Domingo de serieSeries

Domingo de serie: Black Mirror – White Christmas (Channel 4)

posted by Omar Little 21 diciembre, 2014 5 Comments
Navidades negras

Black Mirror - White Christmas

Ojalá a partir de ahora los especiales navideños de Black Mirror sean algo tan irrenunciable como el anuncio de la lotería, el turrón Suchard o las campanadas con Ramón García. Al menos, este año, Channel 4 ha tenido el detalle de ofrecernos este regalo extra en tan señaladas fechas. Una ración dispensada por la mente responsable de Dead Set y de las dos temporadas de Black Mirror. Un Charlie Brooker incapaz de contenerse en su imaginario distópico para suerte de los que disfrutamos con sus ficciones.

Texto sin apenas spoilers

A pesar de que la formula es ya conocida, y en ese sentido no nos va sorprender – historias enclavadas en la sci-fi distópicas donde la tecnología ejerce un papel predominante-, sí que sigue asombrando por la capacidad de su máximo artífice para componer los universos de estos futuros tan cercanos, para tejer estas parábolas futuristas que reflejan nuestros modos de vida actuales en las sociedades del mundo occidental.

En este White Christmas vuelve a desplegar un buen número de artefactos, gadgets, ideas, inventos (y los correspondientes dilemas éticos implícitos en su uso) que se acoplan a la perfección en su dispositivo sci-fi. Un especial navideño que aglutina cuatro historias en una, tres secundarias que riegan la principal con la máxima naturalidad, y que dotan de significado, y aportan detalles, a esa principal que reúne al personaje que interpreta Jon Hamm y al interpretado por Rafe Spall (Prometheus) en una cabaña aislada por la nieve.

Quizás lo más admirable siga siendo la capacidad que tiene Brooker de desplegar estos universos futuristas tan próximos sirviéndose de una mínima semilla, un tenue reflejo, una simple idea. En estos 90 minutos es capaz de lanzar interesantes y atractivas historias tomando como base el “blocking” de Twitter y teléfonos – construyendo a través de ello una historia que podría verse como la versión ácida y negra de Olvídate de mí-, hacer el “stalker” en redes sociales, o la IA aplicada al ámbito del hogar. No necesita demasiado Booker para desarrollar estos universos que para el común de los vivos resultarían imposibles alcanzar si no fuera mediante el proceso creativo desarrollado en la masa gris del inglés. Y la respuesta no es la primera que pudiera aportar nuestra actividad sináptica, sino que se basa en su concepto inicial para dotarlo de una nueva dimensión en un futuro más tecnolizado y deshumanizado que el del presente.

Y es ahí donde encuentra su hábitat propicio para seguir escupiendo sus salivazos ácidos, su visión retorcida, para seguir haciendo un retrato poco complaciente, bastante cínico y pesimista, de la manera de relacionarnos y comportarnos, en definitiva, de nuestras sociedades y hábitos. Puede que el Booker de esta tanda de nuevas historias agrupadas en un “Especial” se muestre más contenido en su carga de bilis, pero también es verdad, que se muestra igual de resolutivo en su programación imaginativa y en el acierto de dar contenido a sus historias, sin olvidar nunca la atención del espectador.

Como ocurría en su segunda temporada – en ese sentido la primera fue más compacta y regular-, el telespectador encontrará historias que le satisfagan mejor el apetito que otras. En mi caso, la segunda, la de la galleta (¿por qué galleta si es un huevo?) me dejó bastante frío. Puede que también se aprecien ideas recicladas, o detalles de este universo ya vistos con anterioridad en la serie, pero lo que resulta poco discutible es que Brooker sigue engorilado con su producto retratándonos a unos y otros desde su cubículo  sci-fi. Y pese a altibajos y déjà vú, sigue siendo un lince de la televisión moderna, con lo que ahora mismo, su ficción sigue resultando lo más cercano a Los cuentos asombrosos de Spielberg en los 80’s o la The Twilight Zone de los 60’s…que no es poco.

7


5 Comments

Underwood 21 diciembre, 2014 at 12:38

Lo de la galleta es porque en inglés de llama cookie (además de su significado obvio en el mundo de Internet), de ahí la traducción.

Reply
Omar Little 21 diciembre, 2014 at 19:30

Ahhh, de ahí viene. Ahora lo pillo. Pero la función de las cookies y la galleta en esa historia no las acabo de ver muy relacionadas.

Reply
David 23 diciembre, 2014 at 08:14

Capitulazo! Ayer también escribí un post sobre el episodio en mi blog. Lo dejo por si tenéis curiosidad 😉

http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/12/feliz-navidad.html

Saludos y felicies fiestas!

Reply
Starman23 11 enero, 2015 at 10:15

Pues personalmente me ha decepcionado un poco pq me esperaba algo un poco mas diferente, igual un capitulo centrado en una critica a la navidad y el consumismo ya que “el castigo tecnológico” ya fue visto en el 2×02. Para mi no hay ningun capitulo capaz de superar la obra maestra que fue el 1×01.

Reply
Omar Little 13 enero, 2015 at 08:57

Coincido contigo Starman23. No hay nada que reprochar a este especial, de hecho como ente independiente funciona de manera notable, pero no ahonda en ningún nuevo tema, es un poco volver a la fórmula manoseada en los otros capítulos de la serie.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.