Domingo de serieSeries

Domingo de serie: Catastrophe

posted by Omar Little 7 febrero, 2016 0 comments
Catástrofes domésticas

Catastrophe

En esta avalancha de ficción que nos sacude a diario y que nos ha arrastrado a descuidar nuestras obligaciones conyugales y sociales, Catastrophe irrumpe como el nexo que nos queda para experimentar los sinsabores de la maternidad y la paternidad, pero especialmente de convivir en pareja obligados, además, por penalty. La serie de Channel 4 se convierte en dos temporadas en una de las series más frescas, deslenguadas y divertidas de la ficción inglesa y global.

A no ser que seas un adolescente o un young adult inexperto puedes pasar a leer que no vas a descubrir la sopa de ajo.

Catastrophe arranca con el encuentro sexual fortuito entre un americano de unos 40 y pocos y una profesora inglesa de la misma generación. A éste le siguen algunas jornadas de polvos desvergonzados en habitaciones de hotel, baños y ahi donde les pille el calentón a unos adultos rejuvenidos por la libido desatada de saber que el americano, en viaje de negocios, regresará a su hogar en un par de días. Sin embargo, al igual que existe el embarazo adolescente, hay el riesgo de embarazo no deseado en adultos, especialmente cuando no se usa condón, es lo que tiene sí.

Lo que estaba llamado a pedir hora en clínica abortista de Londres, termina con la profe inglesa aferrándose a una de sus últimas oportunidades de quedarse preñada y en una llamada internacional de las caras para informar del asunto al responsable del espermatozoide afortunado. Un hombre que resulta un bonachón, o un solitario desesperado, al aceptar sin regañadientes la empresa y mudarse a Londres para empezar a vivir (o intentarlo)  con esa pareja de hoteles, de olor familiar pero totalmente desconocida.

Bajo esta jugosa premisa, la serie se construye como un retrato agudo, con puntas de humor inesperables, pero fidedigno, de una relación de pareja forzada por las circunstancias. Sin duda la mejor baza de la serie es la pareja protagonista, Sharon Horgan y Rob Delaney (creadores y guionistas) que por extraño que parezca, viéndolos actuar en pantalla envueltos en un y mil fregados no son pareja en la vida real, pero apostaría uno de mis diez espermatozoides fértiles a que ambos han pasado por muchas relaciones antes de ponerse con este producto.

Aunque nadie se espante, la relación de este dúo es tan imprevisible, como inestable, como descaradamente punzante, tanto en lo cómico, como en su regocijo en detalles conyugales, muchos referentes al sexo, que hasta la fecha, quedaban prácticamente reservados al ámbito doméstico, a los instantes más íntimos. Horgan y Delaney los recogen para darles un reverso humorístico, a veces incluso salvaje (como si Louis C.K. se hubiera aparecido en medio de los secretos e intimidades que comparten en la cama).

Un humor contagioso, ingenioso, basado en diálogos dinamitadores de tabúes, que no se reduce a la pareja protagonista, sino que se traspasa a personajes secundarios de gran calibre; es el caso del inmenso marido de la amiga de ella, un tipo con cara de psicópata pero con la salidas más desternillantes de la serie, o el amigo golfo perdido de él, que acumula los trazos tragicómicos (algun punto de drama tiene) de la serie.

Catastrophe se erige como el retrato naturalista en tono humorístico definitivo sobre las relaciones de pareja en edad adulta y sus interioridades menos exploradas. En su empeño convierte estas dos temporadas de seis capítulos en una digestión inmediata, especialmente en la segunda. Solo queda rezar que la pareja se mantenga estable en su mundo inestable.

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.