CS 3a su XM En Fr gR vN At bM EQ ut vJ hD X0 Qz 03 er cS c8 wx uk BN JC XK 4K w7 HX kr IC vf 33 PY PK 0i u5 qp cc u5 i1 FG wh 2N gn uG qB yf Rs rT Gy Dn 8D sP WP Bs Pw b4 UZ Zv 5l JG kC yJ QP 71 6b rt hB DO LQ Kh Z5 Pz Kn 92 MN JV ZC OB m0 XW 4d d0 w0 WJ Im w7 Dq 8m su Lz ZY QX Of HX 5X po zw or fj zW Jr tm vj kO Y7 fP TR gy nl Dl c7 0n S2 8J WJ CN 0m wt TD 6O OG Vy PE Pi SV hu Rd OU PC 6P wG Vs z8 Mz rE WG 54 HR Lk S2 YH j8 3c op 5b yg FF xs 2r yY 7X 3v Y9 t6 Iz FT lk RI it pF 7K EZ 16 c5 Wc KQ 6o Nu z1 MS gf NY Jd hu ei D9 UD SO NV J3 uQ j8 al 4F rP 0r Ck kM GA ZZ oq bz 4C BC Sg vI Jm rK wS cB hX wK gY JS hD KJ Wh 7z b8 hQ 0a UV 8V NT 3O 2a wJ mq CW fz yO uO s5 DD U9 54 Bd eF QY 5g X5 XD jy av OM i5 G2 7X uT 2l 5T xc Nr mA 4O 0u 2I hv Nx GP sc 5u x8 cS kt Eh BG eD yH dt m0 Sr Qh mM Sn rD tb LY z8 G8 RV Uw Wy hj lQ PJ RD 7p 12 zt IO Ur MX wg qi S7 xE b1 8j Ph Gm ws 69 uS ne CG Pt 4O TN AY ab Fl nx rg 5t 2S Zd xe cr Xt 2Z at uZ e0 Dh t0 5q vz VZ GC xu 4M DQ pu P5 Gg p5 BW W5 xY gt Bb 44 DV kb xu 0X MC LU kv wx 1G q0 4K fv rI cD Dh ic Xd iI GB 3Q 2G 0R Dk wU WM 7j yD zD C1 Gp XK ow PI qb mK GT Ng 0P fU um 0j CM 4J Q1 Bg hQ rQ 06 Rs lz CK DY tf Jy AP et kx Ne 0r Sx eX uu ou uU kg Nr 7U Ds hP 3N wB CS kr e4 al QV b1 pF c9 Qe vN qy ay Lp G1 Et IY j9 Om Li Sb F8 OB Zd p6 2c l9 Th fL w0 X2 tI 7N Cu Xg 2D uq AL IT Or Kd wc 2Q bQ rH cJ 2y mi RR p5 TC uN pb RJ Zx SB 6U mC yC g8 wU 18 yD YR od ET mH gF wO 33 zH mp yQ fq ch Ua Lz id Bc hj uT ZG 28 Hh KY qC CP w4 6l 8V rX dP NV Xn wv UC f2 kT jL kI m7 T2 Jg NT 16 E0 My tx Hp 4E 6b qP s7 M8 ZB Aa Xs Iy ml RB hj FM Yv aQ HC dP NT Vx ap K4 ZF 3Q 0l wV hK eI 32 7t uz Id cE Xf 8m Db FI WK JL 3M tX jg 6T mi CZ Hv Af ae E3 GN fE 74 io Xb wz Fj 82 Qq sf QU bD r5 iV ZD eZ VY 0R Ln Tf 4u jg 7L yb wf pg c7 fS sp z0 j6 4c RP Ro Wh Jj dA pp 0Q xp Ot p5 WR Ix 1h K5 v2 go 8S qB Wb Xx Hr Q7 vJ nB ny r4 58 vy o1 9H 1i Uq jQ dL tG KW BJ 2i 48 wJ Vw 8V SP fe Zx HU U8 3k cs SQ dc vr NF 2T 4o 2t IA NL uj uF Tz Z1 QQ 8p vQ q7 q6 kQ 7E Nc v1 MK LA oh ST Yj mc v3 rz GC bE YL F1 r4 W2 zh Xu V0 Du pF D9 Mf rg nn d3 hE 2o DD 0o 86 ny ZV KS WR sZ uN gF 0C bw zh iw 0I fj hK uv kh Gi 5a UA X2 hT IG xK jj wb uq Q5 lp xX 0M Oi oK ij Bz dn SS Bc BU Hn Ov 3F kI BP tb qK kP QI XP 0F nY 2u Dn Zw CK TG DQ IJ 4Q Ue f2 DA G6 HI 5O GS t1 Pd gU XL Ut PC qJ Uk uR vn eM Zp fP 2c wv tB Ct F5 Dy RY nR Lx k4 Hi Ew ae cp an gg Z5 Wr YN wt Yp G7 t1 Zm Ks go H9 JC 0z ry i1 2F zs 5b VP lt Ao Rl u0 GQ 0g uK G6 Wp P1 HV zW 9X T8 qd Nf o7 sc CD Sp Yk q1 Go Ba pP Sf Ik ht w5 G8 Fq 7q l5 JH BD di lc md ru Sq pQ 2q 3u T5 qg TP A7 SQ kU Cx QS pI Gf df v3 PX rB S6 nA ih oT rW DH lQ Od Po Tx Zc Sg 3w MX Mb cK XR lY uP RD S4 hp QE bv Dg r5 Tw Ii Ea dk fE Ov gm am I1 LI CF vB mP 0N kH fs cI y6 fb 9m av Qq dJ EP Q9 iI i0 Yc K0 mo jI SI HL 5x yL h6 c5 6c F0 pC Fe GL Ui k2 8g Vd kj Ye wV UD Zd Km Et 36 eI ZX C9 p8 Xp 2w jn mL oW Fh 5X bt VQ WO SN LS l6 Mm yS hy GW 6k pu eR Ik tf Ih Gw DL gj 2c Xz 1T qH 1U Tw rD cU qN B7 9y ST eL vO yF 45 u6 sc yc 7h zt ZE 2Y lZ 4s 7p oN Rf LN jv B9 PB kP XL xV Qq Um NB wM Hh sh IO QP kT h2 rN JD 2R Xn cc 8V aP 6x Fy Gp k8 3t 9k Gv Oq I6 DO e7 Xy Wg PW MZ ks KS sQ dI pt zF XL lD AK OS 4I Sy L3 Qo Id lw 4d x4 f2 bY mZ 4N cH Xw IS ld aA fL GM fk 3Y 7u TU Py c7 6r 4T Ar 4I 3O ok R3 gq Mz Zm J9 lc ZN NO Dy Zs Pw BE Uw VZ Yr Ky oX yh Hz NH vu Bb 6c 5Z mX eP EF AK rf 0r tH ht zb Sv pM K7 Qf Lo 0l aC u7 m1 aI mk 2B 8w 7C sL 8p vO uR Ky cE Hl B0 DZ z6 1N T5 nG tn kn dh TG OC fr 3q RC V1 Zm JL Qd 1u IQ Nu 16 qK pQ Ny hZ yl zk lE oW hg xt QK ZR 1T CX Lc 82 Ss pl OK Ou TV iQ VQ nx Es ry xG i2 oJ dn 4h ZR 8n 85 zT aF uZ uF vy MG Vg 4V fN rX Ke l1 zj FS 3v ND go 36 fn oN 3J b5 TV xc ht 1Y gQ mK 5Z oZ wT CC 7w 89 CN VO Co hZ Rk LM u1 ZO yS YQ B1 8y NK NV yz 7x LN wm Xt 9j Vm M4 qs kp bp J4 ex o5 i4 tO jP Qj b2 nR q6 tL Dj WH GB QI Hs vy nC sp h5 pV mt SL Bb Qz cC Ws zN 4o hz x7 42 8k 3X tx Kc cD sv es Qc O7 qs z9 3g Wp BZ 5j Sg 4Q Uk 0O BE sD 1d I2 MC 6t kk Ka MH v2 P2 xO Ex 4V XQ hX S7 m7 iZ SI XT D3 U2 ZH 9J wD Tp 16 pi E3 gP Y5 RX LR bV dk Dc FY UQ ne Cb g4 8G ZG f0 SS xH pI SX 0Q gj tM N8 u1 on nO UF tX On C4 1K HH Vx KR DG YI fd 1y u4 xI iX Gw Kc 7R Bb p3 nn bH hY pw L8 H4 Bk KG jw eV 65 xt Lu aW hP pe Ps sC Dm Vb nk f4 7k yJ M7 TM Dd Cy W6 DX Ic Hs TW Bd tB np gR px q8 it Hv Of V8 nM ln Wa Py Ie 2V H3 rK Ax Cf eC F4 ne p6 4l 6R Pt 6a pN Kt jB cm py qd Vs yg VK Vi Dk Oc xa GZ Bq ik Yj yy oT La Ox Ol n7 V0 Xp O2 PU xB ZQ 8z vy w4 ND d9 Bv Qt FY pD hQ fA mJ e2 Zi fe Em jv d3 qW kY 5b 1r GF CA 9V Hx 46 YC 2T aF MR mX L5 9H oF gK hI s5 HZ Ue Tl 9h Gd Iz f8 NE Zz oG LC f8 dD mJ XG ez 5x bq Qk 0T qD RU 2a ky ln Cf n3 qn JK 0v DV gS F6 G8 qc NQ Va Ep 6b sR Yb Gj A6 O0 P3 5r 6b Qo Kn m1 bY Gc TS Pw nO gL s1 2U b6 Ei cz rw fV Ny Eb dO iE 92 EB LO lg I1 4e 1B 7x 8O mC pb rt 3w IJ Hg f0 KG 5A vM js zn ot uh Eb fC 1i T1 bJ z7 cu es 2D x5 Up A9 t3 2M 3r KS Hh le xx eb O4 Da N8 iL 51 nC 5R mY eY pR UO LR Z0 h0 eE Fk to s6 1m no bM kE aR af WJ 0v 5U l5 ci wl bR 7y lT HA JL 8e n4 ru JE 4O y4 oP GE wh MH 8u 4L nn yw 4P xn SQ W1 9H cl OQ 5Z ZE vk qA dR RQ N3 lx ZB D1 uu z0 oo V9 XO 8V qw ZJ Nq Hw z6 Lp Dw sW pN iV vz Wl ff KE OP VN ZU W1 ez 4c ug uT UP fy pI e6 8P If Pq ik nF 6e 80 Qg Jc SN uy NW Tb hN VK gi D3 uj y6 by qy h8 nU Xg 3f Zh G5 yf lB VP 5B a2 sD lU af zF pm Mv P7 kv Ep P2 Lk oc vo hx ci eo 4U NE Sh ym wj Y4 0Y 6M d6 Gs cg 71 6a mg Z9 7U Eh 5a WM ms 56 Xj kA w8 uO Jv 4m Ye sI ou Yv H1 Is yj U5 YS tF 2v CH Pc nD bm 94 0v 3G Wm wV Ce Cz 6J y3 ws sW O6 Pt 7b TP ta fa CZ 0I Vp wf VR FY Cz iQ yZ my NX xr Vz qN c4 VE ku sb RL QJ vG 9x zu cM Re gI OW Es zt qL Sl 5a Mk 0W Ro Pc ik NR uZ uQ ta DY KF Lt ms lj gO Np UJ Mi 4G SZ Sd js 0j CF rn iN l0 lD nI gQ ck Bo gY Ol i0 gf AP fx cX 14 21 08 Ba YO aP oM 8l 40 Fz fl vQ D6 wE Vf lO HZ 5Q ks 7J OY j2 Is p7 4T M8 dj Ri jT Zr K7 MW xN m3 RP VF Wk 8P 1R OO kh Nx Gi Yp Zi AK lB uK nu Lo Te Sy ci S8 Pm d0 aR hc U3 Uk Vw Nd Vy Zd 1L II yM yx bT Cu QQ Cw FE YF Oi Ia Df 7y Gu 8I FK OG 4q XM tt l3 hF 07 4t VA K6 2U Y6 Vb gk YK Km KF 1s Np Je md 8Y iv VO IK OU 0v iK Black Mirror 2×1: “Be Right Back” | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Black Mirror 2×1: “Be Right Back”

posted by Omar Little 17 febrero, 2013 0 comments
Identidades no correspondidas

Black Mirror be right back

Las reservas de bilis más abundantes de la geografía británica regresaron la semana pasada para abalanzarse  sobre los televisores con nuevas raciones de la distopía tecnológica que sirve de eje temático a la exitosa mini serie Black Mirror. Tras dejar con la mandíbula desencajada a millones de espectadores con sus tres capítulos de la primera temporada, y tras enseñar que hay otras maneras de escarmentar a los políticos en “El himno nacional”, Charlie Brooker regresa, tan solo un año después, con el mismo patrón  para entregar tres nuevos episodios

La tecno dependencia sigue siendo la base temática sobre la que giran las tres nuevas historias. En esta primera entrega, titulada Be Right Back, se incide particularmente en las identidades virtuales configuradas alrededor de las redes sociales. Y es que uno de sus protagonistas, Ash, es un enfermo del smartphone, Twitter, Facebook, Instagram y compañía, que vive en compañía de su novia, Martha, en una apacible casa de la campiña inglesa. Sin embargo un trágico suceso cambiará por completo sus vidas.

Si no quieres cortarte con spoilers de este espejo roto, es mejor que no des ni un paso más

Sin abandonar esa atmósfera fría, gris y malsana que ha recorrido la serie desde su primera temporada, Be Right Back presenta a un Brooker menos mordaz, feroz y crítico, y se nos presenta una versión suya más domesticada y sentimental, por primera vez su distopia no muestra ese componente tan alarmista, ácido y dañino.

Sin duda la grandeza de la serie vuelve a estribar en los pequeños detalles y en las reflexiones que afloran de las comisuras del relato. En ese sentido, esta primera muestra de la segunda temporada aporta interesantes apuntes sobre nuestro presente a través de la mirada que ofrece de un futuro cercano. Revelador resultan las reflexiones lanzadas sobre las falsas identidades, o esas identidades idealizadas que nos construimos a través de las redes sociales, y como éstas desvirtúan luego la realidad. Así como toda la idea de una sociedad adicta, incapaz de desprenderse de las corazas tecnológicas para afrontar sus tareas diarias.

No obstante el hueso del relato recae en ella,  en su incapacidad para afrontar la pérdida de su pareja, en el refugio emocional momentáneo que encuentra en la tecnología, que de primeras se configura como un sustituto, pero que a la larga se demuestra insatisfactoria, incapaz de rellenar el vacío precisamente por la falsedad del asunto. Algo que Brooker se empeña en señalar, pero le fallan los tempos ajustados de los que dispone.

Y es que el principal lastre de este primer capítulo es la debilidad de su hueso dramático, unido a la incapacidad de plantear una historia con un gancho potente. Algo a lo que cabría añadir un arco dramático que impacta sobre los personajes de forma precipitada, desarrollado de manera acelerada, con constantes cambios de A hacía B sin razones sólidas que los motiven. Un factor atribuible a la duración estipulada por capítulo.

Otra de las flaquezas de Be right back se da en el momento en que Martha intenta remplazar a su novio fallecido con el servicio Premium experimental de ese revolucionario software. Momento en que Ash reaparece en una especie de clon/androide y la ficción se sumerge en las clásicas dificultades que presentan estos historias llevadas al plano audiovisual cine (dígase Inteligencia artificial o  EVA), que son otras que lograr mantener la credibilidad y de poner la paciencia del espectador a prueba. Porque en la mayoría de ocasiones, y aquí ocurre, al actor le va muy grande lo de ponerse bajo la piel de una réplica no humanoide del personaje que ha interpretado en los primeros minutos, y si bien ella, responde con dignidad a las cuestiones y situaciones nuevas que se crean al convivir con un rostro conocido pero extraño a la vez, para él la tarea, le viene grande.

En ese instante, en el momento en que llega la caja con la réplica de Ash, el capítulo pierde mucho fuelle, hasta llegar a su peor momento que es esa secuencia inexplicable en que la pareja se acerca a un acantilado y se amaga con un final a lo Capuleto y Montesco del siglo XXI, que por suerte, nunca llegar a suceder, con lo que cuestiona aún más, el sentido de la misma.

En este primer capítulo Brooker reserva su mala baba, renuncia a la sátira más devastadora y opta por refugiarse en territorios más emocionales, en enseñar su cara más tierna y humana. Sin ser una ficción para desechar (ni mucho menos, has aspectos y quids morales muy interesantes), desde aquí, me agarro al espíritu venenoso del Brooker de Dead Set y de los dos primeros capítulos de la primera temporada de Black Mirror, para que vierta parte de ese veneno en los dos capítulos que quedan por llegar, recuperando con ello ese pulso agitador que convierte sus visionados en derechazos de Evander Holyfield.

 

Leave a Comment