Domingo de serieSeries

Domingo de serie: The Final Cut (House of Cards Temporada 3)

posted by Omar Little 15 abril, 2012 0 comments
 El tejón perseverante

House of Cards III

Francis Urquhart, el mezquino….el maquiavélico, el corrupto, el impecable, el depredador, el despiadado. Es difícil elegir el adjetivo que más se ajusta a la versión masculina  de La dama de hierro, al infame político que durante tres temporadas personificó todas las vergüenzas de la clase política a través de las onas hertzianas de la BBC.

Gracias a la edición en DVD de las tres temporadas de House of Cards, y que he ido recuperando en domingos pasados, hemos podido asistir a la escalada política y al despojo ético y moral de este repudiable personaje inglés. Si durante los pasados capítulos fuimos testimonios de como FU se enfrentaba con tesón, y sin límites de ningún tipo, a compañeros de partido, de la oposición, periodistas, y hasta al mismísimo rey, en la tercera temporada, titulada The Final Cut, Francis centra su atención en diversos focos: por un lado asegurarse un cómodo y generoso retiro para cuando abandone la vida política, por otro sacarse de en medio al ministro de exteriores quien le debate el liderazgo del partido, y por último acrecentar su figura histórica dentro del marco europeo a través del conflicto de Chipre (su propia guerra de las Malvinas), el cual, a su vez, conllevará el reflote de algunos fantasmas del pasado que pueden jugar a su contra.

Esta última temporada sigue un esquema muy parejo a las dos anteriores. Compuesta por cuatro capítulos, el espectador asiste a través de ellos a todas las artimañas y movimientos deshonestos que utiliza el centro de este relato político para postergarse en lo más alto de poder. Otra vez se topa con enemigos internos y externos que cuestionan su mandato, una vez más surgirá un secreto que en las manos adecuadas lo puede derrocar,  y otra vez, los personajes femeninos serán claves en el juego desleal.

Pese a su distancia temporal (17 años), The Final Cut pone en tela de juicio temas de primer orden en los despachos gubernamentales de todo el planeta, como el uso del terrorismo como pretexto impune para llevar a cabo acciones de cualquier tipo. O el oscuro y críptico submundo de los servicios secretos y sus vínculos estrechos con los gobiernos. De hecho en esta tercera temporada se incide, mediante el personaje de Corder, en todo ese mundo oculto, perverso y controlado, tan propio de las novelas de John Le Carré y su personaje Smiley. Pero hay también ecos de Shaekspeare y sus dramas avariciosos y pérfidos, y por supuesto de El príncipe de Nicolas Maquiavelo, libro de cabecera del propio Francis, y visto como funciona el mundo, de miles de dirigentes.

Si se han seguido las otras dos temporadas, poco sorprenderá este The Final Cut, sin embargo, el goce de apreciar de nuevo en su salsa a uno de los villanos más eternos dejados por la televisión británica sigue siendo muy gratificante. Ian Richardson sigue dotando de poder mayúsculo su desalmado rol. Y con él, y los personajes de su entorno, asistimos de nuevo a una lección perfeccionista de diálogos agudos y punzantes, de situaciones salpicadas por la podredumbre más insoportable. Y es que The Final Cut, así como todas las temporadas que conforman House of the Cards son un retrato imprescindible y fidedigno de las míseras de la clase política. Un manual, exagerado sí, pero al fin y al cabo, significativo, del camino que sigue todo político cuando accede al poder (algunos sin necesidad de acceder siquiera). A finales de año podremos ver cómo responden David Fincher, Kevin Spacey y la plataforma online Netflix al trasladar la novela de Michael Dobbs al terreno norteamericano.

7

The Final Cut y las otras temporadas de House of Cards están editadas en DVD por Cameo


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.