Domingo de serie

Domingo de serie: Big Little Lies (Temporada 1)

posted by Paloma Méndez Pérez 21 mayo, 2017 0 comments
Una de madres

Big Little Lies

HBO se lanza con una producción propia a dar un paso más en la demografía de sus seguidoras, sobre todo ellas, las que empezaron con Girls en el comienzo de la serie y ahora quieren un drama liviano y atractivo, pero con contenido actual y comprometido. Una serie que habla de una forma directa de las agresiones sexuales, la carrera profesional de las mujeres y la violencia de género; pero también sobre la corrección política, las nuevas tecnologías y la protección de los menores.

Si hay un lugar de reunión que concentra odios, alabanzas y envidias es la puerta de un colegio. Y si una serie demuestra que nadie es ajeno en una comunidad esa serie es Big Little Lies. Reese Witherspoon como Madeline Martha Mackenzie y Nicole Kidman como Celeste Wright, especialmente esta última, están absolutamente convincentes en sus papeles de amas de casa, que a primera vista parecen no tener más problemas que combinarle la ropa a su descendencia. Solo a simple vista porque una vez se termina el primer capítulo lo que te parece extraño es que en ese pueblo solo haya habido un asesinato.

Y aunque sea el asesinato el gancho para seguir contándonos las desventuras de las mamás de Monterey, si tuviéramos que describir el contenido de la serie diríamos que es un estudio sociológico sobre el comportamiento de las mujeres en sociedad. Un grupo de señoras con relaciones confluyentes entre ellas, que consiguen finalmente interactuar como una comunidad. Después de burlas, desprecios y mentiras, al final llegan a la comprensión de que solo la acción común puede resolver el problema de todas. La pequeña población de California es la muestra de que el daño a un miembro de la sociedad es un atentado contra la sociedad misma y que las ramificaciones y consecuencias de la violencia son imprevisibles. Como si en su pequeño colegio entrase un hombre armado, así es el daño que camina por Monterey.

Entre medias, peleas por invitaciones a cumpleaños, madres en consejos de administración con niñeras francesas, familias monoparentales y madrastras profesoras de yoga. Es decir, que no hay que esperar a la gota que colma el vaso porque este está permanentemente colmado.

Mención muy especial merece el papel de Nicole Kidman, no es solo que a su lado de casi vergüenza ver actuar a Shailene Woodley, es que su caracterización como la ansiosa y atemorizada Celeste Wright es uno de sus mejores papeles hasta la fecha. No creo que muchas otras actrices puedan hacerle sombra este año en la carrera por el Emmy. Luego podrán seguir riéndose de ella en la prensa sobre si se ha hecho o no un tratamiento de estética; lo que no ha hecho es perder capacidades como actriz y ese personaje es de premio. Hace incluso bueno a Alexander Skarsgard que interpreta a su marido Perry.

7


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.