Domingo de serieSeries

Domingo de serie: Mad Dogs (Amazon)

posted by Omar Little 4 diciembre, 2016 0 comments
Perros en apuros

Mad Dogs Amazon

Se le ha dado poco bombo y reservado poca tinta a este remake de una miniserie británica de la BBC  que ya analizamos aquí en su día. Pero la verdad, es que con la adaptación yanqui, el propio showrunner de la original, Chris Cole, pule su apuesta original, y el resultado es bastante más vistoso.

Y eso sin variar el argumento: cuatro amigos (Michael Imperioli, Romany Malco, Steve Zahn, y un Ben Chaplin que repite) de toda la vida pero distanciados que se reúnen con motivo de una invitación inesperada del quinto beatle (Billy Zane), el más rico de ellos. Lo que de entrada parecían unas divertidas semi vacaciones de lujo, drogas y desenfreno dan un vuelco de 180 grados cuando el anfitrión es asesinado por un enano que cubre su rostro con una malrollera máscara de gatete. A partir de ese momento se ven atrapados en un círculo criminal y de corrupción que implica a la mafia local, a la CIA, las autoridades norteamericanas y a la policía local.

La principal diferencia entre este producto para Amazon (Movistar + en nuestro territorio) y la original es el escenario. Si en la inglesa Mallorca se erigía en el paraíso de esa cuadrilla de amigos, aquí es Belice el paraíso convertido en infierno para los cuatro protas de pasaporte estadounidense extraviado. Aunque las diferencias más notables se hallan en el diseño de su corpus. Cole, con la complicidad de Shawn Ryan, inserta más dosis de comedia negra y salvajismo noir a los diez capítulos de su temporada. Un humor negro de presencia casi omnipresente en este tour encabrecido y pernicioso por los mil y unos obstáculos de unos personajes atrapados por un sinfín de circunstancias ajenas y alocadas que se les caen encima como garrotes de una jaula de difícil salida.

De hecho Mad Dogs sigue a su modo el esqueleto argumental del Jo qué noche! de Scorsese, aunque su recorrido infernal se alarga durante jornadas, e incluye desde cuarentenas por un virus, traficantes de drogas, vínculos con agentes de la CIA que se creen el coronel Kurtz del fitness, hostilidades con los locales, esquivo de campos minados, problemas burocráticos entierro de cadáveres y desaparición de personal de la embajada con buenas intenciones, y todo ese etc WTF que los guionistas van sumando a la trama para acelerarla sin que el vehículo se descuelgue por el acantilado por exceso de equipaje.

Es de hecho, su diseño de guion, sin demasiadas incoherencias que distancien al espectador del propio juego de entrar en clave de comedia con barnices surrealistas al disparadero de despropósitos que afligen a los protagonistas, así como a su vez, presenciar cómo estos van minando la confianza y el vínculo afectivo entre los protagonistas, otros de sus logros.  Pequeños logros que se reproducen hasta llegar al epílogo, con el personaje de Ben Chaplin dimensionado hacia un estadio que de algún modo cierra el círculo de la trama, y la úne con su homóloga inglesa. 

Una comedia negra con senderos hacia el thriller noir que se ve en un santiamén, sin preocupaciones y dejando un grado satisfactorio general. Una buena apuesta para períodos de no mucha avalancha seriéfila en la amplia paleta de plataformas.

6,5


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.