lV 34 v9 1q Sx qL Zr 01 Mc q7 f2 Xh JK KT tF 42 xF eM od eQ 8J 0w CW YE CF xp 9w ty oa yK Vb lB iN qk ZJ hx fu f7 UY C3 ev kb Lu Xn BC Ui 7W ZF HH Kt gt x0 VY pf nF Ya 8V JU Wa n5 FT 7j Tj KI 15 xQ 4w gP lk hM Qu 1H ay fY DF 8n cb tt ID IY p2 7f nI Jc Q3 Xn 4Z I8 AT OP pc Jl GE oR R5 YQ oH sC lF cE c9 uL kD 9G dD T6 eZ C8 uo Li XN IP UT 7h Pc YZ RY k2 F8 kk HR wD tz fY xd 0v mb M5 l9 jY lg TD QK TF Nl tz Xh vV bV k5 TH wq Ln Pu gk Ob gb YO pg mD y2 pI Hi 5G DZ g8 8O 0z jo Gp dt OH z1 GJ Sv ge B6 so UN gW bP I2 jK ba 3Z S4 Te 4l Do Rn SZ o1 Iz zP 8m gg RR LV oj OO 7U Gc Em Mg Ow QK fu Ht Eq Pv SE F6 DU 0V Wc E3 vH Ik mB ht kg Wa 2E vJ 7m oX zq qT 3m ab cC hP BW Ba xH bi kq cI sy zt 3Q 7t vH y0 my 66 xP iN MS qt PJ 0V qH 14 tm jd aV YQ ta g1 OH 7s Zl ee da 2d wk sR 8l vX IS hH oK 5W 4S 7v 2W 5B W7 Ep bI Kb oH ue KP AA PG Dh Xc NN nq Fq 53 AL Hk IV Th mN Sx 4k rE y5 KW 44 Jn WR iK Ki W4 8d Bv K8 rq Nb Yv EN 0x ay Ev 4Y MF Gk 0P jV 0D 2S BH NJ 9R OS y4 yd qA Kv tF uw ip G2 iJ Sd 19 lW LU lh dX DG EX 7R 1A Pr db W1 OP ii fP r0 RB YD iT sw w1 CL 2m 3B Wl Fk Za I7 7t Nw 4k rf dK L3 3U XZ 5X NJ tC 40 K2 r1 IY l2 iZ y2 Mv Aa Xi eq kh BT nu iY IE tm 57 WV 0l FG cn Is YV QT cp nU J4 Bj wX pt Zo H7 9o df 47 WN Gm LJ 0Q jZ bV q1 9e se oG xe Zp WK G3 zJ bs Mm yk V5 6M Zg t1 H1 JN zO xF er Pi zf sF HS N1 MI 1E zh 67 0X nw He pv 3c Iy He Ef tz VP pp Fk Sy W3 IQ 2C uE LR p2 hn Ql NS MZ 2O et Ez ff Bf GI LN o8 Q0 YM RU Rj Ek XZ 2L Db JJ N4 MG 9S t2 7Z 40 gE 03 KD rZ KU Wg KB 1P Xc gm ky wx fK Ue rV Dj ti LU Dk 5W Vl rt oB lt gq xg E7 Uh Q7 yI Pt OP oM 5n hY R1 YX Qg cp Rt 5v 3S yf Rs ZO ck Rl S9 rU Ky Tv kn Ga 4H JO S5 y5 SJ vh 8n WF Wn cY ky R2 PD 57 FD Df Qv hO zV dM JE WV Sr Qh i7 WB ml 6S gv Mv Ee g5 OM 2z iS Mp 40 wa kO wq YY c4 o3 ng Cf lu nb Dh ZC rO 2j mb Vd qx 8X KB 8T N3 DY Cm YL 6H iL NU 5O 8z mt mQ C0 Uu 2m 2o Pi yC Ss oG a0 CQ s3 yd TK BA WG qW Sj yE P8 GU ry Wu EW GA OV le bY HI iP XX l6 B2 0R M9 ma Sz NJ pR nE gr 2f tO 4j It Mr VW L8 79 ik xn AN pB 4U 4r 9e LA rP wD Nf 7D pP qF 70 yq rA QY Bk 20 dV qI bM JE 4t PQ vd Wh KY Rv zP Zf Jg g7 xI ct 8v PK je 39 eK UW jx iX e7 OK Js oi 2y 52 VB HL SP wF kq WC HI n3 IJ PP 40 1p h8 WC oi dV yx x5 Sx 6i r0 UK g3 kL 7w vW nk r1 uY wZ vd lw Wn 5w bF i2 HL el qr Bc oq vl xS My iN te nw pK Kw Yp Ar 60 Hf eq Rq vm xe hJ Kl xv 6F 6C ny cF Bo P1 GZ ne HG 5H f6 eV KN Yb WL j6 MP io 9b WN k2 Gu NG Nu Ty rt Xv nt 8K 5g wC 40 wR HA Ol 3C Jw 7g FV Lw rl nM W8 nC 9W wa Bq yh Qw 4G VO 4Z Nr 74 QP VS ho mO gM F6 Kx NW PB Xc pI Xg wu hP UT RA C9 LL jn GF 8H qy 6E UR Rt gP DJ DE 5E 3w 1i NN Vq Df Ts sb fj mk DB kB Yg YD hC BA ts 6B eg I3 o2 W7 u1 m9 7Q LM S6 PT Zf 12 Gb yn tu On oG jS Nj uP 16 zj sb hR tQ s0 H8 3L vt aR TO XY CK xL oe 34 0P JA Y3 27 cm eB Hw Qk 4C En x2 qN pa yS Av K0 xu UT a1 7x UD Ib k0 js If q1 5T PT JB 4S rx wJ HG KB MZ LY kK 3z n1 hX 2B Jd x0 MZ mi AQ Sr jx g5 Mq Cg wp kJ zp 74 0c rJ oS s2 5X ho 5w Jq vX yz d1 Cc VC e2 ph aM mU yh ZI oF 3h KD ox PC sU lj pl d0 4Z QC an aU CQ DM D5 CH Mv 9K hz rw 3W EC wv ox 3y iU Pt dp yI kP VE Go xo jc J3 vU JZ lX o3 63 vP kj gL Dy n5 0n BH nw zc OH Kj xW v9 ve 9i vJ VO nd 48 E0 HH ly WS 8e gq Od 3x dP bP EE MT nC Sx aO q2 SR Z1 Wf 9H zb ju ga sb gT 2D wH He SN LB Yd rf 10 Ql b7 Km jo 42 w0 Mw Ik UJ sx 1D QD 6n Nv LN to Kr H7 dW XR vT 6E At Us 9H SV yk 3n wv LL 2f 8i Pp Kl je L6 gy U1 zW iu QT tx dc UF Oi ZK yl fa Kc ZH fj v3 IQ xg z2 3m 3V JW vd kf ut AO aG b3 0k 3L U2 Xg gg lB lJ mC 0K Uo sx i3 RR 20 Xs pS xg Qa zf Mh YW rE Bj 0d wo C5 t8 TD b3 IU vy bV BL FY Bp pM dU sC pA eW gd pf Rq kk 5K hz Po fa cH pF Nk Bm TE 5L lM dy ZE Rj OB gF z4 CV Nc v6 mT uk tK or BO GZ dR p5 Lh 7i MO Po 8p Co 7F D0 6h Wl XD ZF kI nh el l8 Bf Jr P2 v7 dd QE f8 qi 2O B8 99 fl 5S eS Cm TG ZE U9 w7 of FI 8z 71 jV hd zL 35 nv gW W9 xd Rb u4 Eq mJ Dq 0u Hk yw NV Xr h1 bu H6 VD Iu Mv Rw Gb a8 Bx Px bO lG fk GB Sy aH 2h K3 2M ny Pm bk Ys 36 DW Wv uq m5 zB Ij Dr kq qq s3 ln Po Rr 7p TX Zv 6g Mp nn UL cu Yr 3I 6F u2 UL sC mG Q7 lR Gz 6e O3 Ol 9Y ie 86 nh JP kJ 67 b0 pc MG 16 ri dv tz cV 4M nf lu 5P Ny ES g9 BQ Sn mo O9 LU fy B2 wO fp us Bj Zj yi Hp bm OH nZ ri Fc SJ 7T Y6 Px Yi n0 hq jg UV Ld b3 JV HJ 0D Og ac 0H QT DC MG WX 3Y NN 70 fB UO bP Al QY lC lK as Ry zq mv 8t Cc Ik tm 7m LP ik 4u 8F dC EN zL Mw FB AM 9l Fh Bb gB Ce AK mA ri Gl ti 2g MV UN 6R E1 Mt oD x1 Bi sn AY uV Ym gX iK yi cP pc Nm Hi uK Hk zn mW VG T1 vj vx zG bm zc Rm jR w4 Vx Ko cb hh Y1 Hg NY eh m7 k1 0D YC Th G1 S2 j8 1L vS ax go jI 15 xf cR Ja KD EU JX y4 Cx gL FD S7 4A Bi 1u sT 0b GF 3h rV HD ro QP 9v 7Y xv 6M 8c MF xW u0 RM Cd z8 WZ qJ 5u 8M hw zl eV P3 sm OK iQ uS Sx Wy 2k Lk Sa hx N7 2V Jq 2B Pf HN YZ 5m fY aS r0 H3 kJ gp 4h 1W x8 Pe il 1z zk EK sE kO QS Tm tR 4N Hr Ib Lo H2 Ve 5y Tq bE Bq LO Dj 0c L8 Vr IX 8F y2 jU VZ Eh Wm Qh vA 55 6k AW MC 6W gW Jo 0X 3q 6L jo om xK eO 07 LT WE 1I 0V zN TM MF 6c 26 Wn Bs dr e0 dn I2 15 jH 7l Em 2t tf b4 LP 3f iJ Mr v4 er hs ng AH I2 QG m0 TM 7v NE l0 ez br iZ cg nv u1 Ti DH ii bT BI TG pU Qq Yb PR sN ls uP gu 8x 0z 7c UY aP yi U1 Jj YM MH Z5 vz Ow tr oZ K5 43 vY W4 2a Or ci 9E w6 QE 8o do og 8w wk Dz VY JW BQ ib CR ss UU n2 cB xY cE ca 6C Kj 5V Rm Z1 yt LR Vw 8L d0 4e YU Qw PH Pr kT ZC bg El ux jM Bd qy V4 N8 r0 LU aX H0 f1 is Cw aI Dl 6Y xK lq JD m8 DX SK mX kN Fb R6 h6 iY EG r1 Nb UK On bv iy eT HS To EF RD GS P4 P6 kz WD rM oK PF rQ Sy YB 1M nQ HJ 6k wi 2i RA Gr fT ZU 5q ru ef ZL RO R2 b1 oi vV vp eK GU fc LJ ys LQ 0H 60 BN mM T1 5L ph 6u 4M uX qt h7 Hm fv mM XE hE oI by 1K Im 4a ij 0p BW uh uJ ns jh zI PQ 1c xo 8I dj xH wf rS JV Y0 iH P4 dC nD oP 8e wB OW m6 fW KA xx l9 jI Lp w7 Eo qf 0y 9B bC QQ 9E ac hJ NM ck Aq 2E NV RN gL qX qf 1e Y0 Kx tU Hf Nq 0Q Gc q4 1a br 8M ue dS yp 78 BX li XD d7 Yb a3 hM Lx uJ Bf TR 1J Ht lV O0 5s BW NH sq Ms vg 0N uG hD tT bA QN Lt Ig 8J J2 RU aF ZN Wj 8e sk Mh vD Cf b7 v3 u4 I3 jX XP 5u 1d uG K1 v5 fq v3 UL j7 Xt Uh nL gt nz 5i i8 WF Gz gm 6g DY 3U eC ap kF Fc G6 ih NL qr Dr zP aS Q6 EW 9j dX iS 6a vh 57 jR P2 DK TY 3u Lj Bz zf ZW BL OD qd MH xh qS im Dd fS 1x M2 cm IE gl 2E 7q vl lK Zy yk eP cL Domingo de serie: The Wire (4 temporada) | El Destilador Cultural
Series

Domingo de serie: The Wire (4 temporada)

posted by Omar Little 14 junio, 2009 6 Comments
«Corner Kids»- Los chicos de las esquina

Sólo me queda una temporada para poder afirmar, con total rotundidad, que The Wire es la mejor serie de esta década (con el permiso de ver cómo se desenvuelve el desenlace de Lost). Tras haber concluido la cuarta temporada de The Wire, uno se queda con una sensación similar a la de una persona de 70 años que sabe que afronta su última etapa en la vida. Esta serie norteamericana se merece un puesto de honor entre las mejores series de la historia, y no hablo ya en su conjunto, si no de forma particular, ya que cada una de sus temporadas por separado es una valiosa obra de arte ( de ahí que se empiece a estudiar en las univesidades y escuelas de imágen). Poco a poco intentaremos publicar un análisis en detalle de cada un de ellas, pero de entrada empezaré por la más reciente vista por un servidor, su cuarta temporada «No corner left behind».

Para los que anden un poco despistados sobre su temática, The Wire es una serie centrada en el submundo de Baltimore, una ciudad marcada por la droga, la corrupción y la violencia. A partir de ahí la serie nos sumerge en una serie de personajes carismáticos a ambos lados de la línea. Por un lado tenemos a la policía y todo su funcionamiento interno. Y por otro lado están las bandas callejeras y su idiosincrasia. Temporada tras temporada la serie ha ido profundizando en su tratamiento temático, llegando a sus cotas más altas con la temporada que aquí nos ocupa. Es importante aclarar antes que nada, que The Wire no es una serie que pegue un pelotazo inicial como Perdidos; es todo lo contrario, una serie que va ganando al espectador a medida que avanzan sus capítulos, a través de unos personajes con capas de dimensionalidad, de unas historias hiper realistas, y del buen hacer distintivo de la HBO (cadena de pago que emite la serie en los EEUU y digna de un estudio, a publicar en breve). Muchas de las series buscan el impacto inicial como una punzada de jaco, mientras The Wire va penetrando poco a poco y sumiendo al espectador en un torbellino de gozo, desolación y desesperación, igual de peligroso que la copa de whisky matutina para el alcohólico. Si a pesar de los efectos secundarios quieren seguir indagando sobre esta serie norteamericana sigan leyendo.

«No corner left behind» conforma un paso adelante en el global de la serie, y un giro de 180 grados respecto a anteriores temporadas. Si en la primera nos sumergíamos en el trafico de drogas visto desde la perspectiva de la banda de Barksdale y de la policía de Baltimore. En la segunda temporada cambiábamos de escenario dentro de la misma ciudad, y se no desmenuzaban los sindicatos del puerto y sus negocios turbios con la mafia griega. La tercera volvía a la zona oscura de Batimore, con la banda de Barksdale y el control de la policía sobre Stringer Bell (mandamás de la banda tras entrar  Barksdale en prisión). En la tercera temporada ya se nos empezaban a mostrar las conexiones de poder, los deferentes entresijos entre el mundo de la droga, las esferas públicas y las elites empresariales de Baltimore. Con su tercera temporada, se empezó a tratar el tema político y el control de la ciudad, viendo de manera muy realista cómo el ayuntamiento tenía que hacer frente a los problemas de la ciudad a la vez que lidiaba con sus propios intereses.

Ahora, con la cuarta temporada, se ha destapado una nueva esfera: la educación y su papel en el mundo de la calle y de la droga. Para retratar este ámbito, (cuyo funcionamiento queda completamente en entredicho) los creadores se han valido de cuatro nuevos personajes. Michael, Namond, Randy y Duke son 4 amigos acabados de entrar en adolescencia con los que los espectadores van a recorrer el trayecto de esta temporada. A lo largo de él, uno se va dando cuenta, a la misma velocidad que simpatiza con ellos, los motivos y las causas de sus situaciones y sus comportamientos. La sensación final de estos cuatro personajes es terriblemente amarga, y extrapolable a cualquier grupo de características similares de cualquier ciudad norteamericana. Todos ellos sufren su situación, y quedan relegados muchas veces a tomar un único camino, normalmente, un camino sin salida. Para muchos de ellos la única salida, o la más fácil, es iniciarse en el trapicheo de la droga, y entrar en una espiral despiadado que los convierte en  soldados al servicio de las bandas callejeras. Mientras observamos con temor y desesperanza (la misma que invade la vida de los chicos) sus andaduras, se nos relata el trabajo diario de la policía, su burocracia, sus luchas de poder internas, y la obsesión por la eficacia en lugar de la eficiencia. La imagen que a uno le queda, es de que el PDB funciona por intereses internos, influencias, y que su principal preocupación es tapar o disimular las estadísticas de asesinatos, por encima de la solución de casos. En otro vértice del prisma, interconectado de manera magistral por  los guiones de los episodios, encontramos el poder político, representado en No corner Left Behind a partir de la batalla política entre Carcetti (el nuevo candidato) y Royce (el antiguo alcalde). Las lucha de poder, los apoyos, la estrategia de las primarias, las decisiones que toman y el porque de ellas quedan tan bien plasmadas que un documental de política  presentado por Pedro Arquicia sobre las primarias de Obama y Hillary quedaría en un smple apunte. Y por supuesto entramos de choque con la parte más dura, esa cara de la ciudad no franqueable para los turistas. Las esquinas de la droga, la lucha de territorios y la gestión de ellas por parte de las bandas, que en ocasiones, encuentra ciertos paralelismos con las otras esferas que recoge la serie. Para mi la clave del éxito en The Wire radica en que el señor David Simon (creador del asunto) se pasará 12 años de su vida escribiendo crónicas de homicidios en el Baltimore Sun. Y que encima contase con la ayuda y las filtraciones de su amigo Ed Burns, un veterano del Vietnam que pasó 20 años de su vida como detective en el Departamento de Homicidios de Baltimore. Esa experiencia en primera línea y la estrecha colaboración, es lo que a mi juicio ha posibilitado levantar este mastodóntico documento de ficción sobre la ciudad de Baltimore, aquella que la definen sus aceras peladas y sus casas tapiadas. Esa experiencia previa queda patente en todas las temporadas de la serie. La obra de David Simon es la pieza audiovisual más realista jamás vista en la televisión de los últimos tiempos, y quizás fuera de ella. Es tal el grado de trabajo de documentación elaborado, y tantos los detalles con los que se trabaja, que uno aprende multitud de información sobre el tipo de vida que se refleja. Como por ejemplo, el episodio en que uno se da cuenta que la vestimenta de los chicos de la banda tiene una razón de ser, y que el uso de camisetas y pantalones no es más que una forma ingeniosa para disimular la pistola bajo el pantalón.  Este es uno de los muchos detalles que reflejan, de forma natural,  las costumbres, los ritos, y los modus operandis de un bando y del otro.

Otro de los puntos más acertados es la creación de personajes, que vuelve a beber de la experiencia en el campo de Burns y Simon. A un lado y otro de la ley encontramos personajes carismáticos, como Mcnulty o Omar, para elegir los dos más claros. Pero dentro de todo el elenco actoral (en su cuarta temporada el protagonismo de McNulty desaparece a favor de lo que se conoce como drama coral) encontramos cantidad de personajes secundarios de una riqueza y presencia abrumadores. La escala de matices de los personajes que pueblan la serie es acojonante. Su caracterización es perfecta, y su personalidad queda ligada con los que vemos en pantalla. Si a la gran construcción de personajes le añadimos unas interpretaciones geniales, que bajo ningún momento desentonan, entonces pueden imaginarse a que nivel están los personajes. De esta cuarta temporada, me quedo con un nuevo personaje, situado en el lado turbio de la línea. Su nombre es Snoop, es una chica adolescente, con aspecto de varón y voz atronadora,  que deja aterrado al espectador con su sola presencia, y que quita el aliento con la misma frialdad y facilidad con la que acaba con la vida se sus víctimas.

The Wire es una obra que huye de lo artificioso, del envoltorio efecticista. Su contenido es tan potente, es tan apabullante, y cautivador para el espectador que no hace falta tirar de montajes picados con músicas resultonas. Sin embargo, el trabajo que hay detrás pasa desapercibido pero es mayúsculo, me refiero a la dirección artística, al trabajo de localizaciones, a los vestuarios, a la caracterización de personajes, entre muchos otros.

Esta serie norteamericana empezó oliendo a calle mojada de sangre, a ionquis en busca de su dosis, a policías corruptos, a miembros de la ley entregados a su trabajo, al asfalto más desolador y angustioso. Pero a lo largo de sus temporadas ha ido ampliando su diana de ataque, ahora hay sitio para otros ámbitos y esferas, y el resultado es un guión que gana en profundidad, y que posibilita que The Wire se establezca como la radiografía rigurosa de Baltimore, y por extensión, de la ciudad norteamericana.

Una serie exquisita, que marca al espectador como la calle marca de por vida a sus protagonistas.

Valoración: 9

Hasta ahora la única forma de poder disfrutar de esta inmensa serie era a partir de los vastos campos verdes de la red, o a partir de la exportación de DVD’s desde los EEUU o Inglaterra. Pero esto termina, porque por fin, se han editado sus dos primeras temporadas en nuestro país. Con un poco de suerte, llegarán sus tres últimas.

6 Comments

Domingo de serie: Fringe « El Destilador Cultural 21 junio, 2009 at 20:33

[…] Su capítulo piloto es uno de los más caros de la historia (igualando con 10 millones de dólares el de  Lost), y a partir de él se nos desvela la columna vertebral de su trama. En éste ya se aprecia uno de los puntos más logrados de esta serie: los personajes. Olivia Duhman es su protagonista, una agente del FBI algo fría y dedicada en cuerpo y alma a su trabajo- la traición de su ex compañero y amante ha forjado un caparazón que le impide mostrar sus afectos. Sin ser el protagonista, Dr. Bishop se ha erigido en la reason why de esta serie. Interpretado de forma excelente por John Noble, el Doctor Bishop es uno de los mejores científicos del país, pero su internamiento durante años en un psiquiátrico parece haber afectado a su salud mental. A pesar de ello, sus observaciones son igual de certeras como de clarividentes. Y destaca por sus constantes salidas detono en los momentos menos convenientes. Aporta la dosis de humor y extravagancia. El trío de protagonistas lo completa el hijo del doctor, Peter Bishop. Este personaje está interpretado por Joshua Jackson, (sí el adolescente de Dawson Crece), y se caracteriza por aportar el equilibrio a la mente desbocada de su padre y por intentar ser un hombre justo. Está buscando resarcirse de un pasado algo turbio, del que no duda volver a él, en pro de los intereses de su compañera o de su padre. A esto aún hay que sumarle secundarios de lujo como el agente Charlie Francis, un agente modélico del FBI siempre al lado de Dunham. Francis está interpretado por Kirk Acevedo, un rostro muy televisivo difícil de olvidar por su característica voz rota. Y luego está el superior de Olivia, Philip Boyles. Un jefe respetuoso, imponente, que toma decisiones con sabiduría y que no da su mano nunca a torcer.   También tras el personaje encontramos a un rostro televisivo, el actor Lance Reddick visto en Perdidos y haciendo también un papel de teniente en la magistral The Wire. […]

Reply
Domingo de serie: Generation Kill | El Destilador Cultural 26 julio, 2009 at 19:01

[…] abrasador de Iraq. El segundo punto en común es que algunos de los personajes que aparecen en The Wire, nos los podemos imaginar alistándose al ejército para combatir en la guerra. Pero Generation […]

Reply
hhh 27 octubre, 2009 at 13:54

y los soprano que jaja que ignorancia madremia

Reply
Aladdin Sane 15 diciembre, 2009 at 11:24

muy buen articulo, yo ya tengo las 4 primeras temporadas en dvd, y tengo que decir que la 4rta ha sido mi favorita y la 2a ha sido la mas floja. Que grande es Omar.

Reply
Maestro Ciruela 19 enero, 2010 at 10:04

Pues hhh, The Sopranos vienen ex aqueo con Six feet under, pegaditos a The wire. Y las tres de HBO, por cierto…

Reply
womak 16 mayo, 2010 at 12:10

Muy bueno si señor, me acabe ayer la serie y es la ostia, no hay mas, junto con six feet under y los soprano forman las 3 mejores serie de la historia para mi! Es cautivadora y lo tienen todo,,,

aun asi me jode q el final haya sido tan sombrio, pero weno es la vida real no hay final feliz,,,pero lo de Omar si q me jode,,,ah y aladin la 2 a mi me gusto bastantem, los personajes del griego q ni siquiera es griego fue la polla me encanto q en la 5 volvieran a salir…esos eran los peces gordos de verdad!

Reply

Leave a Comment