Series

Domingo de serie: This is England 86

posted by Omar Little 13 noviembre, 2011 1 Comment
La mano de hierro

this is england 86

Margaret Tatcher anda inmersa en sus políticas agresivas contra los sindicatos, el sector público y a favor de la desregulación y la privatización de empresas. La clase obrera, cada vez más amplia, sufre directamente las consecuencias. The Smiths, The Jam, The Specials, Echo & The Bunymen, Buzzcocks copan las ondas en las emisoras de radio. Top Gun se estrena en los cines. Gary Lineker se erige en el baluarte con el que Inglaterra pretende recuperar la hegemonía futbolística en el Mundial de Méjico. El paro sacude a 3,4 millones de británicos. Esta es la Inglaterra de 1986. El año de la Mano de dios, y el escenario en que Shane Meadows ubica la miniserie This is England 86.

Todo empezó con la también recomendable This is England (2006). Película en la que Meadows nos introducía en una pandilla de estética skinhead. Si en la película la trama se centraba en el deambular de estos chicos de futuro gris por la Inglaterra deprimente de 1983, con la guerra de las Malvinas de fondo y con la experiencia inciadora de un chaval de doce años como protagonismo, la mini serie para la Channel 4 recupera a estos personajes tres años más tarde, sin un personaje que acapare el músculo principal de la narración y con la Copa del Mundo de Méjico como telón de fondo.
Producida en 2010, esta mini serie de cuatro capítulos actualiza el retrato de estos jóvenes unidos por la amistad y el afecto de formar parte de una tribu urbana, pero con los mismos temores sobre sus cabezas, acentuados por el azote incipiente del tatcherismo, por las miserias humanas con las que conviven, que se ceban particularmente en el personaje de Lol, la más guapa y querida del grupo, pero a la vez, la más amargada por el drama familiar, el cual, desencadenará el hilo principal de la serie.

Meadows vuelve a acertar con su planteamiento formal gracias a un estilo documental, directo y certero que te sitúa de lleno en los pisos de protección civil en los que los personajes cohabitan; en sus miserias y depresiones, pero también en su alegría, optimismo, lealtad y compañerismo. La primera referencia formal está en el cine social de Ken Loach, pero en su fotografía también se aprecia la huella del desgarro crudo y severo del Larry Clark fotógrafo o el esteticismo oscuro y bello de Anton Corbijn. El director de Érase una vez en los Midlands hace gala otra vez de su faceta de gourmet musical esparciendo grandes hits de la Inglaterra de la época. Suenan los Smiths, The Jam, Buzzcocks, pero también el reggae de Jimmy Cliff, el ska prematuro de Desmond Dekker. Otro detalle que denota la melomanía de su director, es el pequeño cameo de Ian Brown como uno de los policías que reparte porrazos en un enfrentamiento. Con el que por cierto (otra muestra de su incansable melomanía), Shane Meadows pretende abordar un documental que siga la reunificación de Brown con su banda, The Stone Roses.

A medida que se suceden los capítulos somos testigos, de manera más incisiva y dramática, de las dificultades sociales, sentimentales y familiares. También repercute en el apego emocional que sentimos hacía sus personajes, que va en consonancia al ritmo progresivo de la serie, pero también a la fina, real y certera visión de Meadows y Tom Harper para dibujar a sus personajes dentro del guión.

Un interés que madura de manera creciente y que estalla con el atronador y demoledor capítulo final. Creerme si os dijo que Omar Little, aparte del tipo duro que recorre las calles con su trabuco, también es una persona que puede llegar a emocionarse, y les aseguro que una de las secuencias más desgarradoras que he visto nunca en formato televisivo tiene lugar en este capítulo. La misma que me quebró la voz, que me provocó el llanto (literal) por su aterradora brutalidad, por su realismo espelúznate con el que te sacude los actores y la mano de Meadows en la realización y el montaje.

This is England 86 es una joya televisiva que nunca será programada en un canal generalista, y que de momento, no podréis encontrar en ninguna tienda. Es esa clase de satisfacción seriefila que pide el esfuerzo y la búsqueda. Un pequeño gran tesoro que hay que desterrar mediante Amazon, quien sabe si algún día Filmin (ahora que andan muy puestos con las series de las Islas) [Actualización 14/02/17: ese día llegó], las vías ilegales, o la escogida por este servidor… comprar el DVD en el propio país que da cobijo a su historia. Si el Mundial de fútbol fue el bálsamo de estos jóvenes, ahora que faltan 3 años para la celebración del próximo, y la situación española es peor que la de esa Inglaterra de mediados de los ochenta, puede que series de este calibre sean nuestro propio bálsamo.

8


1 Comment

Jose Manuel Lobera Torres 13 febrero, 2020 at 06:14

Si. Mucho esto y aquello pero nada que ver con la película. Esto es otro rollo completamente diferente.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.