Series

Domingo de serie: Arròs Covat (Temporada 2)

posted by Omar Little 3 abril, 2011 0 comments
Arroz maduro

Puede que esta sea la primera vez que dedique parte de mi tiempo a hablaros de una serie de animación (cosa que ya dice muy poco de mi persona), pero de lo que es seguro, es que es la primera vez que una producción catalana, hablada en este idioma y ambientada en la ciudad de Barcelona, protagoniza esta sección.

Y tantas excepciones provienen de la serie Arròs Covat. Si la primera temporada ya captó de un plumazo a todos aquellos que rondamos la treintena o que la sobrepasan, su segunda temporada ha elevado la calidad de su arroz a cotas difíciles de encuadrar en una producción tan austera.

Esta serie producida por Televisió de Catalunya y Escándalo Films, e asentada en la mente del dibujante e ilustrador Juanjo Sáez, narra la vida de Xavi Masdeu, un diseñador gráfico que sobrevive en Barcelona y que debe rehacer su vida después de que su novia, Sonia, rompa con la relación. Pero en realidad lo que subyace en los 24 episodios que llevamos siguiendo el día a día de Masdeu, es el conflicto de hacerse mayor, las dificultades por atenerse a las supuestas obligaciones que rige su edad.

Su segunda temporada se inicia allí donde terminaba la segunda. Xavi dolido por la muerte de la tieta Paquita, sin trabajo ni novia, se ve obligado a regresa al hogar familiar en la Verneda, donde sus padres nunca vieron futuro en la vocación de su hijo. Al poco inicia un nuevo estudio de diseño, con la ayuda del marginado de su promoción, y poco a poco, y a un ritmo admirable, le van sucediendo todas clase de situaciones con las que irá madurando a su pesar.

La principal arma de Sáez, y el equipo de guionistas, es el humor. Un humor ágil, referencial y cercano, que vertebra cada uno de los 12-15 escasos minutos que llenan los capítulos de esta serie. En su segunda temporada, el humor, y su discurrir mediante una animación en 2D que da la libertad de no poner barreras a la imaginación, alcanza momentos altamente inspirados, especialmente en algunos de sus capítulos. Genial por ejemplo el viaje a Suecia de Xavi con sus dos colegas de estudio, el primer episodio donde Xavi parece que no va a levantar cabeza nunca más y será siempre un desgraciado cabizbajo, o ese capítulo en el que un rockero, ex de su nueva novia, se instala con ellos en su casa.

Sáez, Kike Maillo, y Oriol Capel, parecen tenerle muy cogido el punto de cocción óptimo a la serie, no sólo por ingeniar una estructura en la que el protagonista se va enfrentando a nuevas y disparatadas situaciones que lo ponen constantemente a prueba, y con un estado de ánimo que es más voluble que la deuda española, sino también por cómo tienen controlado el ritmo, por cómo ligan los capítulos entre sí, pero a la vez construyendo una historia completa en cada uno de ellos con apenas 12 minutos de tiempo. Y sobre todo por esa especial conexión que establecen con los que conocemos bien la ciudad de Barcelona, a través de lugares, personajes, sentimientos y emociones muy ligadas a esta ciudad, y en concreto al mundillo del diseño, y atizando con constancia a los modernillos que la pueblan. Hay todo un abanico referencial, que en esta segunda temporada, ha cobrado más protagonismo con apariciones estelares como Jodorowsky, Aleix Verges (Sideral), Dj de Mierda, Joe Crepúsculo, o la aparición cegadora de los responsables del Sonar. La mayoría de los cameos, hacen referencia a músicos que forman parte de la banda sonora de esta serie, que a la vez, supone la banda sonora de muchos de los habitantes que Sáez y su equipo retratan con más veracidad y humanismo que muchas series de carne y hueso.      

Esta segunda temporada ha supuesto, sin desviarse de su ya definido estilo, un paso adelante en su trama, en plantear situaciones divertidas, incluso indagar en el disparate, y en seguir haciendo gala de ese humor, que puede parecer más local de lo que en verdad es (y la prueba palpable está en que la serie se ha traducido al español, y la emiten actualmente en TNT). Puede que sea mi capacidad de conectar con los pensamientos y estados de ánimo, puede que sea que frecuentes espacios, situaciones y comparta referencias. Pero creerme que no hay ningún personaje animado más desanimado (el dibujo de Sáez es minimalista, los personajes no presentan la mayoría de rasgos que poseemos los humanos) que más sentimientos humanos me haya transmitido. A todas luces este Arròs Covat se merece la máxima distinción de la guía Michelin.

Ver Arròs Covat online


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.