Series

Domingo de serie: Mad Men (Temporada 3)

posted by Omar Little 29 noviembre, 2009 3 Comments
Multiple Selling Propositions

mad-men.jpg

Mad Men no puede acotarse a la máxima publicitaria de la USP, porque esta serie creada por Matthew Weiner es mucho más que un producto que se pueda delimitar a una característica que la distinga del resto, porque Mad Men es una obra llena de proposiciones que invitan a visionarla en la calidez del hogar. Mad Men es la serie de las Multiple Selling Propositions.

Su tercera temporada sigue con su tono pausado, con su estilo sobrio, y con unas historia llenas de matices. Su rol principal, y motor de la serie, Don Draper, sigue marcado por un espiral de vicisitudes que se le plantean, y se le plantan en sus narices, que en esta ocasión, lo llevarán hasta las peores encrucijadas. Pese a su apariencia y seguridad, Draper sigue siendo infeliz, y como la serie ha ido suministrando poco a poco a lo largo de sus temporadas, culpa de ello está en una dura infancia, y en el fuerte secreto que guarda en lo más profundo de su interior, y en una caja cerrada a llave en su escritorio.

La serie opta por abordar, con mucho acierto, y a lo largo de la temporada, el tema de las fusiones entre empresas, y la creación de grandes conglomerados de comunicación que empezaron en esos días y que siguen hasta nuestros días.

Siempre he encontrado que la recreación de la época en que transcurren sus historias, es de los más fidedigno, pero que no se incide demasiado en el contexto propio, como si el micromundo formado por la agencia Sterling & Cooper fuera la única realidad que existiera para esos personajes, por eso se agradece las citas referenciales y contextuales que se han añadido a esta season. Con grandes capítulos como el del asesinato de Kennedy, o algún discurso de Martin Luter King, que se utiliza de forma precisa en el guión, para dar una pequeña pincelada al tema del racismo, y de paso definir mejor la personalidad de Betty. Un rol que ha adquirido fuerza y mucha presencia en la temporada que nos ocupa.

Quizás es esta la temporada que ha subrayado mejor la vulnerabilidad de Draper, y la paradoja que se crea con su imagen de hombre firme y seguro. Los problemas le llueven por todas partes, y hemos podido observar y sentir a un director creativo afligido, triste y apenado, pero con una actitud (muy norteamericana) de sobreponerse a los hechos, a pesar de lo que crea Connie Hilton y los golpes que le propicie un matrimonio resquebrajado.

La tercera temporada de Mad Men sigue enamorando por un contenido más presente en el subtexto que en el propio texto. Que sigue con una factura técnica de quitarse el sombrero, y lo que haga falta.

Una mención mayúscula merece su brillante capítulo final que pone el colofón perfecto a esta tercera obra que se equipara en calidad a su primera temporada. De todo esto se entiende que directores reputados como Barbet Schroeder se presten a dirigir alguno de sus capítulos

Mad Men es una delicatessen catódica, una maravilla audiovisual, un producto reconfortante por el sólo placer de verlo. Una serie que brilla de tal manera que podríamos estar varios días delante de la tele observando capítulo tras capítulo con la boca abierta.
 
Mad Men no se basa en una USP, Mad Men prefiere la MSP.

9


3 Comments

Sr. Limón 1 diciembre, 2009 at 13:19

Totalmente de acuerdo!

Reply
Globos de oro 2010: Televisión | El Destilador Cultural 18 enero, 2010 at 04:31

[…] de la actualidad, con el permiso de Breaking Bad, que no es menos que la fabulosa Mad Men, cuya tercera temporada ha sido reconocida con el premio a la mejor serie de drama (sí, un año más). Por lo que se […]

Reply
Impresiones Mad Men 4×01: “Relaciones públicas” | El Destilador Cultural 16 agosto, 2010 at 14:09

[…] también la vida del protagonista está algo cambiada. Si en su tercera temporada fuimos testigos de la caída en picado en su vida personal, ahora vemos cómo su vida se ha roto […]

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.