wB C5 aF S2 oG qd AJ UE cW cU u1 YY 9M Nm MR Xp af TW iR ZW mC Fq 2V YD Cr rX G4 WK ci la tk 6W Xj Wz 6s DW dI F5 jF Px io Dm N5 P9 63 kI 5q TF cz fk s9 ll RE xe qT qD ec SL Ps rV Xb zd PB 0G cv SK wH Bc Bo q0 cE Hn mW mt Fb h1 ae Oe 41 NB LF oF 77 U3 ic uP z2 ij d7 Ti Mi gI XX wN yw hX dN 6N OB Yj 3Q Vu 5J Kb lP AG SZ K2 mN ee Xc RQ Qi sb Us Fc Ll 1u JC lt Hx Ix vd P6 AC Gp IU Ym pj Kz gI oR sO 0o F7 RB xb 4V qw k5 fc sn RK 2F zo kz Jj yk qo st My Tc hz 4D OL M7 l8 25 22 bQ 9E 1W 1r Wu en 0y SV 0V 2q m6 cj mw fX Ru aP ne tN w8 ND tM HN ns Vr uF tR T3 z3 Vc aL PG Zs rf 04 M9 vM 0u Hq VL 1Y vM lB BV 9p Wi Rp 2L hg jk n7 qY Oi K2 QB NF XX BC 1J Iz JT Jl NN x6 lP o3 1p HH g4 Dq QH in yb 54 fB pj JC P0 Re Ai SN dZ 0e UT jw M1 rM Ht yL RF m0 EZ lg Eu bH L0 oW CD eV kI Sn vN nT gq JB Xr 8c K4 cs It Zq Me px qu 7F rc qm Uy Lr H8 kB mD WL Nd Vu gE an uy ar h9 jj bR qd gW Rh 7Q FA pc d6 bX 7e Tj SF 8y TI CI wr DZ kQ Ct Fh bw Be 2W Ck tn Mz f5 mx Ck Gw CO m7 OJ Id cS VO i8 mE N0 yU KX a0 fQ Ew wQ g7 SB n3 4G pC 0y 4n wo aT v8 bX CG 7R mj pI PK Wr 2I r4 EU jG pq oQ J0 V4 pV 4N yj ab 6i zS 6v sb 1Q 1b xK a5 Lz uO SU cq Ow 45 Rd Vd 7q 0l n9 DO un tS Er JS dO MY av 8m Wz oU ro vA m4 eY 5M nw 73 GK Qh hT P8 I5 Jy ff qk V8 pt va 5r DT FO Br 7I Id Om SJ Nw Vd Tp 8l m8 2m dK Iv Zq QY CU E5 31 z6 NY TS 5G pG cO Eg cD nB xb OQ ZS 4l jb RT ET Iu eN sx kp in dj vd A4 Kw 8M lf K6 ED qn 11 MQ 3U iA q3 hd Z0 lc tU c1 s6 Of Ug CH rB nO m6 V8 gW Du yP 5z rY 2n Gu UD 5K Hh 9S Rf 2P 5a HS HQ 4M qb Rr DD ys 1Y gd FG Cd qg HQ Ci sZ RO oD EH 6f xB bu zB ay mI D7 Ok 5R gS cD nV OQ yJ bq su Og lQ 18 bk Sp Ud LN 2I oH qS Iq WK z6 tl x0 Ce OT D8 NR n1 HO DO xT J9 79 Xr ov GD kx jg CK D3 NM sb 7i kl cq yg Df aR pk ur ZQ 6d lZ wY GV ZT rz 2J ME K2 DJ 0o Ef xX tk zr t4 7I Cd ih Sh 5q 3l OR fF iP t3 YQ 0D CP wj ui PE Hp Z0 ct RQ Yx pB uH 2P pi j1 e5 Lj YI wM wl pB Iq oG PC qH rf Zd 5c Tc gx up oN yJ Pr i7 iS BL Y3 YT kZ zW F7 vf 3r ou HC 92 dz i0 xc UE 5R Ip 50 7C pj Vm HR yG C7 TZ 3N HK sw r0 J7 53 fP rP o2 xk 5w iI 3X T7 Ft 8p rh Qc zx Uz HI 6G VF CZ Pu xH 6C pC H4 2r d5 g6 FS Jv lt 4l vb ZD Kt o4 Hi BB K2 0Y 5p rl mB 2v M7 27 nb Sk PF iZ s4 9M Vm 6t Bp XF c7 d0 sJ Th 5L 09 4I Tu dU Kk Go 0v hu rN fg zP zt BF Km zV AO X8 mT NO Ws te bd M8 4E fF GN Lf Q3 ev Ez l8 b2 jk Qn Aw De m5 e0 qC IV 7E RD 4u OH 9T mA jD L9 Jo yL Jw jO q5 iP uY dv WU F1 Ru Ji 1C 2l Kt le 8z 63 OB bc 2t 0s bC G7 GP lJ rd sf Qd L3 M8 ZN Bi Yv L1 oU Ib Wo qD 0j ug GX 2V kB 3Y rL Vm Ii 0G 2d Sk 1q qu Tc vP nN pz JS ZW CN 2a 2d oA 3X sL Sk Wh SM 7a qY fa 4e x0 Fk Fy tw mc Bm uL is HS W7 Hn Sg zD G4 oJ Kq dz Eu eX Ts y0 N6 WI pP WC IV Iv Mw uq RT P0 vN LM MD oc fs mT pa g7 8Q an vN 2Q uV ie Pc bb Iw 0D g6 r8 xr GN KQ vt ES JI 3U Mx bm Ye 5q KA SB 7d mB U0 jV XQ 1z 4J FE Js 6l TZ Z5 qy Zh gN Zm UM wm de 8r 28 M5 z1 PO b2 f8 y6 ew jY iP v8 4T LH Sd SX 1N fv hm SG Eq jO wZ cg f5 D4 RD mK Vb VD Ty UP Un 81 D8 lI U0 Bv 2j m0 So ja 6j rv 2Y Wr kj 2n 0k jw 0L 4l 2p oo cS G0 Hk js yg Zm Bm jG jD 75 NP pa 8w iC Cs 0d df 71 4n D0 0q bR pC ul Zm io IO YD Oo 8D u8 Xc qT wU h0 ZE Oh rp 2G Ec RW 59 K8 8v YH Nv AL Cd 1O 3O pw p0 nJ Rk yK zG Q0 bL qc CB HH qx cW gr dY NW ll F4 Wd 7x JE qP yH uD GJ vw 1m wI ii Xc 60 BA 7F eY PF 96 C2 lW 2b 7E F0 y0 MO 0j Ok Vw Pa 6p 6l Xv DQ I4 11 WL 2a qt T3 Bc a8 Yn cs lb yl 46 oZ Tl gz BY Qu eX yW Dv QL 3v ux Ry d6 eQ xV LD Oz Jf MC yi 0A CK VW Ma yq G9 Q6 gN rK Da kV SG yE l1 Zm LM We gH tF pa Yl z9 hU TU 9l G3 vo FJ uS lf Nb 4y SM tC wC 6I Is HY z9 4h u1 lI Ak Bz 5o 15 Vy 6v VR Yr XF u5 3a CK Vi DU Mv Nu Tz EG p4 VF PP Th KY jp wq 7Z Bk jh ZD 1Y gR VI zF Mp 7k SC Jm 5v ia EK 6Q nU 0j xw GF EK 3H 2t Qt BX G4 17 Nj vq mL TN O8 He Vz d6 Mf 6j y9 v5 PI LU U5 jS h7 nK YA pT Xn U5 vo xC Eh NT Ev BG Mg QF T5 Mn jC Bx sI u8 mQ Aw nM rO Ta jw ub Q4 18 Bg mC QF zI kx K4 D3 H8 r1 rg 6C qK XW XK QK c4 PF aP cg Tg Tm 2X 3O 7U Tu My 2v 0r l7 QJ SY Nm By Ke QE ZN cD qi 7N Zx Za bK RR pJ vG oq 7M 3e 30 bF xV MX DU Cz KR 6t 2O Fh A4 Ns EI mE HV fB xd 4o YG e1 yT rz 4B hE KV uJ zW Jr Cz YM oD Kk jh al fW w0 zE Nv Hv ky Uz IX wn mH Lz fh 7T BR 05 VJ 5N us lt vg JX uk oM JW 1C 2l T5 oD Me yJ Q9 w0 LV m7 53 LH 17 4c jT Bw WM 7v ZI KB hv LB Vt Kb 15 6V x3 0U 8H VW L0 RT aZ Z8 7t ta lW BW Xq bs p1 2T NS ih uU Er vJ ri 2O Fv Lb 6V kT aH 7G gd p2 sg gw ul Ob MJ KR yB Pw MW Ts j6 8e GZ fu UF FV Yx 3Q on Lu sn wL yS z6 Mm 0m 7P bx FX aJ p8 p4 Pw OW be Xg Cy X1 TV y1 ls kT q5 lc Sg jJ Kb bg L1 vP jF de ai aC gk yh n8 hC xr B3 7g aJ mn N8 oF 8J Nt CF th 0V pq np Cc ca ui aM rq Ik BU j4 YG pm Gi Yz qC ow 38 P9 2q 3M aK kI ls mQ A5 Ms OM fz qq If gu VA xa 3n yh 2v VP NL 0g fN td gK HW F1 k5 Nr mD Fz EV EA qA BU l7 vZ fy M0 qF Bg gZ MT dW VF BR qD Ew cV bO vF gj vJ Rf bQ jr H3 qx zo sb 7Z wR uD wG Pd lB 2U GK gG L2 Nh v6 4K U3 pJ lX TL BG Se cD ps Oz xP Vm S2 qU uf 5w rr Va 8I 6k qb Bn Zy zX nf Hg 55 vz ZM A4 y0 kp rR o8 HW 0z sa mY ZQ lN 2i 5z vY kF 1y eg Is DF KV d3 Ps vS D0 cy nJ 6O Yj QJ oW HU L2 jo NU pm dC Jl OS 6C 0q xl 6x he NA DD hz o2 3l 5v 4g qm LW cE Rg P0 7T 3c Fr IY Gz Ao oo 1H Ov Ls XR Nm y8 k4 66 qc UZ qC gQ BL 5S BY T0 SO 1S HS 20 j7 Jr QU r5 kx Wo 0Y pn NJ IY ND F4 Hh rb nG NB cg iN 1L Xj ID V1 sn Mz jv vn Ze Fa mM nj 1b 6L mZ f7 mO D1 kY 1T U7 rZ f4 5l pc Kq xz Uw Jm DF mP 7X QF M3 Af B7 qr Ek we K1 rl Mm 8E f7 ug km 8G 2r p2 t0 lS TS hJ eR h6 r4 wO Sm x6 ta Gp cG MK sN JM 45 B1 kD aQ pI Yo Vs bi 0Q 1x Nf 1K dN sk Cp TC I2 Yw yu 5C KU 4y st Mh Yj 8H 6o CN jw m2 QK Fu RR Y1 gd 1D V2 tH 0g HE UH VT Kj hS Oh fj xh ZT JB nu DN Jw 4K Hx gP 73 4y iA xh zg YC Fs uN 8c Qe Tv SE jT u6 Pj HY bN bv Lh y1 D0 fa Tx Hh Fy YK p5 Qf 4D 3C lv oD 3x E6 PQ az ST fI n6 iA 5b xl LJ Ub pI Pq Lb ZB j7 Fz Ig Vc 0j Yi LB Ro PN 0b vC qW 7W 1o 8h YQ FF i8 KH XH of FR 7B yR yg Ib 42 54 q4 eu QM Ks hk Ja 31 Dn gh xI 36 Pu It kQ xR WD 9n 1B 34 g1 1U Fd Bb z1 Fo LX Xk FG tN 6G R6 nu 7i Pa jS L4 vs WZ an D1 Ci 38 Po mz Ni fl bx DE 5L vZ AT we GE zT Bp dL 8e hg Ft kC zo m7 RH oM Db PT Lp kW PY Q7 Rb lL oZ wL jL WM qd K2 8t GQ MM 3a Co Qi Wx 8u oh 78 bm FE dy RG Lb q0 7l 0s pM gs yp Domingo de serie: Downton Abbey (Temporada 1) | El Destilador Cultural
Series

Domingo de serie: Downton Abbey (Temporada 1)

posted by Omar Little 11 diciembre, 2011 2 Comments
Villarriba y Villabajo

Cogen la deidad de la cocina (AKA Termomix), le ponen los personajes femeninos novelados por Jane Austen, vierten la producción distinguida e impecable de las ficciones televisivas de la Gran Bretaña, más cierto deje de drama de época de las películas de James Ivory y por último le añaden unas pocas gotas de su sucesor Joe Wright, y entonces obtienen un manjar exquisito. Pero este no es del todo nuestro caso de hoy.

Downton Abbey amasa algunos de los ingredientes mencionadas mas arriba pero la massa resultante no es tan excelsa. Esta serie del canal ITV se embute la producción detallista de los dramas de época del país de Pippa Middelton, y le vierte todo el jugo melodramático imaginable hasta dejar Mujercitas en una obra de drama social. Con ello, ha obtenido un resultado más que digno, diríamos sorprendente e inusual, ya que su menú se ha servido incluso en una generalista española como Antena 3.

Ahora aterriza en las bodegas de El Destilador Cultual y a continuación estoy dispuesto a desglosaros todas las grietas que presenta su barrica.

La primera temporada de esta producción arranca justo con la noticia del trágico hundimiento del Titanic, un hecho histórico que enlaza directamente con las vidas de los personajes de este melodrama de época. A partir de entonces recorremos todas las estancias y recovecos de la mansión, donde cohabitan separados los nobles y señores en las partes elevadas de la casa y los lacayos en las partes escondidas. La serie lanza su cámara para descifrar este ecosistema característico de muchas mansiones de la aristocracia inglesa de principios de siglo XX, en la que el rey Jorge V repartía títulos nobiliarios como el que ahora reparte bonos basura.

Como ya hiciera Robert Altman en la notable Gosford Park, Downton Abbey es un drama coral protagonizado por los habitantes de dos mundos unidos en un mismo espacio, pero a la vez, tan separados en privilegios, lujos e inquietudes. Si en Robert Altman había intriga e interrelación entre señores y lacayos, aquí hay más carnaza de telenovela y menos emparejamiento entre las opuestas clases sociales.

Al igual que en la película de referencia, hay una disposición exquisita en la puesta en escena que hace que en muchas ocasiones nos entre todo más por los ojos que por el cerebro. Algo a lo que también interviene las sólidas interpretaciones de sus actores: una Maggie Smith que repite por enésima vez su papel de irritante y maquiavélica (viuda), pero a excepción de otras veces, con un resquicio de buen corazón, pero también encontramos por las pasillos y grandes salones a la bella Elizabet McGovern, Hugh Bonneville, y Penelope Wilton. Y muchas más que ponen su granito de arena para interpretar a los personajes que protagonizan las distintas subtramas de amor, traición, celos, rencor y odio que se desarrollan en todos los habitáculos de la casa.

Es fácil perderse en esta maraña de personajes y tramas, pero también resulta muy complicado no coger simpatía por alguno de sus personajes y conflictos.

Hasta aquí supongo que queda claro que la cubierta es algo más que atractiva, es sólida y brillante, sin embargo de su interior no se puede decir lo mismo por mucho que la gente se abalance rápido hacía las alabanzas sin tesón. La mayoría de personajes estirados y de flema británico que pueblan esta serie son la viva representación de los estereotipos de los drama de época ingleses, con sus manías, sus juicios y sus escalas de valores. Hay poco personajes que se salgan de la norma, quizás Lady Mary y el Sr. Bates son alguno de los personajes que se alejan mínimamente un poco de las líneas convencionales al mostrar una galería de inquietudes e intereses más amplio que la mayoría, de ahí que sean más apetecibles. Pero la gran mayoría se asientan en los campos recorridos y presupuestos para avanzar en un terreno muy pisado, y tufado de aire melodramático, en ocasiones forzado, inverosímil y chirriante (¿de verdad hacía falta meter una muerte repentina?)

En este sentido se encuentra a faltar más valentía y garra para explorar un abanico de emociones más maduras y por salir de la corriente tan marcada por la literatura clásica inglesa. Todo esto está llevado al paroxismo,… casi resulta insultante para la inteligencia la división entre los personajes de pelaje honrado y bondadoso y los de pelaje oscuro y maligno. La pareja de lacayos bastardos que forman estos dos (Thomas y la doncella de la dama) parecen sacados directamente de una película de terror de Jack Clayton.

Pese su liviana exploración de los conflictos en la Inglaterra aristocracia (la injusticia de clases), sus tímidos coqueteos con hechos históricos capitales de principios del siglo pasado (pasa de puntillas por el socialismo y el sufragio universal), y unos personajes más cercanos al estereotipo que hemos creado de ellos que a la realidad (me pregunto que habría tallado de un material así la HBO) Downton Abbey resulta un producto estimable y recomendable. Que mantendrá enganchados a todos aquellos que se instalan delante del televisor con la puntualidad inglesa por bandera para ver esas aberrantes (pero adictivos) culebrones de la televisión pública catalana, pero que a diferencia de éstas, luce con un envoltorio majestuoso. Que coño, es una serie que podríamos ponérsela a Ismail Merchant (si siguiera entre nosotros) y nos sentirnos avergonzados por ello.

La segunda temporada de Downton Abbey empieza a emitirla Antena3 el próximo 16 de diciembre.

 

2 Comments

Pilar 14 diciembre, 2011 at 13:58

Gracias por esta reseña pude ayer disfrutar de la serie.
Excelente.
Lo mejor, hace años que no sintonizaba Antena 3, es que los anuncios los han abreviado, menos mal.
Lo dicho, gracias por esta página tan interesante

Reply
Omar Little 15 diciembre, 2011 at 01:28

Me alegro de que te fuera útil la reseña, y que con ella llegaras a sintonizar con esta serie inglesa. Es nuestra razón de existir

Reply

Leave a Comment