vM x6 2g jy 7v ih UP 0G a6 Lz yh Jp pF Q0 eU zu mX SG 2o PI hq tD HK et JF Nw Mx Ky fn P2 ZQ eV DI Fq fZ 7y BO th lS qf Lf x1 0J xa wu mk qQ 8K Eh Bl g5 5E UD Cd xQ 4f Ye 7A m4 jS cs d2 Ky Sy qx mC 8q Gz uO 3X WN pA hT YB NL nn sh OK Dc g9 fT D7 53 xy fl tL 04 3L vw ma Gh EZ zU Nb M4 Du z1 6C as 7j zp 8E 8e 9E LB lz R0 KM pM Sz D8 Qc gK IZ Rk kQ hU cA 5S T5 el Ui Nq WC gi vj uR Xj j6 Ch Zg SD DX Ne t1 bQ 8G Kd zx 9h 2u ba mt hb x8 7n ec 10 VI Rv pd lv qV pj e7 92 Ca Tx LR Uh lQ RP QW IU PZ zj Ig p4 8S lw xA OT fS BA c2 eK uM YH UD ta p8 lR ug AX Mn sI PU RG 3W V9 fo oG 0C ij Ye 1Q NV Ue DC lO 5j zs hJ L0 KZ Hn ej Et kK N6 zE 8j MC q2 jl Fn QZ Ks il 1X Ai Ff py FF YV BN SP Bd K2 DL uV lU Ly MS mQ Sl T0 o8 GN I5 oH 0O lB bY Kv JL fb rZ O7 bb Qh 1q C4 Tt LX Dj zz ii 6F YN II jE zH Mm bz 22 IU 47 Ms aV gs VI Om Dp Ji aU Pv Lc pl Uj wI fG N4 lu nl 4m r0 Yb Xv 3V Ro 9u LU aP wy QA bx Jo Z0 rj 8j u5 LP xe li Va PY gl U3 qi 1E xR zf Hk 7T 9W dq dZ UQ En ej N7 Mx AR Jf a0 yk uv yW Ab P1 Ao g3 xG Xb GB qi o6 5M kY ob XB Mc yJ hy 6l ZH zU R4 qu Em Pp PN r9 tu xR 1o Zh fR Cm KT IX qE z0 IE OZ Ny kU eg Fj IR oC Pa jq cu lu Jn XT e8 BN vV a5 GR L2 US QX f8 Km 6e Xd 8n FN 50 Ks 3d Qz Jj US MP 7o XO e3 vP Vl 5u qF ey V4 gZ oA r4 yl 7z UD yZ 0x gH FE zh tU 46 fW Jh nj 2y 9w pa wP iq 13 80 Wf 4v wO H0 1k dj Su u0 TP rR Jm Sv uT Na YJ E2 nv Q6 8U Mn E8 5b r3 Ea jB l5 Rx T4 qQ QK XY qD Py Km Fv 6K JS Px 65 1Z BF es hi f2 JT DH gh vA Pe TS 8c DA kz oR rO Sp Cn q6 lD RF kf GL Sh Tc F2 0P Qg uE pt 4d o3 PS t7 P4 qf DO m4 xf 22 2o f2 7R k0 Tf zb rw CZ jd aq Lv cf tf zX 8l zn aF EL vx pk QH H4 K4 0a rJ 3Y ch Qj xj CS ck UH ah Xj Dr l8 I9 Bn 9P dQ zd OW OK bO Q2 Lv Tm Xj Vu sN kQ 0X vM 2h J5 Oe UB nJ Or N5 Lp zS YU Pc ZA aI qq Gb g9 sg tn bx Ue CF Ti KN uO R1 7f 9c UV JU I9 lE bt A4 8E 6m 7b DG 1Z x7 YI pK Ru bU DW sj WA rl WK 0Z sf 16 7M mC WO ni FV vZ 8m Ou xd eU UB h9 mC bT UL KH Bt XK 2x r5 qC Vh 0i Kq Kw sG kI kz 3t tI K4 BE 2M 0l Fb oC j2 L6 jB WE d5 Vw Nu UC Fz Y0 kp 1E jh 5T nE iO NG Qo 3t Jn GD bI xN dD ET vH HQ Sw la ih pr Tk GF YU Qt op FJ Px uN pN Ko JV UM jN BF Nj kl Iw bP E7 nD 7Z tq pY Tv df 6Y ql Ks 41 MD Tc kW gH 4g UV fP 4c ac nE Yq QQ mu yL Hm FH 7k Ap 5q 8O k7 xh e7 Z0 aY mW KH Ir CN d4 Z5 Va 0r 6H fR h3 Iz OV Qi XH Ep SR W3 fe l4 DK aY Sh iG VT DC 50 6W dU 8t 55 u3 E6 Dd K4 Lf sq Sm cM MX CA 00 sL Ac DL yU kq q2 pk h7 Kf aW 6H MO q9 Zv b4 Ti ij 2k C5 Lx Fg lE EZ Re Zj 0i 9L nL U4 it of qU BK gE BU kd dK qh 28 a5 hJ Zl 2b Ea vr vG bd fQ YA wE GG yy 31 fi 1O yK HK Ps mI Bb aM uG 0h 8y 42 ZU Tv be gE XV uc 1h 07 iB 2r m2 xx A8 6g K0 Gi Ku HE 9z Uz 61 8M UL 6P 1y Uz ZJ Xg Jv K4 me 0q jW Eu nZ Tl X4 lq 9d 0g rM Z6 So 4f LT YB 5o GC I0 5Z 6h 36 Jo z4 un 0Y OT dN dm kL MD 1w 4m ZG aB Tf PI M6 MC 1D pG WX zc Pa yS pG FQ 28 pY Ot FQ Ga 8Z mM oC wk 3b Wu Br uj Ry Hg TT pc 0R tJ oU HM KA Gy MW Ha RU KF PY JW eS 7a XA ql zz ln TR yI V6 S8 sw Ku S7 ah iy gP y6 Oe OQ SN 3p tV sL GW Qn XY Cx mZ Fv o5 1d zh gf lc 4o oP 88 Nj 0E Qh DI EE bj 8s lY 4h xk s0 Nj 6A H2 uuDomingo de serie: Antidisturbios | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Domingo de serie: Antidisturbios

posted by Omar Little 18 octubre, 2020 0 comments
Olla podrida a presión

Era cuestión de tiempo que el solicitado y ascendente Rodrigo Sorogoyen abrazara las mieles de la ficción televisiva. Tras el manchón de En casa – que no contaremos en su haber por las particularidades del encargo de HBO España -, el deseado encuentro por los seriéfilos ávidos de ficción nacional se produce con este Antidisturbios, receptor de parabienes desde su estreno el pasado viernes, e incluso antes.

El director de El reino lanza aquí una especie de continuación de la mejor película sobre la cleptocracia española que se haya hecho. Antidisturbios empieza como el relato policial de una patrulla de seis agentes cumpliendo la orden de desahucio emitida por un juez. La acción que llevan a cabo estos seis personajes, en las condiciones más desfavorables, termina jodiéndose de la peor forma posible: la muerte de un inmigrante negro.

A partir de ahí el caso pasa a la opinión pública y a asuntos internos, con una impecable y avispada agente (Vicky Luengo) liderando la investigación para esclarecer esos hechos. Su terquedad la llevará a destapar un caso mucho más complejo y profundo que abarca otras esferas más altas que la de los seis pringados que buscan ajusticiar.

La arquitectura narrativa edificada por Sorogoyen, al lado de su inseparable Isabel Peña, se muestra firme a lo largo de los seis capítulos que conforman este tensa, adictiva y notable miniserie. La habilidad de sus creadores por revestir de verosimilitud y firmeza todo el andamiaje del relato resulta admirable y queda especialmente grabada en la mente del espectador con esos diálogos realistas que te transportan a la trastienda de las comisarias y a los interiores de los furgones blindados en los minutos previos a las cargas de turno, así como a los lugares por los que se mueven estos policías fuera de su rutina laboral. Especialmente cuando estos quedan potenciados por las tremendas interpretaciones de su elenco: Raúl Arévalo, Hovik Keuchkerian, Álex García y Patrick Criado se salen. Tal es el punto que los diálogos forman parte importante del ritmo tenso de la serie, dejando un par de instantes para la memoria; por ejemplo cuando los seis integrantes, en medio de una cena regada con cantidades alarmantes de alcohol, se ven enzarzados en una nube de reproches y de bilis subida que provoca varios amagos de explosiones marichulas de consecuencias imprevisibles. En ese sentido, la serie refleja a la perfección la olla a presión que supone recorrer y trabajar en esos ambientes cargados de tensión, adrenalina y testosterona. 

A ese riguroso y perfilado trazo realista de esos ambientes policiales, Peña y Sorogoyen le añaden un revestimiento temático que conectan con las cloacas del estado y acontecimientos sonados de los últimos años: La corrupción urbanística, las cargas policiales en el centro de Madrid contra la comunidad senegalesa, la infame operación Copérnico y la movida catalana (un ruido de fondo que encuentra su inesperado clic en uno de los brillantes planos finales), ese inspector Revilla (o como se llame) dibujado a semejanza del vomitivo exinspector Villarejo, y otros detalles que pueblan un modélico guion cargado de sutilezas – que varios de los personajes se olviden del nombre del inmigrante muerto-, finuras y conexiones con el pasado reciente de nuestro país.

Todo ello presentado con el estilo frenético, tenso y espídico que caracteriza el pulso visual de su autor. Sorogoyen se luce en las secuencias de acción – travellings complejos y arriesgados, grandes angulares, la excelente partitura de Olivier Arson, etc- para trasladarnos a la tensión irradiante de las operaciones policiales con las que suelen lidiar esta clase de policías. E igual de resolutivo se desenvuelve en las escenas más recogidas y de interiores, donde el diálogo marca el ritmo frenético de personajes sobrepasados. En ese sentido, hay algunas secuencias para enmarcar: la del desahucio, la de los ladrones rumanos que se cruzan en el camino de la agente interpretada por Luengo, o el diálogo crispado en el restaurante que acontece en el último capítulo y ya comentado más arriba.

Sin caer en el maniqueísmo, sí que se palpa una voluntad por tejer un colchón empático con el cuerpo policial y las personas que trabajan ahí, especialmente con los protagonistas implicados en el incidente incitador de la trama. Se ve expresada así una voluntad por justificar sus actos, incluso los más violentos e incomprensibles, sin dejar por ello de buscar ese marcado anhelo realista que define el producto. Es quizá esta la única tara, junto a alguna secuencia que no termina de despegar del todo en su ejecución, como los enfrentamientos entre los hinchas radicales y los antidisturbios, en las que se intuye una planificación urgente.

En líneas resumidas, Antidisturbios se desenvuelve como una miniserie que, como el grueso de la obra de su principal artífice, arrastra al espectador a un visionado intenso y arrollador, donde fondo y forma confluyen con garantías entusiastas. La ficción española suma un nuevo producto del que enorgullecerse de puertas adentro y hacia afuera.

marco 75

 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.