Domingo de serieSeries

Domingo de serie: American Horror Story (Temporada 1)

posted by Omar Little 26 febrero, 2012 0 comments
La gran casa del terror americano

American Horror Story

Me encuentro entre aquellos ( creo no ser el único) que reaccionó con extremo recelo cuando llegó a su oído que Ryan Murphy preparaba una serie de terror para FX. Murphy conserva un prestigio desmesurado como showrunner con un CV en el que destaca (no forzosamente por calidad) Nip/Tuck (bueno, vale la primera temporada lucía), y la que fue su primera incursión en el género de terror…la popular Glee.

Pese a que la serie estaba alejada de mi órbita, por cuestiones laborales (venga ya payaso, si de ver series en este país solo trabajan cinco, y tres son directivos de cadenas)…emmm…digamos entonces que por compromisos adquiridos, le eche el guante, y pam,…. desde el primer instante se derrumbaron todos mis prejuicios para quedarme embobado con una propuesta tan estrafalaria y pastichera, como efectiva y resultona.

Su sinopsis es tan disparatada como ridícula, y manida. Una familia de Boston se traslada a vivir a una mansión antigua en un barrio residencial de Los Ángeles, lo que debía ser un cambio de aires para superar desavenencias entre ellos termina convirtiéndose en una pesadilla poblada de fantasmas,  masoquismo, homosexualidad, sangre y sexo, y unas pizcas, bastante mínimas, de terror.

Lo que a todas luces debería entenderse como un pastiche intragable e indigestible se convierte, por alguna extraña razón que no termino por dilucidar, en una atractiva historia desprejuiciada, llena de aciertos visuales, y con un grado de adicción bastante alto.

La estrategia de Murphy y Brad Falchuk (co-creador) pasa por coger la trama clásica de las haunted house y revestirla con elementos postmodernos que explotan al máximo la referencialidad, el homenaje, o como la frontera nunca es muy clara, la copia y/o el guiño.

Para ello se basan principalmente en los clásicos de terror, son palpables las huellas de La semilla del diablo, El resplandor (ya nada más arrancar), Seven (títulos de crédito), Frankenstein, Suspense o cualquier historia en el que aparezcan fantasmas que parecen no serlo. Pero la cosa no queda ahí, porque la batidora no duda en machacar todo tipo de influencias para armar las recetas que componen sus doce capítulos. Hay también casos reales, de carácter macabro, de la reciente historia americana que empapan algunos de los capítulos (La dalia negra, la tragedia familiar de los Lindbergh, el atroz ritual sanguinario perpetrado por Charles Manson y sus discípulos en el edificio Dakota, o la más reciente masacre en el instituto Columbine son los que servidora ha identificado) Y no solo se nutre de celebritie murders y tragedias nacionales, sino también de una parte del imaginario colectivo que componen leyendas urbanas y cuentos de terror.

No hay nada que esté a salvo de la termomix de Murphy, y al contrario de lo que cabria esperar en casos así, el resultado no es una bazofia incomestible. La gracia con la que aborda y teje las situaciones, unido a desproveer de importancia y carácter el tono de la historia, ayudan a confluir todo el berenjenal. También resulta remarcable, y ayuda a llevarse esta opinión favorable, una factura muy cuidada, con una potente fotografía, lograda ambientación, y que en ocasiones llega a inquietar y estremecer (sobre todo en los primeros capítulos).

Otro punto que debe interpretarse como un acierto, es la decisión de los guionistas de no alargar el misterio que envuelve a la casa, de no enfocar el guión hacía él (hay muchos frentes abiertos y cada capítulo aborda varios de ellos bajo la misma estructura), ya que éste se torna evidente para la gran mayoría a la que transcurren los tres o cuatro primeros episodios.

No tan medido resulta el descontrol de habitantes que pululan por la casa, hay momentos que eso parece la explanada de la Mezquitas. Una desmedida que en parte la justifican (de cara los directivos) con poblar de caras conocidas y special guests buena parte de sus episodios. A la familia protagonista que interpretan Dylan McDermott, Connie Britton (¿soy el único al que no liga ni en pintura esta pareja?), Taissa Farmiga en el papel de la hija, y la vecina diabólica, manipuladora y malvada que interpreta una genial, y recuperada del olvido, Jessica Lange (demostrando una vez más lo enorme que es), se les unen en diferentes momentos Zachary Quinto (Heroes), Charles S. Dutton, Mena Suvari, Eric Stonestreet (el gordo de Modern Family) y otros.

La primera temporada de American Horror Story ha supuesto una grata sorpresa para el tullido que escribe. Este repaso por la historia del terror americano en el marco de las paredes de esta casa encantada ha sido un entretenido y dulce descubrimiento, que debe tomarse sin mayor pretensión, sin querer buscarle demasiado sentido a todo. Pero también debo reconocer, que no creo que aguante el embiste de una segunda temporada, por mucho que Murphy quiera cambiar de familia y casa. Veremos… ¿Hay que verla?, definitivamente sí, ni que sea, por este lujo de títulos de crédito que aquí debajo podéis ver o por el personaje modelado por Jessica Lange.

7


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.