Domingo de serieSeries

Domingo de serie: Gomorra (Temporada 2)

posted by Omar Little 22 enero, 2017 2 Comments
La familia se desintegra

Gomorra temporada 2

Gomorra asaltó las azoteas  del serieadicto con una ración de perico de máxima voladura. Gramos de realismo lacerante que enfilaron por las napias hasta asentarse en unas pupilas preparadas para el no parpadeo. Uno de los thrillers criminales más eléctricos que se han consumado en suelo europeo como bien reza su claim en la plataforma Wuaki (quien posee los derechos en exclusividad de su segunda temporada). Con esta inmejorable carta de presentación, era cuestión de tiempo que Sky Atlantic intentara el segundo asalto.

Y el envite llegó unos meses atrás con un segundo cargamento con un pesado arancel incorporado ante la difícil tesitura de superar el golpe original. Sin ánimo de alargar el veredicto, la segunda temporada de Gomorra no iguala los picos de tensión eléctrica y emoción devastadora de la primera, pero sigue erguida con el cuello bien alto como el mejor noir fraguado en suelo europeo de los últimos años, y con el permiso de The Shadow Line, y sin haber visto Romanzo Criminale, de la historia del continente.

La temporada pronto despeja las dudas sobre la suerte de Gennaro, quizá el más inmortal y glorioso de esos tres personajes pilares que sustentan la ficción italiana. Tras un breve periodo en coma, se recupera al año en un campamento de la ruta de la droga y al poco ya está de regreso a Europa, primero en Alemania donde se reencuentra con su padre, y luego en Roma como pieza clave del clan mafioso que opera ahí sin uso de la violencia, alejado así del polvorín que acontece en su antiguo reino. Allí donde Ciro se ha hecho el dueño y señor de la cooperativa de la droga que divide la Scampia en diferentes plazas con sus respectivos dueños. Una organización que empezará a tambalearse con la vuelta del ex capo Pietro Savastano con intención de cargarse a Ciro y recuperar su antiguo reino.

Bajo este esquema narrativo se encuadra una temporada que ha visto ligeramente reducido su efecto dramático y punzante. Sin descuidar ni por una milésima de segundo ese retrato hiperrealista de los bloques de protección civil destartalados, los ahogados supermercados de la droga y los temibles centinelas y sicarios de gatillo fácil que los controlan, también es verdad que el interés sobre sus personajes y tramas, algo más simplificadas, baja un pelín respecto a la primera.

Con el minutaje excesivamente centrado en la guerra abierta entre Ciro y los Savastano, se pierde la oportunidad de profundizar en los tentáculos de la camorra y grupos mafiosos colindantes, entrando quizás más a fondo en su realidad, elaborando un fresco de su salvaje y terrorífica cotidianidad. También ha influido en ese ligero desgaste en la trama algunos giros de guion bruscos y poco creíbles: (OJO SPOILERS) como cuando Ciro estrangula a su mujer y madre de su hija sin que las circunstancias lo empujen excesivamente a ese acto. O incluso más increíble resulta cuando éste se ve incapaz de matar por el peso de la culpa y perdona varias vidas (cuesta mucho creer que alguien tan hundido en la cultura de la violencia pudiese llegar a actuar así). Otro momento no muy creíble es cuando Gennaro tiene a Ciro a golpe de tiro y le perdona la vida. Pequeños flecos descuidados de un trama que va avanzando hacia unos choques y unos resultados bastante previsibles, dejando al espectador con la única duda de cómo estos se van a producir y en qué momento.

Aunque la serie ha seguido dejando instantes para retener a fuego en la retina, y los tres protagonistas pilares no han perdido desgaste en la segunda cometida. Además les han acompañado una ristra de secundarios que parecen copias sustraídas de los ambientes podridos de la parte criminal de Nápoles. También se ha visto reflejada la autoimposición de aumentar la presencia femenina en esos ambientes dejando a Patrizia, la mensajera de Pietro Savastano en su reclusión “Provenzana”, como el aporte más valioso. 

La segunda temporada de Gomorra, pese a situarse un escalón por debajo respecto a la primera, puede seguir enorgullecida como el retrato más realista de las zonas infectadas por la camorra, así como por ser un euronoir modélico de una televisión europea que puede mirar de tú a tú al imperio de la ficción norteamericana. Con la tercera temporada en camino centrada en la relación tensa o cordial entre Gennaro y Ciro, la serie lejos de estancarse o bajar el nivel aún tiene focos (la policía, los otros clanes la droga, la resistencia civil, etc.) en los que puede centrar la mirada y sacar otro material excelso y explosivo para el serieadicto.

8


2 Comments

Juanje 22 enero, 2017 at 21:25

Hola, Omar:
Personalmente me ha gustado más la segunda temporada que la primera. Eso sí, estoy de acuerdo con el artículo en que la guerra entre Ciro y los Savastano podría haber durado un poco menos y haber enfocado más a fondo en otros aspectos de la sociedad camorrista, pero viendo el final todo cobra sentido y se le perdona ese “defecto”. Por lo demás, la adaptación de la realidad de las calles napolitanas sigue siendo muy fiel, las actuaciones de los protagonistas increíbles (Marco D’Amore y Fortunato Cerlino se salen) y la gran cantidad de personajes secundarios, que desgranan con sus aparición los componentes de una sociedad profundamente dominada por el miedo, la droga y las armas, aportan a la serie un, como bien has expuesto, retrato hiperrealista.
Sé que va a haber una tercera y cuarta temporada (confirmadas por la cadena), y si siguen con esta línea no dudo de que descarríen en lo que a calidad se refiere, aunque si hubiera acabado aquí yo estaría más que satisfecho, como he dicho antes, por ese gran episodio final. En mi humilde opinión fue la serie que más me gustó de todo 2016, muy por encima de las estadounidenses. Los italianos pueden estar más que satisfechos por ser el vivo ejemplo de que en Europa se pueden hacer series de gran nivel sin tener que recurrir a tramas “americanadas”.
Un saludo 🙂

Reply
Omar Little 25 enero, 2017 at 10:53

Hola Juanje. Gracias por tu comentario. No creo que haya sido la mejor serie de la temporada, porque como describo arriba, para mí la segunda temporada está un escalón por debajo de la original, y además competía este año con la pluscuamperfecto The Night Of. Sin embargo sí que ha arrastrado muchas de las virtudes de la primera, y se mantiene como el valor más elevado de la ficción europea. Que la hayan renovado para dos temporadas más da un poco de miedo, pero puede verse como algo positivo y negativo. Bueno en el sentido que los guionistas tendrán el espacio más limitado y acotado para desarrollar las tramas y los personajes. Y malo en el sentido que quizá se apalancan sabiendo que tienen la renovación asegurada. Sea como sea, ahí estaremos, esperando nuevos azotes de Ciro y Gennaro.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.