Domingo de serieSeries

Domingo de serie: Mozart in the jungle (Amazon)

posted by Omar Little 22 febrero, 2015 0 comments
Mozart desafinado

Mozart in the jungle

Amazon sigue ampliando su catálogo con producciones que la sitúen en el nuevo mapamundi de la ficción. Más allá de la celebrada, premiada y venerada Transparent, el gigante norteamericano lanzó el pasado año, en sus últimos suspiros, Mozart in the jungle, una comedia alrededor de la orquestra sinfónica de Nueva York, centrada en las vicisitudes de una serie de personajes a la vera de la llegada de un nuevo conductor, el maestro Rodrigo, a quien interpreta Gael Garcia Bernal.

Basado en la novela de Blair Tindall, “Mozart in the jungle: Sex, drugs, & clasic music”, la serie escarba en las bambalinas de una orquesta sinfónica en el Nueva York del presente. Base sobre la que aplica algunas pinceladas sobre las distancias sociales de los diferentes personajes que pululan por el escenario, así como tímidos guiños a series como Girls, en cuanto a la dificultad de los personajes más jóvenes por sobrevivir en la jungla de Nueva York sin renunciar a los sueños artísticos y/o profesionales.

A diferencia de Transparent, donde el gancho de grandes nombres era inexistente, Mozart in the jungle se presenta con una orquesta de renombre. Empezando por los co-creadores, la tripleta formada por Roman Coppola, Jason Schwartzman y Alex Timbers como maestros de orquesta. Y en ésta, solistas de la talla del nombrado Gael Garcia Bernal, Malcom McDowell, Saffron Burrows, el propio Schwartzman casi a modo testimonial, y Paul Weitz dirigiendo los episodios claves que componen una temporada de 10.

Sin embargo, aquí no se escucha ni a Mahler, ni a Beethoveen, ni tampoco a Mozart. No es que este perro salido de las calles de Hamsterdam se haya vuelto ahora elitista, pero la serie de Amazon se despliega como una comedia liviana, enfocada a las relaciones interpersonales de los personajes, y con chispazos de humor prácticamente exclusivos en los personajes interpretados por Bernal y McDowell, y sus salidas de tono propios de los personajes excéntricos que interpretan.

Por lo demás, es una producción que se vuelca demasiado en el personaje de la joven chica inexperta, convirtiendo el relato global casi en otra vuelta de tuerca del cuento de la Cenicienta (cómo ya insinúa el póster de arriba), con la clásica estructura de planteamiento del sueño, alejamiento de éste y caída en desgracia, y final insultante en que todo queda recubierto por “perdices”.

Quizás lo más decepcionante resulte intentar encontrar el rastro de Roman Coppola y Schwartzman, y ya por extensión Wes Anderson, en una ficción sosaina, desnutrida de originalidad y atrevimiento, tanto en las acciones que desarrolla la trama, como en el dibujo de personajes, donde solo se salva Rodrigo (quien también puede resultar cansino), como en los diálogos.

Ni rastro de sexo ni drogas, solo música clásica para dummies es lo que aquí se siembra y se recoge. Una de esas series que tanto da verla como no hacerlo, el mundo seguirá girando hacia el abismo al que se dirige irremediablemente.

5,5


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.