Series

Domingo de serie: K-Ville

posted by Omar Little 2 agosto, 2009 0 comments
Ficción Post-Katrina

k-ville

K-Ville es una serie de la Fox que prometía mucho más que lo que finalmente ofreció. Su premisa  nos situa en un Nueva Orleans destrozado (a todos sus niveles)  por el trágico paso del Katrina. En esa ciudad post-Katrina,  adueñada por el caos, la violencia y la pobreza, patrullan una pareja de policías del NOPD. Precisamente la serie nos traslada a diversos casos y historias a partir de la perspectiva de esta pareja de policías interpretados por Anthony Anderson, y Cole Hauser. Hasta ahí todo correcto, y ingredientes suficientes para tirar adelante un buen producto audiovisual. Sin embargo, desde el primer capitulo las expectativas se ven dilucidas a un plano mucho menor.

El síntoma más evidente y preocupante del asunto es cuando percibes que su creador, Jonathan Lisco, y los diversos realizadores están más pendientes del aspecto formal que de su contenido. Eso se nota por una cámara hipernerviosa (que no para de moverse), por un color retocado, por ciertos truquillos efectistas, todo con el objetivo de disimular para los más incautos las deficiencias argumentales. A pesar de ello, un servidor quiso darle una oportunidad y no salí tan mal parado. La pareja de policías tiene cierta química, y poco a poco empiezan a caer bien, por lo demás las actuaciones flaquean bastante. Algunos capítulos tienen argumentos de peso, con los que mantienen la tensión y el interés, y por otro lado, el personaje de Cole Hauser tiene secretos pasados que coinciden con el día del fatídico huracán, un hecho con el que pensaba que se le sacaría más jugo narrativo la verdad.  Poco a poco se desvelan cuestiones sobre su personalidad, y sobre su pasado, y ese misterio en su personaje hace que mantenga un poco el interés de capítulo a capitulo. Y cuando la cosa iba mejorando…, va y esclata la interminable vaga de guionistas (con la que pasé una de las peores temporadas de mi vida), y con esas que la Fox decide cancelar la serie y dejarla incompleta. En fin, no fue una gran perdida, pero si que era una serie válida para amenizar las tardes de domingo.

 

PD: Esperemos que Treme, el nuevo proyecto de David Simon, le saque más provecho a una ciudad tan cinematográfica como es Nueva Orleans.

6,5


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.