio mi no convencimiento con la secuencia final no tiene nada que ver con el lugar de encuentro, ni la hora. Como apuntas se trata de una elipsis, y se supone que en algún intervalo, han quedado para verse. Lo que me chirría, y me pasa también en las películas donde los planes salen perfectos, que la estrategia de Walt se cumpla al dedillo sin apenas oposición ni piedras en el camino. Como mencioné en el post, lo del tío de fuera que esté en ese momento en la cobertura de la metraca está pilladísimo por los pelos, y lo de Todd es inexplicable. Y repito son minucias en el global de la serie, o si preferís asperezas a limar, y que constatan que posiblemente había sitio para un final más redondo.

Ojala encontremos un sustituto savio, pero de momento todo me parece metadona al lado de este cristal puro. Y que nadie me mencione Homeland. Por favor

Reply
savio 30 septiembre, 2013 at 17:33

@Omar.
Jeje. En algún momento se me ha cruzado por la cabeza que propusieramos alguna, y me he imaginado discutiendo con cientos a cerca de Homeland… Esperemos que llegue alguna, o quizá habría que buscar en el pasado.

Por otro lado de acuerdo casi al 100% con lo que explicas en este comentario…

Podrías haber terminado con la famosa frase de Omar Little.

A seguir así

Reply
savio 30 septiembre, 2013 at 17:39

Por cierto, me cabo de dar cuenta de que confundí a Oliver con Omar en mi penúltimo comentario. Quizá así se entienda mejor lo que decía…

Bueno, os dejo conmúsica del capitulo 2×8. Calexico, en la frontera hasta en el nombre

http://youtu.be/y-8lWtXu-Cg

Reply
Omar Little 30 septiembre, 2013 at 17:42

Jaja sí. Bucear en el pasado o ilusionarse con el futuro. Porque ahora mismo, la única maravilla televisiva en antena es Mad Men, y no hace segregar las mismas dosis de endorfinas

Por cierto acabo de leer una entrevista recién de Vince Gilligan (ser supremo) y por lo que se ve tenían un final mucho más cañero preparado, de hecho le habían dado muchas vueltas a varios finales, muchos avanzados por estos lares. El quote donde lo explica:

We didn’t feel an absolute need for Walt to expire at the end of the show. Our gut told us it was right. As the writers and I worked through all these different possibilities, it felt right, but I don’t think it was a necessity for us. There was a version we kicked around where Walt is the only one who survives, and he’s standing among the wreckage and his whole family is destroyed. That would be a very powerful ending but very much a kick-in-the-teeth kind of ending for the viewers. We talked about a version where Jesse kills Walt. We talked about a version where Walt more or less gets away with it,”

Reply
Nome 30 septiembre, 2013 at 18:16

Primero que todo disculpen si estos les parece un review dentro de un review, pero tengo tanto adentro mío que debo expulsarlo de alguna manera y que mejor que con ustedes, mis compañeros de la clase de quimica del Sr. Walter White.

Solo hoy, un día después puedo asimilar lo que fue ver terminar Breaking Bad, me desperté con esa angustia como si hubiera hecho algo malo, o si alguien hubiera muerto, la verdad es que no creo ser el único, con una serie como esta, el final solo sirve para poner un punto final a una historia insólita, es verdad falto un giro radical, pero tampoco fue necesario, toda la serie fue una secuencia llena de altos y bajos y de giros maravillosos, pero sin más vueltas este capítulo no creo que haya dejado insatisfecho a nadie.
Un Walter White que no tenía nada que perder, solo terminar de atar los cabos sueltos para que su aventura de dos años cumpliera el objetivo que lo hiso empezar, dejar dinero para su familia, comenzando por la amenaza a los Schwartz, magistral, llenos de miedo, lo cual nos da a entender que si o si entregarán los casi diez millones de dólares a Walt Jr. Cuyas últimas palabras a su padre solo fueron de ira y la impotencia como espectador de que nunca pudieron reconciliarse (quizás la única conciliación que echamos de menos) y que nos lleva al desgarrador adiós de Mr. White y Skyler, ambos sabían que nunca más se verían de nuevo y por primera vez en mucho tiempo Walt es totalmente honesto, “Lo hice por mí, me gustó, era bueno en eso, y me sentí vivo” y más vivo que nunca de eso estamos de acuerdo, Skyler no pensaba en la reconciliación, ya no lo amaba, no hubo palabras de afecto para él, solo la oportunidad de darle la última caricia a Holly, que nunca va a conocer a su padre (por lo menos en persona) y el último vistazo a Walt Jr, escondido, viendo como entra a la casa y se funde en el negro, el último vistazo a su hijo, a su chico, a su amigo.
Ahora solo quedaba concretar su venganza, empujada por su orgullo el arma más poderosa de Walter White durante toda la serie, su motor. Una vez con toda la tropa de “Rednecks” muerta (no quiero detenerme a hablar de la ametralladora giratoria porque esperaba algo un poco más elaborado) y desparramada por la habitación los guionistas tuvieron la sutileza u “obligación” de dejar con vida a Todd para que Jesse lo matará a sangre fría, una muerta lenta que no era para menos, y un Jack esperanzado de que lo dejarán vivir para que le diga dónde está el dinero, error, el dinero nunca fue el tema. El encuentro final entre Jesse y Walter White, con pistola en mano, entregado a morir en manos de Jesse, por un minuto pensé que lo haría, que ambos lo querían así, pero al ver la herida en el costado de White, Jesse simplemente se va, al fin es libre, sin antes mirarse por última vez, una mirada de “aprobación” o “camaradería” por parte Mr. White, que sin decir nada dijo “its ok son, its over now”, todo terminó, esta montaña rusa llego al fin de su recorrido y Jesse y Mr. White se bajaron juntos.
Ahora el turno del adiós, de despedirnos del personaje más complejo que nos ha tocado conocer, alguien que nunca pensó en la redención, que ya era muy tarde, como lo dijo al principio de la quinta temporada en una conversación con Pinkman “Si hay un infierno por ahí, ya estamos bastante metidos en él”, simplemente caminaba por el laboratorio, malherido pero con una mirada pacífica, de conformismo, de que todo estaba bien al final del día y que se marcharía en paz, ya todo estaba hecho, recorriendo las instalaciones que lo llevaron a convertirse en Heisenberg, su lugar favorito en el mundo, su propio mundo, el laboratorio. Si pudiera haber elegido donde pasar sus últimos días sin duda sería ahí, acariciando las maquinas mientras exhala su último aliento. Nos abandona el personaje más complejo y completo de la televisión, que sabíamos tendría un desenlace fatal, desde el primer capítulo nos fueron preparando para el adiós, es como si le hubiera dado cáncer a un ser querido y no queremos que se vaya, alguien que nos tocó y tocó profundo, alguien quien no solo fuimos conociendo si no que se fue conociendo a sí mismo y con nosotros como testigos, que nos hiso empatisar una y otra vez con el sin importar cual fuera su descabellada idea, solo sabemos que se fue en paz, su mirada en el suelo era definitivamente la del bonachón Mr. White y no la del temido Heisenberg, debo admitir que lo voy a echar de menos, y mucho. AMC debería dejar en negro su horario estelar de los Domingos, porque nada que venga a usurpar el lugar de Breaking Bad podrá estar a la altura.
Gracias AMC, Vince Gilligan, Bryan Cranston y todos los que hicieron esta experiencia posible, nunca había experimentado algo así en la televisión y dudo que lo vuelva hacer.

Reply
Omar Little 30 septiembre, 2013 at 19:37

Bienvenidos sean siempre análisis de este nivel @Nome Muy acertado y emotivo. No sé la edad que tendrás, pero quizás haya sido esta tu primera experiencia arrebatadora con una serie de televisión, con lo que puede que estés de suerte, ay que hacía sentimientos parecidos te puede llevar The Wire, At top of the hills, Twin Peaks, aunque desde otros rincones de la psique, y esperemos que algunas más. Hay que mirar hacía atrás, hasta que llegue un sustituto del mismo calibre

Reply
eva 30 septiembre, 2013 at 19:44

Es facil imaginar desenlaces mucho mas realistas y desmotivadores que éste, pero yo agradezco profundamente que a los responsables de éste capítulo final no se les haya olvidado lo importante que ha sido para muchos seguidores de ésta obra de arte un poquito de luz en la sombras.
Algunos cineastas se creen mejores si nos dejan abatidos y desolados. Pero yo creo que el mérito está en componer un final que nos reconcilia con nuestro W.W.,sin llegar a desentonar ni a proponer algo imposible.
Tenía un poquito de miedo de quedarme hecha polvo, pero no ha sido así, y lo agradezco.

Reply
savio 30 septiembre, 2013 at 20:14

A mi Mad Men me da ganas de fumar y beber. Tampoco está mal.
Endorfina artificial.
Os leo cuando estrenen.

Reply
Sergi Borges 30 septiembre, 2013 at 21:20

Hola,

A mi el capítulo final me ha gustado.

La muerte de Walt es una muerte romántica, entendiendo por romántica no algo ñoño, azucarado, lacrimogeno, sinó una muerte anunciada en el corazón de la serie: el meth LAB. Breaking Bad es el meth lab y todas sus distintas formas y variaciones.

Muy contento por la superviviencia de Jesse. Es el personaje más maltratado de la serie desde todos los puntos de vista . Actuaba como un idiota, pero no lo era. Era (es) un puto genio absolutamente arrollado por sus circunstancias. Pensad en Jesse a lo largo de las 5 temporadas. La de cosas que le pasan o pasan por él. Acabando como un puto esclavo del siglo XIX! me encanto como se carga a Todd: con sus propias manos.

Sobre si el capitulo no ha tenido más movidas en plan bombas químicaso algo así, era dificil por la situacion de nuestros 2 hombres, tanto a nivel físico como psicologico. Sobre si Walt ha tenido suerte en la matanza final aria, os preguntro: ¿es que WW no ha tenido suerte TODA la serie, TODAS las temporadas? Desde el primer día hasta hoy, cuando le pasa una patrulla antes de robar el coche!!! Con el último capitulo vuelve con fuerza la frase de Hank sobre Walt: the smartest guy I’ve ever seen. Todas las maquinaciones de Walt a lo largo de toda la serie le salen bien independientemente del marco en que se desarrollasen o independientemente de lo que se fuera a encontrar. Walt piensa una cosa: se la juega y le sale bien. Toda la puta serie así. Ahora, lo que piensa es una puta genialidad. Lo de la matraca y el invento giratorio, chapeau. Es su opción. Y nunca falla. Por eso lo hemos querido tanto a Walt.

Queria hablar de Homeland (creo que empezó la 3a temporada) al grito de ‘Ha muerto el rey! Viva el rey! pero igual acabo acribillado como Hank y Gomez. A mi me gusta Homeland, hay posibilidad de debate?

Bueno, adeu, chau chau, adios Breaking Bad. En una palabra: una masterpiece.

Os dejo un regalo a todos:

http://catradio.cat/icat/programes/iCatTapes/1526/audios/Breaking-Tape/758901

Creo que seguire con The Wire (llevo un par de capitulos o tres de la 1a temporada).

Un plaer! Adeu amics!

Reply
xerezpasion 30 septiembre, 2013 at 21:38

La meta azul es suya… el muere rodeado de sus aparatos de coccion, de su meta, de su creacion. Entrando en el laboratorio y dejando sus huellas exculpa Jessye de una futura posible detencion y reivindica y le muestra al mundo que la meta azul es suya. Su creacion… La creacio de Heisenberg.

DIFICIL SUPERAR ESTA SERIE. por su genialidad en conjunto.

Reply
Omar Little 30 septiembre, 2013 at 22:02

@Sergi jajjaa no, hombre no Sergi.. A mí Homeland me enganchó la primera, la segunda padeció una bajada considerable, y en la tercera me da que va a tener un bajón de diabético. Pero sí, ¿por qué no debatir sobre ella? De hecho necesito buscar un remplazo para estas reviews semanales, quedarme sin meta, solo y sin poder escribir es demasiado duro.

Genial el enlace, aquí dejo otro que os abocará al llanto http://www.youtube.com/watch?v=7E-s8srPxW4

Reply
juan 30 septiembre, 2013 at 22:35

por dios que alguien me diga como se llama la melodia que le suena a tod cuando el ya esta muerto que es cuando walt coje el telefono y es la ejecutiva cabrona,,por favooorrrrr¡¡¡¡

Reply
Apology Girl 30 septiembre, 2013 at 22:44

A mí tampoco me ha convencido al 100% el episodio final. La devoción que siento por la serie hace que no pueda ser más crítica, porque al fin y al cabo es un final coherente con todo lo visto. El caso es que esperaba una última genialidad y el episodio ha sido poco arriesgado en ese sentido.

Omar Little, no sabía que barajaron esos otros finales más cañeros. Hubiera sido más valiente dejar vivo a Walter mientras que todos los que le importan mueren por su culpa (también hubiera tenido sentido por su capacidad para destruir vidas ajenas). Sólo conque en este episodio, Jesse hubiera apretado el gatillo… creo que tendríamos otras sensaciones diferentes, lejos de sentir “justicia poética”. En todo caso, la experiencia de ver este final ha sido irrepetible, la temporada intensa y redonda. Y la serie entera magistral.

Homeland no le llega ni a la suela. Lo que no quita que entre muy bien.

Hoy es un día triste… :-/

Reply
Omar Little 30 septiembre, 2013 at 23:03

También creo que haber optado por un final más salvaje hubiera sido más adecuado con el trasfondo desalmado del tráfico de drogas que propicia la serie, es la moneda que se paga cuando te adentras en estos terrenos pantanosos, pero como comenta Gilligan en la entrevista hubiera sido demasiado bestia para que los espectadores lo digirieran. Si este final ya nos deja con el paladar agridulce, lo otro hubiera sido insoportable. Pero también me convence este final, con el cual el espectador se reconcilia con Walt, y éste acaba solitario, aunque en paz, en su guarida química. Es un gran cierre, y como comentas coherente con lo visto, yo me quejo más en la forma de llegar hacía él, no tan brillante como en anteriores ocasiones.

Y sin duda temporada redonda, y serie magistral.

Sí, estamos ante un día triste…sin duda. Uno de los grandes iconos se nos ha ido para siempre, y desde cualquier lectura.

Reply
savio 30 septiembre, 2013 at 23:09

@sergi Borges. La canción se llama Lydia the Tattoed Lady, interpetada por .. ¡¡Groucho Marx!!

http://youtu.be/n4zRe_wvJw8

cortesía de Shazam

ánimo con The wire, no te dejes engañar por losprimeros capitulos. Respecto a Homeland… ami también me gustó y enganchó mucho la primera temporada, la segunda sólo me engancho (que tampoco es que sea difícil). Solo quería decir que como susituta de BB.. pues no. Me empieza a resultar demasiado increible.

Gracias po tu enlace,y a Omar por el suyo

ciaoo

Reply
Sergi Borges 30 septiembre, 2013 at 23:39

@savio La pregunta de la canción la hizo @Juan, pero gracias igualmente. Nos sirve a todos.

@apologygirl Lo de Homeland lo decía más por la coincidencia temporal que acaba una y empieza otra. Y Sobre la última genialidad, para mi la matraca inserida en ese mecanismo lo es. Repasaros el tiroteo que se pega. Ojo, eh!? A veces en las cosas sencillas también hay genialidad. También me gustaría que valoraseis que el horno no estaba para bollos desde un punto de vista estrictamente realista.

La verdad que a medida que pasan las horas, aumenta la orfandad de BB. Así que no hay mejor remedio que A rey muerto, rey puesto. (aun sabiendas que lo de BB es muy insuperable)

Salud a tod@s!

Reply
eggman 1 octubre, 2013 at 01:20

Hola a todos. Lo primero felicitar a omar por su capacidad de analisis. Lo segundo mi opnion al respecto. Cierto es q hay un hilo de credibilidad en muchas situaciones del capitulo porque a diferencia de otras veces heisenberg deja muchas cosas sujetas a la suerte como el sobre de stevia, la situacion del coche con respecto a la casa etc etc particularmente me daba igual. Todos apostaban por un final sangriento exento de redencion. Incluso dese hace muxo tiempo sabiamos q la ultima imagen de la serie seria la cara de walt muerto. Por eso agradezco que no hayan metido la gamba pretendiendo un final abierto o cualquier otra cosa que no fuera lo esperado. Para mi donde la serie cierra el circulo es en la secuencia de la casa. Planazo maravilloso. Sin buscar redencion. Me iba a morir, fui un perdedor toda mi vida y encontre el modo. Me meti en la mafia en la droga y fui el mejor. Ganaba una pasta la gente me temia mate a carteles y encima demostre que era un genio. Un final muy alejado del que se espera para un profesor de instituto al que diagnostican cancer. Creo que la serie es un huir hacia adelante desde el primer episodio y toda esta serie final donde el drama era tan potente muestra lo terminal del personaje donde al final solo le queda morir y descansar despues de tanta quimio en forma de metabussines. Para mi la mjor serie final de capitulos jamas exa. Perdon por la parrafada. Un cabo suelto…. el reloj encima del telefono que significa? me se ha escapado totalmente

Reply
Omar Little 1 octubre, 2013 at 02:17

Gracias @Eggman. Totalmente de acuerdo, cuando te refieres a las motivaciones de Walt como un huir hacía delante. Lo del reloj tampoco lo he acabado de pillar. Existen varias teorías, me quedo con la que dice que es una pista que Walt le deja a la policía para que sigan su rastro, y en el caso de que fracase con su venganza, que al menos, la policía pueda hallar el laboratorio de los arios, ergo, liberar a Jesse. Bonito gesto, que además el reloj se lo regaló Jesse.

Reply
Antonio 1 octubre, 2013 at 02:38

Hola, me gusto harto el review, pero debo decir unas cuantas cosas respecto al “como” walter logra conseguir su objetivo:

1.- Walter conoce mas o menos el lugar desde la vez que se reunio con Jack y su pandilla para encargarles la muerte de Jesse en esa misma ocasión tambien estaban TODOS ahí, no fue mera causalidad que para esta reunion pasara lo mismo.

2.- Todd en estado de shock lo unico que intenta hacer post balacera de m60 es entender como sucedio todo, es decir lo mas logico era pensar que un gran grupo de sujetos se puso fuera de la guarida nazi y empezo la balacera, el solo miro para ver que hacer en caso de que fueran muchos sujetos, tampoco tuvo tiempo para imaginar que fue el mismo Walter el del plan y ¡chanan! Jesse ataca.

3.- Yo en verdad imagine que Walt podia fallar, es decir era obvio que tenia que ver con el auto y la pistola, las llaves tenian un control remoto (como vimos en la escena del desierto), cuando se las quitan hay un momento en que esta la posibilidad en que todo se vaya a la mierda, menos mal la suerte de Walt con las llaves continue hasta el final (aunque hubiera sido mas inteligente que Walter hubiera tenido un ataque falso de tos el cual lo hiciera afirmarse de la mesa y asi hubiera podido sacar las llaves, o no se ¿Que dicen?)

Sobre Lydia:

– Ella tomaba su clasico te de manzanilla con leche de soya y siempre lo tomaba con Stevia (Walter se reunio mas veces que las vistas al parecer con la chica) se encargo de dejar un puro sobre con Stevia y los demas eran de otro tipos de azucar y endulzantes (Ella termina pidiendole al mesero otro sobre mas para luego introducir el contenido del venenoso sobre en su bebida)

– El que termine hablando con ella es simplemente para hacerle saber su destino, ella se siente mal, no entiende el porque llama a Todd para saber si liquidaron a Walter y para pedir ayuda (probablemente).

Lo unico que puedo decir es que si, Walter gana a medias, simplemente luego de su ultima conversa con Walter Jr. estaba rendido, pero al ver a los ex socios en la televisión nace en la idea que vimos en este ultimo episodio para así hacer llegar el dinero a su familia y de pasada liberarlos de cualquier otro peligro como lo eran los nazis, Todd y Lydia, peligros a los que el tontamente le expuso. Por su ego, por su orgullo. (Mike u.u)

Reply
juanacas 1 octubre, 2013 at 11:09

estupendo finale el de felina, y con ello la enorme BB. me hubiera gustado ver morir a Walter a la orilla de un océano azul en compañía de un amigo, con un piña colada, qué se le va hacer…

Reply
wyam 1 octubre, 2013 at 14:42

Creo que la explicación de cómo Mr.White (Heisenberg) se presenta en la morada de los arios, es evidente, después de que Walter se vaya de la cafetería, se da por hecho que Lidia y el rubiales acuerdan cómo y dónde hacerlo, de ahí que Walter se presente sin más, el rubiales le diga que no debería haber venido y que luego Lidia llamara a éste para saber si estaba muerto o no.

Reply
Jose 1 octubre, 2013 at 21:18

La llamada a Lydia creo recordar que la hace delante de Jesse. Si es así, sería con el objetivo de que lo escuchara y creo que no hay que decir más.

Reply
Vapor 13 octubre, 2013 at 23:29

Hola, a una serie de ficción no hay que buscarle una exactitud extrema. El que toda la panda aria estuviera a tiro es tan probable como que alguno no lo estuviera, la suerte estuvo de su lado y punto.
Si quieres encontrarle algún pero, yo añadiría como 5 tipos con casi 70 millones de dólares y medio año de cocinar su meta tan solo se han gastado el dinero en comprarse un sillón relax.

Reply
Omar Little 14 octubre, 2013 at 19:32

Al principio pensé que te referías al desembolso millonario que estaba dispuesto a dar ese ejecutivo de Dreamworks para comprar a Gilliam para que siguiera con la serie, pero luego he visto que no ibas por allí. Es verdad no se compran una mierda con el dinero, bueno algún coche cae, ¿no?

Reply
Leobardo juareze 8 noviembre, 2013 at 07:42

Me parece que hemos olvidado que la creacion de Vince no es una historia comun sobre un “narcotraficante”, por lo tanto el final a la scarface con mas accion queda sobrando, la serie al igual que la quimica habla sobre transformacion, justificandola con las drogas… para mi un final maestro, bien pensado y perfecto para la serie.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.