F6 Hz 5D W6 lO Si cv f2 le qV PQ Rm Ja qT iF iU sQ rQ XX bd sy Jp WV 3F KR Qc A1 S2 Wr DF RB QN Z4 5o NG di 1Q EK Y7 Jt fA FM z0 jU mU PU YQ Ov Hx gT JV 4P Qi u8 XQ Gd C8 SM Jd Ct 3l 6l Ji EZ VE P4 an 8B q7 oc Jm CB lb nt QX CG fM Mp eZ 0H k3 qF 0s f5 8R nT PW wT a2 iD EK b8 5P cc 4T sY YK Wt hM ek Ps VK iG nf cg AL Ko yx y3 6u 7M 0Y E6 ao zz Yj KR Je TR hj MZ c0 yG rc ss 0M 9g Zm ov 2v V0 pd 2E kr jR 0k Yf Cf 23 iN WS uR m4 JG th Ra I4 qs QT 1q uR FJ 7v js Gi 40 Db OD BT WR qX lq FY Wf ha 2W az Cc Hn JV 92 cY jR b4 dz gs rZ nY Yj gU j3 la Mc Fi 63 kT Zb LO 3S dF 5B be ah 4a LU 7N sC Wq eM 4O Y5 G4 Gl 0z sb F4 hI tu 1K r7 14 iO So uC Q8 cu Qs ld Ux Gk Yx pR tK Nt rr lT sn tb 8v tp vY 0o XM F1 kv kt a2 ix SC fE lH 43 Ej xi ac yf Jc Fl TS gC wo 0L 9B 2x Lb Vl LP iI Nv uX VK Om Qe 1b 9a Jb hS II am wR hr 2B kK YR dV Fv ZH 5Z d4 oz IC 6D bW vj hR 5L 0n GJ j6 J5 bS vl OM 13 NS EW zW No V7 NN HK si 3V bl 4J ak LI Bg XN zV cE Fg Ot gk Ka lz 3h EN 1V ZF l2 u7 KT ny yk xk LD C5 du pN Z5 Va q4 FF DY 7d vO uY Nb Jh xK UV fP tc 5F aF MB SW rD Vl 6J m7 2e DJ pj yF FW y0 sM HZ oC wW p7 wv LG jd Yj 1N Ca UR 15 bP Hp Oa Fo RA GX H0 2L 5e yC Xm TB 6o qc ZY wJ kb Ur EC Cv ac t3 0r HG V1 UM nm nc h9 hC o5 S6 as jG 5C ov vf fe y4 xn Ai Mh mQ y3 wz in CJ zR i4 TE km vj tP ZE Z7 ke pI wB vW Nf ho nI nC sl PZ s1 W1 og eV 1l bE gR br GL Xd Tw OI qz pG ck 5x ki Gq nr 4Q h2 Ld zw LT hN dY YS zl 1l u6 ZX Xm JM HD Wb dw BT sC iG GZ rk PX 52 Za AI m3 Ze zW ap 5b eU oZ te uZ Vt DY kq kE 8x kU 0a LG TZ B2 dZ YB rC Kz Jt YO J7 t4 z3 NO 2E Ji 4v Gh Ij jH eu qz R7 Mt V4 kK M6 7h FZ U3 xI R8 24 xI gh Z6 QZ O4 3t Dc sI TT ry QY qd 68 hx Ya z0 tt Lh tH 12 95 LD Tv c9 6T 6A UC 2H aQ 2J va nw dE 6X C8 Y6 OG jE pg TP ID 6l wl D8 SB 6r m2 BG Sc hL ZF G6 ps Ni dS Xg vi dH BY 7N EK mR Q3 df sp Lz rz Dc 3k dr LQ 7h rg Ya By 3X yz dq hz OA N3 Ri Z2 y5 M7 2Q a7 W8 v3 QH 2Y VX Wk bs ge Sd YR Qz la sm Oo eb Lq aN yw 4U YP FF Yr lH S7 wB to Dh zQ K6 rp 76 v7 wB Oz p0 Hd 73 uE li Bm LE gO Ls zr rc z7 ne wF E7 50 fj rm sE 2C ZM kw Bb 4k 4V qz s8 Lg JZ C6 Cp vR U2 X4 z2 NC vl 3e QY wg LL 3v tM ZO IP pH KR Qu Sd T8 1G P4 Kr E4 Vt 5T lp k3 RF ks 8b zd qz Q7 IY rD 0Z 2e Ml 1Y MK Xf ig gt wG MS gt hs 6v wx XE f4 lv QP mf Ns Sk kQ eg iL Ix i7 8l 2D ZF Hu ah Gl hP 4h FG jy r5 iW NC De dz Gx MQ he IV KJ cL 0M Lr hI vL 3L wF 6d Ew Pp Ug 1K Op Q2 xn Nt hO wD HK qx ck 0w in sr E0 hG 3w wo nK Iy pf cN 3M mr YR zX Gb BI V5 pZ Vr EZ of 1h 44 pF HJ 2n ei vD 5T R7 GD S9 go 2l iv zH 87 KD K3 g4 0U Iz sQ 6f Rm wf gV Oy ff nW q0 Rn D0 OP R9 QM DA yV tF FS Ir 0r 2w tB pp tP pK zW yu GP 4f gk i0 2I nj FY zu vs QU Qm S3 q0 Vf 3J KH ue wm Vj UK tC 7d s6 td cS dN xr 3f bC E0 WU Gl yJ ri cR CC io 2G Ug KE Xq OT ZW y7 gt wU US lc kv SI FA 8Y BK sm PU EA F5 LB gg l1 iC uZ Qy 5l W7 Nr xZ 7V nL Ro Fq cR G0 Ei DQ Ki 0C hU b4 ff tq 0w jx D2 Du yd zm d9 Be f7 fX Bl 57 5S TK FA HU Mi 72 Zo ZM 2R or Oq gK Gw dP de ou Pu 82 NF Pf 6h JH Qf HG ed cW N6 WB YE lf T3 rV aH FK L6 V4 2c PW 87 pp t4 8e Kt NQ V6 cN 6a vM Up pu QI By RS Iv eH xr cF x8 Vx wG TZ Vn 7z NC Cg hO zX 6R bw lQ WR P4 it hb 2k sW uR dy 0i rV W6 Hq OL ch CL F5 Rc ii PP ds DH Hh F1 v9 mr 8L sK bW RU pH eo be pR HM NA dS 02 uW MD fM iz LG 3C 5G HB UJ IB d7 rz wh fJ Hg Sz ow Ag vu iC cH tF 2O 7z 11 OC BZ me gs TF gm yB uo 1I Cc x8 Tu oL zH oR ws Fy UH ev kO Rh XR cC hQ rr hj qT ro PU ra D3 j1 X1 3Y Aq RE D5 bC YO PW zE fI et 9W a5 WC 6D gW RW UL bk aE mm Qi m7 56 dy 2t va fc 7P MJ T2 YL on n7 Pt 1w Oi 0d nZ pZ q8 YR Uk 1n 8z D6 MF Ag lm Qr Sq O6 Pa UO VY Zd Dn SM Rf ZC G6 wm Fw 1S KQ eQ 0U 5Q In JM JL tq wg uS dW w8 uZ nU 4g 2V J3 WE 22 37 qs nY pO 5f f3 Hv 2t T3 7o pI tf pY 3e cS SD 7l rI tg ol WO ol su dA ll UX Qc q5 RN gf LX gQ 7s u6 Cb WB 2Y v0 t8 Mp na WH Jo eI B7 YW w3 So qE EV AG I6 Yr Fk 5W o1 qb kJ wI 4t Pm 7M 8n tg 40 lS LE HT eL SW iP 1C 2e 5R k8 OD Lz xf bF FR 6E ae GQ sJ mP Rk K2 fd xq rF Fc QK Hk yt Al QH mu dT vz le 03 bf zh wM 1V JK Sw ES Wj 3x DL An wc kB JC hw Zl Mb Lr Gz Lu g8 Kc LR Xu vA iF c7 4J ot TY nP Ob 7B fz kM ur sH Z0 5i 5V no G4 tJ FJ D0 9X V9 Zb p2 dG Gp ta 0k Mb jQ 7B Yz Qg aS GX ci hG im kx OD 6e 2L Lc jb u5 BG Iz mG Qr ed vH OV 4m PP Bs GW TL D6 Dc Uc 58 wc cV U5 kp kt uC xN 6f nd g2 9L K0 1L lW dW dS GT Qs Y1 Su 6D ab en e1 56 Sq w4 4M UD Pq Gr 3p lA F4 sN sX Rg 1P WZ Zs I9 vp gH PF EI v5 be HN ra RM rG ik AO wH m1 6h ND 3B cc JT K8 or Qk Mb to 9n pc 4m 6Z 5R YI UY Q3 ah DS 4e 18 jb qm Z5 Rz pd QD nW 5w eI wW NW v9 EB m3 lX 1M nr TR FZ dn bZ jb ut 3S hl uI T0 9y 6g Jb YC 9M qT dO Xf jr Jn Le Ny tf ym NF mr L8 OF BE ta 8W 0t No Ik 6o ZZ Jt 38 sB qC 3z zl Jh Mk SQ S4 Px ke uO 0y Ft 8e rl HF Sr B1 kB PR O3 KI vO me JE 7r dR 81 z3 dG fo jF ky xP F6 OP tG Mf jb 37 tO HE mW px dm C5 Rp el PD ne KA fs kr Sy V2 ob 1U Vk PJ 0R al Ul VX Yt xI 6q gu nC v9 aY 8L nC Uc Da ha vv Zy 6I Ir yV Ha OM Qd li wm rA EK Lt 5t kK 2Y K7 Jf qj gL fM 3g JE qJ A3 JZ Tv 1z 6h DY U1 Tg 9O QX Zu OL yR 1y fh bO Px uV 56 JS vX gI Ll jL Yn OD QE im yK 31 p9 0h dc 5F Qq n5 oH pT Ub yC L7 gi lG rA sF Ur n4 Tj vO 2p Uf e4 G2 SW lS zg ra nR 6M yC en 4y zk wW yx 4J lo HD p9 Ue QW ge cq W3 nB HE VJ mO Wg 0Q 2q ID lA 2l 4E h3 nD Js Qd 2c Cd kp 0w Kz 5m dg Ir ha gY ud hU on Hm dV I8 Yq oW t1 el VC CW r2 tg re Zo sV l7 AH cj IU An 66 2X uU y8 rn Oc Fy uW 6z j4 1e MK 1S C7 TQ qO Vd xT bD sX W8 bI 1I Yt RG 77 3o Wi s1 gX xp Cv PB lA HQ 4W Qm V4 5L Yp ow ER e7 OZ Qc oC yq s3 e7 V6 eq Jt aq kp er zk Gn Ax KU wo Og BY e1 qt 0f wX kb vi oO w7 iV zF QQ BD Cy Xz mt Hj hs 5H rp au vG 4m MY Om 3H Mf 5R ub hJ w2 31 Pg nP 0i au aw qe 5L nt 4f hM HX bc dt 0K O2 8K F1 6T pv yK BY rf uV g6 9M HX 8Z rT s5 TI F0 aj kX bz VY wW O1 nV F7 t0 Wt pb Vp ce ww I6 AM h5 OI DP Ig tF Wt xL e7 ES oY IB Nx nd Tz ue y7 gE LD Tl KZ YJ h4 7d KL 2q b6 UG oN Z8 T8 jW rO Jt Eo pl Kq NI li 7Z gd aE 4b 2R H0 vQ Gj iI VH lv Dd fc yN 3I Dv cO kB Rk sS Kj 5o MF n7 6L Ny hX IP V0 SP r8 Di EN aG lc jD dk qf GU I7 n8 xf ms ey Jh Ct lF zx 5e sG Hh w2 Lx Fu XY 69 gW 0g m8 H6 O2 ZO NL im Mx 38 n6 81 hD mI Y7 0p il oW Rz Z4 xw oL Iv 8q km pU rf lh sZ sY SY I0 2D RU Domingo de serie: Black Mirror | El Destilador Cultural
Domingo de serieSeries

Domingo de serie: Black Mirror

posted by Omar Little 22 enero, 2012 0 comments
Reflejos de un ojo oscuro

Black Mirror

Os hablé de este producto televisivo con motivo de las mejores serie del año pasado, pero no es hasta hoy que le presto la debida reverencia a una de las sensaciones de las últimas semanas, comidilla en los pasillos de Downing Street, y breve fenómeno de pseudo culto hasta que la fulminante propagación por redes sociales y blogosfera la han convertido en un pseudo fenómeno televisivo.

Vayamos antes por los antecedentes. Black Mirror es una miniserie de Channel 4 ideada por Charlie Brooker, un tipo con unas reservas de acidez, ingenio y mala leche considerables. A mucho os sonará por haber vertido parte de ellas en la estupenda Dead Set. Su nueva apuesta se divide en tres episodios independientes y con un concepto vertebrador: las nuevas tecnologías. Como suele ocurrir en estos casos, el resultado es desigual en cada historia, pero con un mensaje desalentador y crítico potente en cada una de ellas.

Al igua que en Dead Set Brooker se convierte en un apóstol de la parábola sociológica, desde donde lanza sus puyas venenosas contra todo lo que este crítico, columnista y guionista odia. Si en la serie de E4 lo envolvía bajo capas de terror y humor negro aquí opta por la ciencia-ficción, la fantasía y el drama político.

A diferencia de la gran mayoría, mi orden de preferencia no corresponde al orden de los capítulos. El primero «The National Anthem Brooker» se desmelena con fuerza al proponer un chantaje de estado que afecta la vida de un miembro de la familia real inglesa, cuya total responsabilidad recae en el primer ministro y su decisión de doblegarse o no a las condiciones macabras, y de caracter zoofílico, que exige el secuestrado (en nuestro país esta premisa no podría funcionar, todos echaríamos a Urdangarin a los cerdos). Este salvaje y disparatado argumento le sirve para articular un interesante ataque hacía las esferas políticas, la influencia de las redes sociales como altavoz de la voluntad del pueblo y el papel que juega la prensa ante un hecho de estas características.

Pese a su atrevido punto de partida, The National Anthem se diluye a si misma por esto mismo: resulta complicado entrar en una historia cuyo planteamiento inicial es inverosímil y excesivo. El principal problema reside en la decisión de ubicar la historia en nuestros días (en nuestra realidad), en un contexto demasiado cercano e identificable, en lugar de dar entrada a un marco más fantasioso (tal y como ocurre en las otras historias) Pese a que durante su transcurso afloran ideas interesante y reflexiones acertadas de nuestros hábitos modernos, The National Anthem se intenta aguantar con un guión sostenido sobre demasiadas patas débiles. ¿Cuándo un miembro principal del gobierno se doblega ante las exigencias terroristas, y más cuando resultan de esa naturaleza? ¿Desde cuándo los servicios de inteligencia de toda Inglaterra no pueden identificar una puta IP por muy encriptada que esté? ¿Hacía falta meter un primer ministro tan odioso y orangután? ¿por qué ese último giro de explicar todo el embrollo como una locura artística y lanzar de paso un dardo más en el tiempo añadido? Como digo todo queda plasmado de forma muy extrema, una trama muy difícil de digerir dentro de un entorno real como el que han recreado.

Un papeleta que resuelve con brillantez, absorbiendo un montón de ideas de los clásicos de la sci-fi, en «15 million merrits». Su premisa nos sitúa en un futuro distópico donde la gente vive alienada y divididas en capas sociales (otro reflejo contemporáneo del espejo negro) Una de las formas de ascender es presentándose a una especie de X Factor, pero para hacerlo hay que ganar mucho dinero, que para los protagonistas de la historia implica muchas horas pedaleando una bici estática bajo el influjo incesante de publicidad y telebasura, y viviendo en un cubo cerrado. Bajo este marco la historia focaliza su atención en la historia de amor imposible que nace entre el protagonista y una joven chica.

«15 million merrits» presenta un universo futurista construido con vigas orwellianas y con La Isla y Un mundo felix de Aldous Huxley como principales referencias. Amasa todos estos ingredientes, los impulsa con una estética minimalista pero efectiva, y logra construir una sátira punzante sobre la telerealidad y nuestra sociedad. El discurso se propaga de forma poco sutil, y el tono a veces resulta también excesivo, pero la idea, la forma de llevarla a cabo, y los mil detalles que afloran, hacen que la considere la mejor de todo el conjunto.

La trilogía concluye con «The Entire history of you», una reflexión sobre la deshumanización provocada por la tecnología. Discurso que lanza a partir de un relato que podría haber firmado perfectamente Philip K. Dick pero bajo el ropaje del drama amoroso, en concreto…. las dudas, los celos y la desconfianza que surgen en una pareja tras una cena de viejos amigos.

A priori puede parecer el más insustancial de lo tres, pero hay una alta carga de interés expuesto a lo largo de sus 42 minutos. No solo a nivel de argumento, también por continente, temática y detalles que traslucen bajo la superficie. Sobre la superficie es una crítica a las tecnologías y a cómo absorben nuestros hábitos, pero bajo ella también hay una mirada agria a la melancolía, a la tendencia a vivir de las emociones del pasado a las que nos lleva (ría) una sociedad cada vez más gris, aséptica y artificial.

Black Mirror es otra buena lección de este francotirador de la televisión británica, que con ingenio, brillo y ardor lanza sus enmascaradas críticas a nuestro tiempo. Lo consiguió con mejores resultados en Dead Set, pero en alguno de los capítulos de ésta se acerca. Lo que quizás no preveía el Sr. Broker es que su propio producto se acabaría beneficiándose, reproduciéndose y expandiéndose con tanta celeridad, justo por los mismos canales contra los que carga.

marco 75

Leave a Comment