Series

Domingo de serie: Masters of Sex (Temporada 3)

posted by Paloma Méndez Pérez 18 octubre, 2015 0 comments

Masters of Sex 3

Terminó la temporada 3 de Masters of Sex y no podemos decir que estuviéramos ante la sorprendente serie de las dos temporadas anteriores. A excepción de un capítulo y breves destellos en algunos diálogos lo demás ha estado por debajo del nivel esperado. No me entendáis mal, la serie en esta temporada tres es interesante y sigue a grandes rasgos la trama que se expone desde la temporada primera, la relación de Bill y Virginia como amantes y como investigadores. Pero pierde ese tempo tan característico, pausado en lo argumental y directo en los diálogos, para convertirse en una interesante exposición de la sexualidad en la Norteamérica de finales de los 60 y principios de los 70.

Si en las anteriores temporadas el conflicto racial había servido como complemento a la historia principal, en esta tercera temporada ha cedido el protagonismo al movimiento por los derechos de gays y lesbianas. Hemos visto como el doctor Scully llamaba a su hija para exponerle la realidad de la separación con su madre y como pasaba a esconderse en una cómoda amistad con su vecina, a una relación pública (al menos todo lo posible entonces) con su compañero de laboratorio. Betty y Helen nos hacen partícipes de sus problemas para ser madres siendo una pareja homosexual. No las atienden como madres solteras y mucho menos como una pareja como son. Finalmente con algo de pillería y mucha comprensión las dejamos esperando su bebé.

Una de las grandes sorpresas de la temporada ha sido descubrir un personaje como Tessa Johnson. Con su hermano en Vietnam es ella la única descendiente con dialogo en la vida de Virginia. Precisamente vemos en ella esa tradición de calidad de Masters of Sex. Un personaje con varias tramas propias que cruzan la trama principal. La independencia sexual de la mujer, la relación de Bill y Virginia, la relación de Dan y Virginia, la imposición de los cánones de belleza, el valor intelectual de una mujer que según su abuela es el que le haga pescar a un hombre que la mantenga… todos esos temas han surgido gracias a Tessa y el continuo reto que mantiene con su madre. Mucho mejor que la trama del hijo de Bill, que como todo lo que parece heredado de la temporada anterior falla en este última.

Podemos decir que todo lo que esperábamos decepcionó de alguna manera. Virginia se ha convertido en una víctima cuando siempre había sido una mujer orgullosa y Libby sigue un movimiento en círculos incluso menos amplios que antes. Bill es el único de los protagonistas que mantiene una evolución comprensible para el espectador. Aunque siempre había sido un investigador responsable cuya única preocupación era su propia carrera, igualmente había estado influenciado por el estado de la relación con Virginia. Para los actores igual. Esperábamos grandes cosas de Lizzy Caplan pero se deja llevar por la confusión de su personaje y parece todavía más neurótica. Michael Sheen está notable, pero en esta liga de protagonistas masculinos de series, el notable es el aprobado raspado.

Como comentábamos, temporada compacta, regular, pero decepcionante. Solo el antepenúltimo capítulo nos enseñó lo que Masters of Sex tiene de especial. Sabemos entonces que pueden hacerlo, solo que han decidido otra vía para su historia. Veremos si queda en anécdota de temporada mala o si al final es la nueva marca da la casa.

6


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.