Long drinksSeries

¿Cristal azul o metadona?: 6 alternativas al vacío dejado por Breaking Bad

posted by Omar Little 22 octubre, 2013 0 comments

Bathing bad cristal

Son días críticos para el serieadicto. La inconsolable marcha de Walter White y Jesse Pikman, justo cuando proporcionaban los picos más altos de euforia que se recuerdan desde The Wire, ha dejado una herida sin cicatrizar. Un vacío que se agravará en años venideros con la conclusión de Mad Men, a quien los directivos de la AMC, con tal de no saturar la lista de entrada al Betty’s Ford, han decidido dividir en dos partes su season finale, emulando la exitosa fórmula empleada con el producto de Gilligan. Llegue cuando llegue, y en la forma que lo haga, la desaparición de estos dos tótems de la televisión moderna y buques insignias del canal de cable norteamericano presagia el fin de lo que se conoció como la edad de oro de la televisión. Dejando tras de sí, un descampado de propuestas populares que ahora mismo gozan de gran aceptación, pero que se encuentran a mucha distancia, en calidad y construcción del relato y los personajes, de los productos que aquí estamos elogiando.

No es mi intención derrumbar aún más el estado anímico de muchos de vosotros, porque sé que algunos habéis seguido los pasos de Jesse Pikman y lucháis por no caer de nuevo en el mundo de la drogadicción, otros desempolvando cofres preciados de DVD’s, tras previamente haber eliminado su visionado de vuestras memorias a base de lingotazos de Jack Daniels, y los más desdichados, agarrándose a cualquier serie de pacotilla con la ilusión de encontrar consuelo. Una alargada y despiadada brecha en la sociedad española que requiere de un antídoto inmediato, de ahí que estos días ande como loco rastreando signos de vida inteligente en las ondas catódicas. Y por el momento, esto es lo que he podido encontrar.

En antena

The Walking Dead (AMC)

The Walking Dead Seed

Es  una de las ficciones con mayor legión de seguidores. Así lo atestiguan 16,1 millones de telespectadores que se congregaron alrededor de sus televisores para dar la bienvenida a una cuarta temporada que anda ahora mismo por su segundo capítulo. Récords de audiencia en la televisión por cable, que convierte a los zombies de Kirkman en la nueva niña mimada de la AMC, con lo deseable e indeseable que esto conlleva. De momento el espectacular inicio de la cuarta temporada la sitúa más en el sendero positivo de la tercera que del granjero busca tedio de su segunda, capaz de aburrir al pastor de ovejas más onanista de los pirineos.

Nivel de adicción:

Descontando algún final de temporada, y algún capítulo mayúsculo con la tensión por bandera, sangre y vísceras salpicando, The Walking Dead no es una serie excesivamente adictiva. No te hace perder la cabeza, aunque sus coming next son de aúpa. Pero antes de que me coman a bocados, mejor sería preguntárselo a los 16 millones de desdentados que vieron el primer capítulo.

Nivel de pureza:

Es un producto costoso, con una factura superdotada, que cuando se entrega a la acción, al exterminio de zombis, al puro goce sanguinolento y macabro, resulta muy engorilador. Pero, hasta la fecha, cualquier comparación con Breaking Bad resulta baladí.

Homeland (Showtime)

Homeland S3

Para muchos, en los que me incluyo desde hace tiempo, Homeland presenta signos de agotamiento considerables. Algo que el inicio renqueante de su tercera temporada parece confirmar. Sin embargo, las voces de alarma se han achantado con la llegada del cuarto capítulo, (el 3.04), que al parecer, inclina la balanza hacía los sirvientes de Carrie y Brody. Veremos…

Nivel de adicción:

La trama ha presentado fases de enganche, especialmente en la tanda final de la primera temporada, y en algún capítulo inspirado de su segunda, cuando las identidades se han desvelado, y las verdades ocultas han salido a flote. Aunque sus guionistas sean astutos, a veces demasiado, a la hora de articular una trama, y disponer de unos giros con los que pretenden atrapar a toda costa al telespectador, no estamos hablando ni de Lost, ni del 93% de pureza de Walter White en su temporada final.

Nivel de pureza:

Algunos quieren ver en ella la droga catódica de los lunes o la misa de los domingos. Sin embargo, observado con perspectiva, sin dejarse llevar por el entusiasmo enfebrecido de la masa, uno pronto le identifica al producto de Showtime, los mecanismos, e incluso las trampas, narrativas con la que teje esta telaraña con la que pretende sorprender y atrapar al espectador. Que vaya, que no superaría un examen de Energy Control. Y eso, la verdad, es que le resta varios grados de pureza, además de presentar una historia, que se está estirando en exceso, y donde de tanto rizar el rizo puede llevar a consecuencias catastróficas. Pero aquí estoy para equivocarme.

Próximamente

True Detective (HBO)

http://youtu.be/i8i5CR4kDjM

Salida al mercado:12 de enero

Si hay una serie capaz de aplazar la despedida de la edad de oro de la televisión ésta es la nueva entrada que preparan los directivos de la HBO, con la que además, podrían volver a recuperar el trono perdido. De entrada porque presenta una historia muy apetitosa en clave de thriller criminal, a medio camino entre la gloria de Seven y la de Zodiac, con dos agentes del FBI obsesionados por dar caza a un serial killer en Louisiana. Segundo, y puede que hasta más importante, porque cuenta con dos de los actores más en forma de Hollywood en la piel de los dos agentes: Matthew McConaughey y Woody Harrelson. Con lo que, como mínimo, asegura actuaciones de chuparse los muñones, y si han logrado convencer a estos dos pesos pesados, es que el proyecto presenta garantías y alicientes varios. Algo que parece confirmar los trailers e imágenes mostradas hasta la fecha. Y por si todo esto fuera poco, la serie al completo ha sido dirigida por el talentoso Cary Fukunaga.

Nivel de adicción:

Desconocido. Pero se intuye como una de esas serie cocinadas a fuego lento, que van calando poco a poco, sin necesidad de epatar a la primera.

Nivel de pureza:

Si hay alguna serie en boxes capaz de dar relevo al inmenso espacio de Heisenberg y los suyos, esa es sin duda, True Detective (Iris dilatado).

The Money – (HBO)

David Milch currándola

Salida al mercado: Desconocida

La muerte de esos caballos, más allá de la pena de ver padecer a tan estimable animal, fue llorada por todos aquellos que depositamos nuestro tiempo libre en Luck, la trasladación (problemática desde el inicio) del mundo de las carreras a la caja inteligente a cargo de dos egos irreconciliables: David Milch y Michael Mann. Finalmente cancelada tras la muerte de dos escuálidos y una positiva primera temporada. Repuestos del infortunio, el primero de ellos ya prepara nuevo proyecto, de nuevo para la HBO. The Money es un drama muy propicio de nuestro tiempo, centrado en el imperio mediático de un Rupert Murdoch de turno, y toda la cloaca de corrupción y red de intereses ocultos que implica el poder de tan alto cargo. En el papel de ese tirano de nuestros días, encontramos al siempre fiable Brendan Gleeson, a quien acompañan Patrick Kennedy, Dominique McElligot, y Laila Robins. El piloto ya en marcha lo dirige Justin Chadwich, y Milch se ocupa de la escritura del guión, y consta como productor ejecutivo.

Nivel de adicción:

Los que hayan seguido la trayectoria de Milch, sabrán que sus series no se caracterizan precisamente por un alto componente adictivo, pero por algo es uno de los nombres más privilegiados y más estimados dentro del sector de la ficción televisiva.

Nivel de pureza:

Se presume que alto, aunque por los mismos motivos que se explican arriba muy difícilmente podría ocupar el trono de Breaking Bad

Mob City (TNT)

Mob City

Salida al mercado: 4 de diciembre

Ya nos habíamos hecho eco de esta apuesta firme de la TNT para hacerse querer y ganarse un hueco en la liga de los canales estadounidenses más respetados. Dado que toda serie de gángsters crea de por sí una respuesta fisiológica visible por nuestros calzoncillos, más si dicha se ambienta en Los  Ángeles de la post-guerra,  cuando la ciudad era un campo de batalla entre los agentes de la ley y las tropas del temido Mickey Cohen, queda ya explicada su inclusión en esta receta. La serie sigue los pasos de un exmarine convertido en policía (Jon Bernthal), que se ve atrapado en la lucha entre el jefe de la policía y los mafiosos Mickey Cohen (Jeremy Luke), y Bugsy Siegel (Edward Burns). Frank Darabont es la cabeza visible de este proyecto que promete con sus primeros avances.

Nivel de adicción:

Tampoco parece ser un producto electrizante que vaya a mantener cada domingo al serieadcito en vilo hasta la espera del primer torrent.

Nivel de pureza:

Darabont demostró manejar con inteligencia y pericia un producto destinado a amplias audiencias cuando arrancó la popular The Walking Dead, para luego ser despedido (manda huevos). Ahora juega con un material jugoso, cuya principal amenaza es la presencia de Jon Bernthal como protagonista, un infame actor que hasta que no fue devorado por los guionistas de TWD, la serie no pudo remontar el vuelo. Habrá que ver también si el tono de la serie está más cerca de Chinatown o de Gangster Squad. Detalle importante.

Untitled Martin Scorsese y Terence Winter Project (HBO)

Jagger Studio 54

Salida al mercado: Desconocida

Poco se sabe aún de este proyecto, pero las últimas informaciones surgidas apuntan a que se estaría preparando el piloto de cara a estrenarlo en algún punto del próximo año. Lo que es importante saber, y motivo por el cual cierra esta lista y puede que haga explotar la cabeza de alguno de vosotros, es que  Martin Scorsese, Terence Winter (Los Soprano, Boardwalk Empire), Mick Jagger y la HBO están involucrados en el proyecto. Al parecer sus ideas pasan por hacer girar la serie alrededor del mundo del rock, a través de la historia de un caza talentos (interpretado por Bobby Canavale) que llega a convertirse en un alto directivo de la industria musical del Nueva York de finales de los 70’s, cuando la ciudad era la cuna de la música disco, el punk, el rock y el hip-hop. Winter en tareas de guión, Jagger y Scorsese como productores ejecutivos, y el último dirigiendo el piloto. ¿Hace falta añadir algo?

Nivel de adicción:

Podríamos estar ante Los Soparnos de la música rock, o ante el Casino de la industria musical. Si la sola idea no desata vuestras glándulas salivales y destapa el jarro de las feromonas, seguid mirando The Walking Dead, porque nadie retratará mejor vuestra vida.

Nivel de pureza:

Solo con los quilates que presenta su carta de presentación, las privilegiadas masas encefálicas matriculadas (las mismas que parieron Boardwalk Empire, nada mal, eh!), podemos esperar el krokodil de la próxima televisión. Mucho hype y mucha drojaaa catódica. Palabra de adicto.

 

 

Metadona para salir del paso

Muchos de los antídotos propuestos aún se encuentran en fases de desarrollo muy primerizas, de aquí que mencione aquí otras series para salir del atolladero emocional en el que nos hallamos. Juego de tronos es uno de los productos más sólidos en circulación, pero esperar hasta el 31 de marzo para salir de la depre es más contraproducente que encerrarse en la casa de gran hermano con Pocholo y Salvador Sostrés. De las drogas en circulación me quedaría con la grata sorpresa que ha supuesto Peaky Blinders (un Boardwalk Empire a la inglesa), primeras impresiones positivas con Masters of Sex, y la siempre bienvenida Ray Donovan.

De las que se encuentran por llegar, habrá que estar atento a lo que son capaces de presentar Daniel Kanuf, como showrunner, y Jonathan Rhys-Meyers como conde Dracula en la serie del mítico personaje para la NBC. Lo mejor de todo es que la respuesta está al abasto del mundo en 3 días. Tras maravillar a medio mundo con su virtuosismo técnico en Gravity, se presenta interesante lo que propone Alfonso Cuarón en Believe, al lado de JJ Abrams. A las puertas de ocupar los lugares centrales de esta lista quedó Quarry, un drama ambientado en los años 70’s, que sigue los pasos de un veterano de guerra del Vietnam que regresa a su país convertido en asesino a sueldo. Logan Marshall-Green en la piel de este exmilitar, y la mejor noticia es que John Hillcoat (The Road) dirige el piloto para el canal Cinemax. Otro director con pedigrí que se deja seducir es el norteamericano James Gray, quien dirigirá el piloto de The Red Road, un drama de seis episodios para Sundance Channel a partir de un libreto de Aaron Guzikowski (guionista de Prisioneros).  También suscita interés los vampiros apocalípticos de Guillermo del Toro según una novela del autor en el que se inspiró Pacific Rim, y adquirida por el canal FX. O lo nuevo de Ryan Murphy, y el proyecto de terror de Sam Mendes con colaboración de Juan Antonio Bayona. No es poco.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.