Series

Domingo de serie: Extras

posted by Omar Little 4 octubre, 2009 1 Comment
El figurante lastimoso

Extras es el segundo producto de ficción de Rick Gervais, humorista inglés y creador de la genial The Office (aunque un servidor prefiere la versión americana con Steve Carrell en las funciones de Gervais). Tras desenmarañar el día a día de una oficina con un estilo semidocumental, Gervais regresó a la carga en 2005 con Extras, infringiendo su mirada satírica, cínica y crítica al mundo olvidado de los figurantes de cine y televisión.

La serie enfoca su mirada en la triste vida de Andy Millman, otro personaje compuesto e interpretado por Gervais que destila patetismo en cada una de sus apariciones en pantalla. Millman es un extra que se gana la vida como puede en el mundo del cine y de la televisión, pero que está acostumbrado a que sus pequeñas intervenciones en un segundo o tercer plano, y sin diálogo, se queden en la sala de montaje. Aún mejor resulta ver cómo presume de su estatus ante su círculo de amigos y compañeros más caídos en pena que el mismo. Con importante presencia a lo largo de la serie, encontramos a la compañera de profesión Maggie Jacobs (otra figurante de medio pelo), o el genial y patético hasta límites insostenibles Darren Lamb, el manager de Millman, e interpretado por Stephen Merchant, la otra mitad creativa del proyecto.

La serie está compuesta por dos temporadas, y un episodio final especial a modo de conclusión (el cual aun no le he hincado el diente). Las dos primeras temporadas tienen la misma estructura, cada una uno con seis episodios de 30 minutos en los que interviene un special guest en cada uno, entre ellos gente de la talla de Kate Winslet, Ben Stiller, Samuel L. Jackson, Robert de Niro, Chris Martin, David Bowie o Sir Ian Mckellen. Como es de suponer los encuentros de Millman con las celebrities pasan por ser algunos de los momentos más logrados por los que transcurre la serie. Son situaciones de menosprecio, ridículo, ignoro, y todas ellas, desternillantes.

Especialmente brillante resulta su segunda temporada, que gana en ritmo, humor y profundiza en su tono satírico y crítico respecto al de la primera temporada, mucho más comedida, y con ciertas lagunas creativas entre gags de peso. La segunda temporada parte con un nuevo aliciente narrativo, ya que Andy Millman por fin tiene un papel protagonista en una sitcom (“When the Whistle Blows”), la cual, encima, tienen una audiencia considerable. Eso sí, la serie es del todo bochornosa. Resulta muy interesante ver cómo el personaje de Gervais se comporta ante la nueva situación de ser reconocido por la calle, o de asistir como nominado a los BAFTA. El nuevo estatus del personaje no sólo le sirve a Gervais para tejer situaciones hilarantes, dolorosas para las mandíbulas de los espectadores, sino que también lo utiliza para criticar a la gente del mundillo y los entresijos del cine y la televisión, a la vez que traza ciertos paralelismos con su propia carrera.

Esta segunda temporada tiene secuencias de absoluta maestría como por ejemplo cuando Millman se ve en el embrollo de firmarle un autógrafo a su maquilladora y no recuerda su nombre. O ese momento que se encuentra en un bar con un David Bowie que saca a relucir su vena sádico compositiva. O el impagable instante en que Robert de Niro irrumpe como invitado especial, y nos deja una aparición estelar, que se encuentra entre sus mejores actuaciones de los últimos años. O todo el episodio de Sir Ian Mckellen.

La verdad es que con Extras Rick Gervais desenvuelve un guión lleno de situaciones enrevesadas, liadas, con mucha mala uva y  un toque de políticamente incorrecto. Además Gervais compone un personaje lleno de matices y en equilibrio, que cuando debe gesticular y exagerar lo hace, y que cuando debe moderarse y transmitir a través de silencios (que gran jugo le saca al silencio incómodo) o con las miradas, también lo consigue.

En definitiva, Extras es un notable producto de humor inglés delirante, sarcastíco, en ocasiones, hasta negro, que tiene su centro neurálgico en el perdedor Andy Nillman, un pseudo actor que lo que no le ocurra a él, no le puede ocurrir a nadie más.

7


1 Comment

It’s not TV, It’s HBO | El Destilador Cultural 11 octubre, 2009 at 12:02

[…] dos metros bajo tierra, Roma, Carnivale, Deadwood, Big Love, Band of Brothers, Curb your enthusiam, Extras (coproducción con la BBC), o la más reciente True Blood, llevan el sello HBO en sus […]

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.