Series

Domingo de serie: Californication (1a temporada)

posted by Omar Little 13 diciembre, 2009 2 Comments
Coitus interruptus

Hace ahora una semana servidor se contaba entre ese reducido grupo de serie adictos que a puertas del 2010 aún no había visto ni un puñetero frame de Californication, una de las series norteamericanas con más nombre. Sólo una semana he necesitado para degustar en un santiamén la primera temporada de esta serie, y una vez hecho, puedo decir que mis reticencias iniciales tenían cierto fundamento.

Californication gira en torno a Hank Moody, un escritor que pasa por un bache creativo, hundido por una relación fallida con su verdadero amor, Karen (Natascha McElhone), y con la que mantiene la custodia de la  hija de ambos, Becca. Hank lleva una larga temporada sumido en una depresión personal y creativa de importancia, de la que sólo logra evadirse momentáneamente cuando folla con la primera mujer atractiva que se le cruza.

Esta serie creada por Tom Kapinos ha querido venderse de cara a los espectadores como un producto adulto, de alto voltaje sexual, y con un tono trasgresor. Pero sólo hay que presenciar la primera secuencia de la serie, esa en la que Kank Moody entra en una iglesia y una monja le propone una felación para expirar sus pecados, para apreciar su inocencia aturdidora (comparen por ejemplo con Bad Liutenant del enfant terrible Abel Ferrara). Tras ese aparente contenido corrosivo se esconden unos guionistas y un equipo creativo preocupado para moldear el producto hacía un amplio abanico de espectadores, y lo que parecía un contenido para adultos, se convierte, por su tono, en una historieta para adolescentes deseosos de ver un par de tetas.

No por ello, quiero quitarle mérito a esta serie. De hecho Californication se degusta en cómodas dosis de 30 minutos a una velocidad imparable, pero si que choca esa falsa pretensión de querer ir de transgresor por enseñar unos pezones, cuando en realidad la serie navega por todos los convencionalismos habidos y por haber de las tramas de amor.

Y lo que resulta más doloroso es que partiendo de un personaje tan auténtico y carismático como el perdedor Hank Moody (muy bien interpretado por David Duchovny) las tramas de la serie no consigan ponerse a su nivel de exigencia. Hay capítulos que lo remedian, como ese en que Hank descubre que una de sus amantes es la hija menor del novio de su gran amor. Pero a nivel general se cae en esa sensación de querer buscar deliberadamente lo políticamente incorrecto, cuando la base de la que se parte es lo esencial de lo políticamente correcto. Algo que también se percibe por las formas y la estética visual de su conjunto; fría, con unos tonos de color más propios de la sitcom televisiva que de la actual hornada de series.

A pesar de todo, seguiré con la caótica vida de Hank Moody porque percibo material para llegar a cotas más altas, además su narración concisa y directa cae muy bien a los ojos y a los oídos.    

6,5


2 Comments

Alan Wake (Xbox 360) | El Destilador Cultural 30 junio, 2010 at 09:15

[…] al agente de Hank Moody, otro escritor (David Duchovny) en horas bajas que protagoniza la serie Californication) . Tanto el personaje, como nosotros, partícipes y espectadores externos, vivimos una historia […]

Reply
Domingo de serie: Californication (temporada 2) | El Destilador Cultural 22 agosto, 2010 at 08:02

[…] ¿bonito? puede, ¿divertido?, poco. Pues precisamente esa es la tesitura con la que concluía la primera temporada de Californication y con la que arranca su segunda hasta el tercer capítulo, que es cuando (por […]

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.